54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS
 
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL
EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


por
Toms Tello Corraliza


Al haber desaparecido -segn la sentencia comn de los Sedevacantistas- el Colegio Cardenalicio, al que, por ley eclesistica, incumbe, en exclusiva, el deber y el derecho de la eleccin papal, se debe determinar quines son los electores natos, en estas circunstancias y en qu condiciones debe llevarse a cabo.

En este caso de, laguna legal, se impone como necesaria la suplencia o integracin jurcia. En efecto, la extincin de la Vacancia, es una exigencia ineludible de derecho divino. "VACANTE SEDE A POSTOLICA-dice San Po X en su Constitucin "ILLUD GRAVISSIMUM SANCTISSIMUMQUE EST ... SUUM DOMINICI GREGIS PASTOREM ET CAPUT ... ELIGERE ...". Item. Po XII, en su Constitucin "VACANTIS APOSTOLICAE SEDIS", lo califica como un GRAVISIMO DEBER, encomendado, por disposicin divina a la Iglesia: "PERGRAVI NEGOTIO ECCLESIAE DIVINITUS COMMISSO".

Para hallar la solucin al problema del llamado Cisma de Occidente, los dictmenes tuvieron que ser ernitidos, segn el leal saber y entender de Telogos y Canonistas. Hoy tenemos la ventaja de disponer de un cauce legal obligatorio, que no deja lugar a soluciones arbitrarias; y, por tanto, las coincidencias de criterios, en los diversos dictmenes, que se ofrezcan, tienen que ser necesariamente, ms numerosas y exactas. Lo esencial tiene que saltar a la vista, sin dejar lugar a divagaciones impertinentes.

"Existen lagunas jurdicas, no slo cuando no hay ninguna norma dada para el caso, sino tambin cuando las normas existentes no son aplicables ..." (Cf. COMENTARIOS AL DERECHO CANONICO, B A C, T. I, Comentarios al Canon 20, par el P. Cabreros Anta).

El Dr Homero Johas -en el segundo caso de existencia de una Iey no aplicable- distingue, en el problema concreto que nos ocupa, estas cuatro modalidades, que obligan a recurrir a la Suplencia, a saber:

a) por inexistencia de electores designados por ley humana;
b) por dudas de facto;
c) por divisiones a cismas entre los electores;
d) por negligencia de los electores en aplicar la ley. (Cf. ROMA, n 125, 1992, pp. 37-57).

As, pues, en todo dictamen respecto de la suplencia jurdica se debe seguir la ley "NORMA SUMENDA EST", que, en el Canon 20, ofrece cuatro criterios, segn los cuales debe extraerse la norma para el caso:

1. "a legibus latis in similibus;
2. "a generalibus iuris principiis cum aequitate canonica servatis;"
3."a stylo et praxi Curiae Romanae;"
4. "a communi constantique sententia doctorum."

Sobre la valoracin jurdica de la operacin de integracin o suplencia jurdica, se expresa as el P. Cabreros Anta, en su Comentarios al Canon 20. "Estos cuatro criterios son autnticos, porque estn preceptuados par el mismo legislador supremo. La Norma deducida de ellos es legtima, porque se ha seguido el procedimiento sealado par el legislador. ...        
No es menester emplear los medios supletorios par el orden que los enumera el Canon 20, aunque es un orden preferente. Basta el recurso a un SOLO medio supletorio, que no ser contrario a los otros, si se emplea rectamente."

Mi dictamen lo har ernpleando todos los medios supletorios prescritos y siguiendo el orden preferente.

El estudio se divide en dos partes, en dos cuestiones distintas, con respuestas independientes. Primera: QUINES SON, EN ESTAS CIRCUNSTANCIAS, LOS ELECTORES NATOS DEL SUMO PONTIFICE. Segunda: QUE PROCEDIMIENTO DEBE SEGUIRSE?
    
Trato de la primera cuestin, siguiendo, como he dicho, el orden marcado en el citado Canon.
    
1. Segn este primer criterio, la suplencia debe deducirse de la Analoga legal. "La operacin analgica completa la operacin legislativa, haciendo lo que se presupone que hubiera hecho el mismo legislador, pero que no hizo". (P. C. Anto) Y contina: "La Analoga legal, o establecida entre normas semejantes, no es, muchas veces difcil de hallar, pero siempre requiere un cuidadoso estudio que parangone rectamente la materia, las personas, el fin o razn especial de las leyes y todas las circunstancias."

Se debe, pues, buscar la norma aplicable en este caso peculiarsimo, que no pudo ser previsto; y esto se har con tanta mayor garantia de acierto, cuantos ms sean los intrpretes, peritos en Derecho, que lo realicen.

La Analoga legal puede buscarse no slo en leyes actuales similares vigentes, sino tambin en las leyes antiguas dadas para el mismo caso. "Ni explcita, ni implici-tamente, - dice el P. Cabreros Anta - se consideran insertas en el Cdigo aquellas leyes antiguas que actualmente tienen aplicacin SOLO COMO INTEGRADORAS DEL NUEVO DERECHO EN EL CASO DE DEFICIENCIA LEGAL (Can 20). Por lo mismo que hay deficiencia legal, el Cdigo no contiene, sea explcita, sea implcitamente, ninguna ley antigua en concreto; nicamente seala varios criterios autnticos para hallar o crear la norma aplicable, que materialmente puede conicidir con la ley antigua."

Nada ms afn a la materia que el ttulo IV, Cap. I, Art II, del Libro II, del C.D.C., en que se trata de la provisin de los Oficios y de la eleccin, ya que con respecto ia la eleccin papal est en la misma relacin que la de gnero a especie.

En el Canon 109, se establece un principio de derecho divino: "los que son admitidos en la Jerarqua eclesistica no lo son POR CONSENTIMIENTO O LLAMAMIENTO DEL PUEBLO O DE LA POTESTAD SECULAR:"
    
Comentario del P. Arturo Aionso Lobo al presente Canon, en la citada obra de la B A C. "... el pueblo y la autoridad civil son incompetentes para conferir una potestad que, al menos, por razn del fin,    es siempre sobrenatural." Y sigue: "Es cierto que en determinadas pocas de la historia eclesistica aparecen el pueblo y la autoridad civil interviniendo en la eleccin de las personas que haban de ser adscritas a la jerarqua, pero esto slo se admita a ttulo informativo. Por otra parte, la buena voluntad y la absoluta obediencia que entonces prestaban los fieles a la autoridad eclesistica aconsejaban como PRUDENTE (subrayado mo) admitir aquella injerencia, que, adems, contribua a la ulterior estimacin pblica de todos los elegidos para el gobierno espiritual de la comunidad."

Canon 166. "Si laici contra canonicam libertatem electioni ecclesiasticae quoquo modo sese immiscuerint, electio ipso iure invalida est". O sea, la intromisin de los laicos en una eleccin eclesistica, contra la libertad cannica, "ipso iure" invalida la elecin."

Comentario del P. LOBO: "Pudiera la mayora autorizar la presencia fsica de extraos en el acto de la votacin, pero con tal de que no emitan sufragio alguno (Can 165) y de que no resten plena libertad a los capitulares (Can 166). La intromisin de seglares o autoridades civiles que coarte EFICAZMENTE la libertad de la mayor parte de los electores (v.g., por la fuerza, dolo, fraude, soborno, poniendo el veto o la exclusiva), haran nula la eleccin por disposicin del mismo derecho; el simple ruego, consejo o influencia en favor de algn candidato, sin influjo positivo en la eleccin, no producen ese efecto invalidante."

Impedir la libertad de los electores o inmiscuirse ilegtimamente en una eleccin eclesistica consitituye un delito, penalizedo en el Canon 2390.

Esto, en lo que atae a las elecciones eclesisticas "in genere". Recorramos, ahora, la historia eclesistica, considerando las modalidades que se dieron, en el transcurso de los siglos, en la eleccin papal, as como las sucesivas leyes que promulgaron los Sumos Pontifices sobre la misma.

El recorrido, por fortuna est ya hecho y maravillosamente resumido en el DICTIONNAIRE DE LA THEOLOGIE CATHOLIQUE de Vacant. (Cf. art. "ELECTION DES PAPES", col 2281-2318) as como el Art. CONCLAVE.
    
Condenso el resumen histrico del D.TH. C. El modo de la eleccin papal no est fijado por el DERECHO DIVINO. (Es la opinin comunsima -aado yo- en contra de la opinin de DOM GREA, que considera como electores natos, por derecho divino, el clero de Roma). Su regulacin es de derecho eclesistico. Cristo dej a su Iglesia y, en especial, al Pastor Supremo, el cuidado de regular este punto esencial de la disciplina eclesistica y de INTRODUCIR todas las modificaiones que las vicisitudes de los tiempos exigiesen.

Primitivamente, la eleccin papal -as como la de los dems o - bispos - se realiz sin ley alguna positiva, de una manera espontnea, que se convirti en costumbre, por el clero y el pueblo.

En concreto, los obispos eran elegidos conjuntamente por el pueblo, por el clero y los obispos de la provincia, bajo la presidencia del Metropolitano. As, se haca tambin en la Dicesis de Roma. No obstante, EL PUEBLO NO TENIA UN DERECHO ABSOLUTO AL SUFRAGIO.
    
Es cierto que poda expresar sus deseos y preferencias; pero no, necesariamente, era elevado al episcopado, sino despus de haber obtenido la aquiescencia de los obispos de la provincia y del Metropolitano. Desde muy tempranamentc comenz a correr el axiome: DOCENDUS EST POPULUS NON SEQUENDUS.

El Concilio de Nicea dej bien claro este aspecto del derecho absoluto del clero en la eleccin de obispos: "Si quis praeter sententiam Metropolitani fuerit factus episcopus hunc magna Synodus definit episcopum esse non oportere". (Canon 6) Prescribe que sin el consentimiento del Metropolitano la eleccin episcopal sera nula.

No obstante, se aconsejaba consultar el pueblo.. La Iglesia consideraba como motivo legtimo para ello el fin de hacer ms fcil el afecto del pueblo el ejercicio de la obediencia.

La eleccin del obispo de Roma no era una excepcin a esta costumbre. El pueblo romano propona algunos nombres. El clero y sus dignatarios examinaban esta primera lista, a la que aadan o supriman, segn su juicio. Por ltimo, LOS OBISPOS DE LA PROVINCIA ROMANA, o Suburbicarios, se reunan y se pronunciaban, en ltima instancia sobre los candidatos presentados por el pueblo y el clero romanos.

Entre el clero, ejerca cada vez mayor influencia y exclusivismo, los titulares de las iglesias y basilicas de Roma, a sea, los CARDINATI.

A medida que el nmero de fieles fue creciendo, se vio el gran inconveniente de la participacin de los mismos, baja ningn ttulo, en tales elecciones.

LA LEGISLACION SOBRE LA ELECCION PAPAL.

    
I. - San Smaco promulg el primer Decreto sobre la eleccin papal, que se resume en tres artculos (ao 449). En el 3) se prescribe que el elegido ser el que obtenga la mayora simple de los votos de TODO EL CLERO.
    
Se trata del primer ensayo de reglamentacin y del primer paso hacia el sufragia restringido. La Iglesia, a lo largo de su historia, especialmente, durante la Edad Media, tuvo que transigir y tolerar el PLACET imperial y otras intromisiones ilegtimas, para evitar mayores males, pero no sin protestar par tales usurpaciones de los derechos de la misma.

II. - Hildebrando trabaj denodadamente para que las elecciones papales no fueran obre del sufragio universal, sino del sufragio restringido de un cuerpo electoral, purament eclesistico y el que quedaria definitivamente excluido el elemento laico.

Fruto de los estos esfuerzos fue la Ley de eleccin papal, promulgada par Nicols II (13 Abril 1059), en la Bula IN NOMINE DOMINI.

Punto principal. En adalenta ia eleccin del Sumo Pontfice Sera incumbencia de los CARDENALES-QBISPOS. En cuanto a los otros miembros del CLERO, se les podra -de acuerdo con la antigua tradicinrogarles que se adhirieran a la eleccin; pero sera como una formalidad accesoria. El papel principal lo desempeaban los CARDENALES-OBISPOS.

En otro lugar    de la Bula se permite que, en el caso de que no pudiera llevarse a cabo la eleccin en Roma, las CARDENALES-OBISPOS se deben reunir en otro cualquier lugar, que creyeran ms conveniente, aunque fuera muy reducido el nmero de clrigos y fieles piadaso que
les siguiesen.

III. - Constitucin de Alejandro lll.
Segn las prescripciones de Nicols II, slo los CARDENALES-OBISPOS deban tomar parte en la eleccin pontificia de una manera activa. Pero, poco a poco, los Cardenales-presbteros y los Cardenales-Diconos se creyeron con el derecho almitir, tambin, su voto.

Este uso usurpado y tolerado dara lugar al cisma de Pier Leoni (Anacleto II), votado por los Cardenales presbteros y diconos. Sin embargo, la Bula de Nicols II era taxativa: los Cardenales presbteros y diconos slo tenan voz consultiva, pero no deliberativa.

Treinta aos ms tarde, se dio otro caso anlogo. Era, pues, urgente poner remedio a ese riesgo de cisma, adaptando la legislacin a la costumbre subrepticiamente introducida, en vez de romper definitivamente con ella. Ese fue el objetivo de la Constitucin de Alejandro III en el III Concilio de Letrn, LICET DE VITANDA, (1179) a la distancia de un siglo largo de la Bula de Nicols II.

Se establece como Cuerpo electoral a los Cardenales de los tres rdenes. Se exige, por primera vez, la mayora cualificada de los 2/3, en luger de la mayora simple. Adems, al poder ser los Cardenales originarios de las diversas naciones catlicas, se formaba un Colegio representativo de la Iglesie Universal, cuyo carcter, as como el del Papado, es el de ser internacional y universal.

Hasta aqu, el resumen esquemtico del DICT TH. CATH. Con la ficcin jurdica de otorgar el ttulo de una iglesia romana a los Cardenales-Presbteros de otras dicesis, al mismo tiempo que se resolva el problema y se internacionalizaba el Colegio electoral, se respetaba el derecho consuetudinario del clero romano a dicha eleccin, al menos como simple reminiscencia, por ser odiosa toda mutacin del derecho consuetudinario.

CONCLUSIONES que, a mi juicio, se deducen del primer criterio prescrito en el Canon 20 para extraer una norma supletoria, en lo que respecta a esta primera cuestin.

Primera. Los fieles laicos carecen, en absoluto, del derecho de sufragio, en cualquier eleccin eclesistica - salvo excepcin o privilegio concedido, que debe constar fehacientemente - "a fortiori" en una eleccin papal. Unicamente, cabra pensar en semejaite posibilidad en el caso hipottico de que todo el clero se negara obstinadamente a cumplir ese gravsimo deber.

Esto no significa que no se pueda recurrir a ellos-y ms en estas circunstancias-recabando sus consejos, dictmenes, asesoramiento e informes fidedignos sobre cualidades de posibles candidatos. Es ms, siguiendo el ejemplo de la Iglesia -que toler y transigi para evitar mayores males- se podra considerar conveniente el sufragio determinados fieles laicos cualificados, que fueren testigos de excepcin de la limpieza del procedimiento de la eleccin. Lo que no puede pretender el laico es exigirlo como un derecho. Sera una intromisin ilegtima, en contra de la libertad cannica de la eleccin, que invalidara IPSO lURE la misma, segn el Canon 166.

Segunda. Parece ser que los Electorcs natos, a quienes incumbe directamente y en primer luger el gravsimo deber de extinguir la Vacancia, en estas circunstancias, son los OBISPOS.

En efecto, en el recorrido histrico de las elecciones papales, podremos aislar una constante, que nos dar la cave para concretar cules son los miembros, o qu categora de miembros de la Iglesia, son electores natos de los oficios eclesisticos, por derecho divino. Se podr observer que los que jams faltan son los representantes del estamento episcopal. Es una invariante. En cambio esta invariante actu sola, por ley eclesistica, con exclusin de los dems estamentos, durante ms de un siglo.
    
Por lo que, al haber desaparecido los electores designados por la ley eclesistica, se deduce de lo dicho, que los electores natos, por derecho divino, son los OBISPOS. As pienso, salvo meliore.

Tercera. No tiene sentido, sin ms precisin, de que el clero romano es imprescindible para realizar tal eleccin y, mucho menos, proclamar, como lo hace Dom GREA (cf. L'Eglise et sa divine Constitution, p. 176), que es el nico que tiene la exclusiva del derecho de eleccin papal y esto, nada menos, que por derecho divino.         

2. Veamos que Norma supletoria se puede deducir del segundo Criterio que marca la ley, esto es, de los Principios Generales del Derecho.

Indudablemente que el principio de los principios generales del Derecho Cannico es el DERECHO DIVINO, ya natural, ya positivo, proclamado explcitamente en la misma ley (cf. Canon 6, 6)

Por derecho divino, nicamente a los OBISPOS -no al clero inferior- como sucesores de los Apstoles, se les dijo tambin: "... quaecumque alligaveritis super terram, erunt ligata et in caelo; et quaecumque solveritis super terram, erunt soluta et in caelo" (Mat. 18,18) Afirmar que slo fue privilegio de los Apstoles sera caer en el error condenado de P. Aberlardo. (Cf. D. 379).

En cuanto a la potestad episcopal, se debe tener presente que los Obispos son miembros principales y primarios del Cuerpo Mistico (D.S. 3804). Ellos gobiernan en la iglesia, en su porcin asignada, no como Vicarios del Papa, sino "ut Vicarii et Legati Christi regunt". (Cf. Benect XIV, Brev. ROMANA ECCLESIA, 5 oct. 1752, y en M. C. ya citado). (Cf. etiam 'SATIS COGNITUM" en D. S. 3307-3310).

De ah deduzco -salvo meliore- que los Electorcs natos, por derecho divino son los Obispos fieles, sean muchos o pocos, con los que secuente en la actualidad. A ellos les incumbe directamente el derecho pleno y el deber gravsimo de extinguir la ya demasiado larga Vacancia, en las actuales circunstancias.

Esto no quiere decir que los mismos no puedan solicitar, e invitar que se les agreguen sacerdotes e, incluso diconos, dado el pequeo nmero de obispos ortodoxos conocidos existentes.

3. El tercer Criterio para la suplencia, marcado por le ley es el estilo y praxis de la Curia Romana. Por esto criterio, nada se puede concluir, por no haberse dado, al respecto, ninguna directriz por parte de la Curia Romana. Una situacin como la presente era un caso impensable.

No obstante, disponemos de un ejemplo, mucho ms importante y transcedente que cualquier directriz que hubiera emanado de la Curia, en cuanto tal, por ser un hecho que comprometi la infalibilidad de la Iglesia. Me refiero a la solucin adoptada para solucionar el problema planteado por el llamado Cisma de Occidente. Este debe ser nuestros Caso-Gua jurdico, segn lo proclam en mi discurso en el Congreso de Bruselas (28-9-1991).
    
La resolucin de los PP del Concilio de Constanza, para elegir Papa legtimo e indubitable, despus de haber depuesto a los dudosos, fue constituir un Cuerpo Electoral, compuesto por los Cardenales dudosos y una seleccin, que pudiramos llamar compromisaria, de 30 prelados, seis por cada una de las cinco naciones, en que arbitrariamente se clasificaron los Prelados de la Cristiandad europea.

Consideremos el hecho transcendente, en esa encrucijada de perplejidad en la historia de la Iglesia.        

Un Concilio Ecumnico-aunque, por necesidad imperfecto, dadas las circunstancias-tena que ser infalible al interpretar el Derecho divino, para no obrar contra el mismo. De hecho, la Autoridad suprema lo aprob, por lo que no se puede dudar de que obraron conforme las exigencias del Derecho divino.

Pues, bien; la alternativa escogida "ad cautelam", no fue una seleccin del clero romano-que, segn la tesis de Dom  , son los electores natos por derecho divino-ni de los cannigos de Letrn, segn algunos, ni de simples fieles, segn quieren algunos en la actualidad; sino, precisamente, una seleccin de Prelados, o sea, de miembros con jurisdiccin, de los miembros principales y primarios de la Iglesia. Luego, de aqu, se desprende que los Electores natos, por derecho divino, los que debe decidir acerca de la eleccin papal, en estas circunstancias, son los OBISPOS, a quienes, tambin, les fue dicho: "Lo que atareis en la tierra, ser atado en el cielo... (Mat. 18,18).

4. Pasemos al cuarto, y ltimo, de los criterios que prescribe la ley, para deducir una norma de suplencia legal, o sea, "de la comn y constante sentencia de los Doctores."

Comentarios al respecto del P. Cabreros Anta, en la obra ya citada. "Aunque la DOCTRINA CANONICA no tiene, de por s, valor jurdico obligatorio, ha sido elevada, por voluntad del legislador, a FUENTE SUPLETORIA. Este medio supletorio no es adecuadamente distinto de los anteriores, sino aplicacin de ellos ... La misma autoridad de los doctores o peritos en derecho es tambin argumento o medio supletorio. La sentencia de los doctores se dice COMUNISIMA, cuando es admitida por casi todos; la doctrina, en este caso, es moralmente cierta. En el CANON 20 se acepta como fuente supletoria la doctrina cannica, aunque no sea comunsima, si es COMUN y CONSTANTE, porque, en este supuesto, la norma aplicable es ya suficientemente racional y segura.

Los canonistas antiguos llamaban SENTENCIA COMUN a aquella que era defendida EX PROFESO o en detenido estudio por SEIS o SIETE doctores graves, es decir, dotados de gran ciencia y pericia. La doctrina debe ser CONSTANTEMENTE mantenida por sus defensores, de forma que para ellos no ofrezca duda ni d lugar a cambios de opinin.

La razn por la que el legislador eclesistico acepta como fuente supletoria la sentencia comn y constante de los doctores no es su autoridad jurisdiccional, de que carecen, sino su autoridad cientfica, que hace presumir verdadera o realmente probable su doctrina. Esta doctrina comn y constante hace cierta la INTERPRETACION de la ley, si otra doctrina, con autoridad semejante no la contradice. Y cuando se trata de suplencia, la hace prudente y aceptable, segn  lo declara el legislador en el Canon 20, aun cuando haya otra sentencia contraria de igual autoridad; pero no si la PRESUNCION DE VERDAD o de SERIA PROBABILIDAD, en que se funda la autoridad de los doctores llega a destruirse con argumentos poderosos."

Felizmente cantamos con una serie de doctores, que han dado su veredicto acerca de esta cuestin que, para ellos era puramente hipottica. Veamos. La doctrina de estos doctores ha sido citada, expuesta e interpretada por diversos autores contemporneos, con vistas a aconsejar la eleccin papal, o a disuadirla. Ninguno de ellos es exaustivo en la cita y exposicin de todos los autores que han tratado el asunto. Pero, entre todos, he completado la coleccin.

Los autores contemporneos que citan a los doctores, son las siguientes:
    
Abbe  V.M. ZINS, en SUB TUUM PRAESIDIUM", N 4, Jul. 1986, pp. 34-38.
DALY J. BRITON'S    C L. Letter n 7, Nov. 1990. pp. 114-119.
JOHAS H. en ROMA , N 125, pp. 38-39 y 44.
MOCK K.J. "IN DEFENSE OF A FUTURE PAPAL ELECTION, Conferencia pronunciada por el autor, en el Congreso habido en SPOKANE, a finales de Junio de 1993.

La suma total de doctores se citan son los siguientes, par orden cronolgico: Cayetano, Vitoria, Son Roberta Belarmino, Juan de Santo Toms, DOM GREA  , L. Billot y Ch. Journet. Siete en total.

1. Cayetano (1469-1534)
trata la cuestin en "DE COMPARATIONE
AUCTORITATIS PAPAE ET CONCILII" y en "APOLOGIA DE COMPARATA AUCTORITATE PAPE ET CONCILII".     

"Papatus, secluso Papa, non est in Ecclesia nisi in patentia ministerialiter electiva, quia scilicet potest, sede vacante, Papam eligere per Cardnales, vel PER SE IPSAM."

El sintagma PER SE IPSAM, que se refiere a un procedimiento extraordinario de eleccin papal, es el que hay que explicar, segn la mente del misma Cayetano.
    
"En el caso en que no fueran aplicables las normas, la tarea de suplir las mismas recaera sobre la Iglesia por DEVOLUCION" (Apol. cap. XIII).
    
El poder de elegir Papa, reside en el mismo Papa, de manera eminente, regular y principal. Eminentemente, por encontrarse en l el poder pleno, que abarca el de los inferiores.
    
Regularmente, par un derecho ordiharia, a diferencia de la Iglesia, que no podria determinar par si misna, un nuevo mado de eleccin, SALVO EN EL CASO EN QUE LA OBLIGARA LA NECESIDAD.

Principalmente, a diferencia de la Iglesia, en la que este poder reside slo secundariamente. No obstante, en algn caso excepcional, por ej., si el Papa, no hubiera previsto nada al respecto, o se ignorara quines son los verdaderos Cardenales, a cul es el verdadero Papa, COMO SUCEDIO EN LA EPOCA DEL GRAN CISMA, el poder de eleccin se DEVOLVERIA A LA IGLESIA UNIVERSAL: (Ap. cap. XIII). Item. "En ausencia del clero de Roma, la correspondera a la Iglesia Universal (la eleccin papal, se entiende) de la que el Papa debe ser su obispo". (L.c.)

La expresin "recae sobre la Iglesia por DEVOLUCION, no se toma en su sentido cannico estricto, segn explica el mismo Cayetano, sino en el sentido contrario de la transmisin de tin superior al inferior inmediato.

2. Francisco de VITORIA (1483-1546).
Vitoria slo es citado por el Dtor H. Johas; los dems autores 10 ignoran. Es una lstima, porque Vitoria, en su exposicin, es rectilneo, ms claro y completo y ms convincente en sus razonamientos. Por eso, las citas de Vitoria las har directamente del mismo.

Vitoria expone su tesis, en su obra "RELECCIONES TEOLOGICAS" (cf. T. II, de la Edicin crtica de sus obras, por el Mtro. Fr. Luis G. Alonso Getino, Madrid, 1934).

La cuestin la trata en la RELECCION SEGUNDA "De potestate Ecclesiae", (pp. 151-168).
    
Despus de probar que Pedro debe tener perpetuos sucesores, en el punto18. -  formula la siguiente proposicin (la quinta): "Mortuo Petro, ECCLESIA habet potestatem subrogandi, et instituendi alium in loco illius, etiam si Petrus nihil de hoc prius constituisset."
    
".... constituta a Christo potestate (spirituali) non videtur quod Ecclesia sit pejoris conditionis ad eligendum sibi Principem, quam civilis Respublica, quae quocumque casu, deficiente Principe, potest sibi alium constituere. Item, ut dictum est, haec potestas oportebat ut perseveraret in Ecclesia, sed defuncto Petro, et nhil de succesore providente, nec statuente, ut contingere poterat, no restabat aliud medium, nisi per electionem Ecclesiae. Ergo..."

O sea, "... creada por Cristo esta potestad (espiritual), no parece justo que la Iglesia sea de peor condicin que la sociedad civil, y si esta, en todo caso, al faltar el prncipe, puede nombrar uno, tambin la Iglesia podr elegirlo ... si nada se hubiera previsto, como pudiera suceder, no queda otro medio que la eleccinn hecha por la Iglesia.
    
La prueba imaginando una posibilidad, la de la desaparicin total del Cuerpo electoral. "Quia nunc etiam, si aut bellum, aut pestilentia, aut alia calamitas, aut casus absumeret Cerdinales, non est DUBITANDUM quin Ecclesia posset providere sibi de Summo Pontfice: alias vacaret perpetuo illa Sedes, quae tamen perpetuo debet durare. Item illa potestas est communis, et SPECTAT AD TOTAM ECCLESIAM; ergo a tota Ecclesia debe provideri, et NON AB ALIQUA PARTICULARI ECCLESIA, vel certo ordine, aut genere hominum: immo negligentibus Cardinalibus, aut perniciose dissidentibus, ECCLESIA POSSET SIBI PROVIDERE."

Si par cualquiera de las causas citadas, desapareciere el Colegia Cardenalicio-elector, elector, por ley humana, en exclusiva, - "... No se puede dudar de que la IGLESIA pudiera proveerse de Sumo Pontfice; de 10 contraria, quedara perpetuamente vacante la Sede cuya duracin es perpetua. Adems, aquella potestad es comn y pertence a TODA LA IGLESIA; luego TODA L IGLESIA debe proveer en este asunto, y NO CUALQUIER IGLESIA PARTICULAR, NI CIERTA CLASE DE PERSONAS. Es ms, si los Cardenales fuesen negligentes y estuvieran culpablemente divididos, LA IGLESIA PODRIA ELEGIR UN PAPA.

Pero veamos, en el punto 19. lo que entiende Vitoria, en este caso por TOTA ECCLESIA:
    
En este punto, se pregunta Vitoria "SED AB OMNIBUS CHRISTIANIS? Respuesta: "ELECTIO SUMMI PONTIFICIS IN TALl CASU SPECTARET AD SOLUM CLERUM, ET NULLO MODO AD POPULUM:

Y da la razn: "Quia administratio rerum spiritualium nullo modo spectat ad laicos... ; sed institutio Summi Pontificies maxime spectat gubernationem et administrationem rerum spirituallium, ergo nullo modo spectat ad laicos. Item electio Presbyterorum, aut Episcoporum non spectat ad plebem ... Ergo multo minus electio Summi Pon- Sacerdotis. ... Item: Quia talis electio esset prorsus impossibilis, cum esset impossibile ut totus populus conveniret ad eligendum, nec postquam convenissent, posset contingere, ut major pars unum et eundem optaret.

Como vemos excluye de tal eleccin, en las circunstancias extraordinarias supuestas, a los LAICOS, los miembros secundarios de la Iglesia, dando varias razones para dicha exclusin.

Pero, avanzando rectilneo, con lgica contundencia, establece la sptima proposicin, en el punto 20. Despus de rechazar el sufra! GlO UNIVERSAL en la Iglesia, restringe an ms el derecho de eleccin en el clero. PROPOSICION: "Imo non videtur etiam talis electio spectare ad totum Clerum. Da la razn: "Quia licet ad omnes Clericos spectet administratio spiritualium, tamen non omnia spectant ad omnes, sed citra Episcopos omnes habent certa et limitata ministria, extra quae non extendit se Corum officium, ut Diaconi ministrant Presbyteris, Presbyteri autem ministrant Sacramente; et eadem ratione vix convenire posset Clerus totius orbis ad talem electinem."

Excluye, pues, al clero inferior al episcopado. .Quines son, por tanto, los Electores natos, por derecho divino? Esto lo dilucida Vitoria en el punto 21.-
    
Octava Proposicin. "In quocumque casu vacaret Sedes Apostolica, MANENDO IN SOLO JURE DIVINO, electio spectaret ad omnes Episcopos Christianitatis.
    
Prueba. "Quia ipsi sunt Pastores Gregis, et Curatores et Tutores, et tota administratio eclesiatica citra Summum Pontificem spectat ad eos, et omnia possunt per se, quae inferiores omnes possunt. Dico ergo, quod quomodocumque, sive instituto, sive casu omnes Episcopi Christiani convenirent, in tali casu Episcopi possent eligere Unum Summum Pontificem tantae authoritatis, sicut fuit Beatus Petrus, ETIAM RECLAMANTIBUS OMNIBUS, VEL MAJORI PARTE LAICORUM, AUT ETIAM CLERICORUM."

No obstante, reconoce qua es muy conveniente qua exiyta una ley eclesistica qui estableaca un Cuerpo electoral indubitable para evitar ocasiones de cisma, si el Colegio electoral fuera demasiado amplio, abarcando a todos los obispos del mundo. Ve, en ello, una irnposibilidad moral, - y ms en la antigedad, - de convocarlos y reunirlos a todos; y para ello, se le concedi a Pedro y sucesores la plena potestad.

Previene la objecin de la eleccin por el Clero Romano, en los primeros siglos. "...Nam (ut ex historia habetur) aliquando vel Clerus Romanus, vel populus Summum Sacerdotem eligebant. A esto esponde Vitoria diciendo que "si Clerus aut Populus Romanus aliquando hoc ius habuit, ut eligeret Summum Pontificem, hoc fuit certe, vel lege de hoc lata, vel consuetudine recepta, et non JURE DIVING. Nam etiarn eligente Romano Clero, si EPISCOPI CHRISTIANI ratam habebant electionem, hoc satis esse potuit, ut illa forma electionis per aliquam aetatem servaretur."

Esto es: "Si en algn tiernpo eligieron Papa el pueblo y el clero romano fue con toda seguridad, o porque haba alguna ley sobre ello, o por ser una costumbre admitida; pero NO POR DERECHO DIVINO. Si elega el pueblo romano y los Obispos Catlicos ratificaban la eleccin, esto pudo ser suficiente para que esta manera de eleccin se practicara durante algn tiempo."

24. Undecima Propositio. "Ratio eligendi Summum Pontificem, quae nunc servatur in Ecclesia, NON EST DE JURE DIVINO.
    
"Haec nota est ex praecedentibus, quia exclusa humana lege, spectat ad Episcopos. Item: non invenitur in toto jure divino. Item: Petri successores potuerunt eam mutare, ut dictum est. Item, non semper hoc modo fuit facta. Et ultimo, quia ordo Cardinalium, qui nunc sunt electores, non est de jure divino."

O sea, no es de DERECHO DIVINO,

1. porque si se prescinde de la ley humana, la eleccin pertenece a los obispos;
2. no se encuentra nada acerca de esta forma de eleccin en todo el derecho divino;
3. porque los sucesores de Pedro pudieron cambiarla y, de hecho, la cambiaron;
4. porque los Cardenales, que actualmente son los electores, no lo son de derecho divino.

La exposicin ciarividente de Vitoria corrobora, de manera convincente, que los Electores Natos, por Derecho divino, "seclusa lege papali" sobre la materia, son los Obispos catlicos.


3. San Roberto Belarmino (1542-1621).
San Belarmino trata la cuestin en "CONTROVERSIAE. DECLERICIS, L. I, cap. 10, Proposicin 8.

Lo cita H. Johas "ad sensurn", juntamente con Billot. La cita textual que trae J. Daly es la siguiente: "El Concilio general sera competente, pero, en la prctica, tendra que acomodarse al actual procedimiento de eleccin por el clero de Roma y por    los Obispos cercanos a Roma, o sufragneos del Obispo de Roma."  
    
Belarmino admite lo del Concilio General, dado el precedente del de Constanza, pero, al mismo tiempo, vacila y es incoherente, ya qua supone como existentes Los Cardenales Suburbicarios, qua, precisamente, en la hiptesis y en la situacin presente, se dan como desaparecidos.


4. Juan de Santo Toms. (1589-1644).
La Obra pertienente del mismo, qua se cita es : "CURSUS THEOLOGICUS in SUNMAM THEOLGIAE D. THOMAE" (Il-Il, q. 7, a.7, disp. 2a I , N 9).

Lo trae el Ab. Zins, citado por Journet.
    
"Si el poder de elegir Papa pertenece, por la naturaleza de las cosas y, por tanto, por DERECHO DIVINO, a la Iglesia en su conjunto con su jefe, el modo concreto de la eleccin-dice Juan de Santo Toms -no est sealado en la Escritura; es el simple DERECHO ECLESIASTICO el qua determina qu personas, en la Iglesia, pueden proceder vlidamente a la eleccin."

"Juan de Santo Toms hace notar que la Iglesia tiene pleno derecho no sobre el papa ciertamente elegido, sino sobre la eleccin misma, para tomar todas las medidas necesarias para llevarla a cabo..." "Eso fue lo qua se hizo, en tiempos del Concilio de Constanza-como lo subraya el mismo Juan de Santo Toms.

5. DOM GREA,
(citado por Zins y J. Daly.)
Este doctor se opone tajantemente a todos los otros. "Llection du Souverain Pontife appartient si EXCLUSIVEMENT l'Eglise Ramaine, qu'aucun pouvoir, QU'AUCUNE ASSEMBLEE,     qu'AUCUN CONCILE, MEME OECUMENIQUE, ne pourrait se substituer elle".    (Cf. L'EGLISE ET SA DIVINE CONSTITUTION, p. 176).

Esta opinin la rebate el mismo dicono Zins (l.c. p. 35), por lo que no me voy a deterner a impugnar este grave error de Dom Gra.

6. Card. Louis Billot.
Lo citan todos los autores, excepto Zins, y, por cierto, que tanto DALY, como MOCK, lo hacen por extenso.

Resumir la doctrina del Card. BILLOT sobre la cuestin. Despus de asentar como indiscutible qua la eleccin papal, en circunstancias normales se rige por una ley papal, qua no puede ser modificada ni cambiada por ninguna otra autoridad en la Iglesia, pasa a considerar la hiptesis de una circunstancia extraordinaria, en qua fuera imposible hacer una eleccin papal de acuerdo con la ley.

Billot concluye que, en un caso extraordinario, en qua fuera necesario proceder a la eleccin de un Pontfice, en la imposibilidad de cumplir las disposiciones de la ley papal (segn piensan algunos se dio en la poca del Gran Cisma, cuando fue elegido Martn V), se debe admitir sin dificultad que el poder de eligir pasara a un CONCILIO GENERAL; pues, la misma Ley Natural exige que, en tales casos, el poder atribuido al Superior pase al poder inmediatamente inferior por va de devolucin, por tratarse de algo indispensablemente necesario para la supervivencia de la sociedad y para evitar las tribulaciones de la necesidad extrema.

En caso de duda sobre la cxistencia de verdaderos cardenales, como sucedi en tiempos del Gran Cisnia, se puede afirmar qua el poder de elegir Papa reside en la IGLESIA DE DIOS: En ese caso, parece ser que el poder desciende a la IGLESIA UNIVERSAL, al no existir electores designados por el Papa. (Cita a Cayetano).

7.  Mons. Charles JOURNET. -
Este telogo es citado por Zins y Mock. Este ltimo puntualiza que la obra de Journet goza de gran autoridad, por estar garantizada por la Bendicin Apostlica del Papa Po XII.
    
Pues, bien; este doctor, apoyndose en doctrina de los grandes telogos Cayetano y Juan de Santo Toms, que, en un caso extra-ordinario, el poder de elegir Papa pasa a la Iglesia por devolucin.
    
Journet se limita, casi, a exponer la doctrina de los dos grandes Maestros, que admite ntegramente. Lo que indica es cundo y por qu se suscit esta cuestin. "La cuestin del poder para elegir Papa -dice-se  suscit en los siglos XVI y XVI, a causa de las disputas sobre la Autoridad respectiva del Papa y del Concilio."

Deduccionce de este cuarto Criterio, o sea, el doctrinal. Los Doctores citados -excepto Dom Gra- convienen an que en una circunstancia extraordinaria de desaparicin del Colegio Electoral, designado por ley eclesistica, el poder y el derecho de eleccin papal, pasara, por DEVOLUCION, a la IGLESIA UNIVERSAL, a un CONCILIO GENERAL O ECUMENICO.
    
Ahora bien; prescindiendo de las clrividentes explicaciones de Vitoria, quines son miembros natos de un Concilio General o Ecumnico? - LOS OBISPOS.

Qu sentido la a lo de la IGLESIA UNIVERSAL, por devolucin.? La palabra Iglesia, sin ms aditamento, puede tomarse en dos sentidos:
a) el de Iglesia total (discente y docente, jerarqua y fieles, clrigos y laicos);
b) En el sentido restringido de Iglesia jerrquica, o la Autoridad. As decimos: "La Iglesia ensea, la Iglesia prescribe" ... sin que sea necesario el consenso previo de la Iglesia Discente para conservar toda su fuerza y vigor. (Cf. DS 3074)

Pero, a mayor abundamiento, el mismo Cayetano, que acu la expresin, se encarg de explicarla -y los dems doctores as lo admiten- como pase o transferencia de una competencia o poder de la Autoridad a la inmediatamente inferior. Y es indudable que el grado jerrquico inmediatamente inferior al Papado es el Episcopado. Luego, al Cuerpo Episcopal Sedevacantista, es al que corresponde el deber y el derecho, en exclusvia, a la eleccin papal, en las presentes circunstancias. Es-relativamente - Soberano para decidir sobre este gravsimo asunto.

Esta es la conclusin que se desprende, como Norma Supletoria, de la Doctrina de los Doctores citados, que trataron la cuestin, astros de 1a y 2a magnitud en el firmamento de la Teologa Catlica.

En cambio, DOM GREA, no consta, siquiera, en la Bibliografa de autores seeros, que trae Salaverri al principio de su TRACTATUS "DE ECLESIA CHRISTI".

Sorprendente y armnica convergencia en el resultado de los cuatro criterios, sealados por le ley (el legal, el jurdico, el de la praxis y el de la doctrina) de la misma NORMA SUPLETORIA: LOS ELECTORES NATOS, por derecho divino, PARA ORGANIZAR UNA ELECCION PAPAL, en las presentes circunstancias, SON LOS OBISPOS FIELES.

Sobre la segunda cuestin, o sea, QUE PROCEDIMIENTO DEBE SEGUIRSE? es muy poco lo que se me ocurre, ya que el Colegio Episcopal, adems de Elector Nato, es Soberano, para proyeotar el procedimiento concreto de la eleccin.

Creo que observando lo esencial, como es, por ej., la manera de la eleccin,
a) por el medio ordinario de escrutinio, o
b) de Aclamacin unnime, o por compromiso, el de la obtencin de los 2/3 de los votos ms UNO, y poco ms, el Colegio Episcopal goza de amplias facultades an lo secundario...

Po VI, an circunstancias aciagas, tom sus precauciones, para el caso previsto como posible, con el fin de evitar el peligro de cisma o titubeos en el cumplimiento del gravsimo deber -que es lo esencial- de proveer a la Iglesia de su Cabeza Visible. Y (ATTENTIS PECULIARIBUS PRAESENTIBUS ECCLESIAE CIRCUNSTANTIIS) dispens de ciertos requisitos de la ley, en un breve del 11 de Febr. de 1979. Cuando fuc hecho prisionero de Napolen, lleg incluso a dar AMPLIAS FACULTADES a los Cardenales, para decidir sobre la LEY MISMA DEL CONCLAVE, as como de otras cremonias,  costumbres y formalidades, que no son esenciales al acto electoral. Lo mismo hizo su sucesor Po VII.

Po IX, como consecuencia de la invasin de los Estados Pontificios, estableci, asimismo, una legislacin particular, como al ternativa para el caso en que no se pudieran observar las NORMAS ORDINARIAS.
    
Len XIII, en su Constitucin PRAEDECESSORIS NOSTRI, renov la Bula CONSULTURI de Po IX... (Cf. Dcit. de la Thol Chat., Art. CONCLAVE.)

En esto, puce, no debemos ser ms papistas que los PAPAS. Dci contenidos de los Documentos citados es deduce que cuando stos previeron alguna circunstancia perturbadora, dieron AMPLIA FACULTADES, para llevar a cabo las modificaciones, una vez guardado lo esencial, que el Colegio Electoral determinara.
 
(c) 2004-2018 brainsquad.de