54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


La silla apostlica ocupada
 
La silla apostlica ocupada,
o la esquizofrenia como principio de la teologa

Anotaciones sobre la tesis de de Lauriers
del Papa materialiter, non formaliter


Eberhard Heller
trad. de Alberto Ciria


No es lo que ustedes estn pensando! No se ha producido una nueva eleccin papal. Gracias a Dios!, pensarn muchos. Tenemos ya demasiados Santos Padres: Bawden, Linus II, Gregorio (Palmar), etc.

Por otra parte tampoco es necesario, pues Juan Pablo II sigue ocupando esta silla. Eso lo dicen no slo los modernistas y los reformadores, no slo los econistas y los miembros de la hermandad de Pedro, no: tambin los des-laurieristas, que se han establecido en el norte de Italia y en Estados Unidos, son de esta opinin... a diferencia de nosotros, los sedisvacantistas. Reducida a un comn denominador, esta idea es el resultado de una breve confrontacin repetida con un grupo en la resistencia eclesistica, del que yo supuse que slo por razones de piedad hacia su antiguo mentor teolgico Des Lauriers se obstinaba en la tesis divergente del Papa materialiter, non formaliter. Pero me equivoqu con mucho! La virulencia de esta tesis, que constituye el fundamento para todo un sistema teolgico que para sus partidarios es an ms significativo que el depositum fidei, se mantiene inclume en el grupo en torno al abad Ricossa. No hace mucho, incluso el obispo McKenna fundament la consagracin del abad Stuyver, en Blgica, el 16 de enero de este ao, diciendo que l es partidario de esta idea. Es decir, recientemente tenemos un obispo de tesis al que en junio se le agreg un segundo, a saber, el abad Sanborn de los Estados Unidos. Fundamentar la consagra-cin de obispos en el hecho de que sean partidarios de un determinado teorema, considerndolo desde la teologa y desde la historia de la Iglesia, podra marcar un proceso bastante singular.

El 17 de diciembre del 2001 escrib an al abad Ricossa: Usted quiere mandar consagrar al abad Stuyver porque l defiende la tesis de des Lauriers del Papa materialiter, non formaliter, que est en contradiccin con el juicio de constatacin que Su Eminencia monseor Ng-dinh-Thuc emiti en su conocida DECLARATIO de 1982, segn la cual la silla romana est vacante. Como usted tal vez sabr, el autor de esta tesis, monseor Gurard des Lauriers, la revis ms o menos al final de su vida (cfr. la carta correspondiente en las SAKA-Informationen). A pesar de esta revisin usted y su comunidad siguen insistiendo sobre ella, sin, por cuanto yo s, haber fundamentado teolgicamente esta perseverancia.

En relacin con la consagracin del abad Stuyver, que se hizo a instancias del abad Ricossa, un ex-econista contra las protestas de muchos sacerdotes de Francia y Blgica a los que yo me sum, y contra el ruego encarecido de muchos miembros de la comunidad, que expresamente para impedir la consagracin haban rezado una novena (sabiendo que su sacerdote era inadecuado para este ministerio), se evidenci con qu obstinacin los miembros de la comunidad Mater boni consilii, Madre del buen consejo, que injustamente tienen este nombre, en Verrua de Saboya, Italia, se aferran a este cadver teolgico. En un primer momento pareca que tambin el abad Ricossa era partidario de esta tesis slo por piedad, ya que despus de todo en su da a da religioso haba colaborado estrechamente con sacerdotes sedisvacantistas, como el obispo Dolan, el abad Barbara y el prroco Schoonbroodt, y que se distanciara de esta tesis cuando hubiera encontrado una explicacin mejor para interpretar el estado actual de la Iglesia. Eso fue un error! Desgraciadamente, a quienes se cree muertos la mayora de las veces viven ms tiempo. Desgraciadamente.

Pese a las muchas objeciones y refutaciones de la tesis del Papa materialiter, non formaliter pienso especialmente en los tratados escritos con acritud de Mira Davidoglou en Francia, en la revista LA VOIE, pero tambin a los argumentos publicados en EINSICHT, los discpulos de Monseor Gurard des Lauriers, especialmente el abad Ricossa, hasta ahora no han querido participar en una confrontacin real. Siguen aceptando que insistiendo en una posicin insostenible todos nuestros esfuerzos para una restitucin de la Iglesia se seguirn paralizando sensiblemente.

Puesto que el abad Ricossa, en quien yo veo al principal responsable de estas empresas, no ha reac-cionado hasta ahora a mi propuesta de volver a examinar la dignidad de la tesis del Papa materialiter, non formaliter, para o bien llegar a una posicin comn o bien separarnos a causa de diferencias teolgicas insuperables, por mi parte veo slo la posibilidad de volver a presentar los argumentos contra esta tesis... con la esperanza de colaborar con ello para un esclarecimiento definitivo de los espritus y para una resolucin en esta importante pregunta.

A esta exposicin sistemtica seguir una descripcin de las circunstancias bajo las cuales Gurard des Lauriers fue ordenado obispo en 1981.

Qu significa la frmula Papa materialiter, non formaliter, con la que el obispo Gurard des Lauriers trat de interpretar el estado de fe y eclesistico de Juan Pablo II, en el que Gurard des Lauriers ve al desde su punto de vista legtimo poseedor del trono papal en el conflicto de proteger la fe con arreglo a su encomendacin?

Segn la concepcin de des Lauriers, que l public en la revista CASSICIACUM, monseor Wojtyla fue elegido Papa legtimamente por una pars minior y sanior, por cerca de diez cardenales que an haba llamado Po XII: por eso l es Papa materialiter. Pero como en calidad de Papa sostiene habitualmente la hereja lo cual en calidad de maestro superior no puede hacer no es Papa en un sentido formal: Papa non formaliter, es decir, porque no acta como un Papa. Pero sigue siendo Papa materialiter, es decir, sigue siendo en cierta manera un Papa potencial. Si en calidad de pastor y maestro superior volviera a proclamar doctrinas ortodoxas en cuestiones de fe y de moral, entonces Juan Pablo II volvera ser Papa materialiter y tambin formaliter.

En las SAKA-Informationen de enero de 1984 escribe el obispo Gurard des Lauriers: Por el mo-mento, la Iglesia en disputa est ocupada y en un estado de privacin (mise en tat de privation). W. [es decir, monseor Wojtyla] fue elegido en orden (doy validez a esto hasta una contrademostracin segura) por un cnclave que constaba de unos diez cardenales autnticos (que no haban protestado contra la eleccin), luego ocupa en posesin la sede Papal. De este modo, es Papa materiali-ter (segn las circunstancias jurdicas externas). Adems de otros infringimientos del deber, W. [monseor Wojtyla] sostiene habitualmente la hereja. Es evidente que W. inflige un dao al bien comn, que en la Iglesia en disputa en realidad tendra que ser fomentado desde esta posicin. Por tanto, en base al derecho natural, metafsica y jurdicamente, W. es incapaz de ejercer la autoridad. Merced al derecho natural, que en ltimo trmino viene directamente de Dios mismo, W. no tiene la autoridad fctica. No es ni puede ser Papa formaliter (en el autntico sentido interior). No se le puede obedecer, pues sus pseudo-decretos son nulos. Anoto slo que su tesis, enlazando con el presupuesto de la eleccin ordinal de Wojtyla, el obispo Gurard des Lauriers en realidad slo podra haberla presentado como hiptesis.

A este pronunciamiento le sigue tambin la autopresentacin del Instituto Mater boni consilii, al que tambin pertenece Ricossa: Cualquiera puede constatar cmo la Iglesia es visitada por tormentas, tal como fueron profetizadas por el Seor, que vienen a ser las peores en sus casi dos mil aos de historia. En el Instituto se es de la opinin de que el origen de todo ello hay que buscarlo en el Vaticano Segundo. All se gest la nueva doctrina de la colegialidad de los obispos, de la libertad de religin, del ecumenismo y de la pertenencia de los no catlicos al cuerpo mstico de Jesucristo, la nueva doctrina sobre las religiones no cristianas y en particular sobre el judasmo, la relacin entre la Iglesia y el mundo de hoy, que sin embargo est en contradiccin con el ministerio doctrinal de la Iglesia, con tantos Papas y concilios ecumnicos. La reforma de la liturgia, en particular de la Santa Misa y del derecho eclesistico, es perjudicial para las almas, propicia la doctrina errnea del protestantismo y permite lo que en base al derecho divino est prohibido (como por ejemplo acciones propias del servicio divino en comunidad con herejes). Pero esto no puede proceder de la Iglesia catlica, que despus de todo es conducida por el Espritu Santo y por el sucesor legtimo e infalible de San Pedro. En medio de esta crisis sin parangn que arrastra necesariamente a todos aquellos que han aprobado los documentos del Concilio y las reformas resultantes de ellos, el Instituto no puede aceptar las nuevas doctrinas que atentan contra la fe y la moral, pero tampoco puede sublevar a los fieles llamndolos a la desobediencia frente a la autoridad legtima de la Iglesia. Por eso el Instituto sostiene la llamada tesis de Cassiciacum (esta designacin procede de la revista teolgica donde esta tesis se expuso por vez primera). Esta tesis la expuso el padre Gurard des Lauriers, beato, miembro de la Academia Papal de Santo Toms, antiguo profesor de la Universidad Papal Lateranense y en le Saulchoir (Francia). Segn esta tesis, Pablo VI y sus sucesores no ostentan la autoridad papal, aun-que hayan sido elegidos legtimamente. Segn las categoras de la escolstica y segn el cardenal Cayetano, el gran comentador de Santo Toms del siglo XVI, y del erudito Roberto Bellarmino, que vuelve a retomar esta diferencia, son Papas slo materialiter, pero no formaliter. Puesto que ellos no desarrollan el bien de la Iglesia y propagan errores y doctrinas errneas en la doctrina, no reciben de Cristo ninguna fuerza para dirigir a los fieles, para adoctrinarlos y santificarlos, mientras no se retracten de estos errores. (Esto puede consultarse en el Istituto Mater Boni Consilii, Localit Carbignano 36, I - 10020 Verrua Savoia, tel.: 0161/839335, Fax.: 0161/839334, e-mail: sodalitium@plion.it, a travs de la pgina web: www.plion.it/sodali.)

Pese a la afirmacin antes aducida de que monseor Wojtyla propagara errores y doctrinas errneas en la doctrina, el abad Ricossa, que es la cabeza teolgica del instituto, rechaza el reproche de que Juan Pablo II sea un hereje formal, lo que dicho sin ambages quiere decir que Ricossa opina que monseor Wojtyla no tiene claro lo que dice... en calidad de presunto maestro supremo! Esta postura es tanto ms incomprensible por cuanto que Ricossa, al salir de Econe, haba fundamentado este paso con una declaracin en la que junto con los otros tres padres (Munari, Nitoglia y Murro) condenaba los errores de Econe en cuanto a la autoridad del Papa y del ministerio doctrinal. (1)

Puesto que Wojtyla ha seguido siendo Papa materialiter pese a su palmaria hereja, y yo aado: pese a su apostasa, no puede decirse que la silla apostlica est desocupada (de manera consecuente, el instituto Mater boni consilii pona el escudo de Juan Pablo II en su anterior pgina web): simplemente no es activa en cuanto al cumplimiento de sus tareas que de l se espera. Por eso Ricossa y sus partidarios para repetir esta sentencia no pueden sublevar a los fieles llamndolos a la desobediencia frente a la autoridad legtima de la Iglesia (refirindose a monseor Wojtyla).

La tesis del Papa materialiter, non formaliter puede reducirse a la frmula simplificada: Juan Pablo II fue elegido Papa legtimamente. Lo sigue siendo aun cuando sostenga habitualmente la hereja. Slo que no hay que obedecer a estos decretos herticos. Si Juan Pablo II sostuviera de nuevo la doctrina de la Iglesia, volvera a ser Papa en toda la extensin. Slo hay que esperar a su conversin.

A esta posicin se le pueden hacer diversas preguntas:

1) Corresponde a la argumentacin que la Iglesia ha desarrollado hasta ahora?
2) Realmente Juan Pablo II fue elegido legtimamente?
3) Puede un hereje ser o seguir siendo Papa?
4) Qu consecuencias de desprenden de ello para la pretendida reconstruccin de la Iglesia?

En un primer momento, la tesis del Papa materialiter, non formaliter, suena bastante plausible: un Papa, como maestro supremo de la Iglesia, no puede ser al mismo tiempo el proclamador de herejas. Y si pese a todo lo hace, entonces no hay que obedecerle... hasta que haya vuelto a la ortodoxia. Pero sigue siendo Papa potencial. En el curso de los aos he experimentado que la mayora de los creyentes tiene bastantes dificultades con el problema de un Papa haereticus. A los ojos de muchos, el Papa (o Papa) es un bastin inexpugnable, y apenas se tiene xito si se trata de des-mantelarlo. Con esto no me refiero nicamente a la amplia opinin pblica, a cuya opinin tambin se han sumado los catlicos modernistas obsrvese slo la adoracin acrtica, en parte entusistica de monseor Wojtyla, a quien festeja incluso la prensa liberal, sino tambin a muchos clrigos y laicos tradicionalistas. Acaso el propio Cristo no haba prometido a Pedro: T eres Pedro, la roca, y sobre esta roca edificar mi Iglesia (Mat. 16, 18)? Adems, en el Concilio Vaticano I se proclam adems la infalibilidad del Papa como dogma vinculante:

Cuando el obispo romano habla ex cathedra, es decir, cuando, ejerciendo su ministerio como pastor y maestro de todos los cristianos, desde el supremo poder apostlico de su ministerio decide definitivamente que una doctrina sobre la fe o la moral ha de ser asumida por toda la Iglesia, en base a la asistencia divina que le es prometida en la persona de San Pedro posee aquella infalibilidad de la que el redentor divino quiso saber provista a su Iglesia en las decisiones definitivas en las doctrinas de fe y de moral. Por consiguiente, estas decisiones definitivas del obispo romano son inmodificables por s mismas, y no en base a la aprobacin de la Iglesia. (Denz 1839)

Simplemente no poda estar permitido aquello que no deba ser, a saber, que un Papa pueda ser hereje. Por eso, cuando antes se hablaba de hereja y de cisma a propsito de la persona de Pablo VI pienso en los sutiles tratados del abad de Nantes, entre otros en su Liber accusationis o en su revista CRC, se manifestaba de modo legalista, incluso mstico, que el Papa sigue siendo Papa aun como posible hereje o como hereje real. En ltimo trmino exista el truco teolgico con el hereje, pero que no era formal. A menudo se buscaban razones para probar que Montini en realidad nunca haba llegado a ser Papa. El Dr. Gliwitzky design esta postura con bastante acierto de este modo: La renuncia largamente practicada a traer la fe a la inteleccin es una de las races ms profundas de la llamada crisis en la que estamos. Por tanto, todo nuestro esfuerzo tiene que orientarse a, observando los signos, fomentar el saber de cundo nicamente se est opinando y deseando, cundo se est esperando, cundo se est creyendo y cundo se est sabiendo en la verdad.(Dr. Hans Gliwitzky, en EINSICHT, ao I, Nr. 12, p. 37, artculo Garabandal)

En esta medida el padre Gurard des Lauriers haba resumido esta postura psicolgicamente tal vez comprensible en su tesis como en una frmula. Pero corresponde a la doctrina de la Iglesia, o refleja la concepcin de la Iglesia? Ya San Paschasius advierte en el siglo IX: Quien busca algo fuera de la Iglesia slo encuentra falsedad, y quien no acepta lo que dijo Cristo se pone a s mismo fuera de la verdad. (2) Naturalmente eso tambin vale para el Papa. De este modo, un Papa puede separarse de la cabeza, es decir, de Cristo, mediante la desobediencia en cosas del culto, cuyo deber es protegerlas. A un Papa as, que quiere destruir la Iglesia, se le tienen que oponer todos los cristianos. (3) Un Papa que sostiene doctrinas errneas, advierte Surez, ya no es Papa, y si se equivoca, entonces no se equivoca como Papa, as como la Iglesia no se equivoca (en esto): ella puede elegir a otro. (4) En Romani Pontificis in definiendo infallibilitas se dice: Slo con que un Papa se haga culpable de hereja est ya fuera de la Iglesia, y Dios mismo le ha relegado de su ministerio. (5) Por tanto un hereje manifiesto no puede ser Papa: as dice tambin el juicio del maestro de la Iglesia San Roberto Bellarmino. (6) Por eso el modo como Ricossa se refiere a San Bellarmino en su fundamentacin de la tesis de des Lauriers es totalmente incomprensible, toda vez que ste no slo no conoce la distincin entre un Papa formaliter y uno materialiter, sino que incluso excluye expresamente la posibilidad de que pueda haber un Papa como Papa hereje (en De romano Pontifice).

Si se compara la tesis de des Lauriers con estas posiciones, puede constatarse fcilmente que no se produce una divisin entre un Papa actual y uno potencial. La hereja tiene para l ka consecuen-cia inmediata de la prdida del ministerio. Como demuestra la teloga Myra Davidoglou, la tesis del Papa materialiter, non formaliter es nueva: Tous les papes que lEglise catholique a connus depuis sa fondation sont papes formels; lide dun pape potentiel ayant droit a titres de Pontife romain et au Sige apostolique est une nouveaut, en duire de lEcriture sainte ou de la Tradition apostolque, les deux seules sources de la Rvlation divine, ni mme de lhistorie de lEglise, la possibilit de lexistence dun tel pape. Sous ce rapport, nous avons donc affaire une doctrine purement humaine dont nous bornerons. (LA VOIE, 1991, Nr. 21, p. 2: Analyse logique et theologique de la thse dite de Cassiciacum). Todos los Papas que la Iglesia catlica ha conocido desde su fundacin han sido Papas formales. El pensamiento de un Papa potencial con derecho a la silla apostlica es una novedad en el sentido de que eso no puede concluirse a partir de las Sagradas Escrituras ni de la tradicin apostlica, las dos nicas fuentes de la revelacin divina, ni tampoco a partir de la historia de la Iglesia. Desde este punto de vista, aqu nos hallamos ante una doctrina puramente humana [es decir, puramente personal]. (Traduccin del prroco Schoonbroodt) Myra Davidoglou contina: Dira-t-on que celui a perdu la papaut nen est pas pour autant dchu? [...] Et pourtant, cest sur lappa-raitre, come il dit, que lauteur va sappuyer pour tenter dtablir loccupation non de fait (laquelle est vidente), mais de droit du Sige de Pierre par des hommes come Montini ou fait hors de lEglise, parce quexcommnis et anathmiss par le Concile du Vatican (1870). (LA VOIE, 1991, Nr. 21, p. 3) (Si ha perdido el papado, no se ha salido de l? [...] Y sin embargo el autor [des Lauriers] se apoya para demostrar no la autntica posesin de la silla papal (lo cual es evidente), sino el derecho a ocupar la silla de Pedro en el caso de Montini y de Wojtyla, mientras que l mismo indica que son herejes, es decir, que en realidad estn fuera de la Iglesia no slo de iure, sino tambin de facto, porque estn excomulgados y anatemizados por el Concilio Vaticano Primero 1870. (Traduccin del prroco Schoonbroodt)

Aunque des Lauriers no niega la posibilidad de la sedisvacancia, en su opinin sta slo se producira si la eleccin como Papa de Montini o de Wojtyla hubiera sido invlida, lo cual tendra primero que ser demostrado.

El antiguo profesor de la Gregoriana, des Lauriers, y sus adeptos, no entienden que la acusacin de hereja no se dirige al Papa en tanto que Papa, es decir, que con ello se est juzgando quasi por encima del Papa, lo que no est permitido segn la mxima de que el Papa no puede ser juzgado por nadie (porque en tanto que Papa es l mismo el juez supremo (7), sino que se trata de un juicio de constatacin en el que se declara que a de causa una determinada hereja la persona respectiva ha dejado de ser Papa.

Abordamos ahora la cuestin de si Wojtyla fue elegido Papa vlidamente.

Supongamos para adoptar la posicin de monseor Gurard des Lauriers que monseor Wojtyla hubiera sido elegido por una pars minor et sanior: entonces la eleccin habra podido ser vlida si el elegido hubiera sido un obispo ortodoxo. Pero la ortodoxia de Wojtyla antes de la eleccin puede discutirse con razn. Me ahorro enumerar las herejas conocidas de todos que l sostuvo ya antes de ocupar su ministerio. Slo indico que l fue uno de los que fomentaron especialmente las reformas (a diferencia del cardenal Wischinky, que aunque tampoco opuso resistencia, al fin y al cabo tuvo el mrito de haber reforzado con su intervencin a los polacos en su actitud anticomunista). Tras la bula de Pablo IV Cum ex apostolatus officio del 15 de febrero de 1559, los prelados y los obispos que antes de ser promovidos se han desviado de la fe catlica pierden automticamente su autoridad y todo ministerio. No tienen potestad para desempear un ministerio. Despus de que Pablo IV confirma primeramente todas las sanciones que fueron aplicadas a herticos y cismticos (8) , habla decididamente sobre la inhabilidad de los herejes para el ministerio:

Aadimos que si en algn momento hubiera de mostrarse que un obispo, aun cuando acte en lugar de un arzobispo o un patriarca, o un cardenal de la Iglesia Catlica, a la que nos hemos referido antes, tambin advirtase un legado o incluso un pontfice romano antes de ser nombrado cardenal o antes de su eleccin como pontfice romano, se ha desviado de la fe catlica, ha cado en una hereja o en cisma, o los ha provocado y causado, entonces su nombramiento o eleccin, aun cuando esto haya sucedido con la conformidad y la aprobacin unnime de todos los cardenales, son nulos, inoperantes y sin valor. Ni con el recibimiento de la consagracin episcopal ni la consiguiente adopcin de la direccin y la administracin, ni siquiera con la entronizacin del Romano Pontfice ni con la veneracin ni la obediencia que todos le deben, por mucho que hayan durado, pueden des-ignarse vlidos ni recibir la validez, ni considerarse vlidos en ningn aspecto parcial. Hay que pensar que a todos aquellos que de tal modo fueron promovidos a obispos, arzobispos, patriarcas o primados, se les ha adjudicado o se les adjudicar una capacidad de administracin nula en asuntos espirituales y temporales. Todo aquello que de cualquier manera ellos hayan expresado, creado, realizado o administrado, y todo lo que se siga de ah, carece de validez y no puede conferir ninguna seguridad ni tampoco un derecho a nadie. As pues, los promovidos y elegidos de este modo pierden eo ipso y sin ninguna declaracin toda dignidad, posicin, honor, ttulo, toda autoridad, todo ministerio y todo poder, aun cuando todos y cada uno de los as promovidos o elegidos anteriormente no se hubieran desviado de la fe y no hubieran sido herejes ni hubieran cado en un cisma no lo hubieran creado u ocasionado. (Bula Cum ex apostolatus officio, 6)

Por eso, segn esta bula no puede admitirse el supuesto de que hubiera habido una pars minor et sanior, es decir, legtimos electores del Papa, puesto que ellos habran perdido igualmente su cargo a causa de la hereja. (En cuanto a la hereja de los obispos y cardenales italianos, monseor Gurard des Lauriers mantena una posicin ms bien peculiar, que se basaba en su experiencia con estas personas: en cierta ocasin nos dijo al Dr. Hiller y a m que los prelados italianos, que por lo general cuando eran seminaristas fueron alumnos suyos, eran tan tontos que ni siquiera eran capaces de sostener herejas, porque no saban lo que es esto.) Aqu no encuentra aplicacin el decreto del CIC segn el cual infringimientos jurdicos que son sancionados con censuras no limitan el derecho de eleccin de los cardenales, porque no se trata de delitos de derecho, sino de delitos de fe.

Se argumenta an que Juan Pablo II es un hereje material pero no formal, lo cual significa que sostiene una hereja pero no sabe que lo es. Hay que tener claro lo que esto significa: el maestro supremo y el velador de la doctrina no sabe lo que ha de ensear ni lo que debe custodiar. Estas son las puertas traseras teolgicas que la gente como Ricossa se dejan abiertas para no tener que extraer las consecuencias decisivas. Tal concepcin est excluida segn el Canon 16 2a del CIC, segn el cual el posesor de un cargo, especialmente si se trata del posesor del ministerio doctrinal de la Iglesia, no puede hacer valer que no conoce su fe. Puesto que Wojtyla fue ordenado obispo an bajo Po XII, previamente tuvo que acreditarse su ortodoxia en un proceso de informacin y de definicin (cfr. CIC, Can. 330 y 331).

La pregunta de si un hereje puede ser Papa, los maestros de la Iglesia y los telogos que se han ocupado de este problema la han respondido inequvocamente con una negacin, como se ha dicho antes (Bellarmino, Cayetano, Surez). El Dr. Katzer, que en el mbito de habla alemana ocupaba como telogo una posicin similar a la del padre Senz y Arriaga en Mjico, se ha ocupado con ms precisin de este tema en el artculo Silla apostlica desocupada (EINSICHT VIII/5 de diciembre de 1978, p. 168 ss., reeditado en EINSICHT XXXII/1, p. 13 s.). Segn l, la silla apostlica [...] puede estar desocupada:

a) por muerte fsica del Papa,
b) por muerte moral del Papa.

El Papa est moralmente muerto cuando ha pecado manifiestamente contra la doctrina de la fe o de la moral. Pero no por ello la silla apostlica queda hurfana, como enfatiza el Papa Po VI en su conocida constitucin apostlica Auctorem fidei, tan importante para nuestros tiempos, refirindose a san Pedro Crislogo (9): Pedro, viviendo en su trono y ocupando la presidencia, ofrece a quienes la demandan la verdad de la fe. Esto sucede merced a los juicios infalibles e inderogables de la silla apostlica.

El decreto de Bellarmino segn el cual Papa haereticus depositus est, un Papa hereje est depues-to un juicio de constatacin, es completado con la frmula de Cayetano deponendus est, hay que deponerlo, en el sentido de que este juicio de constatacin hay que darlo a conocer, es decir, que la persona respectiva tiene que ser declarada por la Iglesia como depuesto, porque la Iglesia es una comunidad visible y jurdica, que tiene que estar informada sobre el estado de su cabeza superior. Exactamente esto hizo Su Eminencia monseor Ng-dinh-Thuc con su DECLARATIO del 25 de febrero de 1982. No en el sentido de que en la DECLARATIO se constate por vez primera la sedisvacancia y se muestren las consecuencias necesarias, pero es el nico documento de un antiguo portador del cargo, de alto rango y muy estimado, que ha acertado con esta constatacin y la ha proclamado pblicamente. Aun cuando no fuera redactada desde el cargo sino slo ex caritate, es decir, por preocupacin por el bien de la Iglesia, sin embargo monseor Ng-dinh-Thuc, en calidad de obispo de la Iglesia catlico-romana, expres esta constatacin de modo jurdicamente vinculante para los creyentes. La DECLARATIO es el documento con el que podemos asegurar tambin en sentido jurdico nuestra resistencia y las dems actividades ms all de la justificacin desde la visin personal de que la jerarqua ha apostasiado.(10)

La tesis de des Lauriers de que un Papa cado en hereja (un autor americano ha hecho una lista de 101 herejas slo de Juan Pablo II) advirtase que un Papa elegido legtimamente es un Papa materialiter, es decir, un Papa que todava puede serlo potencialmente, queda con ello inequvocamente refutada. El ministerio papal se ha acabado exactamente cuando el posesor de este ministerio cae en hereja. Como se ha mostrado, el truco de que no es consciente de su hereja, es decir, de que no es un hereje formal, no se puede aplicar. Por qu? Porque no puede ser que aquel que en calidad de sucesor del representante de Cristo aqu en la tierra fue instaurado como maestro y velador supre-mo de la integridad de la fe proclame simultneamente la verdad y el error. La identidad de la persona de un Papa no se puede dividir esquizofrnicamente en una material y por otro lado una formal, pues en cuanto tal no estara en condiciones de preservar su identidad como persona. Tal divisin esquizofrnica de la persona sera, en cuanto a su contenido, no slo contradictoria, sino tambin un contrasentido.

Alguien que, como el Papa, reivindica infalibilidad en asuntos de fe y de moral, que en los mbitos mencionados encarna la verdad qua ministerio, no puede ser al mismo tiempo el representante del error y de la falsedad. Referido a la persona respectiva, eso significara no slo que hace valer la contradiccin, sino que introduce la esquizofrenia como principio en la teologa. En el momento en que Juan Pablo II muestra que tambin est propagando el error como ha acentuado monseor Gurard des Lauriers, que sostiene por costumbre la hereja, deja de ser el representante de la verdad infalible.

La tesis Juan Pablo II es Papa cuando proclama algo ortodoxo y no lo es cuando dice algo hertico, significa a su vez que cada creyente tendra que juzgar cada vez sobre la ortodoxia o sobre la hereja del papa. Con ello, la autoridad doctrinal de Roma quedara transferida a cada creyente, pues ya no sera cierto que Roma locuta, causa finita (Roma ha hablado, el asunto est terminado), sino: cuando Roma ha hablado, slo entonces se desata el debate entre los creyentes.

Qu aspecto tendra bajo este presupuesto la tesis del Papa materialiter, non formaliter una restitucin o una reconstruccin de la Iglesia? (11) Puesto que el Papa materialiter sigue siendo Papa pese a la propaganda del error e incluso de la apostasa, slo se trata de que vuelva a ser Papa formaliter, es decir, que es al mismo tiempo Papa materialiter y formaliter cuando sostenga (de nuevo) posiciones ortodoxas. Los partidarios como el abad Ricossa esperan por tanto que Juan Pablo II se vuelva a convertir. Con ello, en cuanto a la restitucin de la autoridad, la crisis se habra superado... al menos por cuanto concierne a la persona de Juan Pablo II. La cuestin de los otros obispos herticos o apstatas (entre tanto obispos), que tendran que ser tratados de modo anlogo: episcopus materialiter, non formaliter, quedara an irresuelta. (Pero tal vez el regreso del Papa materialiter a la ortodoxia implique tambin la de los Episcopi materialiter.) Sobre la segu-ridad jurdica y sobre la recuperacin de la jurisdiccin de estos reconfesos no habla ni des Lauriers ni Ricossa. Pero qu sucede si Juan Pablo II mezcla fuertemente en sus decretos la ortodoxia y la hereja Wojtyla es un maestro de la dialctica!? Es entonces Papa materialiter y al mismo tiempo formaliter/non formaliter? Este juego absurdo puede llevarse todo lo lejos que se quiera.

Esta espera de la conversin de monseor Wojtyla la he comparado siempre con la espera a Godot que Samuel Becket describe en la obra de teatro homnima. All se espera a Godot, del cual se sabe que nunca llegar... es decir, una espera completamente absurda. Con estos absurdos se pueden montar obras de teatro (para representar el absurdo), pero no llevar a cabo la reconstruccin de la Iglesia. No se enter Gurard des Lauriers de que la apostasa es uno de los pecados que son irreversibles, es decir, el rechazo de la verdad, de la verdad viva, por ella misma? Lo han olvidado sus discpulos, entre los que tambin se encuentra el abad Sanborn en Estados Unidos?

Mientras tanto los fieles han de seguir llevando su vida religioso-eclesistica: criticar lo que es criticable, apelar a los obispos y al Santo Padre, no obedecer cuando los decretos contradicen a la fe. Pero si entonces, por exceso de celo o por impaciencia se mandan consagrar sacerdotes y obispos, eso son naturalmente seales cismticas... acaso porque se desconfa de la providencia divina?

Para aclarar con un ejemplo sacado del mbito militar las consecuencias que resultan de esta posicin, que para Ricossa y su comunidad Mater boni consilii parece ser ms importante que el resto de la fe catlica: un general comete alta traicin y entrega su patria al enemigo junto con la armada que l manda. En lugar de hacer que a este general lo condene un tribunal de guerra y de nombrar un nuevo general, los des-laurieristas recomiendan esperar hasta que a este alto traidor se le ocurra volver a cambiar los frentes, para que puedan volver a servirlo en fidelidad. Mientras tanto, llenos de esperanza en el cambio de opinin de su general (dicho en trminos teolgicos: llenos de esperanza en Dios), los soldados permiten que el enemigo gobierne irrestrictamente.

Para terminar, algunas indicaciones sobre nuestra situacin actual. Si se observa el comportamiento de los creyentes, pero especialmente el de los sacerdotes y obispos que pretenden trabajar para la custodia de la fe y la reconstruccin de la Iglesia, entonces desgraciadamente hay que constatar por todas partes sectarismo y resignacin. En el tiempo que sigui a la proclamacin de la DECLARATIO al margen de los esfuerzos que el entre tanto fallecido obispo Carmona emprendi a principios de los aos noventa para la reunificacin de los creyentes, y que el obispo Dvila quiere continuar ahora, no se ha hecho nada para restituir la Iglesia como institucin de salvacin. En su visita del ao pasado el obispo Dvila ha expuesto la situacin de un modo ms elegante: Durante los ltimos veinte aos, nosotros los sacerdotes slo nos hemos ocupado de problemas pastorales.

Pero el trabajo pastoral slo puede ser fructfero si se encuadra en las estructuras eclesisticas, pues la administracin sacramental ejercida hasta ahora slo es legtima si se hace con la intencin de que suceda como acto de la Iglesia. Slo a ella, a la Iglesia, le ha conferido Cristo la administracin de los sacramentos. Todo lo dems sera puro sectarismo. Por eso, el fin principal de todos nuestros esfuerzos ha de ser llevar adelante esta restitucin. Pues Cristo fund la Iglesia como institucin de salvacin y no slo como mera comunidad de fe para garantizar con seguridad la transmisin infalseada de su doctrina y de los medios de la gracia. Por tanto, la reconstruccin de la Iglesia como institucin de salvacin es exigida por la voluntad de su divino fundador. Pero de aqu resulta un dilema. Por un lado falta por ahora la jurisdiccin eclesistica necesaria para el cumplimiento de estas tareas, puesto que la jerarqua ha apostasiado, mientras que por otro lado la reconstruccin es el presupuesto necesario para el restablecimiento de esta autoridad eclesistica. Hay que encontrar una solucin teolgica clara para este problema.

La mera insistencia en la situacin de urgencia que se da a nivel mundial no justifica la actuacin iniciada de modo slo personal ni el activismo de ciertos clrigos, y define teolgicamente la situa-cin slo de modo incompleto, pero tal actitud encierra en s el peligro del sectarismo, toda vez que cada uno puede obtener de ello para s mismo las consecuencias que quiera. A nadie se le ocurrira por ejemplo comprarse un uniforme y una escopeta para presentarse luego como soldado del ejrcito alemn o mejicano. Cul sera la solucin? Para seguir con este ejemplo, slo sera tal soldado si este ejrcito lo llamara. Aplicndolo a la Iglesia, slo sera un verdadero sacerdote si pudiera acreditar que ha sido encomendado por la autntica Iglesia.

Frente a ello se objeta que para resolver los problemas actuales no se necesita de ninguna estrategia propia, sino que basta con apelar al principio de estado de emergencia. Tal concepcin no es slo falsa, sino que es tambin altamente peligrosa. Con una medida de emergencia slo se quiere impedir que se produzca o se haya de producir un estado determinado: quiero que algo no haya de ser. Pero con esta intencin no digo (an) lo que haya de ser. Por ejemplo, cuando construyo un dique quiero impedir que un ro desborde la orilla e inunde el campo. Pero con esta medida no he indicado cmo quiero construir mi campo. Es decir, necesito adems una idea positiva propia de cmo quiero utilizar el campo que quiero cultivar.

Regresemos a nuestro propio pasado eclesistico inmediato: fue necesario administrar consagraciones episcopales sin mandato papal para salvar la sucesin apostlica amenazada, tal como hizo monseor Ng-dinh-Thuc. Pero sera un gran error suponer que en el futuro se puede renunciar a situaciones ordenadas, en ltimo trmino al mandato papal, porque la Iglesia est supuestamente en peligro. Pues la apelacin al estado de emergencia tiene que pagar por todas las acciones sectarias, incluso por la inadmisible consagracin de sacerdotes casados. Si ustedes, queridos oyentes, echan un vistazo alrededor, no se ha producido justamente aquello que debera haberse alcanzado con la medida de emergencia de entonces: la salvacin de la sucesin y de la Iglesia. Nos encontramos en un sectarismo del cual nosotros mismos somos culpables y que nosotros mismos hemos ocasionado. Slo les vuelvo a recordar lo que es motivo de esta ponencia: las escandalosas consagraciones episcopales que McKenna fundamentaba con aquella tesis, y cuya insostenibilidad les he querido demostrar. Qu abismos se han abierto aqu! Por tanto, para la reconstruccin de la Iglesia, para su restitucin como institucin de salvacin, necesitamos conceptos propios:
- que tengan que estar teolgicamente fundados, y
- que por un lado tengan que pasar factura a las realidades actuales
- y por otro lado sean apropiadas para reconfigurar estas realidades de tal modo que, finalmente, la Iglesia vuelva a ser el custodio de la revelacin de Dios y la comunidad de los fieles vuelva a estar bajo un Papa elegido legtimamente.


La consagracin episcopal de P. Gurard des Lauriers

Una vez que las investigaciones de los ritos de consagracin postconciliares hubieran dado el resultado de que eran dogmticamente defectuosos, o cuanto menos en sumo grado dudosos, es decir, que conforme a los nuevos ritos las consagraciones eran invlidas, entre nosotros fue creciendo la preocupacin por la custodia de la sucesin apostlica, que depende de la serie ininterrumpida de consagraciones vlidas (consagraciones episcopales y sacerdotales). Pero cuando monseor Lefebvre rechaz enrgicamente nuestras preocupaciones al respecto, que algunos miembros de nuestro crculo le haban comunicado, indicando sarcsticamente que l conoce a un obispo casado en Lima... que tal vez se interesara por nuestro problema..., entablamos contacto con Su Eminencia monseor Ng-dinh-Thuc. En ello pudimos apoyarnos en su declaracin sobre las ordenaciones sacerdotales y episcopales que l haba administrado en el Palmar de Troya, en Espaa, que l fundamentaba sealando la situacin de necesidad y el hundimiento generalizado de la Iglesia. El muy honorable Dr. Katzer, que como telogo y pastor gozaba de un gran prestigio en el mbito europeo entre los creyentes conservadores y sedisvacantistas, el Dr. Hiller y yo tratamos con l tanto el problema de la sedisvacancia como tambin la amenaza de la sucesin apostlica, para preguntarle finalmente si dadas las circunstancias l estara dispuesto a consagrar a un obispo.

Despus de que el Dr. Katzer, que se haba puesto a disposicin como candidato para el ministerio episcopal, desgraciadamente muriera de modo repentino, tuvimos que buscar para este ministerio a otro candidato digno con buena reputacin entre los creyentes. El padre G. des Lauriers, que era profesor en la Gregoriana de Roma y ms tarde durante un tiempo profesor en Econe, se haba hecho un nombre como coautor de la Breve investigacin crtica del Novus ordo missae, que haban publicado los dos cardenales Ottaviani y Bacci. El padre Gurard des Lauriers reaccion a nuestro escrito con una carta extraordinariamente abierta y llena de preocupacin, muy personal, en la que tambin hablaba de la situacin de la jerarqua. Conoca a los obispos italianos de aquella poca de sus estudios en la universidad papal, porque haban sido sus antiguos estudiantes. Los debates sobre la situacin general y la necesidad de una eventual consagracin episcopal se celebraron en Etiolles, el lugar de residencia del padre G. des Lauriers, cerca de Pars, con el Prof. Lauth y Dr. Hiller. Se lleg a la unanimidad en la mayora de los puntos de discusin. Entre los participantes qued nicamente como punto de controversia el problema de cmo G. des Lauriers pretenda interpretar la sedisvacancia con su tesis del Papa materialiter, non formaliter. Pues al margen de la dignidad teolgica de esta tesis, en cuanto al modo de llevar una eventual lucha eclesistica se desprenden consecuencias totalmente distintas frente a la posicin de la estricta sedisvacancia, que fue sostenida pblicamente tanto por nosotros como posteriormente tambin por Su Eminencia monseor Ng-dinh-Thuc. Pero si se pretenda seguir un camino comn, haba que eliminar estas diferencias, y en ello tenamos el convencimiento de que el padre G. des Lauriers se hallaba con su tesis en la famosa senda perdida.

El seor Hiller, el seor Lauth y yo considerbamos una conditio sine qua non para una eventual consagracin episcopal del padre G. des Lauriers que slo podramos recomendarlo como candidato si vea su tesis como falsa. Con este propsito, el Prof. Lauth volvi a viajar, esta vez solo, a Etiolles, para eliminar en una intensa conversacin este ltimo obstculo a la consagracin.

Cuando Lauth regres a Mnich, nos asegur a Hiller y a mi que el padre Gurard des Lauriers haba renunciado a su ridcula tesis, que se haba distanciado de ella y asumido la posicin que defendamos nosotros, a saber, que reinaba la vacancia. Tras ello, nos dirigimos a monseor Ng-dinh-Thuc, que nos haba dado su confianza en el curso de los aos anteriores, en los que habamos emprendido diversas empresas con l, para establecer el contacto con el padre des Lauriers como candidato a la consagracin. Pero inmediatamente despus de la consagracin, celebrada el 7 de mayo de 1981, se evidenci que el Prof. Lauth nos haba informado mal: el nuevo obispo proclam que no le importaba estar en situacin cismtica. A la pregunta de cmo es que se senta cismtico, nos enteramos de que en modo alguno haba cambiado su tesis de Papa materialiter, non formaliter con la posicin sedisvacantista. Advirtase que si nosotros hubiramos intuido esto, el Sr. Hiller y yo jams habramos recomendado al padre Gurard des Lauriers como candidato a la consagracin. Cuando adems de esto nos enteramos de que des Lauriers primeramente tampoco quera ser activo como obispo, a travs del Sr. Moser entablamos contacto con el padre Carmona y con la seorita Gloria Riestra de Wolff, la editora de la antigua revista TRENTO, para indagar la disposicin, si dadas las circunstancias el padre Carmona estara dispuesto a asumir el ministerio episcopal para preservar la sucesin, con el conocido resultado de que el 17 de octubre de 1981 recibi la ordenacin episcopal junto con el padre Zamora.

En el tiempo posterior, la consagracin del padre Gurard des Lauriers hubo de evidenciarse en mltiples sentidos como accidente, como por lo dems tambin otras consagraciones. No slo porque el obispo Gurard des Lauriers comenz a atacar de modo penetrante a Su Eminencia monseor Ng-dinh-Thuc, que en aquella poca haba huido a nosotros desde Toulon escapando de la persecucin, diciendo que despus de todo ste quera adherirse a su tesis del Papa materialiter, non formaliter el arzobispo, que en aquella poca viva con nosotros, lleno de rabia rompi estas cartas y tir los trozos por la ventana, sino que tambin comenz una lucha pblica con los obispos ordenados posteriormente, Carmona y Zamora, sobre la posicin eclesistica correcta. En la revista Sus le banniere nos insult a la seorita Gloria Riestra, a De Wolff, al Dr. Hiller y a m llamndonos cismticos. No reprocho a Gurard des Lauriers haber establecido su tesis de Papa materialiter, non formaliter cualquiera puede equivocarse, pero considero una falta absoluta de escrpulos que de forma penetrante e insultante para los afectados atacara precisamente a aquellos que le haban ayudado a asumir el ministerio episcopal. Del todo incomprensible fue su comportamiento contra la DECLARATIO de Su Eminencia el arzobispo Ng-dinh-Thuc, que el desestim con la propaganda a favor de su propia tesis. Esta campaa contra quien lo haba consagrado lleg incluso hasta el punto por cuanto recuerdo de que difundi o hizo difundir el rumor de que el autor de la DECLARATIO no era monseor Ng-dinh-Thuc, sino los Sres. Hiller y Heller. Todava hoy tengo que amenazar en ocasiones con consecuencias jurdicas a personas que siguen afirmando que monseor Ng-dinh-Thuc se dej comprar para la redaccin de la DECLARATIO.

Con su campaa sin escrpulos, que l emprendi seguidamente, en favor de su tesis como yo la formulo sarcsticamente del medio Santo Padre y contra su consagrador, contra sus cofrades que se no adhirieron a l sino a la DECLARATIO sobre la sedisvacancia, paraliz sensiblemente nuestra lucha eclesistica. Y con la misma falta de instinto siguen operando hoy sus antiguos discpulos.

Aparte de estas descortesas, monseor Gurard des Lauriers perjudic gravemente nuestra lucha eclesistica tambin en otro sentido, ordenando obispos a candidatos sin consultarlo ni hablarlo con sus cofrades episcopales, y sin haber examinado el estado y la capacitacin de los sacerdotes cuestionables, o sin atender a las reservas que haba frente a ellos. Con ello fue el causante de lo que yo he llamado el cisma interno (cfr. EINSICHT XXXI/2, p. 32 ss.). As, consagr obispo entre otros al Dr. Storck que aunque era un telogo y un filsofo dotado, como sacerdote haba hecho concesiones a Econe y a sacerdotes vagantes, incluso contra las objeciones presentadas por monseor Vezelis. Monseor Gurard des Lauriers consagr incluso al padre McKenna por sugerencia de una anciana seora de Suiza, motivo por el cual, unas semanas antes de la fecha de la consagracin, ste se pas al bando teolgico de monseor Gurard des Lauriers, cuya posicin sigue sosteniendo hoy da. Y naturalmente des Lauriers haba realizado la consagracin contra las protestas de fieles y sin hablarlas con los obispos americanos Musey y Vazalis, que ya ejercan sus ministerios. Igualmente sin consultar a los otros obispos consagr tambin al ex-econista Munari, que entre tanto ha pasado al estado de laico.

Tal vez a monseor Gurard des Lauriers, que falleci el 27 de febrero de 1988 poco antes de alcanzar los noventa aos, se le pueda considerar que de hecho buscara una solucin clara para el problema de la jurisdiccin al contrario que otros obispos y que al menos al final de su vida pusiera en cuestin la validez de su tesis, que tantos disgustos haba deparado, adhirindose ms bien a la posicin del sedisvacantismo establecida en la DECLARATIO de Su Eminencia Ng-dinh-Thuc (SAKA-Informationen de mayo de 1988).

* * *

Notas:

(1) Los firmantes, don Franco Munari, don Francesco Ricossa, don Curzio Nitoglia y don Giuseppe Murro, obedeciendo a la doctrina de la Iglesia catlica, segn la cual es obligatoria la necesidad de una retractacin pblica como consecuencia de la publicacin de doctrinas falsas sobre la fe y la moral, declaran retractarse pblicamente de que han enseado, o al menos consintieron implcitamente como concordante con la verdad, que en el tiempo de 1982 a 1985, es decir, durante su pertenencia a la Hermandad sacerdotal San Po X, creyeron en los siguientes errores:
1. Al Papa romano se le atribuye infalibilidad slo en las decisiones ex cathedra (es decir, cuando ensea dogmas).
2. El ministerio doctrinal habitual y universal de la Iglesia no es infalible.
3. El Concilio Vaticano II puede ser no infalible como concilio pastoral, pero no como concilio dogmtico.
4. Est permitido, y habitualmente se ofrece, negar la obediencia a la doctrina doctrinal, moral y litrgica de la autoridad legtima (el Papa y los obispos), aunque se reconoce que a esa misma autoridad se le atribuye toda la autoridad en virtud de la instauracin divina de la Iglesia.
5. Es posible que la autoridad legtima (el Papa romano) de la Iglesia universal promulgue y ordene leyes (rito misal, sacramentos, cdigo del derecho eclesistico) que contengan errores, herejas, as como tambin elementos perjudiciales para la salvacin de las almas.
6. Es posible que un autntico Papa verdadero, un verdadero representante de Cristo, pueda ser al mismo tiempo cismtico, apostsico y estar en contradiccin con la tradicin, y que sus actos haya que juzgarlos como nulos.
Las DECLARACIONES ERRONEAS que hemos citado arriba lastiman mortalmente el dogma catlico de la INSTAURACION DIVINA DE LA IGLESIA, su MINISTERIO DOCTRINAL, la INFALIBILIDAD de la Iglesia y del PAPA ROMANO. A todos aquellos a los que hayan ofendido de esta manera, los sacerdotes firmantes piden con esta retractacin pblica perdn y oraciones, y aseguran que con la ayuda de Dios jams volvern a sostener errores semejantes. (Citado segn KE Nr. 3/1996, p. 80)
(2) P.L. 120. Paschasius Radbertus, Liber de Corpore et Sanguine Domini, col. 1317.
(3) Ad sacrosanta Concilia a Philippo Labbe et Gabriele Cossartio edita Apparatus alter, Venetiis 1728.
(4) Defensio Fidei, lib. V. De antichristo, Tom. XX, Cap. XXI, 7.
(5) Romani Pontificis in definiendo infallibilitas breviter demonstrata. Thyrsi Gonzales S.J. Parisli 1698.
(6) Controversio de Romano Pontifice, lib. II, cap. XXX.
(7) Cfr. la bula de Pablo IV Cum ex apostolatus officio, 1: Considerando este asunto tan difcil y peligroso, el Romano Pontfice, que es el representante de Dios y de Nuestro Seor Jesucristo en la tierra, tiene un poder ilimitado sobre los pueblos y los reinos, y decide jurdicamente sobre todos, sin quedar sometido l mismo en este mundo a juicio jurdico. Sin embargo se le puede contradecir si se encuentra que se ha desviado de la fe.
(8) Cum ex apostolatus officio, 2: Todos los que hasta ahora se han desviado de la fe catlica, que han cado en hereja o en cisma o que han provocado y se han hecho culpables de ellos, si son conocidos como tales, si se han confesado como tales o si fueron llevados all, o si (lo que Dios, en su misericordia y bondad, quiera evitarles) en adelante van a desviarse, a caer en hereja o en cisma, a provocarlos o inculparse de ellos, o se vaya a encontrar que se han desviado, que han cado en hereja o en cisma, que los han provocado o se han inculpado de ellos, que lo confiesan o que son llevados all, que stos, as lo queremos y lo determinamos Nosotros, que stos, de cualquier estado, grado, rango, oficio y dignidad excelente que sean, aun cuando tengan dignidad episcopal o archiepiscopal, o posean dignidad de patriarcas, de primados o una dignidad eclesistica superior, aunque estn provistos de la dignidad cardenalicia o posean siempre o con limitacin temporal, en cualquier lugar de la tierra, el ministerio de un legado de la silla apostlica, que reciban sobre s las sentencias jurdicas, las censuras y las sanciones que se han mencionado.
(9) P.L. 54, 743 ss.
(10) Para comparar esta posicin con la de los econistas: ellos tambin tienen el problema de la falta de autoridad papal, puesto que rechazan igualmente muchas conclusiones del Vaticano II y las reformas que l inici. Pero lo hacen por otro motivo. No discuten que un Papa que es hertico deja de ser Papa, pero discuten que Juan Pablo II haya difundido decididamente herejas, sino que slo es liberal o modernista, daando de este modo a la Iglesia, por lo que se oponen a sus decretos. Con esta posicin tradicionalista, es decir, teolgicamente inacreditada, se mueven sobre una capa de hielo que argumentativamente es muy fina, como evidencian todas las negociaciaciones que han llevado con Roma.
(11) Nosotros, los autnticos seidsvacantistas, nos caracterizamos porque junto con la constatacin de que la silla est desocupada pretendemos al mismo tiempo que debe volver a ser ocupada.


















 
(c) 2004-2018 brainsquad.de