54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc
 
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo 
Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc

por
Eberhard Heller
traducido por Alberto Ciria

Durante los ltimos aos, lectores de EINSICHT de todo el mundo se han puesto en contacto muchas veces conmigo, y cada vez con ms frecuencia, para preguntarme por la persona de Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc y por la relacin que l tuvo con las personas de nuestra asociacin. Concretamente, queran saber qu relacin haba tenido yo con l y cmo fue su estancia de varios meses en Mnich como husped nuestro. Hasta ahora, siempre fui muy reservado al responder a las diversas preguntas, ya que, en algunos casos, los acontecimientos por los que se interesaban los lectores ocurrieron hace ya ms de 45 aos. Les ruego me perdonen si les digo que, desde entonces, se me han olvidado algunas cosas. Por eso me haba negado hasta ahora a relatar mis experiencias personales con el arzobispo durante este perodo, que fueron los aos en los que se elabor la Declaratio. Hasta ahora, me haba limitado a redactar las declaraciones oficiales sobre los acontecimientos de aquella poca. Me refiero a las declaraciones que salieron publicadas en EINSICHT y que se referan a asuntos de relevancia eclesistica. Es verdad que alguna vez pens en contar el modo como algunas de las peleas de nuestra lucha eclesistica haban afectado a mi vida personal, con todos sus puntos lgidos pero tambin con todas las amargas decepciones que conllevaron. Pero, al final, siempre acababa rechazando esta idea, porque ese relato de las experiencias personales fcilmente habra podido desviar la atencin de los acontecimientos esenciales y de su elaboracin teolgica, por ejemplo en todo lo relativo a las ordenaciones que el arzobispo celebr.

Sin embargo, en los crculos conservadores, sobre todo en Estados Unidos y Francia, muchos creyentes se han formado una imagen del arzobispo que est plagada de resentimientos y prejuicios injustificados. Por eso, hace poco me volvieron a insistir encarecidamente para que corrigiera esta imagen distorsionada de la persona que tan decisivamente configur e impuls los actos de nuestra Iglesia. Entre estos logros extraordinarios estn la declaracin sobre la vacancia de la sede romana, la garanta de la sucesin apostlica y los impulsos para restituir la Iglesia. Para lavar de toda desfachatez y arrogancia esta imagen, tantas veces tan manchada, me he decidido por fin a contar por escrito cmo fue mi vida con el arzobispo. Aunque la distancia temporal es enorme y soy consciente de que estas notas acusan mi olvido y, por tanto, slo pueden servir como fragmentos, espero, sin embargo, poder corregir la imagen distorsionada que existe en la mente de los crticos, todos los cuales desconocen los acontecimientos de aquella poca y las dificultades que conllevaron.

Me dijeron que era muy importante que yo pusiera por escrito mis experiencias con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc, porque yo soy uno de los pocos testigos que tuvo durante un tiempo una relacin estrecha con el arzobispo. De hecho, el nico documento importante de la historia de la Iglesia en la poca posterior al Concilio Vaticano Segundo, la Declaratio, se redact en el escritorio de mi hija Klara. As que, si estas lneas pueden contribuir algo para salvar el honor de Thuc, habrn logrado su objetivo. Abordo esta tarea siendo consciente de que el relato tendr muchos huecos. Les pido disculpas de antemano, queridos lectores, por transmitirles tan slo fragmentos de aquella poca que tan intensamente vivimos, y que, en realidad, podra suministrar material suficiente para toda una novela de aventuras.

Lo que nos motiv para entablar contacto con Monseor Thuc fue la lectura de su documento sobre las consagraciones episcopales del Palmar de Troya: la Iglesia estara muriendo, los obispos locales no desempearan sus deberes, y la situacin general era tan alarmante que justificara medidas extraordinarias. En muchos puntos pensbamos cosas muy parecidas.

Lo que despert nuestro inters el del Sr. Lauth, el del Sr. Hiller y el mo por el arzobispo fue, por tanto, la justificacin que nos lleg de las consagraciones que haba administrado a algunos clrigos en el Palmar de Troya. Nos interesaba la explicacin que Monseor Thuc haba redactado para justificar esas ordenaciones. No es que nosotros estuviramos de acuerdo con estas consagraciones quines eran esos candidatos, que hasta ahora no haban desempeado ningn papel en nuestra lucha eclesistica?, pero nos interesaba la valoracin teolgica y eclesistica en que se basaba ese documento. Monseor Thuc nos transmiti su preocupacin por el final de la sucesin apostlica, amenazada por el nuevo rito de la consagracin episcopal. Por eso celebr las consagraciones. (Cuando Clemente Domnguez y Gmez se declar papa de la secta de Troya, el arzobispo rompi con este grupo). Enseguida tuvimos claro que queramos contactar con este arzobispo. Nuestro encargado de los asuntos romanos nos haba dicho que era una persona muy reservada, y que por eso las consagraciones en el Palmar de Troya haban causado mucho asombro, pero tambin haban cosechado muchas crticas, que luego se exageraron hasta hacer de todo eso un escndalo. Pero cmo contactar a una persona de la que no tenamos ni la direccin ni el telfono? Para resumir, dir que sacrifiqu buena parte de mi ao sabtico para averiguar sus datos de contacto, hasta que, finalmente, pude contactar con una tal Sra. Wolf que viva en Saarland, la cual nos dio la direccin del arzobispo Thuc. l viva en Toulon, en Francia, en condiciones muy modestas. Logramos contactar con l, primero por carta y luego tambin personalmente. El intercambio epistolar se hizo muy discretamente. Durante mucho tiempo nadie saba que estbamos en contacto con l, pues nuestro deseo era que l ordenara a un obispo que acaudillara nuestra resistencia. Ya habamos pedido a monseor Lefebvre que acaudillara la resistencia contra el modernismo, pero fue en vano: l rechaz nuestra peticin con el sarcstico comentario de que en Lima viva un obispo casado que quiz podra apoyarnos.

Pronto acordamos que el candidato a obispo deba ser Su Eminencia el Dr. Katzer, y discutimos con l sobre este asunto a lo largo de conversaciones muy discretas durante diversas visitas aqu en Mnich. En aquella poca, Katzer daba clases en el seminario de Weibad, que haba fundado Lefebvre. Los ltimos puntos slo pudimos acordarlos por telfono, as que le pedimos que usara un telfono pblico, pues, de lo contrario, los econistas y colaboradores de Lefebvre podran espiar las conversaciones. l, que de sus aos en la antigua Checoslovaquia comunista conoca los sistemas de espionaje que se empleaban en el Este, apenas se poda imaginar que aqu, en el llamado Occidente libre, tambin se empleaba el mismo sistema.

En verano de 1978 visitamos por primera vez al arzobispo Thuc en Toulon. Nos acompaaba Su Eminencia el Dr. Katzer, que muri ya hace mucho tiempo. A nuestro primer encuentro invitamos tambin a la Sra. Wolf, que, por as decirlo, nos haba servido de mediadora para franquearnos el acceso a Lefebvre. Ella nos condujo hasta el domicilio de Thuc, pero no la pusimos al tanto de nuestros verdaderos propsitos ni de nuestros planes eclesisticos. El Sr. Hiller y yo volamos primero de Mnich a Ginebra, en cuyo aeropuerto nos juntamos con Su Eminencia el Dr. Katzer, y desde ah proseguimos los tres juntos nuestro vuelo hacia Nizza. El Dr. Katzer era nuestro candidato, al que conocamos desde haca aos. Era un telogo destacado que nos haba ayudado a definir el rumbo de la revista EINSICHT. Le pedimos que se preparara para una posible consagracin episcopal. En Toulon nos juntamos con la Sra. Wolf, que haba viajado en tren desde Saarland.

Nos pareci que la visita al arzobispo haba sido muy fructfera. El Dr. Katzer, que hablaba con fluidez varios idiomas europeos, llev la conversacin en francs. Se trataron prcticamente todos los temas relevantes: la desastrosa situacin general de la Iglesia; los pasajes herticos en los nuevos ritos, que los invalidaban; el papel decisivo de Pablo VI en las decisiones que se tomaron en el Concilio, una de cuyas consecuencias fue la aproximacin teolgica al protestantismo. Ya en la primera visita abordamos el asunto de las posibles ordenaciones episcopales: bajo ciertas circunstancias, Thuc consagrara a otros sacerdotes, pues l comparta nuestra preocupacin por el mantenimiento de la sucesin apostlica. En l encontramos a un prelado de autntica grandeza espiritual y de una enorme formacin, cuya dignidad resplandeca sobre la pobreza de sus condiciones de vida, y cuyo humor las haca olvidar.

Para cenar, el arzobispo no llev a su restaurante habitual, donde fue recibido como un miembro de la familia. No tard en llegar el momento de comer con palillos, segn era costumbre en ese restaurante. No es que quisiramos quedar en evidencia con nuestra impericia, pero habra sido mejor que hubiramos ensayado en casa con los palillos. Sea como fuere, el arzobispo se divirti observando nuestros torpes intentos por llevarnos la comida a la boca. La Sra. Wolf se enfad tanto que, al final, le acabaron trayendo los cubiertos habituales.

Con el Dr. Katzer dimos an un paseo por el Toulon nocturno y por su gran puerto, donde haba atracado un portaaviones francs. Volvimos a hablar sobre los puntos que habamos acordado en las conversaciones con el arzobispo.

Al da siguiente, el arzobispo dio misa y, despus, tomamos un desayuno sencillo. Monseor Thuc haba comprado cereales, y en el paquete se contaba una historia que le interes mucho. Dijo que a esa marca de cereales le importaba mucho la salud espiritual, adems de la corporal. Nos despedimos sin sentimentalismos: au revoir. Nada ms. Le ped an que nos diera la bendicin para el regreso. As termin nuestro primer encuentro. Viajamos en tren a Nizza y, desde ah, el Dr. Katzer vol a Gnova y nosotros a Mnich, donde nos recibieron impacientes por saber si el arzobispo estaba de acuerdo con ordenar a un obispo, etc.

Desgraciadamente, el Dr. Katzer muri inesperadamente el 18 de junio de 1979. Posiblemente, todos sus viajes pastorales le acabaron pasando factura. Cuando ms tarde le preguntamos al arzobispo por qu no haba ordenado obispo a Katzer, contest lacnicamente: No haca ms que soltarme discursos, pero no me pregunt si quera ordenarlo.

Tras el fallecimiento de Katzer se plante de nuevo la pregunta de a quin podamos presentar al arzobispo como candidato. Deba ser una personalidad que se hubiera acreditado como sacerdote y telogo en la lucha eclesistica. Finalmente, Lauth, Hiller y yo acabamos convencidos de que el candidato que debamos proponer era el Pater Michel Gurard des Lauriers O. P., dominico francs, que poda acreditar un puesto importante en el sistema docente catlico. Desde 1933, haba sido profesor de filosofa en la universidad dominica Le Saulchoir en Pars, y ms tarde en Roma, en el Angelicum y en la Universidad Laterana. Gurard des Lauriers haba sido tambin consejero en la elaboracin del nuevo dogma mariano que Po XII promulg en 1950. Tras el Concilio Vaticano Segundo alcanz prestigio con sus anlisis teolgicos de las doctrinas modernistas. Des Lauriers era el principal redactor del memorando Breve examen crtico del nuevo orden misal, que apoyaron los cardinales Ottaviani y Bacci. Muchos lectores lo conocan de sus publicaciones en EINSICHT.

Pero acaso con su tesis de Papa materialiter non formaliter (aunque el papa Pablo VI era de hecho papa, formalmente no lo era, porque sus herejas lo invalidaban) no se haba metido en un lo teolgico, perjudicando innecesariamente a la lucha eclesistica y provocando un escndalo nocivo? A pesar de todo, nos pusimos en contacto con l.

Le transmitimos nuestro ruego de que se hiciera ordenar obispo. En una carta extraordinariamente hermosa y sencilla agradeci nuestra propuesta. Estaba de acuerdo en llevar el asunto discretamente. Tendra que ponerse en contacto con Thuc y exponerle su solicitud. Que no volviera a pasar como en el Dr. Katzer, que no le expres al arzobispo su deseo de ser consagrado. Mientras tanto, Lauth quera visitar a des Lauriers para explicarle que su burda tesis de materialiter no formaliter era insostenible y hacerle cambiar de opinin. Lauth regres de Pars con la noticia de que Gurard des Lauriers haba renegado de su tesis del papa a medias y se haba sumado a nuestro movimiento sedisvacantista, surgido como reaccin al Papa haereticus. Pero muy pronto, apenas justo despus de la ordenacin, result que Lauth nos haba engaado. El padre dominico no haba cambiado su postura, y tambin la sigui defendiendo con vehemencia en lo sucesivo. Si Hiller y yo hubiramos sabido que Lauth nos haba mentido, jams habramos aceptado a Gurard des Lauriers como candidato ni habramos apoyado su solicitud. Lamentablemente no fue as, y con ese desconocimiento preparamos la nueva visita al arzobispo Thuc.

Le habamos pedido a Gurard des Lauriers que viniera vestido de civil, para no llamar la atencin. Pero, de pronto, hete aqu que se presenta con el hbito de su orden. La noche previa a la ordenacin discutimos sobre los diversos sistemas filosficos que defendamos es decir, discuti el Sr. Hiller, porque yo nunca aprend francs, aunque s entenda algunas palabras: l, tomista confeso; nosotros, partidarios de la filosofa trascendental. Del Instituto de Liturgia de la Universidad de Mnich yo haba sacado prestado un pontifical, para pasrselo el fin de semana a des Lauriers y que pudiera prepararse el rito. A la maana siguiente, el 7 de mayo de 1981, se celebr la ordenacin en la vivienda de Thuc, en la Rue Garibaldi de Toulon. Antes de la ceremonia, el arzobispo Thuc y des Lauriers comentaron todo detenidamente. El candidato se haba aprendido muy bien el rito, como pudimos comprobar en el momento en el que el consagrante pregunta al candidato Habetis mandatum apostolicum?, tiene usted un mandato apostolico?, a lo que des Lauriers respondi negativamente. Hay que saber que una consagracin episcopal solo se puede administrar legtimamente con aprobacin y por encargo del papa. De lo contrario, tanto el consagrante como el consagrado cometeran un cisma. La situacin estaba muy clara para nosotros. No haba mandato porque no haba papa que pudiera darlo el problema de la falta de mandato habra de ocuparnos an durante mucho tiempo. Durante la ordenacin, Hiller y yo participamos muy activamente como asistentes, y yo adems como fotgrafo.

Apenas haba terminado la ceremonia, y cuando Thuc nos acompaaba a la comida, des Lauriers nos reproch que todos ramos cismticos, porque no haba habido mandato. Enseguida nos dimos cuenta de que no haba renunciado a su burda tesis del Papa materialiter non formaliter, sino que ofenda a su consagrante reprochndole que era un cismtico, y que por supuesto Hiller y yo tambin lo ramos. En lo sucesivo fue un elemento perturbador y el causante de muchas rias. El problema que tenamos Hiller y yo es que Lauth quien al final de su vida lleg a considerar el Corn una revelacin verdadera era nuestro jefe en el trabajo: una situacin muy desfavorable, como habra de verse luego. Esa situacin acab siendo para Hiller y para m una carga increble, tambin en lo personal.

A las dificultades que haban surgido a raz de la extravagante tesis de des Lauriers del Papa materialiter non formaliter, se sum an su negativa a ordenar a nuevos obispos, salvo en casos de extrema necesidad. Haban sido en vano todos nuestros trabajos preparatorios? Haba perdido el arzobispo Thuc la confianza en nosotros? Gracias a Dios, no.

Si no es des Lauriers quien ha de servir a la Iglesia, quin quedaba en el crculo de la resistencia eclesistica dispuesto a asumir la carga del ministerio episcopal? Empec a discutir el problema de la consagracin episcopal con la conocida poetisa mexicana Gloria Riestra, que tena races alemanas. Haba sido secretaria de un obispo, pero pronto dej el trabajo, cuando el Concilio mostr su verdadero rostro. Con La Iglesia montiniana, la obra teolgica del padre Joaqun Senz y Arriaga sobre el modernismo, pronto se form en Mxico una resistencia religiosa contra las doctrinas del Vaticano Segundo. Hasta su muerte el 28 de abril de 1976, fue el lder de los conservadores. Despus, el padre Carmona asumi la direccin de la resistencia y reuni a los sacerdotes y creyentes en la Unin Trento. En la publicacin de este grupo, TRENTO, trabajaba como redactora Gloria Riestra, a la que nosotros conocamos mucho. Junto con otras publicaciones, TRENTO prestaba un importante trabajo de esclarecimiento teolgico y de explicacin de los errores del Vaticano Segundo y sus reformas. La Sra. Riestra propuso al padre Carmona como candidato. Para ella no haba ms que pensar: si haba algn sacerdote en Mxico idneo para ese cargo, se era el padre Carmona. El Sr. Hiller y yo entablamos contacto con l y discutimos el problema de una consagracin episcopal. As es como, cinco meses despus de la consagracin de des Lauriers, tuvo lugar un encuentro con Carmona en Mnich. Carmona se haba trado a su amigo Zamora, que asista en Mxico a un gran grupo de creyentes, no s si eran 20.000, igual que el propio Carmona. Discutimos por extenso todas las cuestiones, tambin la del sistema filosfico que nosotros defendamos aqu en Mnich. El resultado de esos sondeos fue una asombrosa coincidencia en la valoracin de la situacin eclesistica y de los pasos necesarios que haba que emprender para afrontar el peligro de que la sucesin apostlica se interrumpiera. Tambin aprobaron nuestro distanciamiento de Ecne. Durante estas conversaciones, tuvimos la suerte de que nos sirviera de traductor el Sr. Edmund Moser, a quien el padre Carmona ya conoca personalmente de antes.

Cuando finalmente nos pusimos de acuerdo sobre las dos consagraciones episcopales y el arzobispo Ng-dinh-Thuc fue informado de todo y hubo aprobado la visita de los sacerdotes mexicanos, a mediados de octubre volamos los cuatro a Toulon. Los dos sacerdotes iban vestidos de civil, pues la visita deba ser lo ms secreta posible. Las conversaciones entre el arzobispo Thuc y los mexicanos se hicieron en parte en latn, y result que Thuc era quien lo mejor lo hablaba. Mi idea era consagrar obispos a ambos clrigos, para tener ms seguridad en caso de que sucediera algo. Mi propuesta fue aceptada. As es como, el 17 de octubre de 1981, Carmona y Zamora fueron ordenados en Toulon obispos de la Iglesia catlica. Ambos haban discutido el problema ya en Mxico, y tambin haban discutido el obstculo que haba que salvar durante la consagracin: la falta de mandato. En esa ocasin, no hubo alboroto por culpa de tesis extravagantes. La comida en el restaurante que ya conocamos bien, en el que el arzobispo era venerado como un patriarca, fue una verdadera comida festiva salvo que tuvimos que expulsar a un comensal molesto, del que luego nos contara el Sr. Norrant que era un espa de la dicesis.

Las emocionantes ceremonias en las que el padre Carmona y el padre Zamora fueron ordenados obispos de la Iglesia catlica exigieron la mxima concentracin y atencin de todos los participantes. Esas ceremonias hicieron olvidar las condiciones extremadamente pobres bajo las que se celebraron: monseor Ng-dinh-Thuc celebr las consagraciones en su piso. Nunca olvidar estas ceremonias consagrantes, ni la alegra que nos sobrevino cuando, al final de las ordenaciones, monseor Ng-dinh-Thuc enton fuertemente el ad multos annos (por muchos aos). A la alegra sigui alivio, despus de que durante muchos das todos hubiramos estado bajo una tensin extrema. Con los dos obispos recin ordenados, de nuevo vestidos de civil, paseamos durante horas por Toulon, nos sentamos en el puerto, contemplamos los barcos, observamos a los vendedores nmadas de frica tratando de vender sus tallas de madera y sus paos, y hablamos y hablamos, en espaol, en italiano y en latn. Quiz debera contar an un episodio que se produjo durante la consagracin. Cuando lleg el momento en el que se entregaba a los candidatos el bculo episcopal, Zamora extendi el brazo para pedir: baculum. Nosotros respondimos en voz baja: non habemus (no tenemos). Baculum, pidi Zamora de nuevo. A la tercera vez tuvimos que responder con fuerza: non habemus. Entonces lo entendi.

La despedida de monseor Ng-dinh-Thuc tuvo, como siempre, carcter casi militar: la bendicin para el viaje y un au revoir. Despus volamos con los dos obispos hasta Pars, donde nos separamos: los dos mexicanos hacan el vuelo de regreso por Espaa.

Por qu era tan importante mantener en secreto las consagraciones qued bien claro cuando monseor Thuc empez a ser perseguido por culpa de la tradicin de Pre Barbaras. Fue una persecucin repulsiva, en la que tambin particip monseor Lefebvre de una forma muy primitiva, declarando loco al arzobispo Ngo-dinh-Thuc. Los miembros de la secta de Ecne han vuelto a difundir hoy calumnias similares: como el obispo Thuc ya era demente cuando celebr las ordenaciones, estas seran invlidas, as como seran invlidas las cerca de doscientas misas en las que el Sr. Hiller y yo asistimos. Nunca olvidar las dos consagraciones episcopales en las que yo fue asistente ni las condiciones bajo las que se celebraron.

No sera el ltimo viaje a Toulon que hicimos aquel ao de 1981, que fue tan rico en acontecimientos. A fines de otoo, el abad Schfer de Francia se dirigi a nosotros para consultarnos si no podamos ayudarlo a que lo ordenaran sacerdote. Schfer era uno de los antiguos seminaristas de Ecne que tuvieron que abandonar el seminario por su postura de rechazo hacia Juan Pablo II, a quien no reconocan como papa. Le pedimos que viniera a Mnich para hablar de su situacin. Vino y se qued asombrado de que el obispo que habra de ordenarlo viva muy cerca de su ciudad. Despus de que se comprometi a guardar silencio sobre la consagracin, pudieron comenzar los preparativos. Al principio a Schfer le result difcil comprometerse a guardar silencio. Si no nos lo hubiera prometido, no habramos viajado a Toulon. Adems, se comprometi con nosotros a cuidar del monseor Thuc. Pero pronto olvid esta promesa. Por lo visto, para l eran ms importantes sus planes juveniles de guitarra y mochila.

La ordenacin sacerdotal de Schfer se celebr el 19 de diciembre de 1981. Para el arzobispo Ngo-dinh-Thuc aquello supuso un gran trabajo, pues celebr en un mismo da tanto la ordenacin inferior como la superior, y eso a pesar de que primero hubo que encontrar para l unas gafas apropiadas. Cuando regres a Mnich, mi familia ya me estaba esperando, pues mi mujer haba comprado entradas para un maravilloso concierto de Navidad con el famoso Gustl Bayrhammer, que recit el cuento de Navidad de Ludwig Thoma. Llegu a casa tan muerto de cansancio del viaje que me qued dormido durante el concierto.

Pero an tuvimos que volar de nuevo a Toulon. El arzobispo estaba en peligro. Nuestro compaero Barbara haba escrito an en su FORTES IN FIDE, no. 17, ao 1982: A ustedes no les costar entender que yo no puedo darles los nombres de los obispos. No slo no menciono sus nombres, sino tampoco el pas en el que viven. Si yo los desvelara, pueden imaginarse ustedes cunto los presionaran para que no actuaran. Sin embargo, Barbara inform a la prensa sobre las consagraciones. La consecuencia fue que el 12 de febrero de 1982 todos los peridicos de Francia y Mxico dieron simultneamente la noticia de las consagraciones episcopales que Thuc haba celebrado sin mandato papal. Menudo escndalo fue aquello! A raz de la traicin de Barbara se inici una verdadera cacera contra el arzobispo Ng-dinh-Thuc. Fue una cacera repulsiva, en la que tambin particip monseor Lefebvre de la manera ms primitiva, declarando loco al arzobispo Ngo-dinh-Thuc los miembros de la secta de Ecne han vuelto a difundir hoy calumnias similares. En aquella poca, monseor Thuc era ya un anciano de 85 aos. Pero hay que decir que, despus de que, tras la traicin del comprometido Padre Barbara, en febrero de 1982 salieran a la luz las ordenaciones, monseor Thuc se resisti por todos los medios a que se lo llevaran a Roma.

Cuando el Sr. Norrant nos cont el acoso al que se estaba sometiendo a monseor Thuc, rpidamente decidimos trarnoslo a Mnich, para que se instalara en mi casa. Tom el primer vuelo para Nizza, desde donde volamos directamente de regreso a Mnich. El Sr. Norrant haba trado al arzobispo en coche hasta Nizza, y en el aeropuerto empezamos a buscar el billete de vuelo de Thuc. No apareca entre sus documentos. Volara yo solo de regreso a Mnich? En el ltimo segundo, el arzobispo sac el billete de vuelo de uno de los grandes bolsillos de su abrigo: la aventura estaba a punto de empezar. Mientras que en Nizza haba una temperatura primaveral, en Mnich era distinto. Por los altavoces anunciaron que el tiempo en Mnich era de 10 grados. Pero el abrigo de Thuc no solo era muy grande, sino tambin muy caliente.

Nuestra hija Klara tuvo que desalojar su habitacin, para que pudiramos instalar al arzobispo en ella. A l le gustaron mucho los muebles de madera de pino, e incluso pens en amueblar su seminario con muebles de pino, aunque lamentablemente ya no tendra ocasin de hacerlo. Hubo que hacer muchos cambios. Sin la enorme y desinteresada colaboracin de mi esposa jams lo habramos logrado. Ella trat de acondicionar con las mximas comodidades la estancia del arzobispo en un mundo que para l era inhabitualmente invernal. Todas las maanas celebraba misa en mi cuarto de trabajo, que tambin serva de comedor. Thuc result ser un anciano encantador. Le gustaba tener a su lado a nuestros hijos Klara y Bernhard que en aquella poca apenas tenan siete y cinco aos, y se entendan muy bien entre ellos a pesar de que desconocan los respectivos idiomas. Por la tarde, sola venir el Sr. Hiller para hablar con el arzobispo. Durante aquellas visitas, tampoco olvidaba leerles a los nios cuentos para que se durmieran. Lo asombroso era que el arzobispo Thuc, a su avanzada edad, empez a aprender alemn. Muchas veces lo vi escribiendo palabras en una hoja de papel, pero acab desistiendo cuando vio que aquellos ejercicios eran infructuosos. En italiano nos entendamos lo justo. Para resolver sus problemas, Thuc recurra a soluciones inhabituales. Cuando se dio cuenta de que su anillo episcopal le bailaba en el dedo, agarr un martillo y empez a aporrearlo hasta que le acab encajando. Una vez que le pareci que tardbamos mucho en lavar su pantaln, que en realidad mi mujer quera llevar a la lavandera, sin pensrselo dos veces lo agarr y lo meti en agua en la baera.

Quiero contar otros dos episodios, que pueden servir un poco para caracterizar al arzobispo Thuc. En cierta ocasin tuve que acompaarlo al dentista, pues haba que extraerle un diente. Thuc aconsej al dentista que se guardara el diente, pues si alguna vez lo santificaban tendra una reliquia del arzobispo. Imagnense ustedes la cara de perplejidad que puso el dentista. En otra ocasin, visitamos la hermosa iglesia de Dietramszell en la Alta Baviera. El prroco, con el que monseor Thuc haba conversado, se me acerc para decirme que, cuando se despidieron, Thuc le contest: Hasta que nos volvamos a ver en el cielo!. Y luego estaba el hijo pequeo de los vecinos que jugaba con los mos, y que contaba que en nuestra casa viva el papa y que mi pequea hija deba llevar a la Iglesia a estos nios paganos.

Ms tarde, mi mujer viaj con los nios para pasar cuatro semanas en casa de sus padres, de modo que el Sr. Hiller y yo pudimos centrarnos tranquilamente tanto en nuestro trabajo eclesistico como en nuestras muchas y laboriosas ocupaciones laborales, y por supuesto tambin haba que atender a monseor Thuc. Durante aquellas semanas el arzobispo y yo nos las tuvimos que arreglar solos. Todo sali bastante bien. A veces, escuchbamos msica por la noche. l conoca todas las misas gregorianas que yo pona en el tocadiscos, y las tarareaba por lo bajo. Una vez dijo que yo era un buen cocinero. Yo lo entend como que estaba satisfecho con mis platos sencillos. Me esforzaba en cocinar siempre algo agridulce. Por la tarde, Thuc celebraba la misa para un reducido crculo cerrado de personas que financiaban generosamente nuestro trabajo.

Aparte de esas pequeas aventuras cotidianas, tenamos que pensar tambin en proseguir con nuestro programa eclesistico. No se trataba solo de la huida Thuc para salvarlo de las persecuciones, sino que tambin empez el trabajo teolgico para justificar las ordenaciones sin mandato. Para explicar la accin del arzobispo haba que razonar por qu no haba solicitado el mandato papal de monseor Wojtyla para las ordenaciones. Si ahora escribo que no poda solicitar el mandato de monseor Wojtyla porque no lo reconoca como papa legtimo, eso suena hoy bastante plausible. Pero en aquella poca, en 1982, se discuta en el catolicismo sobre la vieja misa y sobre si se autorizaba, pero no se discuta sobre la vacancia de la silla romana. Eso solo lo discuta un reducido crculo de creyentes de todo el mundo, que estaban convencidos de que los papas a partir de Pablo VI eran ilegtimos porque defendan pblicamente herejas. Pero el mundo meditico bulla y no se andaba precisamente con remilgos con Thuc. Al fin y al cabo, por eso se haba tenido que esconder en Mnich.

Thuc no quera tener nada que ver con Roma ni con monseor Wojtyla, cuya encclica Laborem exercens haba calificado de manifiesto comunista: tena la intencin de escribir un tratado sobre eso, pero sus problemas de salud se lo impidieron. Tambin saba que el Vaticano y Pablo VI fallecido el 6 de agosto de 1978 haba aprobado la matanza de sus hermanos por encargo de los Kennedy.

Ante esa situacin, era necesario que el arzobispo Ng-dinh-Thuc argumentara pblicamente sus actos, y lo hizo con la Declaratio del 25 de febrero de 1982, donde denunciaba la vacancia de la silla romana. Fue un trabajo que Thuc hizo con gran inters. Se hicieron varios borradores de la Declaracin sobre la vacancia de la silla roma, hasta que se redact la versin definitiva, que Thuc firm y que seguidamente fue publicada. El 21 de marzo de 1982, domingo Laetare, monseor Thuc la ley en nuestra iglesia de San Miguel, acompaado del prroco Leutenegger de Suiza, que hizo la predicacin, y de nuestro prroco Pniok. El acompaamiento musical fue la Misa para rgano en si bemol mayor de Haydn. Todo aquello fue un evento muy digno, que organizamos para esa ocasin. Para entonces, mi mujer ya haba regresado con los nios, de modo que tambin pudieron participar en el gape que celebramos a continuacin. Los tres clrigos se dieron cuenta de que juntos sumaban 250 aos. (Malas lenguas difundieron despus el infundio de que la Declaracin la haba escrito yo. Quien entienda un poco de anlisis estilstico, comprobar enseguida que aquello era un infundio maligno.) Mientras tanto, le habamos buscado al arzobispo un cmodo alojamiento en el vecindario, que l poda alternar con el entorno que ya le era familiar.

Ms tarde, para seguir acordando nuevas medidas, el obispo Gurard des Lauriers pas un tiempo en Mnich. Reprochaba a Thuc que no secundara su tesis. Thuc rompa las cartas que le mandaba des Lauriers y desperdigaba los trozos por el jardn. Luego, yo tena que andar recogiendo los trozos para recomponer el puzle. Para el movimiento de resistencia que se estaba formando, fue una carga enorme la discusin en la que monseor des Lauriers nos meti directamente con su tesis del Papa materialiter non formaliter: una polmica que sus partidarios siguen librando hasta el da de hoy. Eso impidi tanto la consolidacin interior lo que conllev una gran prdida de confianza entre los creyentes como el desarrollo organizativo lo que, por ejemplo, los econistas lograron muy bien. Tambin el obispo Carmona regres de nuevo a Mnich, acompaado del Sr. Anacleto Fernndez Flores, para discutir ciertos puntos con Thuc: por ejemplo, qu hacer con gente como Lefebvre, que an tenan que resolver el problema de las consagraciones que haba hecho Lienart. Haba rechazado la propuesta de Thuc de volver a consagrar a Lefebvre sub conditione. Se decidi no admitir en nuestro grupo a ningn econista sin esta consagracin sub conditione. En esta ocasin, el obispo Carmona igual que monseor Gurard des Lauriers recibi una declaracin manuscrita de compromiso en la que monseor Thuc se disculpaba por los justificados reproches que se le haban hecho y peda perdn a los obispos como representantes de la Iglesia. Tanto Carmona como des Lauriers se quedaron conformes con esta declaracin y la tomaron como un documento de reconciliacin. Entre tanto, nuestra vivienda se haba convertido en punto de encuentro de los antiguos y nuevos obispos, que acudan en gran nmero al mismo tiempo. Entre otros, venan tambin el obispo Vezelis y el obispo Musey, que nos contaba sus chistes de judos.

La discusin entre los nuevos obispos acerca de la tesis de monseor des Lauriers del Papa materialiter non formaliter impidi que se consolidara una autoridad que gozara de una aprobacin general. La excepcin era el obispo Carmona, quien tras la muerte de su consagrante Thuc logr ganarse la confianza de los creyentes. Su trgico fallecimiento en 1991 marca el punto de inflexin a partir del cual empez a perderse el inters en la reconstruccin de la Iglesia.

Cmo describir al arzobispo Thuc, con quien conviv durante algunos meses? Era lacnico. No soportaba largas peroratas teolgicas ni mojigatas. Saba dar rdenes. Era extraordinariamente exacto y minucioso en todos los asuntos que trataba de regular. Nuestra vecina, una seora ms bien mundana, que no saba quin era su vecino provisional, aquel seor con aquellas vestimentas y aquel viejo gorro, solo haca un comentario: Qu dignidad!. S, mis hijos experimentaron la dignidad, la bondad y el respeto que irradiaba la persona del monseor Ng-dinh-Thuc. Durante el tiempo en que hubo de mantenerse escondido en nuestra casa, mis hijos tuvieron que vivir con muchas restricciones, y ellos, que siempre daban rienda suelta a sus sentimientos y a sus protestas, no se quejaron ni una sola vez.

Cuando viva en Toulon, aunque tena problemas para andar, no llevaba sus cartas al buzn ms prximo, pues poda ser controlado, sino que las llevaba al tren y las meta en el vagn, donde ya no las podan controlar. A m y a Hiller nos controlaba, escribiendo las cartas a Hiller en italiano y a m en francs, sabiendo que Hiller no saba italiano ni yo francs, de modo que saba que tenamos que revisarlas juntos.

Quiero indicar an una circunstancia para mostrar cmo tomaba las decisiones el arzobispo. Durante una de nuestras visitas, nos mostr la carta que le haba enviado un sacerdote alemn, pidindole a Thuc que le ordenara obispo. El arzobispo nos mostr tambin su respuesta: haba rechazado la solicitud con el argumento de que la consagracin episcopal no es necesaria para la salvacin. Se puede ir al cielo tambin si no se es obispo, pues de otro modo las mujeres no tendran opciones de ir al Paraso, ya que ellas no podan ser ordenadas. Ms tarde, el clrigo a quien haba dado calabazas no perdi ocasin de criticar y denigrar al arzobispo.

Y era un hombre piadoso que confiaba en la justicia divina. No albergaba ningn sentimiento de odio ni de venganza. Y menudo destino tuvieron que sufrir l y su familia! Me resultan incomprensibles el odio y la arrogancia con los que era objeto de persecucin, sobre todo por parte de clrigos conservadores de Francia. Para m, solo hay una explicacin: no podan soportar que este prelado de Vietnam, que para ellos era una colonia, dejara en evidencia todas sus miserias. l era superior a ellos en todos los sentidos, y eso no se lo podan perdonar a aquel cultivador de arroz. En abril de 1982, monseor Thuc enferm de una bronquitis aguda. Lo trat la esposa del Sr. Hiller, que era mdica. Yo cuid a Thuc lo mejor que supe. Pero para que se restableciera, a comienzos de mayo de 1982 nos vimos obligados a llevarlo de nuevo desde el fro Mnich hasta el clido sur de Francia. El Sr. Hiller y yo lo acompaamos en ese viaje. Previamente le habamos pedido al abad Schfer, que haba sido consagrado por Thuc, que se ocupara de l pero fue en vano. La Sra. Norrant acogi a Thuc en su casa y lo cuid. No tardara en recuperarse. La vspera de nuestro vuelo de regreso a Mnich dimos un paseo por un bosque cercano. De pronto escuchamos cantar a unos pjaros. Aunque hasta entonces no habamos odo ese canto, enseguida lo reconocimos como canto de ruiseores. Su canto es maravilloso. Aquella sera la ltima vez que estuve personalmente con el arzobispo, aunque la Sra. Norrant nos sigui informando en todo momento sobre su estado de salud.

En otoo de 1983, el obispo Vezelis se lo llev a Rochester, en los Estados Unidos, donde diriga un seminario sacerdotal. Pero despus de que los estudiantes mexicanos abandonaron ese seminario haciendo ciertos reproches a Vizelis, tambin monseor Thuc tuvo que exiliarse. En 1984 fue acogido en un seminario de vietnamitas exilados. En las fotos que me llegaban de ah se ve a un anciano que est bien atendido. El 13 de diciembre de 1984, poco despus de haber cumplido los 87 aos, falleci en un hospital de Carthage en los Estados Unidos. Haba nacido el 6 de octubre de 1894 en Phu-Cam, Vietnam. Tras marcharse de Rochester vivi primero en Nueva York, en el Hotel Carter. Lo enterraron dos das antes de Nochebuena, el 22 de diciembre de 1984. Quedan muchas cosas por aclarar. Quien realmente nos podra informar est muerto. Solo a comienzos de diciembre de 1984, un antiguo seminarista de Rochester nos inform de su nuevo lugar de residencia en Carthage. Enseguida escrib una carta al arzobispo, pero de pronto me lleg la noticia de su fallecimiento. Mis lneas ya no le llegaron. Doce me, Domine, vias tuas, ensame, Seor, Tus caminos: este fue el lema con el que monseor Thuc encabez su breve biografa. Con su fallecimiento termin una vida que haba comenzado con gran xito personal, pero que luego, con la catstrofe de su familia en 1963 y la cada de Vietnam en 1975, acab en una humillacin y una soledad absolutas. Este camino que le estaba predestinado, y que por s mismo ya era bastante amargo, se le convirti en un martirio por culpa de la arrogancia y la soberbia tanto de los modernistas como de los conservadores. En cierta ocasin escribi: Luego comenz mi calvario. Ese calvario lo llev tambin a Baton Rouge, en los Estados Unidos, donde nuevamente exigi a los obispos que haba consagrado que prosiguieran su obra. Muchas veces me he preguntado por qu monseor Pierre Martin Ng-dinh-Thuc abandon Rochester, llegando a la conclusin de que posiblemente fuera por culpa de la conducta del obispo Vezelis, de quien luego me enter de que era homosexual. Y recuerdo otra amarga experiencia anterior que tuvo Thuc con el obispo Labourie, que tena las mismas inclinaciones, por lo que el arzobispo rompi con l.

Recemos para que, despus de esta vida de fatigas, Dios lleve a este siervo suyo a Su casa paterna, y que por fin pueda encontrar ah descanso y paz. R.I.P.
 
(c) 2004-2018 brainsquad.de