54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II
 
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II

- Colaboraciones para destapar un engaño semántico -

Prólogo de la redacción:

Mi reiterado ruego a ustedes, queridos lectores, de tomar parte en el esclarecimiento de un principio central a partir del cual se puedan explicar las líneas conductoras del Vaticano II y las „reformas“ introducidas o realizadas por él, ha hallado un eco asombroso. Además de llamadas, la redacción recibió también diversas colaboraciones que toman postura ante este problema, también por parte de lectores que, aunque no comparten en absoluto nuestra posición del sedisvacantismo consecuente, sin embargo sufren tanto como nosotros por la situación eclesiástica o por estos estados de desolación. También estos creyentes piensan que combatir la modificación general, o dicho más atinadamente, la falsificación de la fe, es algo que sólo puede realizarse desde aquella verdad central que es negada por la errónea doctrina principal reformista.
Es asombroso que las opiniones que se sostienen en las diversas colaboraciones sean parecidas, o bien iluminan aspectos diversos de la admitida doctrina principal errónea. En lo que sigue, publicamos algunas de los posicionamientos que nos han llegado, a los que hago seguir –como se ha anunciado– mi propia postura.
La pregunta por la errónea doctrina principal del Vaticano II tiene la intención de ganar nuevas fuerzas para la resistencia eclesiástica, o de concentrar las fuerzas actuales primeramente en una única tarea. Responder a ello se ve considerablemente dificultado porque los reformadores muy rara vez revisten sus nuevas ideas en forma de herejías palmarias y directas, sino que ello propagan por medio de un enorme engaño semántico, es decir, mediante el falseamiento del sentido de un término conservándolo al mismo tiempo.
El restablecimiento del „batallón“ es necesario porque el primer „frente“, que se hace pasar por una formación preferentemente sedisvacantista y por la supuesta custodiadora de la fe, ha fracasado en la lucha por el restablecimiento o la reconstrucción de la Iglesia, al menos por cuanto respecta al ámbito europeo. En realidad se ha evidenciado sólo como custodiadora de herencias, incapaz de una lucha espiritual, que tiene como presupuesto la propia renovación espiritual, y que es incapaz de engendrar vida espiritual, porque ha buscado su satisfacción en un crecimiento cada vez más craso de un sectarismo catolizante, a cuya formación perteneció también el fallecido obispo P. Groß.
La Declaratio de Su Eminencia Monseñor Ngô-dinh-Thuc, con la clara encomendación de la reconstrucción de la Iglesia, estos círculos no la aceptaron, así como también su constatación de la sedisvacancia en Europa la sintieron sólo como una molestia. Con el combate de la doctrina principal errónea se ha de tratar de crear al menos la base teológica desde la que luego pueda (volver a) explicarse también la situación eclesiástica.
Lo que me ha motivado personalmente a este cambio táctico de pensamiento, puedo decirlo con palabras sencillas: por un lado este hundirse en el sectarismo porque se confunde la fe viviente con el tradicionalismo, por otro lado un crecimiento constante de un interés espiritual por combatir un proceso que, entre tanto, irradia desastrosamente, más allá de los límites del ámbito meramente eclesiástico-religioso, también en nuestra sociedad, y que se ha propagado sobre ésta porque se advierte –también en círculos conservadores y reformistas (!)– que, en último término, las causas de este desarrollo erróneo hay que combatirlas allí donde han surgido: en el falseamiento de la encomendación de Cristo, que él había dado a su Iglesia, de llevar a los hombres a la salvación.
Para explicar esta situación modificada con un ejemplo: entre tanto se ha llegado a la situación de que en la elaboración de nuestra revista EINSICHT colabora una serie de creyentes que en modo alguno comparten nuestra posición, pero que, por preocupación por toda la vida espiritual, reconocen nuestros esfuerzos por ella, y por eso también los comparten.

Eberhard Heller

* * *

En busca del error principal del Vaticano II

Dr. en Derecho Ferdinand Ohnheiser, Consejo Ministerial a. D.27 de julio de 2003

Muy estimado Sr. Dr. Heller:

En sus Comunicados de la Redacción del 25 de junio de 2003, usted ha planteado con razón la pregunta de qué principio de unidad subyace a los desarrollos conciliares erróneos y a los falseamientos dogmáticos, y qué verdad central de la fe niega la Iglesia conciliar. Aunque no conozco ninguna exposición que haya intentado una respuesta a ello, creo advertir un principio de unidad a partir de las modificaciones que se han producido desde el Vaticano II, de los subsiguientes comunicados doctrinales y declaraciones de obispos, párrocos y católicos laicos que están al servicio de la Iglesia, así como de las numerosas actividades. Es la creación de una superestructura para una religión unitaria. Esta superestructura se basa en la tesis de que Dios, como creador y revelador, es el mismo para todas las religiones y visiones del mundo, de que aunque Dios se interpreta de modo diverso, sin embargo irradia „rayos de verdad“ y por tanto da la salvación a todos los hombres que buscan a Dios. La unidad en la diversidad es por tanto querida por Dios: aunque hasta ahora no era tan uní-vocamente reconocible en el Evangelio, sin embargo este conocimiento fue transmitido en un „complementamiento“ de la revelación cristiana mediante la fuerza del Espíritu Santo de la Iglesia católica en el Concilio Vaticano II.
El establecimiento del principio de unidad sólo fue posible vulnerando una verdad de fe central, a saber, relativizando las palabras de Jesucristo: „Yo soy el camino, la verdad y la vida.“ Aunque el Vaticano II, en la declaración sobre la libertad de religión (n. 1), enseña que „la única religión verdadera, así lo creemos, está realizada en la Iglesia católica apostólica, que ha recibido de Cristo el Señor la misión de propagarla a todos los hombres“, sin embargo, en las explicaciones del Vaticano II sobre la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas „Nostra aetate“ (NA), esta declaración se interpreta mediante el concepto del „rayo de la verdad“ (NA n. 3), en el sentido de que la verdad „no sólo o existe del todo o no existe en absoluto“, sino en gradaciones, „y concretamente porque el mismo Dios es creador y revelador“. Aunque se enseña que la plenitud de la verdad está presente en la Iglesia católica, sin embargo esta „plenitud de la verdad“ se encuentra en el reconocimiento de los „rayos de la verdad“ en otras religiones. Si la verdad „nunca existe del todo“, entonces Jesucristo no es la verdad entera. En consecuencia, las palabras de Jesús: „Quien cree será salvado, quien no cree será condenado“, hay que entenderlas en el sentido de que „quien cree“ es alguien que busca a Dios sinceramente, y que será salvado. Tales hombres son, por ejemplo, quienes practican la idolatría o son partidarios de religiones naturales, a las cuales, de modo consecuente, el Papa actual les presta su reconocimiento. Los partidarios del Concilio que alaban a Dios misericordioso, tendrían que pensar por tanto que si Jesucristo hubiera proclamado tal doctrina, jamás habría sufrido la muerte en la cruz, y que si los apóstoles hubieran reconocido los „rayos de la verdad“ de otras religiones, no los habrían matado. Los teólogos conciliares objetan a esto que eso es un modo anacrónico de considerar, porque Dios observó las circunstancias históricas y culturales en la época de Cristo. Tal declaración ignora por completo que, en la época de Cristo, Roma toleró otras visiones religiosas, a no ser que amenazaran seriamente la exigencia de poder del Imperio Romano, lo cual Jesús jamás hizo con palabras o hechos. En aquella época, el sanedrín judío sólo consiguió persuadir al gobernador Poncio Pilato de que Jesús era un peligro para Roma porque había que temer inquietud y revueltas en Palestina.
En la Antigüedad y en la filosofía occidental, los filósofos y teólogos han formulado de modo diverso el principio del concepto de verdad. Excedería los límites de una carta de lector ocuparse por extenso se ello. Pero también podemos prescindir de ello porque, en mi opinión, se advierte que la Iglesia conciliar sigue el concepto de verdad de Kierkegaard, que establece la verdad de fe como verdad subjetiva personal, así como a los filósofos que ven la verdad como un proceso que fundamentalmente nunca está concluido (por ejemplo, Hegel o Gadamer). Así, también la verdad que Jesucristo es, la Iglesia conciliar no la considera la medida máximamente posible de objetividad, sino la introducción de un proceso que continúa en la complementación de la revelación y que los hombres experimentan de modo personal y subjetivo de modo diverso, con independencia de su visión religiosa. En esta medida, es también consecuente que la Iglesia conciliar afirme que la verdad „no sólo o existe del todo o no existe en absoluto“. Si la verdad no existe en absoluto, entonces Jesucristo no es la verdad entera que inhabita en la divinidad de nuestro Señor. Con ello, la Iglesia conciliar niega la divinidad de Jesucristo, porque sus palabras „yo soy la verdad“ las interpreta como conocimiento subjetivo humano de un proceso mental que inaugura la constante búsqueda de la verdad. En mi opinión, para un católico creyente no puede haber dudas de que Jesucristo no puso en otros ningún „rayo de la verdad“, porque esto contradice a su verdad divina y absoluta. A eso no se le opone la tesis sostenida en el tiempo preconciliar de las llamadas „semina verbi“, que sin embargo nunca fue fijada dogmáticamente, porque con ella sólo se expresaba una esperanza en la misericordia de Dios, pero nuestro Señor jamás la enseñó.
Los desarrollos erróneos a partir del Vaticano II se basan exclusivamente en la nueva hermenéutica y en el cambio de paradigma que ella desata, que se basa en la pura subjetividad y que muestra su reverencia al relativismo y al indiferentismo de proveniencia humana.
Pero la Iglesia conciliar no sólo ha negado la verdad absoluta y objetiva en Jesucristo, sino que tam-bién ha empezado a interpretar a Dios de modo nuevo. Así, el actual Cardenal Kasper pudo escribir lo siguiente ya en el año 1967 impunemente, es decir, con el consentimiento de los Papas desde el Vaticano II: „El Dios que como ser inalterable está sentado en el trono sobre el mundo y la historia, representa un reto al hombre. Hay que negarlo por mor del hombre, porque reivindica para sí mismo la dignidad y el honor que, por sí mismas, corresponden al hombre. Pero contra este Dios hay que defenderse no sólo por mor del hombre, sino también por mor de Dios [...] Pues un Dios que sólo está al lado de y por encima de la historia, corresponde a una imagen rígida del mundo, es un enemigo de lo nuevo.“ (Cfr. volumen Gott heute, cit. por P. Schmidberger en „Comunicados de la hermandad sacerdotal San Pío X“, julio 2003.)
En y a partir del Vaticano II se creó una nueva comprensión de la verdad de Dios y de la consecución de la salvación eterna. Sobre ello no puede engañar la semántica tradicional aún existente, la adoración de los santos, las costumbres del pueblo católico, etc. En vista de los casi 2000 años de tradición, la nueva fe no puede imponerse de inmediato, sino sólo por pasos, y por eso se llega a veces a „recaídas“, como muestra el escrito de Juan Pablo II en la cuestión de la admisión de protestantes a la eucaristía, y que una y otra vez despierta la impresión en católicos y en otros, sobre todo en los medios liberales, de que el Papa es demasiado „conservador“. Estoy seguro de que en un tiempo previsible también este bastión de la fe será superado, porque el principio de unidad lo exige for-zosamente. Así como, por ejemplo, los representantes de la Iglesia conciliar recomiendan a los católicos la visita de mezquitas, también en el futuro se recomendará a los creyentes de otras religiones la participación en los servicios divinos católicos, y no se les negará la participación en la eucaristía con tal de que busquen a Dios con un corazón sincero. El principio de unidad muestra también su efecto en políticos cristianos, por ejemplo en el presidente de la CSU, el presidente ministro Stoiber, en su conferencia en la Academia Evangélica de Tutzing el 5 de julio de 2003, en la que expuso: „Cristianos, judíos y musulmanes son descendientes de Abraham, porque tienen al mismo Dios“; aunque las Sagradas Escrituras dicen lo contrario. Dios dice: „Quiero sellar mi alianza con Isaac“ (Gén. 17, 21), y „sólo quien procede de Isaac lleva este nombre“ (Gén. 21, 12), es decir, los descendientes de Ismael, es decir, los musulmanes, no son „hijos de Abraham“. Además, un político cristiano niega que frente a los judíos haya una „nueva alianza“. La nueva teología  ha dado con ello sus „frutos“ y ha conducido al occidente cristiano un paso esencial adelante en el camino hacia la religión unitaria, en consonancia con el orden de valores mundial, occidental, es decir, la religión cristiana sirve a la sublimación espiritual de las reglas de la „Declaración de los derechos humanos“.
Soy consciente de que mi análisis crítico puede ser considerado como eso que se da en llamar fundamentalismo, porque se opone al dogma dominante del hermanamiento mundial según las reglas de los derechos humanos. Pero si se sigue la verdad absoluta de Jesucristo, no queda espacio para el reconocimiento y la valoración de otras religiones, lo cual no significa que no se toleren otras visiones religiosas y se siga el mandato de Cristo de hacer misionado sin despreciar la dignidad de los hombres y su libre decisión, lo que –hay que conceder– no siempre se observó en el pasado.
A los hombres siempre se les ha logrado persuadir de que la lucha entre las religiones es la causa de que no se haya logrado la paz en la tierra, sin pensar que la naturaleza pecaminosa del hombre engendra otros motivos para imponer sus intenciones de modo no pacífico. Quien sigue a la doctrina en la explicación sobre la relación de la Iglesia con las religiones no cristianas (NA, n. 2, 12), de que en estas religiones se puede reconocer en muchas cosas („in multis“, que en la versión alemana se traduce falsamente como „en algunas cosas“) un rayo de verdad que ilumina a todos los hombres, y que la Iglesia católica no rechaza nada de todo aquello que en estas religiones hay de verdadero y de santo, a mi parecer está negando la verdad absoluta de Cristo. En esto, es aleccionador que los Papas conciliares no hayan logrado establecer qué es concretamente „verdadero“ en otras religiones. A mi parecer, esto tampoco debería ser necesario, puesto que la erosión de la verdad de la fe católica ha avanzado ya demasiado lejos.
Que el antiguo occidente cristiano, y los Estados Unidos como poder mundial, no le reconozcan ya al cristianismo ninguna prioridad, lo da a ver, por ejemplo, la declaración del primer ministro británico Tony Blair en su discurso del 17 de julio de 2003 ante el congreso de los Estados Unidos: „No luchamos por el cristianismo, sino por la libertad.“ Con ello está prevaricando de las palabras de Cristo: „La verdad os hará libres.“ La libertad no se define hoy como la libertad de un cristiano creyente, sino que es el resultado de una ideología anticristiana, porque contradice la verdad de Cristo. Esta „libertad“ implica una fe que relativiza o niega la verdad de Nuestro Señor. Renegar de la verdad absoluta que es Jesucristo, tiene como consecuencia que las declaraciones de fe sólo son vinculantes para aquellos que son miembros de la Iglesia conciliar. Para otros que están fuera de la Iglesia, la verdad absoluta no puede ni debe hacerse valer, puesto que esto no sería conciliable con ella y se podría reprochar como fundamentalismo, y se opondría a la convivencia pacífica de todas las religiones y culturas, aun cuando la proclamación de la verdad absoluta sucediera sin coerción ni violencia.
En mi opinión, en la pregunta de la verdad absoluta que es Jesucristo, tendrán que decidirse todos los católicos creyentes y fieles a la tradición que no siguen la llamada tradición viviente, si reconocen o no a los „Papas conciliares“ como sucesores legítimos y creyentes de San Pedro, independientemente de si son sedisvacantistas o seguidores de comunidades que siguen a los Papas conciliares pero les niegan la obediencia en ciertos puntos.

Cordiales saludos,

(Firmado:) Ohnheiser

*  *  *

Duisburg, 30 de junio de 2003

Muy estimado Sr. Heller:

Sus explicaciones en la última página del número de junio de EINSICHT son muy interesantes, pero al mismo tiempo también me asombran un poco, en tanto que usted plantea la pregunta por el prin-cipio de todas las innovaciones y además pregunta qué verdad central de la fe es negada por la „Iglesia conciliar“. Al fin y al cabo, la palabra clave decisiva para esto último la ha dicho usted mismo: es el arrianismo, es decir, la negación de la divinidad eterna de Jesucristo, que salta a la vista cada vez más desde la reorganización de la –con mucho– mayor parte de la Iglesia católica, conquistada por los modernistas, en una „Iglesia conciliar“. Y el principio que gobierna la „Iglesia conciliar“ se encuentra descrito en la encíclica „Pascendi dominici gregis“ de San Pío X. Es el modernismo.
Cito de esta encíclica:
„[...] osadamente cierran [los modernistas] sus filas, atacan lo más sagrado en la obra de Cristo sin respetar en ello ni siquiera la persona divina del Redentor, que con una desfachatez blasfémica degradan a mero hombre miserable.“
„Estos hombres podrán extrañarse de que los contemos entre los enemigos de la Iglesia. [...] Pero quien conoce sus doctrinas, sus modos de hablar y de actuar, no puede asombrarse de ello. Es más, es sólo demasiado verdadero que son peores que todos los demás enemigos de la Iglesia.“
„No se han quedado sólo en el viejo error de que la naturaleza humana ha de tener en cierta manera un derecho al orden sobrenatural. Se ha llegado mucho más lejos: se afirma que nuestra religión sagrada ha nacido en el hombre Cristo y, de igual modo, también en nosotros, de nuestra propia naturaleza, sin intervención ajena. Ciertamente, no se puede eliminar de modo más radical todo orden sobrenatural.“
„Por tanto, las fórmulas que llamamos dogmas tienen que sucumbir también al mismo cambio, también ellas son necesariamente modificables. Con ello se han abierto las puertas al desarrollo interno del dogma. Sofismas sobre sofismas, con los que la Iglesia entera resulta totalmente destruida.“
„Apuntemos aquí primeramente que según esta doctrina de la experiencia, si se le añade la otra del simbolismo, hay que reconocer como verdadera toda religión, también la pagana.“
„Pero esto sucede con toda reflexión: es la apertura de donde escapan sus visiones sobre la separación de fe y saber. En sus libros hay algunas cosas que un católico podría suscribir completamente, pero en cuanto se pasa la página, podría creerse que es un racionalista quien mueve la pluma. Es decir, cuando escriben historia, entonces no se habla una palabra de la divinidad de Cristo. Pero en cuanto suben al púlpito, entonces la reconocen sin más cavilación.“
„Aquí vige la máxima fundamental: en una religión que vive, todo es modificable, luego hay que modificarlo. Así llegan al progreso, que es en cierta manera la quintaesencia de toda su doctrina. Dogma, Iglesia, culto religioso, los libros que veneramos como santos, es más, también la propia fe, tienen que estar –si es que no queremos declararlos muertos a todos– bajo las leyes del progreso.“
„Así pues, afirman en último término a priori y según los principios filosóficos que aceptan, pero que fingen no conocer, que en su llamada historia real Cristo no fue Dios ni hizo tampoco nada divino. Pero como hombre hizo y dijo –si se remontan a su época– lo que ellos le permitieron hacer y decir.“
„Ya se ve, queridos hermanos, que el método apologético de los modernistas, que hemos descrito brevemente, se ajusta del todo a sus otras doctrinas. Pero el método y las doctrinas están llenas de errores, no hechas para construir, sino para destruir, no para hacer católicos a otros, sino para que los propios católicos caigan en la herejía, es más, para destruir por completo toda religión.“
„Si se abarca de un vistazo todo el sistema, entonces podremos designarlo ciertamente una recopilación de todas las herejías. Si alguien hubiera planteado la tarea de reunir la quintaesencia de todos los errores de fe que ha habido jamás, entonces no podría hacerlo mejor de lo que lo han hecho los modernistas. Es más, ellos han ido más lejos que todos, y –como ya se ha dicho– han destruido por completo no sólo la Iglesia católica, sino toda religión.“
„Pero esto basta para mostrar más que claramente cómo todos los caminos del modernismo conducen al ateísmo y a la destrucción de toda religión. El error del protestantismo fue el primer paso; luego sigue el modernismo; el final es el ateísmo.“(Encíclica Pascendi dominici gregis, publicada en la Editorial Verax, CH-7537 Müstair.)
Como se ve, la „Pascendi“ es una mina para todos los que preguntan por los motivos y los fines de las herejías de la „Iglesia conciliar“. Con esta encíclica y con el subsiguiente juramento antimodernista de 1910, Pío X había asestado un duro golpe al modernismo. Naturalmente, el Papa santo no podía saber que el modernismo acabaría triunfando de todos modos algunas décadas después (Pablo VI eliminó de nuevo en 1967 el juramento antimodernista, después de que los modernistas hubieran conquistado el poder). Pero tal vez lo intuyó (mirando al Apocalipsis XIII, 3). Se relata que advirtió del regreso de este monstruo, que no mató, sino que sólo había arrojado al subsuelo.
Pues bien, los modernistas, cuya conquista del poder comenzó con la mayor traición en la historia de la Iglesia –me refiero al cónclave de 1958, con un fuerte grupo de cardenales modernistas perjuros y que habían traicionado el juramento (todos ellos habían prestado juramento antimodernista)–, habían conseguido que fuese elegido un cierto cardenal Roncalli, después de que éste hubiera asegurado que nombraría de inmediato cardenal a un cierto arzobispo Montini, para que pudiera ser su sucesor. Apenas habrían podido conseguir un triunfo tan fácil y casi tan completo si los hombres sobre todo del centro y del oeste de Europa a finales de los años cincuenta y comienzos de los sesenta no hubieran descubierto que:
a) los horrores de la II guerra mundial y las privaciones de postguerra ya habían pasado definitivamente, y la economía y el bienestar general iban constantemente hacia adelante, de modo que incluso el stándard vital, ilimitadamente admirado, de los norteamericanos parecía al alcance en el futuro;
b) la ciencia y la técnica habían emprendido un auge casi increíble (por ejemplo el comienzo de la conquista del universo), de modo que se tenía la impresión de que todo era factible y era sólo una cuestión de tiempo;
c) aunque el comunismo representaba una amenaza constante, sin embargo, gracias a la OTAN, y bajo la dirección de los Estados Unidos, parecía quedar limitado al ámbito tras el telón de acero.

En vista de esto, para la mayoría de los católicos resultaba más bien molesto que se les recordara todavía las exhortaciones de la Santísima Virgen María en Fátima a la oración y la penitencia. ¿A quién le gusta que le recuerden su voto bautismal y las ostentaciones de Satán cuando cada vez más vecinos tienen una antena de televisión en el tejado y un coche ante la puerta? Sobre todo teniendo en cuenta que muchos párrocos y capellanes tenían ya estas cosas deseadas. Al fin y al cabo, se seguía siendo creyente, pero como católico no se quería vivir a la larga „en la luna“. En aquella época apenas había nadie que pudiera sustraerse a la fascinación que despertaba sobre todo la televisión (desde el comienzo este medio no fue en modo alguno inofensivo, aun cuando en aquella época no estaba ni con mucho tan degenerado como hoy). Y de esta manera se estaba demasiado dispuesto a creer a ciertos prelados y teólogos que proclamaban que el mundo ha entrado en una nueva época, en la época del cambio y del progreso constantes en todos los ámbitos, y por tanto también la Iglesia tiene que modernizarse y adaptarse a los nuevos tiempos, „si es que todavía quiere tener alguna oportunidad“. La instalación masiva de la „cátedra de Satán“ (cfr. también Apocalipsis XIII, 14-15) en las viviendas de los católicos, junto con las innovaciones heréticas de la „Iglesia conciliar“, condujo luego en el tiempo sucesivo a un rápido desmoronamiento de la fe católica. Pero esta terrible tragedia no combate a las cabezas de la „Iglesia conciliar“: [...] La „reconciliación de la Iglesia con el mundo moderno“, que los modernistas siempre ansiaban, evidentemente se ha alcanzado, en todo caso por cuanto concierne a la „Iglesia conciliar“ (que sin embargo es sólo una odiosa caricatura de la Iglesia católica).

Cordiales saludos,

Günter Kabath

*  *  *

Muy estimado Sr. Heller:

Me asombra que en el último número de EINSICHT, p. 186, usted pregunte „qué verdad central de la fe niega la Iglesia conciliar““. A ello respondió ya San Pío X en la encíclica „Pascendi“. La „Iglesia conciliar“ es la realización del modernismo. Este no niega ninguna verdad concreta de la fe: niega en la praxis la propia fe. Para el modernismo la fe es una producción, un sentimiento (émanation en francés) que procede de la profundidad de la conciencia, y así también todas las „verdades“ de la fe.
Para el católico, creer significa, como lo formula San Agustín: „Cum assensione cogitare“. También podemos remitir a la frase de Pablo: „Est autem fides sperandum substantia rerum, argumentum non apparentium.“ „Tener fe es tener la plena seguridad de recibir aquello que se espera; es estar convencidos de la realidad de las cosas que no vemos.“ (Hebr. XI, 1) Es decir, la inteligencia participa (ad-herere) de una realidad que viene de fuera. Esta concepción es totalmente distinta de aquella que sostienen los modernistas. Por eso, para los modernistas todas las direcciones de la fe son indiferentes, „si se dijera en una frase lo que en último término quieren alcanzar los modernistas“. El abad de Nantes responde: el MRSDU (Mouvement d‘Animation Spirituelle de la Démocratie Universelle: Movimiento de animación espiritual de la democracia universal). Ese es el animal de la tierra del Apocalipsis.

Cordiales saludos en Cristo Rey y Señor,

Yves De Moustier, Nimes/Francia

* * *

El error principal del Vaticano II:
extra Ecclesiam salus est

Eberhard Heller

La pregunta es: ¿bajo qué principio se puede subsumir todo el proceso de las reformas del Vaticano II y su desarrollo posterior (incluyendo los documentos correspondientes)? Las siguientes explicaciones en respuesta a ello, pido que se tomen sólo como esbozos de pensamiento, como una recopilación de puntos concretos, y no como un tratado desarrollado.

Si los procesos que los reformistas iniciaron y desarrollaron uno los ha seguido a lo largo de todos los años desde 1965 –y eso son entre tanto casi cuarenta años–, entonces, en mi opinión, como momento central de este proceso se ha cristalizado el siguiente principio: la renuncia a la exigencia de carácter de absoluto de la Iglesia católica como institución de salvación, una exigencia que atañe a la autocomprensión habida hasta ahora y que ha sido vigente durante 2000 años, y que hasta ahora la Iglesia había mantenido en su historia frente a todos los obstáculos: un motivo principal de enojo para la masonería. Es decir, a la revelación de Dios se le arrebata su exigencia auténtica de ser la única venida válida de la verdad viva, la encarnación de lo absolutamente bueno y verdadero. Y se niega que la Iglesia sea la única portadora y administradora verdadera y legítima de este tesoro de fe. Aquí no se trata meramente de la renuncia a principios concretos de fe, a determinadas formas litúrgicas o a determinadas exigencias de validez moral, sino de una determinación nueva y central de la Iglesia con relación al mundo y a las otras religiones.

La expresión más rica en consecuencias de esta traición a Dios, a su encarnación – „y la Palabra se hizo carne“ (Jn. I, 14)– y a la Iglesia que El fundó, se encuentra en las declaraciones una y otra vez repetidas de Juan Pablo II. „Creemos en el mismo Dios“, a saber, los cristianos, los judíos y los mahometanos, con lo que estas religiones se equiparan al mismo nivel con el cristianismo, con lo que se contraviene el mandamiento de Dios: „No adorarás a otros dioses aparte de Mí.“ (Primer mandamiento) (Ya he indicado que tal declaración encierra una apostasía implícita, pues Cristo ha dicho: „Nadie viene al Padre sin por mí“ (Jn. XIV, 6), pues „quien no tiene al Hijo, tampoco tiene al Padre“ (Jn II, 23), porque „yo soy el camino, la verdad y la vida“.

La relativización de la exigencia de carácter de absoluto de la Iglesia estaba ya preformada en el modernismo condenado en la encíclica Pascendi dominici gregis, de San Pío X. Como momento determinante, la renuncia a la exigencia de autoridad de la Iglesia se manifiesta en los documentos del Vaticano II. En ellos, esta concepción impone que la Iglesia no es la única institución bienaventurante de salvación. Así se dice, por ejemplo: „La Iglesia contempla también con sumo respeto a los musulmanes, que adoran al Dios único, el viviente y que es en sí, misericordioso y omnipotente, creador del cielo y de la tierra, que ha hablado a los hombres“ (Nostra Aetate, Art. 3). Además: „Pero la voluntad de salvación comprende también a aquellos que reconocen al creador, y entre ellos especialmente a los musulmanes, que confiesan la fe de Abraham y adoran con nosotros al Dios único, el misericordioso, que juzgará a los hombres el día del juicio.“ („Lumen gentium“, cap. 16) Tal vez esta idea conductora no siempre esté formulada expressis verbis, pero recorre todo el desarrollo postconciliar como un hilo rojo.

Se empezó a renunciar a la exigencia de poseer la verdad verdadera, única, revelada por Dios, y de ser la Iglesia fundada por Dios y con los poderes plenos, relativizando primero sus verdades y tratando luego de equipararlas o de ajustarlas con otras concepciones (teológicas), o renunciando a ellas por completo. Como un precursor de este desarrollo puede considerarse retrospectivamente el „Pacem in terris“ de Juan XXIII, y el decreto sobre la libertad de religión, en el que se conceden derechos de existencia a las demás religiones.

Ya la primera gran reforma litúrgica está comprendida en ello. La relativización de la fe se expresó ya en el falseamiento de las palabras de transubstanciación en el llamado N.O.M., en el que, con las palabras „por todos y para todos“, la salvación de Dios se refería a todos, sin que nadie tenga que preocuparse por obtener esta salvación. Aquí hay que enfatizar que la oferta de salvación de Dios se dirige ciertamente a todos, pero no todos la asumen, más aún, muchos la rechazan directamente. (En último término, el sacrificio en la cruz, mediante el cual se realizó la expiación y se posibilitó el sello de la „Nueva alianza“ con Dios, se vuelve superficial, porque no sólo se niega la apropiación real, sino incluso la necesidad en general del sacrificio expiatorio.) Así se renunció al principio central de que la misa es un verdadero sacrificio expiatorio en cuya concelebración se me puede vertir la salvación, pero no necesariamente –por eso se dice pro multis, es decir, los muchos que concelebran el sacrificio y que quieren apropiarse de los frutos de este sacrificio–, en favor de la representación de una doctrina de la salvación de todos que ya no exige la participación (en el sentido auténtico) en el sacrificio, porque todos –pro omnibus– están ya en la salvación. Se renunció al concepto de sacrificio en favor de una comida en conmemoración, que al fin y al cabo también podía ser concelebrada por todos los demás –y en aquella época significaba: por los protestantes–. No en vano, en la redacción del Novus Ordo Missae trabajaron seis teólogos protestantes, y Roger Schütz, el antiguo Prior de Taize, dijo que podía imaginarse celebrar también la eucaristía (protestante) conforme al N.O.M.
Esta doctrina de la salvación universal encuentra su acuñamiento y su formulación firme en la primera encíclica de Juan Pablo II, „Redemptor hominis“. El „por vosotros y por todos“ se pone en una relación de fundamentación: porque todos los hombres son redimidos, por eso también vosotros (cristianos) sois redimidos. Del „por vosotros y por todos“, en una conclusión inversa, se hace: „porque para todos, por eso también para vosotros“. Evidentemente, esta concepción dispensa a esta „Iglesia“ de su deber anterior de hacer propaganda, de hacer misionado, porque también las otras religiones son vías (legítimas) de salvación, y se recorre, justo „modestamente“, el camino de salvación que conforme a la tradición se considera el (culturalmente) más apropiado, justamente el „cristiano“. Por eso se puede escribir contra los cristianos intransigentes de orientación tradicionalista: „Aquellas [religiones] que se oponen a estas exigencias legítimas [del consenso], están condenadas a reformarse o a desaparecer.“

Esta relativización de la religión continuó con un sincretismo progresivo y alcanzó su punto supremo en el encuentro de Asís el 27 de octubre de 1986 (al que luego siguieron los posteriores encuentros interreligiosos, hasta el encuentro en Aquisgrán en septiembre de este año), donde bajo la guía de estos reformadores se invita a todos los líderes religiosos (judaísmo, Islam, hinduísmo, budismo, etc.), enfatizando su fe, para que colaboraran en el proceso de paz y en el desarrollo de la „cultura del amor“ (Juan Pablo II) en el destino de la humanidad. Piénsese qué inmensa significación se atribuye entre tanto al budismo y a su representante, el Dalai Lama, que ya no puede faltar a ninguno de estos eventos interreligiosos. (Nota bene: qué aspecto ofrece en concreto esta „cultura del amor“, puede verse en la relación increíblemente cargada del mundo islámico frente al occidente supuestamente cristiano.) Los asesinatos de cristianos por parte de fanáticos islámicos, Juan Pablo II los „recompensa“ besando el Corán, en el que se recomienda la matanza de los cristianos: un gesto que todo musulmán sólo puede interpretar como sometimiento a la exigencia del Corán de supremacía y carácter de absoluto. ¡Apenas cabe concebir un escándalo mayor! Entre tanto, incluso se ha introducido la Sura inicial del Corán en el misal oficial y modernista de Schott: el jueves de la duodécima semana del „círculo anual“ se dice: „En el nombre de Dios, el clemente, el misericordioso. Alabado sea Dios, el Señor de los mundos, el clemente, el misericordioso, el Señor del día del juicio.“ (Cit. según UVK año 33, cuaderno 3, mayo/junio 2003, p. 186)

Al final de esta autorrenuncia, está la arbitrariedad teológica total, la indiferencia, más aún, la pérdida total de la identidad católica. Reconociendo las otras religiones como de igual valor, como igualmente legitimadas, como igualmente válidas, el cristianismo se hace indiferente. Por eso es expulsado al ámbito de la representación meramente subjetiva, se degrada a momento meramente idealista, al que le falta todo ser objetivo. Dios ya no es el ser absoluto, sino que pasa a ser mero momento del sujeto representante. „Dios“ se degrada finalmente a mero sentimiento. Si lo veo correctamente, el „triunfo“ de Wojtyla entre los jóvenes podría buscarse en que, con su apelación a un sentimiento religioso, transmite una idea difusa de Dios, de la que no parte ninguna obligatoriedad real en el actuar. Aquí se evidencia lo que quería decir Pío X cuando en la encíclica „Pascendi dominici gregis“ escribió: „Si alguien hubiera planteado la tarea de reunir la quintaesencia de todos los errores de fe que ha habido jamás, entonces no podría hacerlo mejor de lo que lo han hecho los modernistas. Es más, ellos han ido más lejos que todos, y –como ya se ha dicho– han destruido por completo no sólo la Iglesia católica, sino toda religión.“

Por eso, desde un punto de vista sistemático e inmanente, resulta incomprensible hablar de momentos „separadores“ entre protestantes y reformistas que no permitan „todavía una comunidad eclesiástica completa“, donde, después de todo, hace ya tiempo que todo creyente simple ni oye ni sabe ya nada de „separaciones“, por lo que, a sus ojos, la exigencia de crear una institución única sólo puede ser consecuente. ¿Pues para qué dos „Iglesias“?

La concepción de la renuncia a la exigencia de carácter de absoluto de la Iglesia, se expresa también más que claramente en la siguiente confesión de un reformista francés. El Padre Claude Geffre OP, profesor en el Instituto Católico de París, decano de la Facultad de teología de Saulchoir, director de la Ecole biblique de Jerusalén, escribe en Le Monde el 25 de enero de 2000: „En el Concilio Vaticano II, la Iglesia católica descubrió y aceptó que no posee el monopolio de la verdad, que su oído tiene que estar abierto al mundo, que tiene que hacerse adoctrinar no sólo por otras tradiciones religiosas, sino también mediante la nueva lectura de los derechos fundamentales de la conciencia humana. Todas las religiones tienen que abrirse a este consenso universal. Todas son llamadas por la conciencia de los derechos y de la libertad del hombre. Aquellas [religiones] que se oponen a estas exigencias legítimas, están condenadas a reformarse o a desaparecer. Reformarse significa en este contexto permitir que la apertura a las exigencias de la conciencia humana moderna no esté en oposición con la fidelidad al contenido de su revelación.“

La realidad, que aquí se ha esbozado, como realización de ideas reformistas, significa la renuncia a la auténtica misión de la Iglesia, a saber, ser portadora y custodiadora de la verdad (de salvación) divina revelada, y administradora de los medios de gracia (sacramentos) confiados a ella. Con la renuncia a su exigencia de carácter de absoluto, se arrebata al mismo tiempo a sí misma toda autoridad: una pérdida de autoridad que entre tanto se refleja también en la valoración social de las „Iglesias“. Pero en sus rasgos principales esto no sólo lo vemos nosotros, sino también cristianos que aún no han dado el paso de separarse de esta institución.

Contra la renuncia a la exigencia de verdad (y por tanto, en vinculación con ella, también a la esencia de la exclusividad), nosotros establecemos la verdad de fe central: Dios se ha revelado, se ha hecho carne en la segunda Persona, en Jesucristo, la „Palabra“, ha fundado su Iglesia como Institución de salvación: „extra Ecclesiam nulla salus“, y ha consumado su obra de salvación con su muerte expiatoria.

Nosotros los sedisvacantistas hemos afirmado esta verdad, aunque no obstante sin reconstruir la Iglesia como institución o haber considerado jamás seriamente esta reconstrucción. No es por consiguiente ningún mérito que diversos obispos y sacerdotes, que se hacen pasar por clérigos de la Iglesia católica, y que incluso aún prefieren la etiqueta de „sedisvacantistas“, prediquen la „fe verdadera“ o administren los sacramentos válidos, sin pensar al mismo tiempo en la legitimidad de su aplicación, que sólo podría venir de la Iglesia autorizada y autorizante, pues todas estas actividades acusan los presagios sectaristas de no poder o no querer indicar de dónde se ha obtenido el mandato para ejercer plenos poderes sacerdotales. (Nota bene: una y otra vez me sorprende qué ingenuidad encuentra uno, precisamente en clérigos jóvenes, en vista de tales preguntas. Afirman que trabajan para la Iglesia, sin preocuparse de si ésta existe realmente, o de cómo podría reanimarse su existencia.)

Dejando aparte los presuntos „guardianes del Grial“ de la fe, que aunque ven correctamente la realidad, sin embargo no mejoran (no quieren mejorar) realmente la situación, también en la Iglesia reformista hay agrupaciones que con toda seguridad aprueban (pueden aprobar) la posición formulada: renuncia a la exigencia del carácter de absoluto de la Iglesia. Al margen de aquellos econistas y de aquellos miembros de la Hermandad de Pedro, que desde puntos de vista ideológicos no quieren mirar a ciertos temples fundamentales en el desastre de la institución que pretenden hacer pasar por Iglesia, hay en ambos grupos muchos (clérigos) que, en el fondo, comparten nuestra valoración, pero que por falta de un apoyo por nuestra parte no encuentran (ya) el valor para alzar su voz públicamente. Pero pienso también en reformistas conservadores que, entre tanto, confiesan públicamente (en forma escrita) el fracaso del Vaticano II, como por ejemplo el antiguo obispo Ziegelbauer. Todas estas fuerzas podrían cuanto menos colaborar desde su posición en la propagación de la verdad fundamental de que la Iglesia es la única institución verdadera y fundada por Dios, aun cuando no vean del todo, o sólo vean parcialmente, el estado de desolación teológico-religiosa y el enjuiciamiento de la situación eclesiástica. (Nota bene: que esta estrategia no esté condenada forzosamente al fracaso, ha de demostrarlo el hecho siguiente: entre tanto, escriben para EINSICHT toda una serie de autores que sólo lentamente se van aproximando a nuestra auténtica posición, pero que en nuestra aplicación y en nuestros argumentos aportan una colaboración no insignificante para la aclaración espiritual de una situación máximamente compleja, que es culpable sobre todo a causa de la perversión de aquella institución –la Iglesia– que, propiamente, qua insti-tución, debería custodiar la verdad y la moral. (Porque no lo hace, la confusión general se incrementa, y la sociedad, porque no ve este cambio, se ve confundida por culpa de la Iglesia también en cuestiones socialmente relevantes.) Además se entiende que, por eso, los desarrollos erróneos en el ámbito social sólo pueden comprenderse y subsanarse desvelando los errores en el ámbito teológico.

Bajo el aspecto de un dar marcha atrás podría verse también la declaración „Dominus Iesus“, del puño y letra del cardenal Ratzinger. Sé que muchos, cuando lean esta afirmación, sacudirán la cabeza y se sonreirán de mi ingenuidad, pero, pese a todo, hay que ver lo que sucede también en el campamento del enemigo sin ser en ello de hecho tan ingenuo como para opinar que Ratzinger se ha pasado al campamento de los ortodoxos. Al fin y al cabo, a causa de la citada declaración, ha experimentado una crítica muy fuerte por parte de los verdaderos revolucionarios en su propio campamento. Así pues, el recién nombrado „cardenal“ Kasper no ha podido contenerse para tacharla de „molesta“ para el diálogo ecuménico, para calumniar con ello a aquella institución a la que, después de todo, agradecía su nombramiento.

En este contexto me remito de nuevo a lo que escribió Vittorio Messori en „Corriere della Sera“: „Es unicamente el esquematismo ideológico lo que conduce a los presuntos „expertos en cuestiones vaticanas“ a presentar a Juan Pablo II como el abanderado de los „conservadores de derecha“ y enemigo de los „progresistas de izquierdas“. En realidad, quien conoce la situación eclesiástica actual, sabe ya desde hace tiempo que lo cierto es exactamente lo contrario. No son sólo las tropas lefebvristas las que lo acusan de modernismo, de herejía, de difamaciones blasfémicas y malignas sobre la historia de la Iglesia. Dentro de las congregaciones, de los secretariados, de los institutos del aparato católico, crecen el descontento y la sospecha. El libro de reclamaciones, que ya de por sí es grueso, se llena a diario de nuevas quejas. No es un secreto que, cuando Juan Pablo II habló en su consistorio de su deseo de pedir perdón por la „culpa“ de sus predecesores, la mayor parte de los cardenales rechazó la idea.“

Lo que pretendo, queridos lectores, es hacerles ver que los reformistas en modo alguno constituyen un bloque monolítico sobre el que las informaciones expuestas resbalan como agua sobre un impermeable. Es una cuestión de sensibilidad intervenir en discusiones con argumentos certeros ahí donde se aprecia que nuestros semejantes relatan abiertamente experiencias negativas que han hecho en el ámbito religioso. La autorrenuncia de la Iglesia, que tal vez se pueda resumir simbólicamente del mejor modo en el beso del Corán de Juan Pablo II, es tan ostensible que también se puede transmitir a personas que, aunque teológicamente son menos firmes, sin embargo no han olvidado del todo ciertas ideas y exigencias que la Iglesia tendría que plantear. Además, la pérdida de autoridad de las „Iglesias“, hace ya tiempo que ha entrado en la conciencia de nuestra sociedad. Por eso, incluso directivos y jefes de grandes empresas apoyan los esfuerzos por la reanimación de la vida espiritual, porque es socialmente necesario, pensando que todavía están reflejando ideas católicas. A causa de este vacío espiritual, también el cardenal Scheffczyk, antiguo profesor de dogmática de la Universidad de Múnich, a quien se considera conservador y que „habla de la autodestrucción de la Iglesia“, ratifica a los creyentes que, con todos estos falseamientos de la fe, dudan de esta „Iglesia“, es más, que desesperan de ella: „Hay que ser realistas y conceder, con profunda compasión, que innumerables cristianos se sienten hoy perdidos, perplejos e incluso decepcionados.“ („Theologisches“, julio 2002).

Nuestro deber es indicar que una Iglesia que deja de insistir en que representa exclusivamente la verdad revelada, ya no tiene ningún derecho de autoridad (la cual, al fin y al cabo, sólo puede legitimarse asumiendo la responsabilidad para la verdad y su propagación.) Nuestra tarea es, en vista del fracaso generalizado de los clérigos, cuya tarea original hubiera sido la reconstrucción de la Iglesia, apelar al menos a personas interesadas, informarlas sobre la verdadera esencia de la Iglesia, que es portadora de la verdad absoluta de la revelación, pero que la „Iglesia conciliar“ ha traicionado ignominiosamente esta misión.




expiatoria.



 
(c) 2004-2018 brainsquad.de