54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


Estado de emergencia: afianzado en cemento
 
Estado de emergencia: afianzado en cemento...
o, despus de todo, Extra Ecclesiam salus est?


por
Eberhard Heller
trad. Alberto Ciria

Observacin preliminar

En el ltimo cuaderno haba anunciado que me detendra de nuevo en la situacin especficamente eclesistica que ha resultado a causa de la sedisvacancia, y que indicara soluciones para resolver esta crisis. Hay que considerar tambin posibles deficiencias teolgicas.

Favorecida por las circunstancias externas, para muchos creyentes y clrigos que, al menos, se hacen pasar por sedisvacantes convencidos, la situacin se presenta hoy de modo que slo podra emprenderse lo que se da en llamar medidas de emergencia para satisfacer las obligaciones pastorales que todo sacerdote tiene. A causa del desastre general, ya no puede garantizarse una vida eclesistica normal... y aado, para llevar a su final este razonamiento: tampoco se la puede reconstruir. Parece haberse olvidado que un clrigo, en general, slo puede actuar como sacerdote, es decir administrar sacramentos y proclamar los contenidos de la fe, por encargo de la Iglesia y encomendado concretamente por ella. Si se olvida esta conexin entre mandato y autorizacin de actividades sacerdotales, y se insiste slo en el estado de emergencia (que no cabe negar), todo clrigo se arroga eo ipso la decisin de lo que en la situacin respectiva haya que hacer o lo que haya que ensear. (Un ejemplo craso de proclamacin solipsista de la doctrina lo dej caer en mis ltimos Comunicados de la redaccin.)

No necesito enfatizar expresamente que obstinarse en tales resoluciones solitarias, por una parte, encierra en s enormes riesgos de decisiones teolgicas equivocadas y de arrogarse una autoridad que falta. El caso de Pivarunas, que se ha arrogado sin escrpulos incluso derechos papales, lo muestra ms que claramente (cfr. EINSICHT XXXIV/4 de abril 2004, p. 122 ss.). Por otra parte, significa perder de vista la referencia con la Iglesia, que es quien encomienda, y con su autoridad, y ste es el punto que ms pesa: soltarse de la sociedad eclesistica para degenerar as en sectarismo. Si quiere evitarse ello, entonces hay que empezar finalmente a ocuparse del problema de la restitucin de la Iglesia como institucin de salvacin, y ponerse en activo en su realizacin concreta mediante la reconstruccin de estructuras e instituciones eclesiales... prioritariamente!

De muchos modos he sealado ya este contexto, as como la premiosidad de la realizacin de estas medidas, y he exhortado con toda premura a llevarlas a cabo. Lo vuelvo a intentar, ya que, al parecer, ciertas circunstancias no se entendieron o fueron malinterpretadas. Para una comprensin ms fcil, trato de mostrar estos problemas en conexin con su surgimiento concreto.

Necesidad de la restitucin

La necesidad de ocuparse de la restitucin de la Iglesia como institucin de salvacin, comenz en el momento en que se hizo claro que, las llamadas reformas tras el Vaticano II, eran en realidad falsea-mientos dogmticos de la doctrina de Cristo y de la Iglesia, y que el promulgador Pablo VI se daba a conocer con ello ipso facto como hereje. Porque, adems, la parte predominante del episcopado, per tambin del clero con la mayor parte de los creyentes, aprobaron en el tiempo posterior estas decisio-nes, la Iglesia estaba en peligro de perder no slo su autoridad y sus estructuras institucionales, sino tambin su visibilidad.

Trato de mostrar este proceso de aquella poca desde el punto de vista de un creyente que intentaba responder a sus habituales deberes religiosos, en lo que, inicialmente, se trataba entre otras cosas de si y de cmo poda demostrarse y documentarse la pertenencia a la verdadera Iglesia y a su apoyo. (Nota bene: a travs de nuestra revista, aconsejamos a los creyentes en Alemania, que, al fin y al cabo, en calidad de cristianos catlico romanos trabajadores tienen que pagar impuestos eclesisticos obligados, salirse de la sociedad de impuestos Iglesia catlico-romana, pero no de la sociedad eclesistica, y hacer llegar los impuestos eclesisticos pagables a los sacerdotes vinculados a la tradicin, es decir, sacerdotes que an celebraban la misa antigua.)

Criterios para la verdadera pertenencia a la Iglesia

Pero como la situacin se sigui desarrollando rpidamente y cada vez se hizo ms claro que no se trataba de una disputa de ritos, sino de una revolucin general contra la Iglesia, partiendo de arriba, tambin se hizo cada vez ms claro que el criterio de la vieja misa no poda bastar para mostrar las condiciones que definan la pertenencia a la Iglesia verdadera con una claridad suficiente. En la respuesta a la carta de un lector expuse sobre ello lo siguiente -aqu brevemente resumido (cfr. EINSICHT XXVIII, Nr. 3. agosto 1998, pp. 69 ss.):

A la pregunta de a quin se tiene que o se debe pagar impuestos eclesisticos el deber de pagar impuestos eclesisticos vale en la forma tal como se regula en Alemania, no en todas partes se puede responder tericamente de modo claro e inequvoco: a la Iglesia fundada por Cristo. En el nivel de la aplicacin, es decir, del enjuiciamiento de dnde, pues, puede hallarse hoy esta Iglesia que est autorizada a exigir legtimamente estos impuestos, resultan sin embargo muchas dificultades.

Con toda seguridad, la llamada Iglesia conciliar no puede reivindicar la determinacin de ser la Iglesia fundada por Cristo. Por qu, lo hemos expuesto una y otra vez: aunque, tras la aprobacin del nuevo CIC, es una comunidad de fe totalmente consolidada con una estructura clara, tambin social, que posee muchos rasgos de la Iglesia verdadera, sin embargo no tiene nada decisivo: ha perdido la fe verdadera, los sacramentos vlidos, la moral cristiana, pronto tambin la sucesin apostlica, y desde hace ya tiempo el mandato de Cristo. En relacin con el problema de la sede apostlica vacante, Su Eminencia Dr. Katzer (+) haba aducido los criterios de cundo la silla de Pedro est vacante: en el caso de hereja o apostasa y en el caso de la muerte fsica de un Papa. En relacin con la hereja, Katzer hablaba tambin de muerte espiritual (a diferencia de la fsica). La Iglesia conciliar est en cierta manera espiritualmente muerta [...] y este cadver, pese a todos los esfuerzos, no podemos resucitarlo. [...] A un cadver slo se le puede enterrar. (Aunque es posible que un cuerpo mermado, pero sano, pueda volver a integrar clulas aisladas que slo estn infec-tadas pero no muertas, que, por as decirlo, han llevado a cabo una conservacin de vuelta a la vida, y deberamos rezar por ello.)

[...] En la historia de la Iglesia, se lleg con frecuencia a la apostasa de Iglesias parciales: con Arrio en el siglo VI, en Inglaterra con Enrique VIII, en Alemania con las reformas de Lutero. Pero, al mismo tiempo, la Iglesia era muy activa en otras partes, ofreca una resistencia enrgica contra apostasas tales. Pero lo decisivo era que en todas estas crisis la jerarqua permaneca por lo general intacta. (E incluso Roma vivi a mitades del siglo III el Cisma novaciano.) Pero una apostasa en estas dimensiones, cuyos testigos hemos venido a ser nosotros hoy, jams la hubo en la historia de la Iglesia. Excede la imaginacin de muchos creyentes, no puede ser lo que uno no puede imaginarse o no quiere imaginarse. [...]

Aun cuando se ha hecho claro que no hemos de dejar llegar impuestos eclesisticos a la Iglesia conciliar, motivo por el cual tenemos que salir de la sociedad de impuestos Iglesia catlico-romana no de la comunidad eclesistica!, sin embargo estamos obligados a apoyar econmicamente a la Iglesia y a sus servidores. Pero dnde est ella, la Iglesia, quin la sirve? (Nota bene: por desgracia, la Iglesia conciliar puede seguir llevando en Alemania el ttulo de Iglesia catlico-romana, que est protegido por el derecho onomstico, aunque el nombre propiamente nos correspondera a nosotros, que representamos a la verdadera Iglesia y queremos seguir continundola.) [...]

Antes, suponamos ingenuamente que sacerdotes que leen la vieja misa, tambin son o quieren ser miembros de la Iglesia verdadera, y que tambin poseen la actitud correcta en cuanto a su decisin: ya simplemente porque proceden contra las reformas y las rechazan. Los que se haban salido de la sociedad de impuestos Iglesia catlico-romana hacan llegar sus impuestos eclesisticos a estos sacerdotes. Desde el punto de vista actual, es decir, desde el conocimiento de que las reformas no fueron un accidente teolgico, sino una remodelacin consciente en una Iglesia distinta, y que los enemigos de las reformas tenan que acostumbrarse a pensar en una reconstruccin de la Iglesia, en su restitucin como institucin de salvacin, el criterio de vieja misa ya no es suficiente. Menciono slo a aquellos clrigos que prestan el llamado servicio al cliente: leer, segn se desee, ora la nueva misa; ora la vieja misa. Es seguro que ellos no forman parte de nosotros en las filas de los sedisvacantistas. Asimismo, tampoco aquellos que leen la misa de indulto por encargo de la Iglesia, o que, aunque son permanentemente desobedientes, reconocen a Monseor Wojtyla como Santo Padre, por ejemplo los econistas, los des-laurieristas en Savoya di Verrua, es decir, el grupo en torno a la revista Sodalitium. A su vez, otra corriente de sacerdotes tradicionalistas lee la vieja misa sin preocuparse de la legitimacin ni del problema de la falta de mandato eclesistico. La pregunta por la autorizacin es justificada simplemente con el concepto difuso de una situacin general de emergencia, con lo que estn siguiendo ms bien fines sectarios.

Quin queda entonces todava? Qu sacerdotes pueden considerarse miembros y representantes de la Iglesia verdadera, que tienen derecho a nuestro apoyo econmico (impuesto eclesistico)?
Son aquellos:
- que trabajan por la restitucin de la Iglesia, es decir, cuyos esfuerzos van ms all de la simple administracin de sacramentos.
- que son conscientes de que los sacramentos slo pueden administrarse por mandato de la Iglesia, y que justifican (que pueden justificar) de modo correspondiente su intervencin.
- que tratan de resolver el actual dilema de la jerarqua.
- que tienen contacto con las otras comunidades eclesisticas.
- que estn dispuestos a someterse a una jerarqua restituida. [...]
P.S. Evidentemente, este paso de separarse formalmente de la Iglesia conciliar, tambin tienen que darlo aquellos que no tienen que pagar el impuesto eclesistico, para mostrar que han seguido siendo ortodoxos y que no quieren ser miembros de esta sociedad eclesistica reformista.

Aplicacin de estos criterios

Estos criterios, que expusimos hace seis aos, de una accin sacerdotal legtima bajo las circunstancias dadas, no han perdido nada de actualidad y tambin hoy pueden seguir aplicndose as.

Las dificultades residen en la realizacin de estos postulados. Cmo puede reconstruirse una Iglesia cuyas estructuras visibles, y junto con stas, su autoridad para los poderes plenos, no slo de mandatos pastorales a obispos y sacerdotes, o a los creyentes para someterse a este clero, sino tambin la base para la reconstruccin, estn rotas? Con la falta de autoridad y la falta de mandato, hay que refrenar entonces la intervencin pastoral de los sacerdotes? Han de esperar a intervenir hasta que segn las ideas del fallecido obispo Des Lauriers el Papa materialiter, merced a su conversin, se haya transformado de nuevo en un Papa formaliter, el cual luego segn la idea de Des Lauriers, en calidad de Papa legtimo, tambin podra volver a asignar mandatos? As pues, como no tienen mandato, deben interrumpir por completo sus actividades como pastores, como exige toda una serie de legalistas que slo miran con malestar y rechazo a las actividades sectarias en torno de ellos? Cmo se puede evitar entonces el dilema entre obligacin pastoral del sacerdote y la falta de mandato?

Una nueva declaracin

El Padre Krier, el Sr. Jerrentrup y yo, en nuestra Declaracin de febrero de 2000, que enlaza con la DECLARATIO de Su Eminencia el Monseor Pierre Martin Ng-dinh-Thuc del 25 de febrero de 1982, trata de mostrar una solucin, sabiendo que en toda la historia de la Iglesia no ha habido una situacin comprable que muestre un grado semejante de destruccin y de desorden.

A causa de insuficiencias personales, justamente tambin entre los obispos a quienes se confi este mandato, y a causa tambin de una tendencia registrable a nivel mundial de reducir la Iglesia como institucin sagrada a un mero negocio de administracin sacramental, existe el peligro de que los miembros de la verdadera Iglesia catlica deriven hacia el sectarismo. Esta tendencia sectarista trajo entre otras consecuencias la infiltracin de clrigos vagantes, pero tambin su irresponsable integracin en comunidades originalmente no sectarias, con lo cual en algunos casos se ha planteado la macabra situacin de que la antigua misa vlida es leda por sacerdotes consagrados de modo invlido. Con este desarrollo global, el mandato original de Monseor Thuc se habra trocado en su opuesto, y, dicho en trminos humanos, se habra sellado el hundimiento de la Iglesia que Cristo fund como institucin sagrada.

Para poner trmino a este desarrollo fallido y para colaborar en la reconstruccin de la Iglesia como institucin sagrada, declaro lo siguiente:
La Iglesia, segn la definicin del maestro de la Iglesia Bellarmino, es la comunidad de todos los creyentes que, confesando la misma fe y participando de los mismos sacramentos, estn unidos bajo la gua de los pastores ordenados y en especial del representante nico de Cristo en la tierra, el Papa romano (De eccles. milit., c. 2). Esta comunidad concierne de modo particular a los obispos y sacerdotes: Para que el mismo episcopado sea uno e indiviso y para que, bajo los sacerdotes estrechamente unidos entre s, se guarde a la totalidad de los creyentes en la unidad de la fe y de la comunidad, poniendo a San Pedro a la cabeza de los dems apstoles, instaur en l un principio duradero de esta [...] unidad. (Concilio Vaticano, constitucin Pastor aeternus, DS 3051). Pero tambin los creyentes tienen que estar unidos entre s: [...] la Iglesia [tiene que] llamarse un cuerpo sobre todo porque crece conjuntamente a partir de una mezcla y unin acertada y coherente de partes, y porque est provista de diversos miembros que estn en armona recproca. ) Po XII, encclica Mystici corporis, 29 de junio de 1943, DS 3800). Con ello se quiere decir que uno de los criterios de la pertenencia a la Iglesia es tambin la intencin de fomentar la comunidad de los creyentes entre s. Esta unidad universal tambin tiene que mostrarse hacia afuera de modo visible: De ah se sigue que se encuentran en un error grande e igualmente fatal quienes se representan y proyectan la Iglesia conforme a sus propios propsitos como si fuera algo oculto y no visible [...] (Len XIII, encclica Satis cognitum, 29 de junio de 1896, DS 3301).

Con la apostasa de la jerarqua tras el Vaticano II, que el Monseor Thuc document en su Declaratio, la Iglesia como institucin sagrada visible se ha desmembrado gravemente. Ya no existe una comunidad visible de todos los creyentes, aun cuando por todo el mundo sigue habiendo comunidades y grupos que profesan la verdadera fe.

Pero Cristo fund la Iglesia como institucin sagrada y no slo como mera comunidad de fe para custodiar de modo garantizado la transmisin infalseada de su doctrina y sus medios de salvacin. Por consiguiente, la reconstruccin de la Iglesia como institucin sagrada es exigida por la voluntad de su fundador divino.

Con la restitucin de la Iglesia como institucin sagrada visible se corresponden:
- Asegurar los medios de gracia.
- Custodiar y transmitir la doctrina de la Iglesia.
- Asegurar la sucesin apostlica.
- Restablecer la comunidad de los creyentes en un nivel regional, suprarregional y en el nivel global de la Iglesia.
- Restitucin de la jerarqua.
- Restablecer la silla papal (como principio de unidad).

Pero aqu surge un dilema. Por un lado falta por ahora la jurisdiccin eclesistica necesaria para el cumplimiento de estas tareas, puesto que la jerarqua ha apostasiado, mientras que por otro lado el cumplimiento de estas tareas es el presupuesto necesario justamente para el restablecimiento de esta autoridad eclesistica. Pero el restablecimiento de la autoridad eclesistica es exigido por la voluntad de salvacin de Cristo. En mi opinin, el dilema slo puede resolverse si todas las actividades precedentes quedan bajo la reserva de una legitimacin posterior y definitiva a travs de la jerarqua restablecida. Con ello, la celebracin de la misa y la administracin de los sacramentos, por ejemplo, entre tanto slo pueden justificarse si se consideran bajo el aspecto de la restitucin global de la Iglesia como institucin sagrada y se someten al enjuiciamiento posterior a cargo de la autoridad restablecida y legtima.

La administracin y la recepcin de los sacramentos (incluida la celebracin y la visita de la Santa Misa), al margen de su validez sacramental, no estaran por tanto autorizadas si se realizaran sin referencia a esta justificacin que es la nica posible.

Desde estas consideraciones, y bajo las circunstancias dadas, puede definirse ya la pertenencia a la Iglesia verdadera como el cuerpo mstico de Cristo. Los cuatro criterios que Po XII expuso en la encclica Mystici corporis:
1) Recepcin del bautismo,
2) Confesin de la fe verdadera,
3) Sometimiento a la autoridad eclesistica legtima, y
4) Estar libre de penitencias graves (DS 3802), tienen que modificarse en el punto 3) en el sentido de que, debido a la falta de la autoridad eclesistica legtima, los esfuerzos para la restitucin de la autoridad eclesistica (es decir, hasta su reconstruccin completa) ha de valer provisionalmente como criterio sustitutivo.

Solucin del dilema

As pues, el dilema indicado entre falta de mandato dejo aqu sin tratar que hay o que podra haber an diversos clrigos viejos que an podran apelar a un mandato legtimo bajo Po XII y el cumplimiento de la voluntad de Cristo, a nuestro parecer, slo puede resolverse si en y durante el proceso de restitucin, la autoridad que (todava) falta sea anticipada hasta que haya vuelto a ser instalada, para luego hacer legitimar por ella este modo de proceder. Es decir, todas las medidas concretas de reconstruccin quedaran entre tanto bajo una reserva de legitimacin, ya que, slo mediante la consecucin del restablecimiento de la autoridad, es decir, con la eleccin de un nuevo Papa, tendran que ser bendecidas por aqulla como proceso global, y reconocidas como legtimas.

Estos pensamientos no slo fueron publicados, sino que, entre otras cosas, tambin fueron discutidos con la Unin Sacerdotal Trento o con sus miembros dirigentes en nuestra visita a Mxico hace algo ms de cuatro aos y medio, hacia finales de febrero de 2000 en Hermosillo, encontrando all una aprobacin general. Al margen del modelo de Des Lauriers del Papa que se convierte esta idea la compar con la obra del absurdo de Samuel Becket Esperando a Godot, hasta ahora, por desgracia, a nivel mundial no se ha presentado otro proyecto para resolver la situacin actual. Pese a todo, la resonancia que ha habido hasta ahora ha sido marcadamente de reserva e incluso de rechazo (al margen de los sacerdotes mexicanos, que, sin embargo, antes de actuar autnomamente quieren conseguir una concordancia con los otros clrigos), aunque, sin embargo, el problema mencionado debera quemarle los dedos a todo clrigo.

Problemas especiales de realizacin en la reconstruccin

Como un obstculo especial se consider la insistencia en una eleccin Papal. Pero la declaracin de sedisvacancia slo tiene sentido si con ella se enlaza la intencin de volver a ocupar la silla vacante. Aun cuando las preguntas teolgicas y los problemas de aplicacin an no han sido suficientemente discutidos a fondo, sin embargo debera ser claro que la eleccin Papal, al menos, tiene que plantearse como exigencia. Obedece slo a la continuacin del mandato de Cristo que la Cathedra Petri tiene que (debe) volver a ser ocupada, aun cuando el cmo an no ha sido aclarado del todo. Al menos tenemos un modelo segn el cual podra producirse una reconstruccin. Aun cuando hasta ahora no se han respondido del todo todas las preguntas, una realizacin podra haber tenido lugar hace tiempo, puesto que la finalidad la plena restitucin de la autoridad, la construccin de estructuras eclesisticas en los niveles de la comunidad, la dicesis, la Iglesia mundial est claramente perfilada.

La descripcin de la situacin concreta

Pues bien, qu aspecto ofrece la realidad? Se perfilan esfuerzos reconocibles por conseguir este fin, es decir, la reconstruccin de la Iglesia? Cmo se presenta predominantemente con vistas a la situacin actual la conducta de los sacerdotes que pretenden trabajar para la verdadera Iglesia catlico-romana, o que apelan a llevar a cabo en su nombre una prctica pastoral?

Comencemos con nuestra investigacin en los pases de habla alemana, pues es donde la mayora de los lectores pueden ver y valorar mejor la situacin. Al margen de diversos clrigos que, como vagantes, van de un lugar a otro para leer la misa en instalaciones privadas aisladas en este crculo se encuentran a menudo los ex-econistas (!), y que, por as decirlo, ofrecen un servicio sacramental al cliente como Yo S.A., hay diversos centros misales que se pueden considerar ya como instalaciones comunitarias y que son llevadas por clrigos, aunque su trabajo se limita en lo esencial a la lectura de la Santa Misa. La pastoral y la catequesis se escriben ms bien con minscula. La mayora de las veces, estos clrigos no hablan entre s. Intercambio y aconsejamiento recproco? Resultado negativo! Pregunten ustedes, queridos lectores, a su sacerdote. Sus contactos se limitan al intercambio de funciones sacerdotales o a aplicar poderes plenos sacerdotales, casi siempre episcopales, para hacer administrar la confirmacin o escuchar confesiones.

La fusin de los centros misales y de los creyentes que se renen en ellos bajo la gua de los clrigos que los conducen en el sentido de una comunidad de salvacin eclesisticamente estructurada, no slo no se realiza, sino que ni siquiera se intenta. Demostracin: despus de ms de 35 aos de estado de emergencia, en Alemania y en los pases y regiones limtrofes de habla alemana no hay ni una congregacin de clrigos ni una fusin de creyentes guiada por sta. (Nota bene: aun cuando nosotros no compartimos la posicin de Econ, que reduce la lucha eclesistica a una disputa de ritos, una cosa hay que reconocer a los econistas: que por va de disciplina se han construido a nivel mundial un sistema de centros con un trabajo comunitario que funciona.)

El estado de emergencia, que en su momento lo hubo realmente, se declara caso normal y se estiliza como tal, para abusar de l como coartada para particularismos pastorales. Con todos los peligros que resultan de ello: errores en la liturgia, en la interpretacin de determinados contenidos doctrinales cfr. los pasajes correspondientes en los Comunicados de la redaccin del nmero de noviembre, arrogancia de derechos, excedencia de las competencias, pero tambin actitudes fallidas en la disciplina: estoy pensando en el tristemente clebre orden de vestidos en algunas comunidades, que an tiene preferencia sobre la aclaracin de convicciones dogmticas fundamentales. Adems hay expulsiones de la Iglesia que se ha declarado como casa de Dios catlico-romana, sin que el sacerdote responsable tuviera para ello ningunos poderes plenos jurisdiccionales.

A mi modo de ver, en otros pases y continentes sucede de modo similar. En Italia, el grupo en torno a Abb Ricossa hace que la pertenencia a su comunidad dependa de la aprobacin de la teora del Papa materialiter, non formaliter, que, como se puede demostrar, es absurda y teolgicamente insostenible. En los Estados Unidos, aunque el obispo Pivarunas tenga tantos sacerdotes bajo s, como l mismo escribe, sin embargo, en esta subordinacin, no se trata de la reconstruccin de estructuras eclesisticas, sino de puras relaciones de poder, pues Pivarunas slo se ve en competencia con la Hermandad sacerdotal de los econistas. Slamente en Mxico la Unin sacerdotal Trento ha construido comunidades eclesisticas intactas y que funcionan, y el obispo Dvila se esfuerza tambin por establecer contactos tambin en Europa, pero, por desgracia, la Unin se deja frenar (hasta ahora) en la reconstruccin posterior de la Iglesia por Pivarunas, que, por ejemplo, rechaza estrictamente una eleccin Papal... para arrogarse a s mismo derechos Papales.

Las situaciones precarias y las actitudes o posturas fallidas que hemos mostrado, pueden reducirse a dos puntos decisivos:
- el encapsulamiento y aislamiento de los otros miembros de la Iglesia (restante) desde el punto de vista de los que llevan los centros misales: limitacin a la clientela dada (misionado: una palabra desconocida), segn el lema: cada uno para s y Dios para todos nosotros;
- al rechazo voluntario de la reconstruccin de la Iglesia como institucin de salvacin y comunidad de salvacin (comunidad eclesistica).

Falta de voluntad para formar comunidades

Cmo hay que juzgar estas posturas desde la fe catlica? Son legtimas?

Por cuanto respecta al encapsulamiento y el escudamiento, la Iglesia se ha pronunciado inequvo-camente. Excepto en los tiempos de la persecucin, cuando esto era impedido por circunstancias externas, los creyentes no deben construirse catacumbas para esconderse, sino que tienen que estar vinculados entre s: la Iglesia [tiene que] llamarse un cuerpo, sobre todo por el motivo de que crece conjuntamente a partir de una mezcla y enlace correcto y concordante de miembros, y est provista de miembros diversos en consonancia. (Po XII, Encclica Mystici corporis, 29 de junio de 1943, DS 3800). Con ello se quiere decir que entre los criterios de la pertenencia a la Iglesia se encuentra tambin la intencin de fomentar mutuamente la comunidad de los creyentes. Esta unidad omnilateral tambin tiene que hacerse visible hacia fuera: De ah se sigue que se encuentran en un error grande e igual de perjudicial quienes se representan y proyectan la Iglesia segn su propio albedro, por as decirlo, como oculta y en modo alguno visible. (Len XIII, Encclica Satis cognitum del 29 de junio de 1896, DS 3301.)

Concepto protestante de Iglesia

El rechazo de la reconstruccin eclesistica, y vinculado con ello el rechazo y el desinters por la Iglesia como institucin de salvacin, corresponde al concepto de Iglesia del protestantismo. Pues segn la doctrina catlica, la Iglesia es la institucin de salvacin que constituye una comunidad misteriosa de gracia con Cristo como cabeza (cfr. Heribert Holzapfel: Katholisch und Protestantisch. Eine leidenschaftliche Klarstellung, Friburgo de Brisgovia 1931, p. 30), por lo que Po XII habla de la Iglesia como un cuerpo mstico de Cristo (cfr. tambin su Encclica Mystici Corporis del 29 de junio de 1943). Por eso San Pablo puede expresar tambin la exigencia: un Seor, una fe, un bautismo (Ef. 4, 4). Y en Juan se dice que los discpulos de Cristo han de ser uno con l [con Cristo], as como l es uno con el Padre (Jn. 17, 11). Por eso, el desgarramiento de la unidad o el desinters por buscarla de nuevo una vez que se ha perdido, significa una inobservancia de la voluntad expresa de Cristo. Esta unidad interna la causa, entre otras cosas, que la Iglesia est dotada de medios de gracia (sacramentos), que Cristo aplic y cuya transmisin institucionaliz objetivamente, por lo cual la Iglesia no slo existe como Iglesia espiritual, sino tambin como comunidad visible. A la comunidad interna de gracia se le suma la organizacin visible, para mantener cohesionado este cuerpo mstico. Ambos momentos se condicionan mutuamente. La visibilidad de la Iglesia est fundamentada en ltima instancia en la encarnacin del propio Cristo, que ha venido como hombre para entrar en contacto concreto con nosotros los hombres y sellar de nuevo con nosotros la Nueva Alianza.

En oposicin a ello, el concepto protestante de Iglesia se basa en la idea de que la Iglesia no es una institucin de salvacin, sino una comunidad de ideas comunes de fe. Por eso, segn la comprensin protestante, la Iglesia es objeto de la fe (Apostolicum), a lo que se suman ciertos signos externos, sensiblemente perceptibles, que reciben una acuacin diversa de las diversas comunidades. Por ejemplo, para el protestantismo luterano, del acuamiento visible forma parte:
- la doctrina de los Evangelios;
- la administracin de los sacramentos que les corresponde.

El protestantismo reformatorio (Calvino) conoce an un tercer momento: la disciplina. Con ello, Calvino dot a su Iglesia de una organizacin junto con un orden disciplinario.

Los anglicanos dan an otro paso: transfieren la administracin de los sacramentos y la direccin de la doctrina a los obispos (cfr. H. Holzapfel, op. cit. pp. 49 ss.) Pero el orden eclesistico externo no se basa en su institucionalizacin a cargo de Cristo, sino en la prescripcin humana, para la que se reivindica fundamentalmente libertad para sus formas. (Sobre la definicin del concepto protestante de iglesia, cfr. J. Kunze: Symbolik, Leipzig 1922; asimismo, Ph. Bachmann: Unterricht in der christlichen Religion, Leipzig 1927.)

En el rechazo de la Iglesia como institucin sagrada con sus estructuras claramente definidas motivo por el cual tambin se habla de la Iglesia como societas perfecta, nuestros clrigos, que igualmente rechazan la institucin, en tanto que se niegan a reconstruirla, nolens volens se aproximan al concepto protestante de Iglesia. Con ello, su obrar obtiene una dimensin dogmticamente valorable que ya no puede ocultarse detrs de algn tipo de situaciones forzosas.

Sine Ecclesia salus est?

Pero esta negativa a volver a construir la Iglesia, contiene an an otra grave actitud fallida: invierte el axioma de San Cipriano extra Ecclesiam nulla salus est, fuera de la Iglesia no hay salvacin, en su contrario: extra Ecclesiam salus est, o ms concretamente: sine Ecclesia salus est, salvacin tambin sin Iglesia, en lo que los jvenes clrigos quieren apoyar su accin pastoral. Tales esfuerzos estn condenados al fracaso.

Apelacin final

Ya es tiempo de volver a abordar las medidas que el fallecido obispo Carmona introdujo para el establecimiento de la unidad eclesistica.
 
(c) 2004-2018 brainsquad.de