54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO
 
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO

Mons. Martn Dvila Gndara

La intencin de este escrito es aclarar dudas que tienen algunos catlicos sobre la existencia del Purgatorio  y refutar con argumentos slidos la perniciosa doctrina protestante y de algunos modernistas sobre la no existencia del purgatorio y que la Biblia no dice nada de l.

Y si digo de algunos modernistas como es el caso Josep Ratzinger siendo cardenal de la Iglesia Modernista,  escribe en el libro El Significado de la Hermandad Cristiana en el cual se atreve a afirmar que el protestantismo ni siquiera es hereja, esto viene en las Pgs. 87-88:"La dificultad en el modo de dar una respuesta es una profunda. En ltima instancia, se debe al hecho de que no existe ninguna categora apropiada para el pensamiento catlico en el fenmeno del protestantismo hoy. Es evidente que la antigua categora de 'hereja' ya no tiene ningn valor.   Hereja, de la Escritura y la Iglesia primitiva, incluye la idea de una decisin personal en contra de la unidad de la Iglesia, la hereja y la caracterstica es la pertinacia, la obstinacin de quien persiste en su propia manera.   Esto, sin embargo, no puede considerarse como una descripcin adecuada de la situacin espiritual de los cristianos protestantes. En el transcurso de siglos de historia, el protestantismo ha hecho una importante contribucin a la realizacin de la fe cristiana, cumpliendo una funcin positiva en el desarrollo del mensaje cristiano y, sobre todo, a menudo dando lugar a una sincera y profunda fe en la persona no catlica cristiana, cuya separacin de la catlica afirmacin no tiene nada que ver con la pertinacia caracterstico de la hereja. El propio paso del tiempo altera el carcter de una divisin, de modo que una antigua divisin es algo esencialmente diferente de una nueva. Algo que con razn, que una vez fue condenado como hereja, simplemente no puede ms tarde ser cierto, pero poco a poco se puede desarrollar su propia naturaleza positiva eclesial, con el que el individuo se presenta como su iglesia y en el que vive como un creyente, no como un hereje.   Esta organizacin de un grupo, sin embargo, en ltima instancia tienen un efecto sobre el conjunto. La conclusin es inevitable, entonces: el protestantismo de hoy es algo diferente de la hereja en el sentido tradicional, un fenmeno cuyo verdadero lugar teolgico todava no se ha determinado ".

Estas enseanzas llenas de barbaridad, de parte de los jerarcas de la nueva Iglesia se prestan a que los simples fieles que no estn instruidos, piensen que todas las sectas protestantes son buenas, y dirn entre si nada ms con que nos hablen de Dios esta bien, no importando si creen que la virgen es virgen o si a Cristo lo miren como Hombre y no como Dios, o si nos ensean la no existencia del Purgatorio. Cuyo dogma estamos demostrando  a la luz de las Sagradas Escrituras y la Tradicin y del Magisterio Infalible de la Iglesia. desgraciadamente esta es una de las muchas razones el porque millones catlicos en el mundo, hoy en da reniegan de la Iglesia y se van a las sectas protestante o simplemente caen en el indiferentismo religioso.

Notamos tambin en el libro anunciado arriba y en otros libros escritos por J. Ratzinger una aplicacin evolucionista y en continuo desarrollo en los dogmas y enseanzas perennes de la Iglesia, lo cual lleva al reniego y apostasa de la verdad perenne de la verdadera Iglesia Catlica.

Pero tambin en algunos documentos se ha visto una aparente ortodoxia en Josep Ratzinger de lo cual nos hace que (recordemos que el Papa S. Po X reconoci esta extraa combinacin de ortodoxia y heterodoxia como un sello distintivo de los escritos modernista), estos criterios dejan prcticamente fuera de lugar a la Iglesia constituida divinamente, que es la guardiana de la verdad revelada a travs del ejercicio de un magisterio infalible.

Despus de esta necasaria introduccin, paseemos al dogma y  enseanza perenne de la doctrina del Purgatorio.

La Iglesia ensea el dogma del PURGATORIO como un lugar de penas, donde las almas de los justos acaban de purificarse de sus pecados antes de entrar en el cielo. Las almas de los justos que no tienen ninguna deuda con la divina Justicia van enseguida al cielo; las dems van al purgatorio. Por que nos dice S. Juan en el Apocalipsis XXI, 27: Nada impuro penetrar en el cielo. Puede  decirse que el Purgatorio es la antesala del cielo; y de igual manera que en la antesala se deja todo lo que no se debe introducir en la sala de un ilustre personaje, as en el Purgatorio se deja todo cuanto en el cielo se ofendera las miradas pursimas de Dios. Las penas del purgatorio son tan grandes que superan a todas las penas de este mundo. En el Purgatorio as como en el Infierno se padece pena de dao y pena de sentido. 1. All las almas se ven privadas de la visin de Dios; pero este tormento slo es temporal. No obstante, cun penoso ha ser para las almas destinadas al cielo, el verse condenadas a sufrir la separacin de Dios, a quien tanto aman y que es el nico capaz de satisfacer su ardiente sed de felicidad!. 2. En cuanto a la pena de sentido, no puede dudarse que sea vivsima, atendiendo al ultraje que el menor pecado hace a la divina Majestad. As lo ensean en particular Santo Toms y San Agustn. En cuanto a la duracin del Purgatorio; ste debe terminar con el mundo; pero las almas que hayan merecido permanecer en l por ms tiempo, vern aumentadas sus penas, y as la duracin ser compensada por la intensidad.

Es importante aclarar que lo caracteriza a una religin son sus dogmas y cualquier institucin que se dice religin y sta no tiene verdades perennes sta no es una religin sino una secta, y la historia lo demostrado desde el primer hereje que neg el purgatorio con el argumento de que la Biblia no lo menciona. En el siglo II fue Baslides, y en S. IV por Herio, a quien refuto San Agustn. Lo negaron tambin los albigenses, ctaros y valdenses en los siglos XII y XIII, pero puede decirse que los mayores negadores de este dogma son los protestantes, con Lutero en los artculos de Esmalcalda, part. II, Art. 12-15; y Calvino en Instit. III 5, 6-10; los cuales afirmaban lo mismo que el Purgatorio no constaba en ningn libro de la Biblia; todos estos negadores terminaron en sectarios. La realidad del  Purgatorio la negaron tambin una parte de los cismticos griegos en la Confesin Ortodoxa de Pedro Migilias P.1, q, 64-66 y la confesin de Dositeo, decreto 18. Los concilios unionistas de Lyn y de Florencia hicieron la siguiente declaracin contra los griegos cismticos, que se oponan principalmente a la existencia de un lugar especial de purificacin, al fuego del Purgatorio y al carcter expiatorio de sus penas: las almas que partieron de este mundo en caridad con Dios, con verdadero arrepentimiento de sus pecados, antes de haber satisfecho con verdaderos frutos de penitencia por sus pecados de obra y omisin son purificadas despus de la muerte con las penas del Purgatorio; esto consta en Magisterio de la Iglesia de E. Denzinger 464, 693; cf. DZ. 456, 570 s. Frente  a los protestantes que consideraban como contraria a las Escrituras la doctrina del Purgatorio (cf. Dz 777) y que la rechazaban como incompatible con su teora de la justificacin, el concilio de Trento hizo constar la realidad del Purgatorio y la utilidad de los sufragios hechos a favor de las almas que en l se encuentran: DZ 983; cf. DZ 840, 998.

La Biblia, segn los protestantes con Lutero a la cabeza no ensea una sola palabra sobre el purgatorio,
 cmo es que ponen esas citas que no dicen nada sobre el rechazo de una doctrina de la que la Biblia no habla? Sin embargo, la Biblia s habla, y mucho, sobre el purgatorio. Otra cosa es que no se emplee el trmino "purgatorio"; pueden llamarlo como quieran si el nombre no les gusta. La enseanza de la palabra de Dios y de la Iglesia en consonancia con ella, es clara. De lo contrario, cmo es que los protestantes aceptan la doctrina del pecado original? En qu parte de la Escritura aparece el trmino "pecado original" y cmo es que lo aceptan? De lo que s no dice una palabra la Escritura es del principio protestante de la sola Escritura.
 La Escritura s habla sobre el concepto y la realidad del purgatorio. El trmino "purgatorio" no aparece en la Biblia, pero eso no es ningn requisito para la doctrina cristiana: es como decir que como en la Biblia no se dice que Cristo tuviera orejas, de hecho no las tuvo, o que como San Pablo no habla de Beln, Cristo no naci ah. No aparece la palabra Trinidad y todos creemos en ella.

En el libro II de los Macabeos c. 12, v. 39-46 se dice que "Judas Macabeo y su ejrcito fueron a recoger los cadveres de los que haban cado y depositarlos con sus parientes en los sepulcros de sus padres. Entonces encontraron bajo las tnicas de cada uno de los muertos objetos consagrados a los dolos de Yamnia, que la Ley prohbe a los judos. Fue entonces evidente para todos por qu motivo haban sucumbido aquellos hombres. Bendijeron, pues, todos las obras del Seor, juez justo, que manifiesta las cosas ocultas, y pasaron a la splica, rogando que quedara completamente borrado el pecado cometido. El valeroso Judas recomend a la multitud que se mantuvieran limpios de pecado, a la vista de lo sucedido por el pecado de los que haban sucumbido. Despus de haber reunido entre sus hombres cerca de 2.000 dracmas, las mand a Jerusaln para ofrecer un sacrificio por el pecado, obrando muy hermosa y noblemente, pensando en la resurreccin. Pues de no esperar que los soldados cados resucitaran, habra sido superfluo y necio rogar por ellos.

Ahora bien,  para no contrariar Lutero su hereja de la justificacin por la sola fe, elimino de su Biblia protestante los libros de los Macabeos y otros ms que no convenan a sus creencias. Es innegable que Macabeos 1 y 2 nos proporcionan una informacin crucial sobre la fe y prctica de los judos poco antes del tiempo de Cristo. El hecho es innegable: los judos crean en la oracin por los pecados de los muertos y de los vivos para que se les perdonaran los pecados". Esa es la fe con que fueron educados Cristo y los apstoles, y en este contexto ha de leerse lo que Cristo dice en el Nuevo Testamento: "Y a cualquiera que diga una palabra contra el Hijo del Hombre, se le perdonar; pero al que hable contra el Espritu Santo, no se le perdonar ni en este siglo ni en el venidero" (Mt 12,32). La afirmacin de Cristo supone que hay al menos algunos pecados que se pueden perdonar en la otra vida. Si Jess hubiera querido condenar esta enseanza, lo habra hecho; en cambio no la modifica, sino que la respeta. Se podra objetar tambin que el libro de los macabeos no habla del purgatorio de los catlicos porque los personajes de quienes se habla, habran sido castigados por su idolatra. Es un pecado mortal segn la enseanza catlica, y por ese motivo, el lugar para ese pecado no es el purgatorio, sino el infierno.

Primeramente, el pecado de tales hombres era llevar pequeos amuletos para ir a la batalla. Podra parecer similar a cualquier cristiano que lleva una pata de conejo, o a un jugador de ftbol que realiza algunas supersticiones cuando anota un gol. Eso era probablemente un pecado venial para tales hombres. Mas aun en el caso de que fuera un pecado grave, creemos que hemos de rezar siempre por las almas que han muerto, ya que slo Dios conoce los corazones de los hombres (2Crnicas 6,30). Slo l conoce el grado de culpabilidad de estos pecadores. Algunos pudieron haberse arrepentido antes de morir. Como cristianos, siempre esperamos y siempre oramos. Pero ms importante an es que el texto de Macabeos indica que los judos crean en un estado en que se encuentran algunos pecadores hasta que se expen sus pecados.

En San Mateo 5,24-25 Jess es ms explcito sobre el purgatorio. No se ha de olvidar que Cristo pronunci estas palabras durante el Sermn de la montaa. Es el sermn en el que nos habl del cielo (v 20), infierno (v 29-30), pecados mortales (v 22) y veniales (v 19). Todo esto indica que el Reino de los cielos es la meta definitiva (vv 3-12). Precisamente en medio de este discurso, Cristo dijo: "ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con l por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la crcel. Yo te aseguro: no saldrs de all hasta que no hayas pagado el ltimo cntimo". Notemos que esta crcel es un lugar de castigo, donde la reparacin se hace por las ofensas cometidas. Nuestro Seor Jesucristo es bastante claro en cuanto al tema del pecado mortal y venial. En Mt 5,19 dice el que traspase uno de estos mandamientos ms pequeos y as lo ensee a los hombres, ser el ms pequeo en el Reino de los Cielos; en cambio, el que los observe y los ensee, se ser grande en el Reino de los Cielos". stos son los pecados veniales. Una persona puede no observarlos y ensea a los dems a hacer as, e ir de todos modos al cielo. Pero en el v 22 dice que todo el que llame a otro "renegado" ser reo de la gehenna de fuego". Y en los versculos 29-30 Jess nos advierte contra el quebrantamiento del 9 Mandamiento. Por qu? Porque todo el que lo quebrante ser arrojado al infierno. No se pueden buscar mejores definiciones para los pecados mortal y venial. En cuanto a que "crcel" se refiere a esta vida, qu decir del contexto? Mt 5 versa de la eternidad. Cristo dice que si no amamos a los enemigos, qu recompensa tendremos (v 46)? Luego, conforme contina el sermn, aclara muy bien que tales recompensas no son de este mundo. Son tesoros en el cielo (6,19) y "recompensas de vuestro Padre que est en el cielo" (6,1). Asimismo, san Juan 20,31 seala que su evangelio se ha escrito para que creyendo "tengamos vida eterna". Ello sugiere que la Escritura ha de verse en el contexto de la total realizacin en el mundo futuro. Nuestra vida presente es "puro vapor, que hoy aparece y que maana se marchita" (Santiago 1,17). As pues, cabe preguntarse por qu han de descubrirse principios eternos en las palabras de Cristo durante el sermn de la montaa menos en este caso.

El contexto es obvio. Jess est hablando de cosas espirituales, recurriendo a un ejemplo conocido en su tiempo sobre la crcel, a fin de relacionarlo con una realidad espiritual ms profunda. Las parbolas son sus ejemplos ms notorios. La "crcel" es una imagen que resultaba familiar a los oyentes de Cristo sobre la verdad del purgatorio como "estado" (lugar) de castigo tanto temporal como de reparacin. Se podra decir que Jess se refera al infierno y no al purgatorio, y que la expresin "no saldrs de all hasta que hayas pagado hasta el ltimo cntimo" indicara que de hecho no se puede salir de ah, pues el precio por el pecado es impagable. Sin embargo, no es eso lo que el texto dice: la imagen de Cristo se refiere a un castigo temporal y no eterno y como expiacin para un pueblo que crea firmemente en este concepto [cf Pr 6,30-31: "No se desprecia al ladrn si roba para saciarse cuando tiene hambre; mas cuando es sorprendido, paga siete veces; tiene que dar todos los bienes de su casa"]. En tal caso, se ha de decir que Jess no era un buen maestro, ya que recurre a dicho ejemplo no para hablar del purgatorio sino del infierno eterno. No dice, de hecho que se trata de un castigo "eterno". Cuando Cristo habla del infierno, se sabe perfectamente que habla del infierno. As, la mayora de lo que se sabe del fuego del infierno, se debe a que sali de los labios de Cristo. Y es bastante explcito cuando dice que es "eterno" (cf Mt 5,24-25). El trmino griego para prisin "phylake" es la misma que emplea 1Pe 3,19 para describir el sitio al que descendi Jess tras su muerte para liberar a los espritus creyentes del Antiguo Testamento que lo estaban aguardando.

Es Asimismo, 1Cor 3,11-15 es uno de los pasajes ms claros para hablar del purgatorio: "Pues nadie puede poner otro cimiento que el ya puesto, Jesucristo. Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada cual quedar al descubierto; la manifestar el Da, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probar el fuego". Se podra objetar que este texto no habla del purgatorio, sino del juicio final... No hay duda que el texto habla del juicio; sin embargo, se aplica tanto al juicio particular como al final. Ambos son juicios, y este texto ensea algo sobre la naturaleza de ambos. Dejando de lado a qu tipo de juicio se hace referencia, no puede negarse que se habla claramente de un momento de juicio despus de la muerte. El texto dice que la calidad de la obra de cada cual la probar el fuego. El fuego en la Escritura se emplea de modo figurado para dos realidades: es agente purificador (Mt 3,11; Mc 9,49) y es agente abrasador (Mt 3,12; 2Tes 1,7-8). Es pues un smbolo conveniente para el juicio de Dios. Algunas de estas obras son quemadas y otras son purificadas segn sea su cualidad. Es pues un estado en que se purifica o limpia. No puede ser el cielo, ya que hay imperfecciones que necesitan quemarse (Ap 21,27; Hab 1,13). No es el infierno, ya que en el cielo estn los salvados. Es pues un juicio "purificador" que los cat. En 1Cor 3,11-15 se habla de purgar los pecados, pues slo se habla de probar la obra por el fuego?

Parecera, en efecto, que el meollo del asunto es la recompensa para los creyentes por su servicio y no cmo su alma es purificada del pecado. Aqu los creyentes ven cmo sus obras son probadas por el fuego. Sin embargo, los pecados son obras malas o imperfecciones: si estas obras no fueran pecados o imperfecciones, por qu necesitan purificarse (Cf Mt 7,23; Jn 8,40; Gal 5,19-21. En segundo lugar, es imposible que una obra sea purificada fuera de la persona que la ha realizado: el obrar depende siempre del ser humano que es el sujeto de tal operacin. Quien mata es un asesino... Es que hay obras que flotan por ah, separadas de la persona que las realiza? La idea de las obras separadas de las personas no tiene sentido, y contradice tambin el texto: el texto dice que las obras sern probadas por el fuego, pero si la obra sobrevive... l recibir recompensa. Si la obra es quemada, l sufrir una prdida. Obviamente esto no es la salvacin, sino sufrimiento real y experimenta una prdida real, ya que no se puede separar el obrar humano del hombre. Finalmente, los creyentes no ven que sus obras se quemen y escapen del fuego. El texto en el v 15 dice "se salvarn como por el fuego" (hs dia pyrs). Esta es la definicin: La Iglesia llama Purgatorio a esta purificacin final de los elegidos que es completamente distinta del castigo de los condenados. La Iglesia ha formulado la doctrina de la fe relativa al Purgatorio sobre todo en los Concilios de Florencia (cf. DZ 1304) y de Trento (cf. DZ 1820: 1580). La tradicin de la Iglesia, haciendo referencia a ciertos textos de la Escritura (por ejemplo 1 Co 3, 15; 1 P 1, 7), habla de un fuego purificador: Respecto a ciertas faltas ligeras, es necesario creer que, antes del juicio, existe un fuego purificador, segn lo que afirma Aquel que es la Verdad, al decir que si alguno ha pronunciado una blasfemia contra el Espritu Santo, esto no le ser perdonado ni en este siglo, ni en el futuro (Mt 12, 31). En esta frase podemos entender que algunas faltas pueden ser perdonadas en este siglo, pero otras en el siglo futuro (San Gregorio Magno, dial. 4, 39). Segn 1Cor 3, tanto las obras del creyente como el creyente pasarn por el fuego purificador descrito por san Pablo, a fin de poder ser salvo, purificado y preparado para estar en presencia de Dios. Por lo tanto, las obras purificadas no se han de separar del que las realiza y contradice al texto el decir que slo las obras son las que se purifican.

Ahora reflexionemos sobre nuestros deberes para con las almas del purgatorio. El gran Mandamiento de Nuestro Seor Jesucristo es que nos amemos los unos a los otros, genuina y sinceramente. El Primer Gran Mandamiento es amar a Dios sobre todas las cosas. El Segundo, o mejor dicho el corolario del Primero, es amar al prjimo como a nosotros mismos. No es un consejo o un mero deseo del Todopoderoso. Es Su Gran Mandamiento, la base y esencia de Su Ley. Es tanta la verdad encerrada en esto que El toma como donacin todo aquello que hacemos por nuestro prjimo, y como un rechazo hacia El cuando rechazamos a nuestro prjimo.

Leemos en el Evangelio de San Mateo (Mt. 25:34-46), las palabras de Cristo que dirigir a cada uno en el Da del Juicio Final. Algunos catlicos parecen pensar que su Ley ha cado en desuso, pues en estos das existe el egosmo, el amor a s mismo, y cada uno piensa en s mismo y en su engrandecimiento personal. "Es intil observar la Ley de Dios en estos das", dicen, "cada uno debe mirar por s mismo, o te hundes". No hay tal cosa! La ley de Dios es grandiosa y todava y por siempre tendr fuerza de ley. Por eso, es mas que nunca necesaria, mas que nunca nuestro deber y por nuestro mayor inters.

Estamos moralmente obligados a rogar por las animas benditas. Siempre estamos obligados a amar y ayudar al otro, pero cuanto mayor es la necesidad de nuestro prjimo, mayor y mas estricta es nuestra obligacin. No es un favor que podemos o no hacer, es nuestro deber; debemos ayudarnos unos a otros. Sera un monstruoso crimen, por caso, rehusar al poder y desposedo el alimento necesario para mantenerse vivo. Sera espantoso rehusar la ayuda a alguien en una gran necesidad, pasar de largo y no extender la mano para salvar a un hombre que se est hundiendo. No solamente debemos ayudar cuando es fcil y conveniente, sino que debemos hacer cualquier sacrificio para socorrer a nuestro hermano en dificultades. Ahora, qu puede estar ms urgido de caridad que las almas del Purgatorio? Qu hambre o sed o sufrimiento en esta Tierra puede compararse con sus mas terribles sufrimientos? Ni el pobre, ni el enfermo, ni el sufriente que vemos a nuestro alrededor necesitan de tal urgente socorro. An encontramos gente de buen corazn que se interesa en los sufrientes de esta vida, pero, escasamente encontramos a gente que trabaja por las Almas del Purgatorio! Y quin puede necesitarnos ms? Entre ellos, adems, pueden estar nuestras madres, nuestros padres, amigos y seres queridos.

Dios desea que las ayudemos. Ellas son los amigos ms queridos. El desea ayudarlos; El desea mucho tenerlos cerca de l en el Cielo. Ellas nunca ms lo ofendern, y estn destinadas a estar con l por toda la Eternidad. Es Verdad que la Justicia de Dios demanda expiacin por los pecados, pero por una asombrosa dispensacin de Su Providencia El pone en nuestras manos la posibilidad de asistirlos, El nos da el poder de aliviarlas y an de liberarlas. Nada le place ms a Dios que les ayudemos. El est tan agradecido como si le ayudramos a El.

Nuestra Seora quiere que los ayudemos. Nunca, nunca una madre de esta tierra am tan tiernamente a sus hijos fallecidos, nunca nadie consuela como Mara busca consolar sus sufrientes nios en el Purgatorio, y tenerlos con Ella en el Cielo. Le daremos gran regocijo cada vez que llevamos fuera del Purgatorio a un alma.

Las benditas animas del purgatorio nos devuelven el mil por uno. Pero Qu podremos decir de los sentimientos de las Santas Almas? Sera prcticamente imposible de describir su ilimitada gratitud con para aquellos que las ayudan! Llenas de un inmenso deseo de pagar los favores hechos por ellas, ruegan por sus benefactores con un fervor tan grande, tan intenso, tan constante, que Dios no les puede negar nada. Santa Catalina de Bologna dice :"He recibido muchos y grandes favores de los Santos, pero mucho mas grandes de las Santas Almas (del Purgatorio)". Cuando finalmente son liberadas de sus penas y disfrutan de la beatitud del Cielo, lejos de olvidar a sus amigos de la Tierra, su gratitud no conoce lmites. Postradas frente al Trono de Dios, no cesan de orar por aquellos que los ayudaron. Por sus oraciones ellas protegen a sus amigos de los peligros y los protegen de los demonios que los asechan. No cesan de orar hasta ver a sus benefactores seguros en el Cielo, y sern por siempre sus ms queridos, sinceros y mejores amigos. Si los catlicos solamente supieran cuan poderosos protectores se aseguran con slo ayudar a las Animas benditas, no seran tan remisos de orar por ellos.

Las animas benditas del purgatorio pueden acortar nuestro propio purgatorio. Otra gran gracia que obtenemos por orar por ellas es un corto y fcil Purgatorio, o su completa remisin! San Juan Masas, sacerdote dominicano, tena una maravillosa devocin a las Almas del Purgatorio. El obtuvo por sus oraciones (principalmente por la recitacin del Santo Rosario) la liberacin de un milln cuatrocientas mil almas! En retribucin, el obtuvo para s mismo las ms abundantes y extraordinarias gracias y esas almas vinieron a consolarlo en su lecho de muerte, y a acompaarlo hasta el Cielo. Este hecho es tan cierto que fue insertado por la Iglesia en la bula que decretaba su beatificacin.

El Cardenal Baronio recuerda un evento similar. Fue llamado a asistir a un moribundo. De repente, un ejrcito de espritus benditos aparecieron en el lecho de muerte, consolaron al moribundo, y disiparon a los demonios que geman, en un desesperado intento por lograr su ruina. Cuando el cardenal les pregunt quines eran, le respondieron que eran ocho mil almas que este hombre haba liberado del Purgatorio gracias a sus oraciones y buenas obras. Fueron enviadas por Dios, segn explicaron, para llevarlo al Cielo sin pasar un solo momento en el Purgatorio.

Santa Gertrudis fue ferozmente tentada por el demonio cuando estaba por morir. El espritu demonaco nos reserva una peligrosa y sutil tentacin para nuestros ltimos minutos. Como no pudo encontrar un asalto lo suficientemente inteligente para esta Santa, el pens en molestarla su beatfica paz sugirindole que iba a pasar largusimo tiempo en el Purgatorio puesto que ella desperdici sus propias indulgencias y sufragios en favor de otras almas. Pero Nuestro Seor, no contento con enviar sus ngeles y las miles de almas que ella haba liberado, fue en Persona para alejar a Satans y confortar a su querida Santa. El le dijo a Santa Gertrudis que a cambio de lo que ella haba hecho por las nimas benditas, le llevara directo al Cielo y multiplicara cientos de veces todos sus mritos.

El Beato Enrique Suso, de la Orden Dominicana, hizo un pacto con otro hermano de la Orden por el cual, cuando el primero de ellos muriera, el sobreviviente ofrecera dos Misas cada semana por su alma, y otras oraciones tambin. Sucedi que su compaero muri primero, y el Beato Enrique comenz inmediatamente a ofrecer las prometidas Misas. Continu dicindolas por un largo tiempo. Al final, suficientemente seguro que su santamente muerto amigo haba alcanzado el Cielo, ces de ofrecer las Misas. Grande fue su arrepentimiento y consternacin cuando el hermano muerto apareci frente a l sufriendo intensamente y reclamndole que no hubo celebrado las Misas prometidas. El Beato Enrique replic con gran arrepentimiento que no continu con las Misas, creyendo que su amigo seguramente estara disfrutando de la Visin Beatfica pero agreg que siempre lo recordaba en sus oraciones. "OH hermano Enrique, por favor dame las Misas, pues es la Preciossima Sangre de Jess lo que yo ms necesito" lloraba la sufriente alma. El Beato recomenz a ofrecerlas, y con redoblado fervor, ofreci Misas y ruegos por su amigo hasta que recibi absoluta certeza de su liberacin. Luego fue su turno de recibir gracias y bendiciones de toda clase por parte de su querido hermano liberado, y muchas ms veces que las que hubiera esperado.

Por ltimo creo que todo lo expuesto demuestra el dogma del purgatorio, y negar o poner en duda esta doctrina nos lleva a ser herejes y sectarios.

                                                         Sinceramente en Cristo

                                                   Mons. Martn Dvila Gndara

                                                          Obispo en Misiones
 
(c) 2004-2018 brainsquad.de