54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-
 
VIVA CRISTO REY!
-ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Eberhard Heller
trad. Alberto Ciria

La resistencia religiosa en Mjico frente a la moderna revolucin desde arriba manaba y sigue viviendo todava hoy del vivo recuerdo de la poca de la revolucin masona en los aos veinte, de las experiencias de la persecucin religiosa de aquellos aos, cuando muchos sacerdotes y laicos, que murieron lanzando el grito de viva Cristo Rey!, hubieron de pagar con la vida su testimonio de fe. Los sucesores actuales de aquellos mrtires no se encuentran hoy ante ningn pelotn de fusilamiento ni son acribillados por balas, pero saben para qu viven y por quin responden: por Cristo, por Cristo, que de una manera como evidente empapa su vida y la configura.

El viaje

Despus de que por motivos de tiempo no pudiera aceptar la invitacin para la consagracin de Mon-seor Dvila en mayo del pasado ao, pero tambin porque el ambiente de una festividad tal presumiblemente hubiera resultado inapropiado para las otras intenciones que yo pretenda asociar con una visita a Mjico, a fines de Febrero de este ao partimos finalmente tres personas el Dr. Klominsky de la Repblica Checa, redactor de la revista TRIDENT, mi hijo Bernhard y yo hacia aquella vasta tierra cuya lucha eclesistica llevaba la impronta decisiva de los propsitos teolgicos del Padre Senz y Arriaga y de la impertrrita personalidad del obispo Carmona. Este habra de ser para m el primer gran viaje emprendido por mor de los asuntos de nuestra lucha eclesistica, que habra de llevarme a aquellas tierras de las que habamos recibido entre otras las visitas del obispo Carmona, tan caro a nosotros, del obispo Zamora y de Gonzlez Flores, cuyo padre, durante los aos veinte, haba consagrado su vida a la fe como dirigente de la juventud catlica y haba sido fusilado por ella. Su imagen, que estaba expuesta en nuestro centro en Mnich, hubimos de verla de nuevo en una sala de reuniones en Guadalajara.

Hubo que hacer toda una serie de preparativos. Mi mujer organiz muy bien el viaje en acuerdo con el obispo Dvila, fij las rutas areas, se inform de las horas de salida de la compaa de vuelos mejicana, compr los billetes. En las semanas previas al viaje me haba esforzado por aprender an durante mi viaje al trabajo algunas cosas de espaol. Hubo que definir y elaborar los diversos temas de discusin.

El diecinueve de Febrero por la maana iniciamos nuestro viaje llenos de tensin interior: primero de Mnich a Frankfurt, donde tomamos el avin para Mjico. En realidad, el vuelo tendra que haber durado doce horas, pero debido a fuertes turbulencias sobre el Atlntico el avin hubo de hacer un rodeo por Islandia y Groenlandia. Diez mil metros por debajo de nosotros se extenda un desierto blanco. Nieve y hielo distribuidos en crestas montaosas, cordilleras, llanuras, lagos helados, durante horas a lo largo de  distancias interminables. Sobrevolando Canad el piloto volvi a corregir el rumbo, que poda irse siguiendo en un monitor. Luego sigui en direccin directa hacia el sur. Sobrevolamos los Estados Unidos. Bajo nosotros siempre aquel blanco uniforme, interrumpido de cuando en cuando por los meandros de los ros. En algn momento este blanco se convirti en gris, marrn grisceo, ms tarde aparecieron incluso algunas manchas verdes. Oscureci. Guard mi cmara de fotos y el manual de espaol, del que an haba repasado algunas lecciones. Finalmente el avin gir por encima de un mar de luces que se perda en la lejana: tenamos bajo nosotros Ciudad de Mjico. Entramos en pista, y ya las ruedas del avin se pararon. Llegamos con retraso, y seguimos con retraso con el vuelo hacia Acapulco, donde el Padre Martn y Oscar nos esperaban en el aeropuerto... desde haca ya tres horas. Tras un breve viaje en coche, de pronto se abri tras una loma la baha de Acapulco, desde cuya orilla se extenda un inmenso mar de luces hasta arriba en las montaas, y ms arriba an, donde se clavan en la roca las ltimas cabaas de la ciudad de tres millones de habitantes. El panorama era impresionante.

Cuando por fin nos instalamos en el hotel era medianoche, tras un viaje de ms de veintitrs horas,  y fuera segua habiendo an 27 grados! Y eso tras un casi interminable vuelo sobre hielo y nieve. En Acapulco hay slo una estacin: verano. En Enero, el mes ms fro, se calcula una temperatura media de veintisiete grados, y en Julio de veintinueve. Que Acapulco es una de las ciudades de turismo y diversin ms conocidas de Mjico lo testimoniaba el estruendo de las discotecas hasta bien entrada la noche...

El obispo Dvila

Para el da siguiente, domingo, tras la misa en la iglesia de la Divina Providencia, construida por el obispo Carmona, estaba previsto el encuentro con Monseor Dvila. Las estancias del obispo se encuentran detrs de la Iglesia. La bienvenida discurri al principio de modo bastante formal, pero en seguida se relaj el ambiente. Las barreras lingsticas del comienzo quedaron pronto superadas: el obispo entiende algo de ingls, yo poda arreglrmelas con mis conocimientos de espaol recin adquiridos, y el resto lo traduca Oscar, que haba trabajado mucho tiempo en Amrica y contaba con orgullo que tambin haba hecho de traductor en las conversaciones entre los obispos Pivarunas y Dvila. Trazamos los temas que queramos tratar: una nueva declaracin para la reconstruccin de la Iglesia (este tema habra de tratarse en Hermosillo), unificacin de los creyentes, sectarismo de los llamados obispos de Thuc, cooperacin en la propaganda, apoyo, estudio en el seminario, y fijamos el programa de viaje que queramos hacer juntos la semana siguiente: Dos Caminos, Atlatlahuacn/ Mor., Ciudad de Mjico, Tampico, Hermosillo y Guadalajara.

Lo que ya se anunciaba en el primer encuentro y que luego hubo de confirmarse en el transcurso del tiempo que pasamos juntos: el obispo Dvila es un sacerdote reservado, discreto, que se toma muy en serio su responsabilidad para con los clrigos de la Unin Trento y los creyentes que le son confiados.

Tras esta primera entrevista, el Padre Martn, a quien por su destreza al volante en el turbulento trfico de Acapulco llambamos Schumacher segundo, y Oscar, nuestra ayuda lingstica, nos mostraron las atracciones tursticas de la ciudad.

Dos Caminos

Al da siguiente, el obispo Dvila viaj con nosotros hacia el pueblo de Dos Caminos, de mil almas y situado a unos cuarenta kilmetros de Acapulco, cuyos habitantes profesan en su mayora absoluta cerca del 80% la fe verdadera, motivo por el cual la antigua y hermosa iglesia local de la Unin fue transpasada como iglesia parroquial. El Padre Martn, que antes de sus estudios de teologa haba sido taxista, al igual que el da anterior nos llevaba con destreza dentro del caos de calles y de trfico. Un poco a las afueras de la ciudad hicimos an una breve parada... y nos saludamos cordialmente con una familia que lleva ah una tienda de frutas. En medio de una serie de estas tiendas de frutas se encuentra una capilla abierta que llevan conjuntamente los sacerdotes de Acapulco. Como nos dijo el Padre Martn, en los arrabales de Acapulco se encuentran varias de estas capillas, en las que los sacerdotes de la Unin se ocupan tambin de las tareas pastorales.

Debate sobre la situacin eclesistica

Tras un breve saludo del prroco de Dos Caminos contemplamos la iglesia barroca de Santiago Apstol. Pero el verdadero fin de nuestro viaje era el convento de monjas que est situado ah, cuya superiora, una americana, habra de hacer de traductora en la primera conversacin ms intensa con el obispo Dvila. El recibimiento de las hermanas en las modestas estancias fue extremadamente cordial: un Willkommen en alemn resplandeca ante nosotros en una pizarra. Mientras mi hijo se ocupaba de los nios problemticos que cuidaban las hermanas, entre el obispo Dvila, el Dr. Klominsky y yo se desarroll un dilogo muy abierto y objetivo sobre la situacin religiosa general y las propuestas que yo planteaba. Barreras lingsticas junto con los problemas de entendimiento que resultan de ellas no las hubo: la hermana Mara hablaba un ingls magnfico y traduca fluidamente al espaol. A m me resultaba un poco sorprendente la sencillez con la que el obispo Dvila aceptaba los problemas y las concepciones presentadas, pero que al mismo tiempo le era facilitada por la libertad de la distancia. He aqu los temas que comentamos:

- Unificacin de las comunidades y creyentes dispersos por todo el mundo. Los esfuerzos que en este sentido ha emprendido del obispo Carmona han de continuarse necesariamente. Yo sostena la concepcin de que esta tarea ha de asumirla un obispo que se encargue exclusivamente de este propsito, el cual plantear enormes exigencias a la persona respectiva y a su capacidad de comunicacin e integracin. En mi opinin, sera bueno que este obispo procediera del entorno de Monseor Carmona, de modo que pudiera enlazar del mejor modo con los esfuerzos y las intenciones de ste. Al obispo Dvila, quien en el momento de la conversacin llevaba ejerciendo su ministerio apenas nueve meses, le result seguramente nuevo y sorprendente que a l y a la unin de sacerdotes mejicanos que l representa se le encomendara la responsabilidad por toda la Iglesia. Pero para l no fue problema alguno reconocer el apremio y la importancia de esta unificacin, sin la cual, tambin en su opinin, se llegara a una disgregacin en sectas de la resistencia de los catlicos ortodoxos. Tambin en Mjico hay adems de la Unin Trento otras agrupaciones sedisvacantistas que no colaboraran con sta. Pero tales propuestas habra que tratarlas en un marco ms amplio.
- En este contexto, llegamos a hablar de un tema cuyo tratamiento tambin es procedente en M-jico, aunque ah no sea tan apremiante como aqu: la infiltracin de elementos sectarios, en con-creto de los llamados obispos de Thuc (es decir, obispos o gente que se hace pasar por tales que se encuentran en alguna lnea de sucesin de Monseor Ng-dinh-Thuc y que ya por eso se creen que estn legitimados como obispos ortodoxos). Cuando, tras la consagracin del obispo G. des Lauriers, se vino a hablar de los otros obispos consagrados por Monseor Ng-dinh-Thuc, la reaccin de Monseor G. des Lauriers fue ignorarles. Eso fue un error: entre tanto, estos obispos de Thuc, ya sean obispos presuntos o autnticos, han creado un lodazal de sectarismo en el que slo pululan clrigos consagrados o no consagrados o tal vez consagrados, embusteros clericales y charlatanes (estoy pensando entre otros en Roux, a quien en Francia ya slo se le conoce como el obispo Tartufo). Este lodazal slo cabe secarlo, pues la verdadera resistencia corre el peligro de verse arrastrada hacia l, porque los sacerdotes nuestros sacerdotes! y los clrigos responsables de los centros misales hasta ahora no han podido imponer la precaucin necesaria para la cooperacin con clrigos desconocidos. Yo les refer nuestros empeos, en particular los esfuerzos de Jerrentrup, por separar la paja del grano mediante un seguimiento preciso de la sucesin correspondiente, es decir, de indagar si un clrigo fue consagrado de modo vlido, dudoso o directamente invlido, y si persigue intenciones ortodoxas o sectarias. El obispo Dvila refiri que semejantes obispos tambin los hay en Mjico, pero que hasta ahora no tenan ninguna frmula para reconocer a estas personas. Se acord que pondramos a disposicin de la Unin Trento todo nuestro material actual, y que nos informaramos mutuamente para evitar intromisiones.
- Propaganda para la fe: para impedir una disipacin de las capacidades ya de por s limitadas, se acord una mejor sintonizacin en la elaboracin de nuevos temas, la cooperacin de los diversos rganos de publicacin y el intercambio de colaboraciones importantes.
- En el transcurso de nuestra conversacin yo tambin plante la pregunta por un apoyo econmico de la Unin sacerdotal Trento y por sus esfuerzos en la batalla por la fe. El obispo Dvila quiso reservarse su respuesta para despus de la conferencia en Hermosillo, una vez que hubiera hablado con sus cofrades.
- Se habl de los estudios en el seminario de sacerdotes de Hermosillo, pero la elaboracin de este tema se pospuso hasta nuestra visita al seminario.
- Aceptacin de donativos desde Europa para el encargo de misas: el obispo Dvila mostr aqu su inters, toda vez que l, como ms tarde nos dijo, puede asegurar que las misas encargadas podran ser ledas con bastante prontitud.

Aparte de esto, mis preguntas se encaminaron tambin a la situacin de la Unin en Mjico. Y aqu supe del obispo Dvila que tambin l tiene sus preocupaciones..., que primero tiene que hacerse cargo de estas tareas para llegar a un resultado paso a paso. La Unin sacerdotal Trento tiene que seguir consolidndose e impulsar la construccin de nuevas comunidades. Descuidando sus propias tareas no puede ocuparse de problemas que de momento le excederan a l y a la Unin Trento.

Durante la oracin del coro dimos an una vuelta por el lugar, para luego regresar a Acapulco con la hermana Mara y otra hermana americana en el viejo Ford Transit del convento: al da siguiente queramos viajar en compaa del obispo Dvila en este auto, a travs de la Sierra Madre del Sur, una cordillera que se eleva al este de Acapulco hasta una altura de ms de 3.000 metros, hacia Ciudad de Mjico.

De camino a Ciudad de Mjico

Las dos hermanas se iban turnando en el montono viaje de varias horas por la recin inaugurada autopista, que se extiende desde la costa del Pacfico por un rido y uniforme paisaje de alta montaa, interrumpido o acentuado de cuando en cuando por cactus de color verde grisceo. Haca calor, y el aire era seco. La hermana Mara nos indic a los europeos que tenamos que beber, beber mucho, pues de otro modo uno cae enfermo. Las hermanas se haban provisto: llevbamos suficiente agua potable. (El agua normal en Mjico es imbebible: para beber y para cocinar se utiliza agua que uno mismo se prepara.) Durante el viaje, el obispo Dvila nos llam la atencin sobre diversos pueblos en los que obispos de la Unin Trento u otros que se les haban agregado desempeaban sus tareas pastorales.

El viejo Ford cumpli su cometido. Pero ocasionalmente las dos hermanas demostraban que no slo saben llevar el rosario entre las manos, sino que tambin saban cmo se maneja una llave inglesa. Y entonces sucedi algo conmovedor: en una breve parada en una gasolinera en medio del desierto montaoso el obispo Dvila y las dos hermanas de modo inesperado fueron solicitados por un soldado que estaba ah haciendo guardia. Result que perteneca a los tradicionalistas y que haba colaborado en la renovacin de la Iglesia de Dos Caminos.

Era ya casi de noche cuando a las puertas de Ciudad de Mjico contemplamos la poderosa iglesia de Atlatlahuacn, del ao 1530, que ms bien semejaba una fortaleza. 1530, eso eran apenas cuarenta aos despus del descubrimiento de Amrica por Cristbal Coln! Al edificio de la iglesia propia-mente dicho se le haban agregado un claustro y algunos habitculos, y este imponente complejo estaba rodeado de una muralla. La Unin Trento, a quien el estado le haba conferido esta iglesia porque la mayora de las comunidades civiles se haba decidido por la fe tradicional, tiene ahora que renovar la iglesia aunque con medios estatales!, y una de las tareas es limpiar la decoracin de valor histrico y artstico... es decir, que el obispo Dvila tendr ahora que aprender adems la historia del arte sagrado de su tierra.

Ya muy de tarde llegamos a Ciudad de Mjico: un mar de casas en el que (se supone que) viven ms de veintitrs millones de personas. La ciudad crece constantemente, cada vez se le agregan nuevos cinturones de miseria, porque la emigracin rural es muy grande. Mientras que el obispo Dvila pas la noche con unos conocidos, Klominsky, Bernhard y yo tenamos alojamiento en un hotel cerca de la catedral, directamente en el centro, y ah haba tranquilidad. Al da siguiente visitamos juntos la catedral, cuyo nivel se ha hundido, pero que ahora ha de ser elevado de nuevo, el famoso zcalo, la mayor plaza del mundo, las calles alrededor de la catedral, con una vida comercial increblemente ajetreada. Llamaba la atencin la omnipresencia de los militares, que sudaban bajo sus chalecos antibalas. Luego las hermanas nos llevaron al aeropuerto, donde el obispo Dvila ya nos esperaba.

Tampico

Seguimos a Tampico, en la costa del Caribe. El propsito nico y exclusivo de nuestro vuelo hacia all era la visita a nuestra vieja amiga y compaera de lucha Gloria Riestra. Una de sus amigas nos recogi en el aeropuerto. Con la seora Riestra, la gran poetisa y escritora que como apenas nadie ms sabe condensar en palabras experiencias, esperanzas, sentimientos y vivencias religiosas, me unen ms de veinte aos de cooperacin en nuestra lucha eclesistica: resistencia frrea, temores, decepciones, pero tambin momentos de alegra. Antigua secretaria de un obispo, fue durante mucho tiempo la consejera del obispo Carmona y el alma de la revista TRENTO, de cuya redaccin se encarga ahora el Padre Prez. Tras los aos del contacto telefnico y epistolar esta visita era ahora el primer encuentro inmediato. Yo me haba hecho a la idea de una mujer mayor, de ms de setenta aos, que a causa de su enfermedad requerira atenciones en ms de un sentido... y me equivoqu del todo! Lo que nos sali al encuentro fue frescura espiritual, capacidad de concentracin y perseverancia, junto a una voluntad inquebrantable de seguir colaborando tambin en el futuro en la solucin de los problemas de la Iglesia.

El nico tema de nuestro debate, que se desarroll en ingls, lo constituy el problema del restablecimiento de la Iglesia. La seora Riestra entr directamente in medias res: eleccin papal, tal como yo la conceba. Slo cuando mi hijo me hizo observar que yo estaba eludiendo continuamente la cuestin expuse mi opinin acerca de este problema y de su solucin: una eleccin papal no puede considerarse de modo aislado, sino slo en conexin con el problema de la restitucin de la Iglesia como institucin sagrada. El debate sobre la constitucin fundamental de la Iglesia no se habra concluido, as como tampoco la discusin sobre una eleccin papal vinculada con aqulla, y en este sentido tam-bin la realizacin prctica y las condiciones para ello habran de ser primero aclaradas tericamente, es decir, deducidas a partir de las posibilidades de principio. Porque esta discusin hasta ahora no ha concluido, todos los intentos de una eleccin papal emprendidos hasta ahora han fracasado de modo penoso. Las aventuras de un Bawden, la eleccin de Lino II, no slo han daado a nuestro asunto, sino que, sobre todo, lo han vuelto ridculo. Pero todas estas consideraciones que frenaron un tanto el gran entusiasmo no fueron un obstculo para la alegra de esta tarde y del debate, y tambin Klominsky y mi hijo se contagiaron de esta espontaneidad. La seora Riestra nos prometi movilizar a su gran crculo de amigos y conocidos para tocar zafarrancho de combate. Como despedida de aquella tarde inolvidable, nos regal su antologa potica recientemente aparecida.

Hermosillo

Otra vez se haba hecho tarde aquella noche. Al da siguiente tuvimos que levantarnos muy pronto de la cama para continuar nuestro viaje. Es decir, primero tuvimos que volar de regreso a Ciudad de Mjico porque en Mjico el trfico areo nacional se centraliza de modo ptreo en esta ciudad para seguir volando a Hermosillo. Vuelos directos de una ciudad a otra hay muy pocos. Volando a Hermosillo nos dimos cuenta de que Mjico es realmente un estado muy grande. Si se quisiera volar desde Cancn en el Caribe, el punto ms al sudeste, hacia Tijuana en el extremo noroeste, en la frontera con los Estados Unidos, habra que atravesar tres zonas horarias. Hasta Hermosillo, nuestro prximo destino al norte de Mjico, en la Sonora, haba cerca de 2000 kilmetros y slo dos zonas horarias. Despus de algo ms de tres horas llegamos a nuestro destino. En el aeropuerto nos recibi el director del seminario, el Padre Francisco, el Padre Luis, capelln del seminario, Lpez, el rector de una escuela privada, el profesor de filosofa del seminario y Martn Gonzlez, que haba de hacer de traductor. A diferencia de Tampico, donde el clima es tan hmedo que yo casi me derret en vapor, en Hermosillo el clima es muy seco. Durante el verano, como luego nos contaron los seminaristas, en esta zona hay temperaturas de hasta 45 grados. La ciudad con sus 800.000 habitantes est emplazada en un paisaje que a m me recordaba escenas de una pelcula del oeste. Las casas, construidas la mayora en estilo bungalow, estn distribuidas formando como un tablero de ajedrez a lo largo de unas calles que se rompen en unas rocas que de pronto surgen verticales de la meseta. Y haca siete aos que no haba llovido!

El obispo Dvila haba organizado especialmente bien la visita a Hermosillo donde la Unin sacerdotal lleva una gran comunidad, que ha construido su propia iglesia parroquial y ms tarde al seminario de sacerdotes, pues aqu haba de celebrarse la conferencia sobre una Declaracin que nosotros, concretamente Krier, Jerrentrup y yo, habamos redactado en sus lneas generales, y gracias a la cual ha de encontrarse una nueva plataforma para la unificacin de los creyentes. El obispo Dvila haba invitado a esta conferencia incluso a una traductora especializada en teologa, la profesora Varela, que haba estudiado varios aos ciencia musical en Colonia. A esta conferencia viajaron tambin Krier desde Modesto, en Estados Unidos, y el Padre Daniel Prez desde Ciudad Jurez, en la frontera con los Estados Unidos, donde lleva una gran comunidad con su propia iglesia parroquial. A Krier no la habamos visto desde su ltima visita a Alemania haca ya ao y medio. Quin iba a pensar que ah nos volveramos a encontrar! Entre tanto incluso haba aprendido espaol. El Padre Prez haba sido superior de la Unin sacerdotal antes de la eleccin del obispo Dvila, y en el pasado haba dirigido el seminario de sacerdotes durante mucho tiempo.

Visita al seminario

Al atardecer viajamos juntos al seminario, que se encuentra en aquella tierra estril a media hora de coche a las afueras de Hermosillo. All afuera la aridez de los ltimos aos se senta de modo especial: la vegetacin haba muerto, la tierra era seca y dura. El polvo se arremolinaba cuando los coches se metieron en la calle sin pavimentar que finalmente conduca al seminario. Esta naturaleza seca constitua en cierto modo el contraste ms extremo con el recibimiento tremendamente cordial que los seminaristas ofrecieron a su obispo y a nosotros los visitantes. Los dieciocho jvenes que estudian ah y que se preparan para la consagracin constituyen una mezcla de todas las provincias de Mjico. La formacin no consiste slo en los meros estudios de teologa, que por lo general dura ocho semestres, sino que a stos se les suma previamente un ao de enseanza media donde se les da una materia doctrinal comprimida, ya que la formacin en las escuelas superiores de Mjico no es como la nuestra.

Las condiciones externas son espartanas: la vida es modesta. En la medida de lo posible los seminaristas se proveen a s mismos de todo. Duermen en literas, y slo el director y los profesores tienen camas individuales. Estas circunstancias significan para cada uno una medida considerable de disciplina, autolimitacin y consideracin hacia los dems... virtudes que ms tarde han de capacitarles para ser independientes y en ocasiones incluso verse solos en el frente, y para hacerlos sensibles hacia las preocupaciones y las necesidades de los dems. Los estudios son acompaados de una intensa asistencia religiosa: santa misa, rezo de las horas y lecturas, pero tambin de entrenamiento fsico: las montaas empiezan casi ya al otro lado de la puerta. Al mismo tiempo, durante sus estudios los seminaristas adquieren tambin experiencia prctica en las tareas pastorales. Algunos en-sean religin a los nios en la ciudad, y preparan a muchos nios y nias para la primera comu-nin. Pero tambin se fomentan y se aplican los talentos particulares de cada uno. Por ejemplo, uno de los seminaristas ha trazado los planos y ha hecho los diseos para la futura capilla del seminario. Lamentablemente olvid pedir copias de ellos. El encuentro con los jvenes result muy refrescante para todos nosotros, y especialmente para mi hijo, que en seguida supo hacerse a este crculo. Conocimos a jvenes abiertos que sin sometimientos clericales se forman aqu para ser sacerdotes y personalidades independientes.

Durante dos tardes discutimos con ellos en una atmsfera abierta y llena de inters. Krier y yo pudimos informarles sobre nuestras experiencias, sobre la colaboracin con Su Eminencia el Monseor Ng-dinh-Thuc, sobre la consagracin de los primeros obispos, por qu se hicieron, o mejor dicho, por qu tuvieron que hacerse en secreto, sobre el surgimiento de la DECLARATIO de 1982, sobre la situacin religiosa en Europa, sobre las diferencias entre la filosofa tomista y la transcendental. Martn Gonzlez se mostr aqu junto con Krier como un diligente traductor. Para ocuparse de sus latinos en Las Vegas, durante los ltimos aos haba aprendido espaol.

El obispo Dvila nos inform que, conforme al actual estado de formacin de estos dieciocho seminaristas, en los prximos tres aos doce de ellos podran ser ordenados sacerdotes.

La conferencia

A la maana siguiente, en el instituto que dirige Lpez se celebr la conferencia de la que ya hemos hablado, en la que haba de estudiarse un documento que Krier, Jerrentrup y yo habamos esbozado y cuyo contenido por un lado enlazaba con la DECLARATIO de Monseor Ng-dinh-Thuc y por otro lado lo ampliaba por cuanto respecta a las tareas para una unificacin. La traduccin espaola, que hemos de agradecer a Mara Teresa Mser, se haba enviado ya a los participantes por medio del obispo Dvila. En esta conferencia participaron: el obispo Dvila, el Padre Prez, el Padre Francisco Jimnez, director del seminario, el Padre Luis, el capelln del seminario, Krier, la profesora Varela, el profesor de filosofa del seminario por desgracia he olvidado el nombre, Lpez, el doctor Klominsky y yo. Varela, que haba estudiado algunos aos en Colonia y hablaba muy bien alemn, result ser una magnfica traductora, que poda captar en seguida y reformular en espaol mi construccin conceptual, incluso en los pasajes difciles. El documento fue ampliamente estudiado. Algunos trminos que en la traduccin espaola daban pie a malinterpretaciones fueron rpidamente suprimidos. Ni Krier ni yo tuvimos problemas para aceptar modificaciones deseadas que de hecho contribuan a la precisin teolgica o bien a una mejor comprensin. Tambin hubo controversia sobre algunos pasajes. No se trataba tanto de la exactitud objetiva cuanto de la posibilidad de una divulgacin pedaggica, motivo por el cual estas expresiones hubieran sido inapropiadas para una plataforma reconocida por todas las partes. Pero a causa de la relevancia teolgico-eclesistica de los pasajes controvertidos finalmente tambin se dio la conformidad a esta parte de la declaracin, aunque yo promet entablar discusin con las personas que teman que esos pasajes pudieran plantear problemas de comprensin.

En el curso posterior del debate pudimos plantear tambin los problemas de la situacin eclesistica en Europa, y en particular apuntar a la falta de direccin, a la falta de compromiso de la mayora de nuestros clrigos tradicionales, que no se presentan como hombres de la Iglesia, sino ms bien como personas privadas, sin capacidad ni voluntad de una cooperacin no ya slo con los seglares, sino tambin entre s mismos. Aqu no hay una asociacin sacerdotal como la Unin sacerdotal Trento que est claramente estructurada, que pueda realizar programas elaborados, que desempee de modo intenso tareas pastorales. Esta actitud llevara con el tiempo de modo innegable a un sectarismo total, que ya se ha infiltrado en la resistencia, y a un mero cristianismo marginal. En este punto se consi-der si no sera posible asumir una cierta responsabilidad para los creyentes en Europa. El Padre Prez lo poda concebir muy bien: Nosotros fuimos apostolizados por los franciscanos y dominicos de Europa, por qu no habra de funcionar tambin al revs? Ya no se discuti qu rasgos adoptara una cooperacin semejante con los clrigos europeos.

El apoyo econmico desde Europa y tambin sobre esto se habl abiertamente el obispo Dvila lo aplicar del siguiente modo: el sesenta por ciento para el seminario, el veinte por ciento para el restablecimiento de la unidad eclesistica, y el otro veinte por ciento para la propaganda religiosa (co-operacin con la revista TRENTO, intercambio de artculos, acuerdo de los temas que hay que tratar, transmisin de informaciones, en particular acerca de elementos sectarios, y nmeros especiales).

El obispo Dvila consider la posibilidad de mandar a Europa a uno de sus clrigos para que pueda estudiar msica religiosa y formarse en canto gregoriano.

En recuerdo de Monseor Carmona

Durante nuestra estancia en Hermosillo fuimos invitados a comer por varias familias que desde hace ya tiempo forman parte de aquellos catlicos que tambin encontraron en el obispo Carmona su autoridad espiritual. Se habl mucho de la diferente situacin en Europa y en Mjico, que ya habamos percibido, y una y otra vez acabbamos hablando tambin del obispo Carmona, igual aqu en Hermosillo como ms tarde en Guadalajara. El no slo form a sus seminaristas en sacerdotes, sino que comunic a los creyentes de todo el pas aquella confianza en Dios que les permita y les sigue permitiendo soportar las muchas penurias. Pienso que, ms que con una mera especulacin teolgica, se los gan con su propia religiosidad profunda y su calor personal, con su propio convencimiento firme, que luego tambin le ayudaba a soportar situaciones difciles. Haciendo suyas sus demandas personales, les insufl esperanza. Aun cuando a menudo fuera vctima de su propia confianza ciega y tambin esto hay que decirlo en justicia tomara decisiones personales fallidas, sin embargo siempre preponderaba su inmediatez personal, su intrepidez y valenta, tambin frente a amenazas masivas contra su vida, su bondad conmiserativa y misericordiosa, que tambin se reflejaban en su rostro. Estos fueron los elementos decisivos con los que construy y apoy de modo determinante la resistencia en Mjico. A m me quedaron grabados de modo particular sus ojos, que irradiaban una paciencia infinita. En Mjico los vi a menudo, en la gente que visitaban las iglesias, en los labriegos del campo, en aquel soldado que haca guardia en una gasolinera, ojos llenos de nostal-gia que con su esperanza pueden soportar mucho sufrimiento, que se aferran mudos a la conciencia de los dems sin elevar queja alguna... En cierta ocasin top con ellos en una mendiga en la playa de Acapulco, adonde habamos ido tras una conversacin con el obispo Dvila. Necesitbamos un poco de descanso. Le haba dado algo de dinero, pero ella se qued quieta, con la mano extendida y mirndome sin hablar. Trat de explicarle que ya le haba dado algo... su mirada triste sigui fija en m sin alterarse... Horas ms tarde percib que sus ojos todava me miraban, y sent vergenza de haber sido mezquino.

Guadalajara

Lleg el momento de despedirnos de Hermosillo, de Krier, del Padre Prez, de Varela, de Martn, que se haba hecho amigo de Bernhard, de los Padres Francisco y Luis, de despedirnos tambin de los muchos nios a los que un seminarista haba dado clase a la sombra de una iglesia. Nuestra prxima estacin era Guadalajara. El vuelo hasta ah fue agradable; primero a lo largo de la costa del pacfico: a la derecha el mar azul profundo que se rompa en la playa rocosa, a la izquierda la tierra de marrn a ocre, quemada, reseca. Cuando uno contempla estas comarcas puede entender el despoblamiento rural al que seducen los centros como Ciudad de Mjico y tambin los distritos exteriores de Guadalajara, y que cargan a estas ciudades de cinturones de miseria donde una barriada se suma a la otra.

Nos recogieron en el aeropuerto. En Guadalajara tuvimos un buen alojamiento. La ciudad est situada sobre una meseta a unos 1.500 metros sobre el nivel del mar. Puede decirse que es una ciudad bonita. Tuve la impresin de que Guadalajara es el verdadero centro de la resistencia religiosa en Mjico, donde los sedisvacantistas poseen cinco centros de celebracin. Por la tarde discutimos acaloradamente en un pequeo crculo de personas que se haban comprometido y haban destacado de modo especial en la batalla eclesistica. El obispo Dvila present tambin en este crculo los proyectos de la nueva capilla del seminario. Las preguntas que nos hicieron se orientaban directamente a la situacin eclesistica en Europa. Queran sondear la posibilidad de una cooperacin con los clrigos de aqu. Por desgracia pude ofrecer poco sustento a tales planes, pues con el calificativo de independiente hube de calificar al clero alemn de modo ms bien reservado. Me sorprendi un tanto que en Guadalajara, que haba desempeado un papel muy decisivo durante la revolucin masona de los aos veinte, donde incluso haba habido una universidad catlica clandestina que haba acuado el Mjico catlico-intelectual, no tuvieran ningn rgano editorial propio.

En Guadalajara tuvimos tambin la experiencia de que religin y dinero pueden ir muy bien juntos, de que uno puede ser empleado generosamente para apoyo y realizacin de la otra... una simbiosis que a nosotros nos resulta prcticamente impensable: o bien religin o bien dinero por separado. Seguro que entre los llamados tradicionalistas se encuentran tambin entre nosotros personas que tienen dinero, pero que no lo emplean con fines religiosos. Ya al comienzo del debate mi hijo me hizo ob-servar que nuestros interlocutores tenan que ser personas de medios econmicos no desdeables: ya de nio mi hijo desarroll un olfato para ello, pues varios de sus antiguos compaeros de clase venan de familias adineradas, e incluso bastante ricas.

Ya haba oscurecido lentamente cuando terminamos la sesin y tuvimos que porfiar en medio del trfico nocturno para visitar an un centro situado algo a las afueras de la ciudad. La visita ah hubo de ser para m una vivencia grandiosa e inesperada. Tras media hora de viaje llegamos por fin a una amplia colina coronada por una iglesia y un centro cultural muy completo (sala de conferencias, biblioteca, casa de ejercicios con celdas monsticas, pequeo museo para arte religioso mejicano). A travs de unas escaleras cortadas a modo de terrazas en el paraje rocoso y rebosantes de flores se llegaba al atrio de la iglesia, en el que aquella tarde se haba congregado ya una grupo de gente bastante elegante... para una boda. Y mientras en la sala de conferencias, que estaba dispuesta como un anfiteatro, descubramos la imagen de Gonzlez Flrez, considerado mrtir, que tambin haba colgado en nuestro antiguo centro de celebraciones en Mnich, y desde la biblioteca disfrutbamos todava de una maravillosa panormica del mar de luces de la ciudad de seis millones de habitantes, desde la iglesia de al lado, que estaba abierta, nos llegaban los sonidos de la Msica de la coronacin de Mozart. Fue para m como un eco de tiempos perdidos y olvidados que de pronto osaba aqu un salto atrs hacia el mundo real... en Mjico! Todo el centro haba sido construido por la familia de nuestro anfitrin y sus amigos y entregado a la Unin Trento para su utilizacin.

Despedida

A la maana siguiente nos recogieron para ir a una misa en uno de los centros litrgicos de la ciudad, cuya decoracin nos recordaba a la de algunas iglesias europeas. A nosotros los europeos nos result llamativo que, adems del plpito obligatorio, en la entrada haban construido una pequea cocina para dar comida a los pobres y mendigos. El obispo Dvila celebr un auto pontifical en el que present como nuevo capelln de Guadalajara al Padre Martn, que con tanta maa nos haba conducido por Acapulco, en tanto que el sacerdote anterior, el Padre Merardo Loya, era trasladado a Acapulco. (Nota bene: con este cambio continuo de parroquias, los obispos evitan el tan daino culto a la personalidad, el surgimiento de las  tristemente famosas Asociaciones de adoracin de sacerdotes.) Tras un breve reencuentro con el Padre Martn, lleg el momento de despedirnos del obispo Dvila, con quien durante ms de una semana habamos estado de viaje por Mjico. Durante este tiempo pudimos discutir sobre una montn de problemas. Nos present a muchas personas que quieren ayudar a superar esta crisis espiritual, religiosa y eclesistica. Volvimos a revivir un poco de aquello que para nosotros constitua la vida catlica tambin antes del Concilio: una vida cotidiana enlazada con lo religioso, creyentes que viven con su religin, creyentes que constituyen verdaderas comunidades, y no elitistas marginales como nosotros. Simplemente, un poco de normalidad eclesistica.

Tras una visita a un arrabal de Guadalajara, donde vimos tambin artesana mejicana, volamos a Ciudad de Mjico, y desde ah, en vuelo nocturno, de vuelta a Alemania. Llegamos cansados, algo machacados, pero, gracias a Dios, sanos y salvos. Mjico, la Unin sacerdotal Trento con su obispo Dvila, la seora Riestra, el Padre Prez y todos los muchos amigos, los seminaristas, los nios de Hermosillo, los conceptos trabajados para continuar con nuestra lucha eclesistica, la confianza ganada y ojal que tambin dada... todo eso qued en nuestros corazones, y tambin qued la relacin con estas personas, para, si es voluntad de Dios, trabajar juntos en la reconstruccin de la Iglesia.

* * *

Direcciones de contacto:

Superior de la Unin sacerdotal Trento:
Obispo Martn Dvila Gndara
Jos Valdez Arvalo # 29
Acapulco, Gro. - Mjico
Tel.: 0052-74-821362, Fax: 0052-74-834632, e-mail: obmdavila@latinmail.com

Rector del Seminario de sacerdotes:
Presbtero Francisco Jimnez
Banmichi 242, Col. Lpez Portillo
C.P. 83104 Hermosillo, Sonora-Mjico
Tel.: 0052-62-586380, Fax: 0052-62-149088

Redaccin de la revista Trento:
Presbtero Daniel A. Prez Gmez
Calle Peral # 553 Sur, Col. Insurgentes
C.P. 82150 Cd. Jurez, Chih.
Tel.: 0052-16-152539, Fax: 0052-16-134562

 
(c) 2004-2018 brainsquad.de