54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA
 
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


I - SACRAMENTO DEL ORDEN

por Toms Tello


Se trata de una cuestin espinosa, candente; cuestin pavorosa; cuestin, cuyo slo enunciado, produce escalofro y causa escnhlo. Quisiera, por eso, proceder, en mi exposicin, con delicadeza y emular, en lo posible, la asepsia emotiva de un robot o computadora. Claro que una persona jams se podr aproximar, en la exposicin de ciertos hechos, a la geomtrica frialdad racional de esos instrumentos. Es un desideratum.

Los hechos son estos. De acuerdo con el afn morboso del Vaticano II (es la calificacin ms benigna que se me ocurre) de innovar, renovar y reformarlo todo, sin dejar ttere con cabeza, en las estructuras multiseculares de la Iglesia, se realiz una profunda, drstica y arriesgada reforma de todos y cada uno de los ritos sacramentales.

Esa tarea demoledora, llevada a cabo inexorablemente y con tesn insuperable, le fue encomendada a un organismo, creado "ad hoc", el 29-2-64 (o sea, antes de los 3 meses de haberse aprobado la Constitucin sobre la Sagrada Liturgia): fue el CONSILIUM AD EXSEQUENDAM CONSTITUTIONEM DE SACRA LITURGIA.

As fue como, paso a paso, con prisas y sin pausas, segn las exigencias de la misma Constitucin - "quam primum" (no 25), "cum urgeat" (no 40) -se fueron desmontando, uno a uno, los ritos tradicionales de la Liturgia catlico-romana y fueron apareciendo, escalonadamente, los nuevos postconciliares. Precisamente, los primeros en ser promulgados fueron los ritos que ataen al Sacramento del Orden, el 18 de Junio de 1968. Su entrada en vigor se fij para el 6 de Abril de 1969.

El CONSILIUM, una vez promulgado el N.O.M., desapareci como tal denominacin, el 8 de Junio de 1969. En tal fecha, Pablo VI, por la Const. SACRA RITUUM CONGREGATIO, sustituy la Sagrada Congregacin de Ritos por otras dos: una para las Causas de las Canonizaciones y la otra para el CULTO DIVINO. Esta ltima absorbi el CONSILIUM. El Cardenal Lercaro fue sustituido por el Card. Gut; pero el Secratario sigui siendo el mismo, Annibale BUGNINI.

El CONSILIUM, pues, desapareci slo de nombre, pero no en la realidad; por lo que sigui actundo, bajo otro ttulo, con la ventaja de haber quedado libre de las trabas y tropiezos que le pona el celo vigilante de la antigua Congregacin de Ritos. De este modo, continu su labor reformadora de los Ritos sacramentales, que, hasta su desaparicin nominal, no haba tenido tiempo de elaborar...

Todos los fieles de cierta edad conocen el hecho del cambio de los ritos; pero, lo que no todos saben es que, desde un principio, hubo una fuerte oposicin a los mismos, as como una impugnacin de los ritos renovados.

En cuanto a lo primero, hay que hacer constar que los nuevos ritos no fueron recibidos pacficamente en la Iglesia. Como testigo del sobresalto con que eran recibidos, a medida que se iban promulgando, y de su rechazo, por negar a dudar de la validez de estos, podemos citar al Abate Georges de Nantes, defensor, l, acrrimo, de su validez y enemigo furibundo de los INVALIDISTAS. Para este autor, cuestionar, simplemente su validez y, por este motivo, rechazarlos, es un PECADO CONTRA EL ESPIRITU SANTO y consumar un Cisma. (Cf. la C.R.C. nms. 77, p. 2; 107, p. 14; 109, p. 1-2).

En cuanto a lo segundo, con posterioridad a la reaccin inicial, instintiva, apasionada, vino la reaccin, que pudiramos llamar cientfica y se publicaron estudios serios sobre todos y cada uno de los Sacramentos renovados. Estos se han parangonado con los tradicionales, se han analizado sus variantes a la luz de la doctrina de la Teologa y del Magisterio y se ha llegado a la conclusin de poner, al menos, en tela de juicio, la validez de todos ellos. Hay autores que, basados en poderosas razones objetivas, se la niegan a la mayora de ellos rotundamente. Los ritos mejor parados son el Bautismo y el Matrimonio, que no transcidenden la duda. Es ms referente ab Matrimonio, el Dr COOMARASWAMY opina que es virtualmente imposible invalidarlo, con tal de que los contrayentes cristianos tengan la debida intencin de contraerlo.

Pero, este mismo autor deja una puerta abierta a la duda sobre la validez del Bautismo, basado en unos supuestos, que, en el pasado, fueron objeto de reiteradas consultas a la Santa Sede. Esta, en sus respuestas, expone la doctrina de la Iglesia ab respecto (cf. D.S. 3100-3102 y 3126). La doctrina de la Iglesia afirma como norma general que, dados esos presupuestos, se debe presumir la validez, excluyendo toda duda, salvo prueba en contrario, en algn caso determinado.

De acuerdo con la doctrina de la Iglesia, se impone una conclusin objetiva. Siempre que se aplique correctamente y de manera seria, la debida materia y forma en el Bautismo-y esto se puede hacer, tanto si se bautiza segn el Rito tradicional, o segn el nuevo-se debe presumir en el Ministro el otro elemento esencial para la vaiidez, esto es, la debida intencin, mientras no se demuestre lo contrario.

No debemos, pues, ser categricos y alarmistas, sobre bases inconsistentes; pues, adems de hacer el ridculo, slo se puede conseguir la repulsa y el rechezo ciego de otras conclusiones legtimas sobre otros sacramentos. Y digo esto, porque no faita algn autor que, obcecado en su propio parecer, niega rotundamente la validez del Bautismo y preconiza la iteracin del mismo, exponindose a cometer un sacrilegio.

Hechas estas puntualizaciones, que he creido necesarias, sigamos el hilo del discurso, que versaba sobre la oposicin a los nuevos ritos. Debido a la procelosa y agria polmica, originada por la promulgacin del N.O.M., que diolugar ab BREVE EXAMEN CRITICO del mismo, firmado por los Cardenales Ottaviani y Bacci, el debate acerca de los dems sacramentos renovados, qued oscurecido. El fragor de la tempestad que se cerni sobre el N.O.M., puso sordina al ruido producido por la oposicin a los dems ritos postconciliares que se iban promulgando.

Creo que ya es hora de que, en Espaa, se conozca algo sobre este asunto transcendente, que ha dado lugar a estudios y a ruidosos debates en otras naciones. Eso es lo que pretendo. Par lo que poniendo fin a la precedente y necesaria introduccin, se debe pasar ab te ma concreto de la presente disertacin.

Si bien el Epgrafe abarca todos los ritos sacramentales, se debe prescindir de ese plan ambicioso y ceirse a los Ritas del Orden, a que se refiere el subttulo. Es ms, dentro de ese mbito, hay que limitarse al sacerdocio, en su doble rango. Y esto por un triple mativo:

1) por la desmesurada amplitud de la temtica, que dara matena para varias conferencias.
2) Porque, excepto del tema del N.O.M., del que s conozco una amplia bibliografa, carezco de la informacin suficiente, como para disertar competentemente de los mismos.
3) Porque, lgicamente se impone la prioridad del estudio de los ritos de Ordenacin y Consagracin; ya que concluir en lo que atae a su validez o nulidad es ir directamente al meollo de la cuestin; pues, si se concluye en la nulidad, cae por su base, asimismo, la validez de los dems-excepto la del Bautismo y el Matrimonio, segn se ha dicho-independientemente de que, en s, sean vlidos o nulos, por la simple razn de la falta de ministro competente para su vlida confeccin. De este modo, segn el dicho vulgar, se mataran varios pajaros de un solo tiro.

Muchos de los autores, que han analizado y estudiado estos ritos, llegan a la conclusin de la nulidad de los mismos; pero, incluso, los que no se atreven a tanto, concluyen en la duda positiva. La base comn de estudio es la Bula APOSTOLICAE CURAE del Papa Len XIII por la que, con juicio definitivo e irreformable, se declaran nulas las ordenaciones anglicanas.

En efecto-y esto lo puede comprobar cualquiere, capacitado para ello-parangonando los nuevos ritos con los del Ordinal anglicano, siguiendo la pausa trazada por Len XIII, se descubren los mismos vicios reprendidos por ese Papa que, debido a eso, los declar nubos.

Par eso, ante las sorprendentes similitudes entre los ritos anglicanos y los postconciliares, se concluye, por analoga, en la nulidad de estos o, al menos, como ya se ha dicho, en la duda positiva.

Pasemos pues, a hacer un sucinto anlisis de los nuevos ritos de Ordenacin y Consagracin, empezando por el primero. Y omo en estos ritos se dan, presuntamente, los mismos vicios que en los ritos del Ordinal anglicano, esto es, defecto de Forma y falta de intencin, se impone, para mayor claridad, una subdivisin en dos apartados.

A) DEFECTO DE FORMA

Segn la declaracin de Po XII, en su Constitucin "SACRAMENTUM ORDINIS" (30-XI-47), las palabras integrartes de la Forma son las siguientes: "Da, quaesumus, Omnipotens Deus, in hos famulos tuos presbyterii dignitatem; innova in visceribus eius spiritum sanctitatis, ut acceptum a te, Deus, secundi meriti munus obtineant censuramque morum exemplo suae conversatianis insinuent."

Forma del nuevo rito, establecida par Pablo VI. Para no ser repetitivo, se hacen constar slo las variantes. Son dos, una alteracin y una supresin. La alteracin se ha producido en el sintagma IN HOS FAMULOS TUOS, que de complemento circunstancial en acusativa con In se ha convertido en dativo HIS FAMULIS TUIS. La supresin ha se caido en la conjuncin UT.

Entre los autores del rea anglfona, se suscit una interesante e instructiva polmica, bsica para cualquier estudio posterior, respecto de la validez o nulidad de este rita en lo que respecta a la alteracin de la Forma. Hagamos un resumen.

El ingls Michael Davies escribe, en 1979, la obra "The order of Melchisedech". Objetivo implicito: defender la validez del nuevo rito. No obstante su fin preconcebido, se muestra objetivo en su anlisis.

Davies parangoria los defectos y vicios del Ordinal anglicano y del nuevo rito postconciliar, siguiendo los pasos de la APSTOLICAE CURAE. Tras su exhasutivo anlisis comparativo, termina sealando, sin ambages: "ESO MISMO EXACTAMENTE (es decir, lo que reprendi Len XIII en el rito anglicana) se podra decir del nuevo rito catlico de 1968."

Despus de este CONTRA que, por razones intrinsecas, conduce a la conclusin de la nulidad, aduce los PRO, que, segn el, la favorecen. En primer lugar, Davies cree encontrar una buena razn en la identidad de la Forma del antiguo rito y del renovado. Pero, l se basa, principalmente, en una razn extrinseca-por supuesto, la misma que esgrima G. de Nantes y todos los validistas (ES QUE NO HAY OTRA) a la que presta un valor apodctico: "El Espritu Santo no permitira que la AUTORIDAD SUPREMA promulgara un Rito sacramental invlida; par lo que no importa la Intencin subyacente en el Rito; pues, una vez aceptado y promulgado par el Papa, ser IPSO FACTO vlido. Par otra lado, la aceptacin del nuevo Rito CASI par todia la Igiesia constituye, asimismo, una prueba irrefutable de su validez."

Pero ese CASI es un boquete abierto a la duda, par lo que constata el CONTRA de algunas hechos. "Se le impuso-dice-a la Iglesia, sin previa consulta a la Jerarqua y algunos abispas expresaron graves reservas. Y en apoyo de esta ltima afirmacin, cita el caso de un obispo britnico que accedi al requerimiento de varios ordenandos, que sentan escrpulos y dudas al respecto."

En el balanceo de su aparente perplejidad, hace la siguiente atinada observacin, que suscribo. "Si el nuevo rito se considera vlido, entonces el caso encarado par la APOSTOLICAE CURAE permanece indeterminado y viceversa." O sea, que caemos de bruces en una antinomia. Agudisimo Davies!

No obstante, a pesar de estas reflexiones, aparenternente neutrales-ve la luz, pero cierra sus ojas a la misma-est a favor de la validez. Esa postura se puso de manifiesto, sin dejar lugar a la menar duda, en la cantroversia pblica, que mantvo con el padre nortemericano William JENKINS. El debate se desarroll en sucesivos articulos, de rplicas, cantrarrplicas y dplicas, a lo largo de 1981, publicados en la revista THE ROMAN CATHOLIC; EDITADA EN Nueva York.

Centrmonos en lo que respecta a la Forma. La cree idntica a la tradicional. El p. Jenkins le advierte de su despiste. (Dicha ea entre parntesis, este error seda tambin en atras autares). "Faltale dice-la canjuncin "Ut", que Po XII incluy, en su declaracin infalible, como integrante de la Forma de la Ordenacin." Afecta a la substancia de la significacin la ausencia de la misma? Alrededor de esta cuestin gira tada la polmica.

Davies na se apura y se las ingenia para defender la identidad de significacin, a pesar de esa eliminacin. Pero, ante el acoso dilctico del P. Jenkins, Davies retrocede de trinchera en trinchera, hasta instalarse en el, para el segursimo refugio de las argumentos ya aducidas: el de la pramulgacin por la Suprema Autoridad y su aceptacin por CASI (subrayada mo) par toda la Igiesia. El P. Jenkins no considera adecuada esa contrarrplica; sin embargo, lo frena para llegar slo a la canclusin de duda positiva razonable.

J. DALY, en su obra MICHAEL DAVIES-AN EVALUATION (1989) resume la controversia y tercia en la misma, cuando ya sus ecos se hablan extinguido. Este autor, amn de la crtica del debate mantenido, hace puntualizaciones interesantes y saca sus propias conclusiones, con gran competencia y erudicin.

Daly cree que, en la controversia entre el P. Jenkins y Davies, falta el debido rigor teolgico. "La Forma definida por Plo XII-dice-es infaliblemente vlida, pero no la nica, al tratarse de una F. instituida 'in genere'. Los Ritos orientales no constan de las mismas palabras. Por tanto, dicha definicin solo se refiere al Rito Latino y en su contexto del Ritual aprobado, desde hace siglos, por la Iglesia. Por eso, su definicin no fue retroactiva."

Despus de examinar los Pro y Contra de la supresin del UT, Daly concluye en una legtima duda positiva tal que sugiere una gran probabilidad de nulidad.

Otra autor, anterior a Daly, el Dr. RAMA COOMARASWAMY, ms cercano a la poca de la controversia y colaborador el tambin en la revista THE ROMAN CATHOLIC, en su trabajo THE POST-CONCILIAR RITE OF ORDERS (1983), habla de las consecuencias semnticas de la otra variante, que calla Daly y que fue advertida tambin por el P. Jenkins, a saber, el cambio del acusativo "in hos famulos", en dativo: his famulis"... Pero, el caso extrao es-ser, tal vez, por ese motivo, por el que la sagacidad de Daly no lo toc-que si bien dicho sintagma alterado consta as en el rgano oficial de su promulgacin (AAS) sin embargo en el "Pontificale Romanum" no se da tal cambio; par lo que al no afectar a la praxis, se debe preterir su discusin...

En lo que respecta a la ausencia del UT, el Dr. COOMARASWAMY razona de manera semejante a como lo hace J. Daly. Si bien aquel es ms templado en su conclusin. Termina con estas sensatas palabras: "A pesar de que una cierta duda se impone, sin embargo, si ELLO INVALIDA 0 NO EL RITO, es una cuestin que queda abierta y mucho depende de la razn par la cual se suprimi el UT."

He aqul el "busilis" - aado yo-de todo el asunto: investigar la RAZON a motivos de esos pequeos cambios introducidos en una Forma sacramental. De ah, la menor importancia relativa, que cancedo al debate sabre esas ligeras variantes verbales, en una Forma, aisladamente considerada. Y, cuidado, que no lo digo par la aparente insignificancia de la alteracin. No slo un sintagama a una particula, sino, incluso, un simple fonema, puede servir de base a las innovadores para colar su error a hereja, segn sucedi en el caso, de todos canocido, de la IOTA que intentaron introducir los semi-arrianos. La infiltracin de la heterodoxia dependa de una IOTA. Par eso, la Ortodoxia la repudi.

Y, por poner un ejemplo, el Bautisma administrada can una Forma asindtica, me hara saspechar inmediatamente de la ortodoxia del Ministro; pues, tal vez, en esa Bautismo pudiera ser que na fuera administrado en nambre de la Trinidad, sino en el de la Modalidad sabeliana, que lo hara nulo.

Pero, respecto de las palabras integrantes de la Forma declara par Pio XII, dice el P. ALDAMA : "Evidens est... Es evidente que el Documento cumento pontificio no se refiere a la materialidad de las palabras, sino a su formalidad; es decir, la Forma debe expresarse con tales palabras que signifiquen la gracia de cada uno de los Sacramentos. Por eso, yo, personalmente, a pesar de que la ausencia del UT me produce cierto escozor de duda, no llega al grado a que la estira J. Daly. Prefiero y me arrimo al juicio del Dr. COOMARASWAMY.

Para decidir, pues, si el cambio, supresin o adicin de una palabras invalida, o no, no bastar, en todo caso, con fijarse exelusivamente, en el hecho material de la alteracin, sino que se deben tener en cuenta las razones o circunstancias que la motivaron. A veces, slo el Magisterio podra zanjar la cuestin. Por eso, al no concluir la ausencia de esa conjuncin en nulidad cierta, ni, para mi, en probabilidad, hay que pasar al siguiente apartado, el de la intencin que se plasma en el Rito alterado.


B) "LA SIGNIFICATIO EX ADIUNCTIS", como exponante de la finalidad e INTENCION DEL RITO.

a) La Forma es la que determina espeicfica la Materia, que es lo determinable, por su propia naturaleza, y cuya unidad en su aplicacin, debe ofrecer el significado INEQUIVOCO de la gracia y potestad (en su caso) del Sacramento que se confiere.

Las Formas de los Sacramentos fueron instituidas por Cristo, unas "in specie", y otras "in genere". En cuanto a las primeras, se trata de palabras dictadas por Cristo mismo. Su expresin es taxativa, inequvoca, de contornos bien definidos, que no puede ser alterado por la Iglesia. Ego te baptizo... Hoc est enim Corpus meum.

En cuanto a la Forma del Bautismo se objet que en el Rito griego, se formula en pasiva. Baptizatur servus talis... Esta objecin la resolvi ya magistralmente, en su aspecto teolgico, Sto. Toms (Cf III, q. 66, a. 5). Pero es que, adems, semnticamente, la activa y pasiva, dicen lo mismo, si bien, no del mismo modo; por lo que el sentido no queda substancialmente afectado.

Pero, en cuanto a las Formas instituidas "in genere, Cristo dej a su Iglesia la facultad de expresarla como mejor ie pareciera; as como cambiarla, adaptarla o matizarla, con tal de que no quede alterada la substancia de la significacin del Sacramento.

Por tanto, por la ndole de esta clase de Formas-a las que pertenecen las de los Ritos del Sacramento del Orden-no siempre estn expresadas de manera plenamente inequvoca, consideradas en s, fuera del contexto ritual. Normalmente pueden prestarse al equivoco. Ahora bien, la Forma de los Sacramentos deben ser INEQUIVOCAS, para que puedan producir su efecto sacramental. (APOST CURAE). Y Pio XII en su Constitucin SACRAMENTUM ORDINIS, dice: "La Forma son las palabras que determinan la aplicacin de la Materia, por las que UNIVOCAMENTE se significan los efectos sacramentales."

De ah, la importancia suma de las diversas partes del rito y ceremonias secundarias para determinar inequvocamente esta clase de formas "in genere" que, en su expresin aislada, se prestan al equivo. Esta es la razn, por la que todos los autores convergen en destacar la importancia del contexto ritual, en que se inserta la Forma de un Sacramento.

As pues, consideran y analizan minuciosamente lo que se ha dado en llamar SIGNIFICATIO EX ADIUNCTIS, a CONTEXTO LITURGICO, expresiones ya consagradas; as como la de RITOS EXPLICATIVOS, de que habla Werner, a la FORMA TOTAL, a la que se refiere el Dr. Wendland. El padre Aldama, en nota a pie de pgina, hace referencia al modo de considerar la Forma (San Agustn), como el complejo de todas las Ceremanias que se realizan en la administracin de un Sacramento. (p. 25).


Esta teora se ye favorecida, por un lado, por a la praxis disciplinar. Siempre se puso el mximo inters en obervar, con absolut a fidelidad, el texto y ceremonias del rito transmitido, para asegurar la validez del Sacramento.

Los Obispos catlicos ingleses de la provincia eclesistica de Westminsterm que redactaron "A VINDICATION OF BULL APOSTOLICAE CURAE", (Defensa de la Bula APOSTOLICAE CURAE), dicen al respecto: "La Iglesia ha conservado las preces y Ceremonias que le fueron transmitidas... esmerndose en no omitir nada; pues, adhirindose con exactitud al rito transmitido, podemos estar seguros siempre; en tanto que, si omitimos a cambiamos algo, pudiramos, tal vez, estar abandonando algo que es esencial." Esa fidelidad al rito se recomendaba en estos versos:

"Nil Formae demas / Nil addas, nil variabis,
Transmutari cave / corrumpere verba, morari.

Ese respeto a la integridad textual y ceremonial del rito, se dio siempre en todas las religiones. La exactitud en la recitacin de la frmula tradicional (los ritos proceden de una antigedad inmemorial), rayaba entre los paganos en lo supersticioso, al considerar las palabras rituales coma alga mgico Entre los romanos, la simple equivocacin en una palabra obligaba a repetir ntegramente toda la frmula.

Se debe, no obstante, aclarar que, aunque siempre se inst a observar fielmente, bajo pecado, las ritos (cf. varios cnones del CIC., as como el seversima Canon del Tridentino, D. 856), o sea, plena exactitud en las preces, ceremonias y rbricas, en la Iglesia catlica, jams se lleg a ese grado de exageracin supersticiosa.

En relacin con lo dicho, son sumamente instrutivas las normas del Misal de San Po V, al tratar de DEFECTIBUS IN CELEBRATIONE MISSARUM OCCURRENTIBUS. A mayor abundamiento, par declaracin de la misma Iglesia, una pronunciacin incorrecta, siempre que no se haga adrede, a por burla, sino par ignorancia a un "lapsus linguae", na invalida un Sacramento (sin embargo Sta. Toms lo aclara as: "Si sit tanta corruptio quae omnino auferat sensum locutionis no videtur perfici Sacramentum..."). Esa fue la soiucin que el Papa S. Zacaris di a una consulta de S. Bonifacio, acerca de la validez del Bautismo de aquel sacerdote, que ignorante de la lengua latina, deca al bautizar: ... in nomine Patria et Filia.. (Cf. D. 297). Pero ya es algo muy distinto si una alteracin se hace con el propsito de introducir un error a hereja, "non errorem aut haeresim", palabras textuales de la misma respuesta citada.

b) LA DOCTRINA.

S. Po V, al hablar del defecto de F. en el lugar citado, dice que si se quita a altera algo (diminueret vel immutaret) que afecto al significado no habra consagracin. Pero, aade: "Si se aade algo que no altere el significado, no invlidara el Sacramento, pero "gravissime quidem peccaret." Es decir la omisin "sciens ac volens", del ENIM constituira un pecado gravisimo.

Pio XII, a pesar de definir infaliblemente la Forma del Sacramento del Orden, exige imperiosamente que se conserve, con toda exactitud, el texto y las ceremonias del Rito recibido. Pero el caso ms ilustrativo, es la enseanza de Len XIII, en su citada Bula.

Len XIII rechaza de piano la primitiva Forma del Ordinal anglicano, ya que las palabras de la misma no significaban con precisin ("minime significant definite ordinem sacerdotii vel eius gratiam et potestatem"), ni el orden sacerdotal, ni su gracia y potestad... Pero, cuando un siglo ms tarde, los anglicanos la modificaron, al percatarse ellos mismos de que era una Forma vacua e inane, el Papa, aun admitiendo su validez en el contexto de un rito catlico, la rechaza tambin, por el motivo del contexto litrgico en que se inserta; pues, en el contexto litrgico anglicano se produjo la corrupcin semntica del concepto catlico del sacerdocio. Aqu, tenemos la base ms segura de la teora de que un contexto litirgico o la "Significatio ex adiunctis" puede invalidar un Sacramento, aunque la Forma empleada sea la correcta en la integridad de sus palabras.

Qu se entiende por SIGNIFICATIO EX ADIUNCTIS, CONTEXTO LITURGICO, etc.? J. Daly la define como "todos aquellos factores y circunstancias que estn asociados a la F. sacramental y pueden, por tanto, dar una determinacin extrinseca a una Forma intrinsecamente indeterminada." Y el P. Francis Clark: "El significado sacramental de una Ordenacin no est necesariamente limitado a una frase o frmula, sino que puede inferirse claramente de muchas parte del rito. Estas otras partes pueden contribuir individualmente o en su conjunto para determinar el significado sacramental de la frmula operativa en un sentido inequlvoco." En esto puede influir, incluso, la CONNOTACION de la Ceremonia como un todo en el contexto religioso de la poca" (En THE CATHOLIC CHURCH AD ANGLICAN ORDERS, CTS, 1962, citado por Davies en su obra).

Como se puede inferir de lo dicho, esos factores, no slo se refieren al contexto literario y ceremonial (factores intrnsecos), sino que abarcan, asirnismo, lo que se llama contexto situacional; es decir, circunstanciais de su gnesis, objetivos propuestos, tiempo, connotaciones, etc. (son los factores extrnsecos).

Uno ejemplos ilustrativos. Si en un taller mecnico, oimos que el oficial pide al ayudante que le traiga el GATO, nosotros captamos, sin lugar a dudas, debido al contexto situacional, de qu GATO setrata. Y lo mismo sucede, si oimos al cocinero pedir al pinche que le lleve el CLAVO, o, en una carpintera, si el maestro le ordena al aprendiz que le pase la LIMA.

Pero, supongamos que, incluso, en ese mismo contexto, se dijera, en el primer caso: "Echa de comer al gato"; o: "cuelga esa bolsa de arroz en el Clavo; o: "Cmete esa lima, que me han regalado"...No hay duda de que nosotros tambien captariamos, exactamente, de que se trataba, a pesar de su contexto situacional.

Pero se puede dar un grado intermedio, en que una palabra o expresin puede resultar ambigua, sea cual sea el contexto. Es una servidumbre del lenguaje humano. Ya dijo Ortega y Gasset: "No todo decir expresa, sin ms, lo que queremos decir. Sera ilusorio pensarlo. El lenguaje no da para tanto."

Ahora bien esas ambigedades inevitables, pueden ser fortuitas o fatales, debido a esa servidumbre del lenguaje humano; o bien, plenamente queridas, como estrategia para conseguir fines inconfesables.

Apliquemos esto al tema. Ya se ha dicho que las formas de los Sacramentos instituidas "in genere" -y son la mayora-suelen ser vulnerables, en esto aspecto, esto es, que se prestan a la ambigedad en su formuiacin o expresin, aisladamente consideradas. Por otro lado, sabemos que la Forma debe expresar, por una exigencia dogmtica, INEQUIVOCAMENTE el efecto intentado en el Sacramento en cuestin. Pero ese inconveniente de la equivocidad intrnseca, en esas formas, la obvia el Contexto litrgica.

De aqu, que aun conservando la Forma todas sus palabras integrantes de la misma, su significacin puede estar corrompida y falseada por el contexto litrgico. As pues, para descubrir el contenido semntico y la intencin que subyace en estos nuevos ritos, no hy mejor camino que seguir la pauta trazada par Len XIII en la APOSTOLICAE CURAE.

Dicha Bula censura, en el contexto literario y ceremonial (los factores intrnsecos) del Ordinal anglicano, eliminaciones, cambios, reticencias y mutilaciones en las preces y partes del ceremonial teolciamente explcitas: "De ipsis CONSULTO detractum est quidquid in Ritu catholico DIGNITATEM et OFFICIA SACERDOTII perspicue designat..." "Se elimin DELIBERADAMENTE todo lo que, en el Rito catlico designaba ntidamente la dignidad y las funciones del Sacerdocio." Par lo que saca la conclusin. "Non igitur esse Fromam aptam ..." "No puede ser Forma adecuada y suficiente para la confeccin de un Sacramento aquella que silencia lo que debera significar como lo propio de dicho Sacramento". Bien; esto es, precisamente ho que acontece en el nuevo rito postconciliar.

En esto coinciden todos los autores, comenzando por Davies, cuyo objetivo, como se sabe, fue defender la validez del nuevo rito. Davies reconoce paladinamente esos mismas vicios. "El Rito tradicionaldice -ha sido remodelado de la manera ms drstrica y siguiendo el ejemplo de Cranmer, esto se logr, principalmente, par la sustraccin de oraciones y ceremonias, que se usaban anteriormente, en que se concretaba de modo explcito y claro la potestad sacerdotal..."

En efecto, el nuevo rito elimina las referencias ciaras al Sacrificio de la Misa, que se dan en el tradicional de modo inequvoco. El Sacerdocio y el Sacrificio estn estrechamente vinculados. Es la funcin primaria y esencial del sacerdate, ser Sacrificador. Y el Sacerdocio viene definido por el Sacrificia. As lo afirma la doctrina Catlica. (Ep. ad Haebreos, Tridentina, D. 957). Item, en la Encclica de Po XI "AD CATHOLICI SACERDOTII": "La potestad esencial del Sacerdote consiste en su potestad de CONSAGRAR, OFRECER Y ADMINISTRAR EL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO, y como potestades secundarias y sobreaadidas seala la de perdonar los pecados y la de predicar la palabra de Dios...
"ACCIPE POTESTATEM OFFERRE SACRIFICIUM DEO".

Como la Forma, aisladamente considerada, se puede prestar al equivoco, al significar el Sacerdocio genricamente, DIGNITATEM SACERDOTII...et SECUNDI MERITI MUNUS, dicha potestad catlicamente especfica, esta se concreta en otras partes del rito: "SACERDOTEM ETENIM OPORTET OFFERRE, bencidere, praesse, praedicare et baptizare". "Al Sacerdote le compete la potestad de ofrecer, etc. "Quatenus mortis Domincae mysterium celebrantes... Et in obsequium plebis tuae, PANEM ET VINUM IN CORPUS ET SANGUIEN FILII TUI immaculata benedictione TRANSFLRMENT." ... Para transformar el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de tu Hicho..."

"MISSAMQUE CELEBRARE TAM PRO VIVIS QUAM PRO DEFUNCTIS..." "Recibe la potestad de ofrecer a Dios el Sacrificio y de celebrar la Misa, tanto por los vivos como por los difuntos." "Et Oferre PLACABILES HOSTIAS PRO PECCATIS ATQUE OFFENSIONIBUS POPULI OMNIPOTENTI DEO"... "Y ofrezcis al Dias Omnipotente Oblacianes prapiciatarias por los pecados y afensas del pueblo."

Todas estas expresiones claras e inequvacas de la patestad esencial y funcin primaria del sacerdocio, de celebrar el Sacrificio propiciatorio de la Misa por vivas y difuntos, ha desaparecido del nuevo rito, lo mismo que desaprecieron del Rito anglicano. Veamas un ejemplo.

En la Ceremania de la entrega a los ardenados del cliz con vino y agua y de la patena can una hastia, en el antiguo Rito se dice. "Recibe la patestad de afrecer el sacrificio a Dios y de celebrar misas, tanto por los vivos, como los difuntos en el nambre del Seor."

En el nuevo rito, ciertamente, se canserva esta ceremania; pero veamos la frmula de la entrega: "Recibe la OFRENDA del pueblo santo para ofrecerla a Dios. ("ACCIPE OBLIATIONEM PLEBIS SANCTAE DEO OFFERENDAM"). En la traduccin espaola se ampla el error; en lugar de traducir OFFERENDAM, por ofrecer, traduce por PRESENTAR.

Como se puede abservar, nada, en absoluto, (y mucha menos en vernculo) indica aqu el Sacrificio prapiciatorio-en cuya ablacin cansiste la esencia del Sacerdocio catlico-; y ninguna ocasin ms propicia que esta de la entrega del cliz y de la patena can una hastia, para una referencia inequvaca al Santo Sacrificio prapiciatario, renovacin incruenta del Sacrificio del Calvario, y na simple conmemoracin camo pretenden los protestantes.

Luego, del contexto literario y ceremonial, a sea del factor intrnseco, se debe cancluir, por analogia, en la nulidad de la Ordenacin. Pasemos, ahora, a la cansideracin y panderacin de las circunstancias a factores extrnsecos, para descurbir la intencin subyacentew en el mismo.

Como tados saben, la intensin debida, junta con la Materia y la Forma, es un requisito "sine qua non", para la validez de un Sacramento. Pero de la intencin, como algo interior que es, no puede juzgar la Iglesia; pero s puede y debe, segn subraya Len XIII, juzgar de la misma, cuando por indicios externos, se pone de manifiesto. As lo enseo Sto. Toms (III, q. 64, a.8).

Por eso, aade el misma Papa, cuanda un Ministra-aunque sea hereje a cismtica-canfecciana a administra de manera seria y de acuerda can el Rito-SERIO AC RITE-por ese solo hecho, se juzga que tuvo intencin de hacer lo que hace la Iglesia. En cambio, Si en el Rito se intraducen alteracianes can el manifiesto designio de establecer otro rito distinto, no recibido por la Iglesia, con el fin de rechazar lo que ella hace, entances, se patentiza, no slo que falta la debido intencin, sino incluso una cantraria que repugna al Sacramento.

Con el fin de detectar la intencin subyacente en el rito alterada, Len XIII aconseja examinar los factores extrinsecos circunstancias, que puedieran falsear la intencin de la Iglesia. "Ad rectam - dice - plenamque ... aestimationem..." Esto es: "Para una justa y y plena valoracin... adems de las observaciones precedentes (es decir las que se refieren a los factores intrnsecos) se deben tener, asimismo, en cuenta, las circunstancias (o sea, los factores extrnsecos). El Papa ofrece una lista abierta, porque :"longum est -dice- singula persequi, neque est necessarium", "sera prolijo y, par otra parte, innecesario, registrar detalladamente todas las circunstancias."

Examinemos algunas de estas circunstancias y apliqumosla a las nuevos ritos del Orden.

1) Len XIII, se refiere, en primer lugar, a los autores y su actitud respecto de la Iglesia: "cuius animi essent in catholicam Ecclesiam Auctores Ordinalis."

Para enterarse de la calaa de los autares y fautores de los nuevos ritos, nada mejor que comenzar par la obra bsica, "EL MOVIMIENTO LITURGICO" del P. Bonneterre. El director de orquesta fue el presunto masn A. BUGNINI. Los precursores, que preconizaban el cambio, desde haca ms de media siglo, eran los Masones y Modernistas. Estos tenan muy clara su propiu concepcin de los Sacramentos, segn se pone de manifiesto en las 13 proposiciones condenadas par S. Po X, en el Decreto LAMENTABILI. Entre dicho precursores, destac Dom L. BEAUDUIN, simiente de Satans y una infinidad de neoliturgos, cuyas errores fueron condenados por Po XII en la MEDIATOR DEI.

Las fuerzas progresistas dominaron, desde los primeros das, en las decisiones del Concilio V. II. Esto no lo digo yo, sino el testigo cualificado Mons LEFEBVRE, que contina: "Es as como las Comisiones fueron formadas por dos TERCERAS PARTES de miembros que eran progresistas." (Cf. F. N. no. 122, 10-5-69).

2) Sus OBJETIVOS - "Quo demum consilia sua referrent." ?Cules podrian ser? - pregunto yo. ?Qu intencin podan poner Bugnini y sus colaboradores en su obra? Pues, pusieron la que tenan que poner, ni ms, ni menos. Esos seores no podan poner una intencin ortadoxa, aunque quisieran que no podan querer-por estar instalados en el error que las inhabilitaba intrnsecamente para ella. Slo un milagro de Dios, como el que obr con Balaam y su burra, podra haber encauzado su perversa intencin. Pero, esos milagros, normalmente, no se deben esperar, ni se deben pedir a Dios. Seria tentarlo. OPERARI SEQUITUR ESSE.

Adems, no hace falta un proceso de intencin ni echar mano de conjeturas. Los principios revolucianarios estn paladinamente proclamados. Vayamos al origen. En la Const. conciliar sabre la Liturgia, se comienza proclamando solemnemente, el principioa y fin fundamental con estas palabras: "Sacrosanctum Concilium cum sibi proponat..." Qu es lo que se propane? Cules son sus objetivos?. Oigamos.
1) Acrecentar, de da en da, entre los fieles, la vida cristiana.
2) Adaptar mejor a las necesidades de nuestro tiempo las instituciones que estn sujetas a cambio.
3) Promover todo aquello que pue - contribuir a la UNION de tados cuantos creen en Cristo.
4) Fartalecer lo que sirve para invitar a todos los hombres al seno de la Iglesia.

He aqu, el principio de los principios, el LEITMOTIV, que la explica tado, amasado con una de cal catlica y tres de arena heterodaxa madernista, de acuerdo con su tctica, como nos lo recuerda S. Po X, en su Enciclica PASCENDI.
Cedo el comentario a una pluma ms autorizada que la ma." Cules son los elementos subersivos? Lase bien.
1) Objetivo
2) "Adaptar las instituciones sujetas a cambio". Dichas instituciones no se precisan. Esta es la puerta abierta a una algaraba universal, y esto fue lo que se nos ofreci.
b) Obj.
3) Favorecer, etc. Este es un principio, ecumnico, en s mismo, inmoral. Ese TODO ampara, de antemano, todos los abandonos.
Y c)
4) "Fortalecer... Este es un principio de sesgo misionero; pero, slo en apariencia; pues, no se trata de conversin, sino hablando propiamente de una apertura al mundo... Aplicado a la Liturgia, este principio entrana la adopcin progresiva de un estilo profano..."( Cf. Mysterium Fidel, n 48, 4 Trim. 1979).

En ese sentido de estos principio corrosivos se trabaj y as lo confesaron los progresistas. Consideraban el esquema de la Constitucin Litrgica una Ley Marco, donde tendran entrada, por una evolucion coherente, todas las aberraciones de la Revolucin. Por eso, Mons DWYER, arzb. de Birmingham, orador asiduo de los Symposiums europeos, pudo decir en 1967: "La reforma litrgica es, en sentido muy profundo, LA CLAVE DEL AGGIORNAMENTO. No se equivoquen en esto; es ah donde comienza la REVOLUCION." Palabras pronuriciadas en Roma, con motivo del primer Sinodo de obispos. (Cf. QUE PASA? N 313, 27-12-69, que las toma del Diario LA CROIX del 25-X-67).

Qu ms queremos? A confesin de parte, sobran pruebas. La intencin, pues, subyacente en los ritos postconciiiares es perversa, no es catlica.

Debemos tener presente, por otra parte, que este guirigay y torrentes de tinta, discutiendo si son galgos o podencos, slo se da entre los tradicionalistas. Los progresistas estn bien seguros de que sus intenciones estn bien plasmadas, siquiera sea implcitamente. Asimismo, los protestantes, con penetrante intuicin, que pudiramos llamar querbica, captan perfectamente la univocidad a su favor de toda la reforma litrgica. Asi pudo declarar el Consisterio Superior de la Iglesia confesional de Alsacia y Lorena: "Nos interesan la utilizacin de las nuevas preces eucaristicas, en las cuales nos encontramos y que tienen la ventaja de matizar la teologa del sacrificio que tenamos costumbre de atribuir al Catolicismo. Y en lo que se refiere a los ritos sacramentales, en general, el profesor KNUTSON, portavoz de los Luteranos, constat el vivo inters entre los protestantes por la renovacin litrgica", subrayando que "el pensamiento teolgico de la Iglesia catlica, en ciertos dominios, como en el de los Sacramentos, ha progresado considerablemente. Esta evoiucin muestra que el pensamiento luterano y catlico se aproximan y nos acercan unos a otros". (Cf. Myst. Fidei, no 49, Marz 1980). Basta con estas muestras.

3) EL RETORNO A LAS FUENTES. Otra de las circunstancias enumeradas por Len XIII es el pretexto del retorno a las fuentes ("specie quidem redintegrandae eius formae primaevae..."). La vuelta a la simplicidad primitiva es pretexto corriente en los innovadores y herejes de todos los tiempos, desde que Vigihancio, (s. IV) dio origen a la primera hereja litrgica, que se opone al triunfalismo y preconiza la vuelta a la simplicidad primitiva. Es el malsano arqueologismo, condenado por Po XII en la MEDIATOR DEl, y que no es msque un mtodo revolucionario para romper con la tradicin, a la que tanto aprecio dicen profesar. Es que en los Ritos tradicionales, fijados ya por la Igiesia, desde hace siglos, son inequvocos y no puede tener lugar el fraude semntico, nilas manipulaciones a que se prestan los ritos primitivos.

Terminar con una cita en apoyo de la perfidia confesada, con que procedan los innovadores: "La redaccin AMBIVALENTE (subrayado mo) nos favorecer. Nos expresamos de una manera diplomtica; pero, despus del Concilio, sacaremos las conclusiones implcitas... Ante esta desfachatez de un miembro de la Comisin Doctrinal, incluso el famoso telogo SCHILLEBEECKX tuvo un sobresalto de indignacin y exclam: LO CONSIDERO DESHONESTO!" (Cf. Rev. BAZUIN, 48, 1965, p. 4; citada por MYSTERIUM FIDEl, N 48, 1979, P. 18).

4) Otra circunstancia ms de la lista abierta que ofrece Len XIII. Se refiere a los colaboradores invitados ("quos adsciverint ... fautores ab heterodoxis sectis") de diversas sectas. Esta misma circunstncia se tambin en la elaboracin de los nuevos ritos. Es pblico y notorio, en lo qie a la confeccin del N.O.M. se refiere, intervinieron como OBSERVADORES seis miembros de diversas sectas protestantes. Pero, segn el Dr. COOMARASWAMY, M. Davies nos provee de todas las evidencias necesarias para afirmar que en la reforma del Sacramento del Orden intervinieron tambin algunos de los que lo hicieron en la reforma de la Misa.

Por otro lado, se debe, hacer constar que el papel de dichos invitados no fue el de simples espectadores, que se conformaran con asentir, sino que intervinieron activamente. Oigamos dos testimonios. Uno catlico, de Mons. BAUM: "No estn all-escribe en 1967 -como simples observadores, sino como expertos; y participan PLENAMENTE (subrayado mo) en las discusiones sobre la renovacin litrgica." Otro por parte de uno de esos protestas invitados, el anglicano JASPER, que declar en 1977: "Por cierto, que nosotros estbamos autorizados a comentar, criticar y a hacer sugerencias." (Cf. ITINERAIRES, no 212, Abril 1977, citado por Raffard de Briennes, en LEX ORANDI)

CONCLUSION.

El Rito anglicano puso de manifiesto las verdaderas intenciones de los que lo confeccionaron. En la confeccin del nuevo rito se dan las mismas circunstancias.

En el contexto del Pontifical Romano tradicional no exista el menor equivoco sobre la potestad esencial del sacerdote catlico. En el nuevo ciertamente se da el equvoco, la ambigedad, circunstancia invalidante de cualquier sacramento. Por eso, como conclusin exacta y definitiva, me parecen muy sensatas y equilibradas las palabras de J. DALY:

"Es conclusivo que la validez del nuevo rito es, al menos, dudosa. Que sea vlido se debe probar, no meramente presumirlo; pues, el hecho obvio es que el rito postconciliar no puede ser lavado del cargo de la similitud en los vicios, reprendidos por Len XIII, del Ordinal anglicano y que, por ese motivo, lo declar nulo. En fin, no se puede probar que sea vlido. Se prueba ser dudoso. En qu grado? En el de la mxima probabilidad, que roza la certeza moral." Lo suscribo.

Esta realidad nos obliga a una ctitud prctica inequvoca. La Iglesia es tuciorista en lo que a la seguridad de los Sacramentos se refiere. En efecto, si entre una opinin probable sobre la validez de un Sacramento y otra ms probable, se debe elegir sta (D.1151), qu conducta se impondr entre un rito de dudosa validez y otro dogmticamente seguro? Ni siquiera seria lcito deliberar.


II. CONSGRAGACION EPISCOPAL

Al analizar el nuevo rita de la Consagracin, proceder a la inversa, es decir, empezando par el contexta litrqico. En cuanto al contexto situacianal a el de las factores extrnsecas est todo dicho, por ser comn a ambas ritos.

A) Respecto de los factares intrnsecos, hay que decir que se detectan fallos similares a los advertidos en el Rito de Ordenacin, si bien, al parecer en un grado ms atenuado. En efecto, en el rito tradicional, se especifica claramente, la POTESTAS SPIRITUALIS y las funcianes prapias del Episcapado: "EPISCOPUM opartet iudicare, interpretari, CONSECRARE, ORDINARE, offerre, baptizare et CONFIRMARE." Entre las funciones enumeradas, se sealan inequivocamente las diferencias especficas de ese PLUS de Potestad sabre la del simple sacerdacio. Esta es la de transmitir las Sagradas Ordenes del Sacerdacio y asegurar as la sucesin apostlica y, en ltimo trmino, la misma pervivencia de la Iglesia, camo sagrada Institucin de salvacin. Tales son: CONSECRARE, ORDINARE (y confirmare como Ministro ordinario).

Esas palabras que expresan la Potestas privativa del Sumo Sacerdacio se han eliminado. Es aplicable por tanto, aqu, lo que se dijo del simple sacerdocio, citando a Len XIII: "De ipsis CONSULTO detractum est... Se ha eliminado DELIBERADAMENTE todo lo que, en el Rito catlico, designaba, con toda claridad, la dignidad y funciones especficas del Obispo."

Luego, par este captulo, par analaga con los vicios reprendidos en el Ordinal anglicano, habra que sacar la misma conclusi que se ha sacado sobre la validez de la Ordenacin sacerdotal.

B) FORMA - Aqu, habra que decir lo que Virgilio, al iniciar la segunda parte de la Eneida: MAlUS OPUS MOVEO, "Empresa ms ardua acometo."

Para empezar, transcribamos ambas Formas, la tradicional y la nueva, y comparemos.

Tradicional: "COMPLE in sacerdate tuo MINISTERII SUMMAM et Ornamentis totius glorificationis instructum, coelistis unguenti, rore SANCTIFICA" (Cont. SACRAMENTUM ORDINIS, DENZ 3860). En espaol: "Campleta en tu sacerdote, la plenitud de tu ministerio y adornado con las galas de tu gloria, santifcalo con el roco del ungenta celestia."

Forma nueva: "Et nunc effunde super hunc Electum, eam virtutem quae a te est, SPIRITUM PRINCIPALEM, quem dedisti Fiiio tuo Jesu Christo, quem ipse donavit sanctis Apostolis, qui constiuerunt Ecclesiam per singula loca, ut sanctuarium tuum in gloriam et laudem indeficientem nominis tui." Traduccin: "Y ahora, derrama sobre este Elegido aquel poder, que provelne de ti, el ESPIRITU PRINCIPAL, que diste a tu Hijo Jesucristo, qu El, a su vez, dio a los santos Apstoles que fundaran la Iglesia por todos los iugares, como tu santuario, para gloria y alabanza perpetua de tu nombre." (AAS, LX, (7), 29 Jul 1968).

Como puede observar cualquiere, esta forma es pura algaraba. Ya se ha dicho que las formas "in genere" suelen prestarse a la ambigedad, por lo que es necesario que, en el contexto ritual, quede bien precisado su sentido, para que produzca el efecto sacramental; pero no es menos cierto que, aunque en el contexto ritual, se elimine todo posible equvoco, si a la hora de aplicar la Forma, se expresa en un sentido que "ad rem non pertinet", la vacuidad semntica en relacin con lo que debe significar, invalidara el Sacramento.

Pero, no nos precipitemos. Analicemos y comparemos la nueva F. con la trdicional. Lo primero que destaca, al primer golpe de vista, es la diferencia cuantitativa entre una y otra. La moderna casi triplica, en el nmero de palabras, a la tradicional. Forzosamente tiene que haber, al menos, mucha paja.

Las formas de los Sacramentos suelen ser escuetas; se evitan las palabras superfluas. Precisamente las Formas del Sacramento del Orden son las ms extensas, debido a la natureleza del mismo, al tener que expresan, no solo la gracia, como en otros sacramentos, sino la Potestas Spiritualis especfica de cada grao del Orden. No obstante, las palabras superfluas, siempre que se limiten a una mera ampliacin y no erosionen la significacin propia del efecto sacramental, no invalidan el Sacramento. As lo afirma Sto. Toms: "quaecum que fiat additio vel substractio vocum..." "toda adicin o substracin de palabras que no corrompa la significacin propia del Sacramento, no la invalida." (Cf. III, q.60, a. 8, ad 2).

Pasemos, pues, al examen del aspecto cualitativo, enseguida nos percataremos que las diferencias, entre una y otra forma, son abismales. Para empezar, entre las 16 palabras de la F. tradicional y las 49 de la moderna, los autores solo detectan una palabra en comn, la conjuncin UT, cosa que yo niego. No hay ni una sola palabra idntica pues, si bien, se da la coincidencia material de dicha conjunjuncin ET, pero formalmente considerada, no son lo mismo. La Et de la nueva forma no es simtrica con la de la antigua. En efecto, la tradicional es un nexo oracional, que sirve para deslindar los dos efectos que se producen en el Sacramento del Orden: la Potesad y la Gracia: "Compie in sacerdote tuo... ET sanctifica."

En cambio, en la nueva F., ET no es nexo oracional, sino nexo entre dos lexemas: "in gloniam ET laudem." Es decir, que, aun en el caso de que la expresin unitaria de la nueva Forma no fuera un galimatias, slo expresara el efecto de la gracia, no el de la POTESTAS; por lo que resulta ser una forma manca, inane e intil para producir el efecto sacramental. No se trata, pues, de una simple ampliacin, sino de una eliminacin del significado fundamental.

As, por tanto, no cabe hablar de una ligera alteracin, un pequeo e intranscendente retoque, como se puede decir de la forma de la Ordenacin. En esta, se trata de un pequeo bache; all, de un socavn total. En la F. de Ordenacin, se poda sontean, con relativa facilidad el bache y caminar con altivez dialctica, par el suelo firme de las dems palabras comunes en ambas formas; en cambio, en la de la Consagnacicn, no se puede dar un solo paso, sin atollarse en ese socavn pantanoso.

No creo posible, para todo aquel que estudie la nueva forma a fondo, engullir sin ascos, ni arcadas de dudas, ese popurri.

Por eso, no es extrao, como sospecharon el Dr. COOMARASWAMY y Daly -y yo tambin con ellos- que M. Davies, que se ocup de estudiar los nuevos ritos del Diaconado y de la Ordenacin, para defender su validez, no osara, siquiera, rozar la cuestin de la Consagracin episcopal. Es que no hay dialctica que valga, fuera de la de Lucifer, trarisformado en angel de luz, que pueda salir airosa, en este caso.

De ah, tambin, que al estudiar esta Forma, desaparezcan los titubeos que, al menos frenan, para quedarse solo en la duda, en lo que respecta a la Ordenacin sacerdotal. Por eso, los autores que analizan esta Forma convergen en afirmar, sin lugar a la menor duda, la vacuidad semntica de la misma y por ende, su absoluta nulidad.

Por consiguiente, a partir de la fecha de la entrada en vigor de este Rito, no se han vuelto a producir obispos catlicos en la Iglesia latina. Esto es tremendamente pavoroso y desolador; pues, los obispos son los transmisores de la Apostolicidad. Sin obispos, el primer eslabn del engranaje de la estructura eclesial, -los miembros primarlos de la Iglesia, segn nos dice Po XII, en "MYSTICI CORPORIS" fallan los dems sacramentos, excepto el del Bautismo y Matrimonio, segn se ha repetido. Los Obispos, segn ensea Len XIII, son la base fundamental de la Igiesia: "Pues, por su Ministerio, no slo seengendran hijos, sino tambin Padres, esto, sacerdotes, para regirla y nutrila." (Cf. DIVINUM ILLUD MUNUS, D S 3328).

Con sacramentos nulos est en juego la salvacin de infinidad de almas; por lo que se impone emplearse a fondo y con suma diligencia en aclarar esta cuestin. Con la tctica del avestruz nada se adelantar.

Con estas palabras, podra dar por acabada mi disertacin; pero, siguiendo el ejemplo de los autores que, en un alarde de buena voluntad, ponen gran inters-esfuerzo que, por mi parte considero casi intil por la evidencia de los hechos -en desentrear el sentido de la expresin ms relevante, ms impactante, del galimatias de la nueva forma, el enigmtico sintagma SPIRITUM PRINCIPALEM.

Dicha expresin se lee en el sal. 50, en el que DaVid llora su doble pecado, de adulterio y asesinato. Que significa esaexpresion? He consultado ms de una docena de traducciones. Helas aqu: "Mi espritu", a secas; "un Espritu magnnimo", "voluntario, principal, noble", o "Espritu de nobleza", pero, las corriente, entre los modernos, es "Un Espritu generoso", que es la que ofrece la nueva traduccin del Salterio, llevada a cabo bajos los auspicios del Card. Bea.

Tanto la versin griega "HEGEMONICO PNEUMATI", como la latina "spiritu pnincipali" intentan dar el sentido del hebreo "Nedibah", derivado de "nadib"=principe, lo que sera algo as como "principesco" o propio de pnincipes... En resumen, lo que queda claro hermanuticamente es que SPIRITUS PRINCIPALIS, no designa la tercera persona de la SSma. Trinidad, que es el significado que, en vano, intentan rastrear los autores.

Qu dice la tradiin? Pues muy poca cosa. Consult el comentario de S. Agustn (ENARRATIONES). El santo se limita a exponer lo que haban entendido otros, que le haban precedido. "Algunos -dice- entienden que se nombr a la Trinidad, antes de la Encarnacin... Por el "espiritu recto (vers. 12), entienden el Hijo; por el "Espiritu Santo (vers. 13), el Espiritu Santo, y por ESPIRITU PRINCIPAL (ver. 14, el PADRE... Otros entienden por "espritu recto" el espritu del hombre, que torci el pecado, y por Espritu Principal, al ESPIRITU SANTO, que no quiere le sea quitado y por el cual desea ser robustado"; y termina diciendo: "Ninguna de estas opiniones es hertica." ero el no opina; se limita exponer, escptico, esos dos sentidos msticos o acomodaticios, que aigunos daban, sin base suficiente de biliteral y a declarar que no son herticos.

Los comentaristas de la Compaia de Jess se hacen eco de la mera opinion, a que hace referencia S. Agustn y aclaran que la indujo Orgenes y que tuvo sus seguidores en la Edad Media. Luego, por la Tradicin queda igualmente claro que el SPIRITUS PRINCIPALIS no la Tercera Persona de la Santsima Trinidad. Por eso, los Autores da cada uno su version y matiz. KRGER: Espritu de conduccin o de bierno; Egreyi, Espritu excelente; COOMARASWAMY, Espiritu de autoridad...

Qu sentido le dieron los redactores del nuevo Rito? Dom BOTTE presidente de la Comisin encargada de la reforma de los Ritos del Orden, tuvo que salir al paso de las conjeturas y cbalas que se hace al respecto. Como se desempe de este apuro el primer responsable este engendro? Dom Botte quiso expiicar a base de titubeos y contradicciones, y no aclar nada.

Veamos. La expresin se encuentra y se toma del Rito de Consegracin, compuesto por el cismtico Hiplito, en calidad de tal, para de su secta y seguidores.

Dom Botte admite -segn citas de los autores- no slo que estan inseguros del significado de la enigmtica expresin, sino que las bras mismas pueden ser una versin errnea; y que, por supuesto, expresin no deriva ni de Cristo, ni de los Apstoles. (Esta sinceradad lo honra y, al mismo tiempo, nos muestra a los precipicios a puede conducir el error del "insani archeologismi", condenado por Po XII). D. Botte, no obstante, se aventura a conjeturar lo que quero decir Hiplito, y cree que para Hiplito significaba el Espritu Santo... Pero, a rengln seguido aclara que es el Don del Espritu querdapete al Jefe, y que la mejor traduccin seria "Espiritu de Autoridad o de Gobierno . El autor COOMARASWAMY termina citando estas palabras textuales de D. Botte: "Ei nico problema es saber qu significado so dar a la expresin el autor de la oracin."

Deja a la consideracion de los oyentes este galimatias; pero mi parte, no puedo menos de terminar con este epifonemaQue, que suito y escarnio a la inteligencia humana, en general, y a la de fieles, en particular! Fue un abuso de autoridad, basada en el pi puesto de que la Fe nos castra el intelecto.

Pero, el caso es que, con una expresin que nadie, a cienciata, puede definir ni aclarar, ni siquiera el redactor-jefe, se prode dar validez a un rito sacramental. Sto. Toms, hablando de la forma del Bautismo, nos dice que, as como la Materia de los Sacramentos siempre un elemento comn o fcil de encontrar; del mismo modo, palabras que se usan en la Forma, deben ser las que ms comnmente
len emplear para significar esos conceptos; "nec in aliis perficient Sacramentum..." "Si, al bautizar -dice- Se haciera "In nomine Genitae et Geniti et Procedentis", a pesar de que los referentes siguen siendo los mismos, no se confeccionara el Sacramento (III, q. 66, a. 5), qu dira de la enigmtica expresin SPITIRITUM PRINCIPALEM, neologismo vacilante, acuado por D. Botte y sus colaboradores?

Demos un paso mis. Supongamos que SPIRITUS PRINCIPALIS, haciendo abstraccin de la hiptesis del prrafo anterior, de signara inequivocamente a la Tercera Persona de la Trinidad; pues, aun en ese caso no bastara para la validez de la nueva Forma. Len XIII repudi por inepta para la validez la Forma del Ordinal anglicano, que suena as: "Accipe SPIRITUM SANCTUM et memento ut resuscites gratiam Del, quae est in te, per impositionem manuum", no obstante expresar inequvocamente la Tercera Persona de la Trinidad; "porque las palabras de esa Forma dice el Papa -de ningn modo significan CLARAMENTE la gracia propia y la POTESTAS SPIRITUALIS del Supremo Sacerdocio." Y es evidente que esa significacin del efecto principal (la POTESTAS SPIRITUALIS privativa del obispo) no se da en el bodrio de la Forma del nuevo rito de la Consagracin episcopal.

Pero es que, amn de constituir un sinsentido la susodicha Forma, el Dtor WENDLAND detecta, en la misma, un resabio de hereja, al poner en el mismo plano al Hijo -de quien procede conjuntamente el Espritu Sancto- y a los Apstoles.

Digamos que la astucia modernista se ha pasado de rosca. Se podra decir de ellos lo que dice el Sal. 9: "In laqueo isto quem absconderunt comprehensus est pes eorum." Es decir, que han quedado atrapados en sus propios lazos ... Qu burdamente lo hicieron! As lo dispuso la Divina Providencia, contra la cual nada valen los consejos de los impios, segn est escrito. (I Cor, 1, 19).

Cristo prometi asistir a su Iglesia hasta la consumacin... y su promesa no puede fallar. Y, si como dice Sat. Toms (Sup q. 55, a 3) refirindose al hecho particular del caso de un sacerdote invlidamente ordenado: "pie" credi potest.. . Se puede creer PIADOSAJENTE que el SUMO SACERDOTE no permitir que un fraude de esa clase, que pueda suponer un peligro para la Iglesia, permanezca oculto, incognoscible, con cunta mayor razn debemos creer FIRMITER, no tan slo piadosamente, que tratndose de hechos de alcance universal, no permitir que un fraude de tal calibre, permanezca oculto y objetivamente incognoscible, con perjuicio definitivo para la Iglesia y las Almas?

Por eso, como no poda ser menos, la Divina Providencia ha heoho gue brille con refulgente resplandor la luz siniestra de la falsedafe inanidad de la nueva Forma de la Consagracin episcopal; con el fin de no perder tiempo en tibubeos y en discusiones teolgicas interminables, con el consiguiente gravsimo perjuicio para la Igiesia y para los fieles que, desconcertados, no sabrian a que atenerse. De este modo, asimismo, quedarn sin excusa los que cierren los ojos a la evidencia.

Temblemos y pongamos remedio, sobre todo, aquellos a quienes corresponde. La Fuente de la sucecin apostlica, en la Iglesia Latina, se ha secado; y si una fuente se seca, acabarn por secarse los arroyos que dimanan de la misma.
 
(c) 2004-2018 brainsquad.de