54. Jahrgang Nr. 4 / Juni 2024
Datenschutzerklärung | Zum Archiv | Suche




Ausgabe Nr. 9 Monat November 2004
Widerstand? - Fehl(er)anzeige!


Ausgabe Nr. 11 Monat Dezember 2004
Notstand: einbetoniert ... oder doch: Extra Ecclesiam salus est?


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Misericordias Domini in aeternum cantabo - Autobiographie von Mgr. Pierre Martin Ngô-dinh-Thuc, Erzbischof von Hué, übersetzt von Elisabeth Meurer


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2005
Öffentliche Verkündigung der DECLARATIO


Ausgabe Nr. 2 Monat Februar 2004
Enzyklika Mystici Corporis


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2004
Offener Brief an H.H. Bischof M. Pivaruns


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2004
Eberhard Heller: Der Fall Y. Yurchik: Aufnahme in die röm.-kath. Kirche?


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2005
Zum Tode von Johannes Paul II.


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
L’ERREUR FONDAMENTALE DE VATICAN II


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2004
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ngô-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
Open Letter to most Reverend Bishop M. Pivarunas


Ausgabe Nr. 8 Monat Oktober 2004
ROTHKRANZ Y LAS INVESTIGACIONES...


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL ERROR PRINCIPAL DEL VATICANO II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2004
EL HABITO HACE AL MONJE


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
HABEMUS PAPAM?


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
La libertad religiosa, error del Vaticano II


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
Sobre la situacin actual de la Iglesia


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A propos de la situation actuelle de lEglise


Ausgabe Nr. 11 Monat december 2005
A commentary on the present situation of the Church


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2006
Am Scheideweg


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografa de Monseor P. M. Ng-dinh-Thuc - Prologo


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Autobiografia II


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2006
Apendice II - Documentos


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
Surrexit Christus, spes mea


Ausgabe Nr. 4 Monat April 2003
La silla apostlica ocupada


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
ber das Papsttum der Rmischen Bischfe


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Juli 2003
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
Der Hauptirrtum des II. Vatikanums - Vorwort


Ausgabe Nr. 7 Monat September 2003
ber den Papst


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
LEglise Catholique-Romaine de la diaspora


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
Sobre la situacin actual de la Iglesia (esp.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A propos de la situation actuelle de lEglise (fr.)


Ausgabe Nr. 8 Monat October 2003
A commentary on the present situation of the Church (engl.)


Ausgabe Nr. 10 Monat Dezember 2003
Warum kein islamischer Religionsunterricht


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Reflexiones sobre la fiesta de Navidad


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Apostolic See Occupied


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
The Episcopal Consecration of Fr. Guerard des Lauriers


Ausgabe Nr. 11 Monat December 2003
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 3 Monat Juni 1971
Zur Frage der Gltigkeit der heiligen Messe


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Ich bin allein


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2002
Buchbesprechung


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
Alla ricerca dellunit perduta


Ausgabe Nr. 2 Monat Mars 2002
In Search of lost unity (engl/spa)


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2002
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Der Apostolische Stuhl


Ausgabe Nr. 5 Monat September 2002
Die Weihe von P. Gurard des Lauriers zum Bischof


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
How can you be a christian without Church?


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
Le Sige apostolique < occup >


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La conscration piscopale du P. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La sede apostolica


Ausgabe Nr. 8 Monat December 2002
La consacrazione di P. Gurard des Lauriers a vescovo


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
LA IGLESIA CATOLICO-ROMANA EN LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
Ha permitido Roma el viejo rito misal


Ausgabe Nr. 7 Monat Diciembre 2001
A la recherche de l'unit perdue


Ausgabe Nr. 1 Monat April 2001
Christus erstand, Er, mein Hoffen


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
Offener Brief an H.H. P. Perez


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2001
SOLO LA VIEJA MISA


Ausgabe Nr. 4 Monat September 2001
Anmerkungen zum Briefwechsel mit H.H. Pater Perez


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
VIVA EL CHRISTO REY! - STATIONEN EINER REISE DURCH MEXIKO -


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
Abri der modernen Geschichte der katholischen Kirche in Mexiko


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
SER CRISTIANO SIN IGLESIA? - UNA PONENCIA-


Ausgabe Nr. 3 Monat August 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
EIN NICHT UNFEHLBARER PAPST


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
VIVA CRISTO REY! -ESTACIONES DE UN VIAJE POR MJICO-


Ausgabe Nr. 4 Monat Nov.-Doppel-Nr.4/5 2000
Religin en Mjico


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION (dt/espa)


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 2001
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
Der Papst steht in der katholischen Kirche nicht zur Disposition


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
Die Weissagung


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 2000
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 8 Monat November 1971
SCHACHER MIT DER MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 1972
QUELLEN DER GLAUBENSLEHRE


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
Appell an den Redakteur der EINSICHT


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
UNFEHLBAR UND FEHLBAR ZUGLEICH


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
Kirchensteuer und


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
ERKLRUNG S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 11 Monat April-Sondernummer 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1998
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1999
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1997
SEKTIERERTUM ALS VORGABE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1997
DIE RESTITUTION DER KIRCHE ALS RECHTSGEMEINSCHAFT


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1998
ZUM PROBLEM DER RESTITUTION


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1993
DER HL. ALBERTUS MAGNUS


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1994
Offener Brief an Herrn Jean-Gerard Roux


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1996
VERSINKT DER KATHOLISCHE WIDERSTAND IM SEKTIERERTUM?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1995
Anhang: Die wichtigsten uerungen des Lehramtes zu Thomas von Aquin


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1995
NUR NOCH AUSLAUFMODELL?


Ausgabe Nr. 5 Monat Mrz, Doppelnr. 5-6 1996
IN MEMORIAM H.H. PFR. FRANZ MICHAEL PNIOK


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1994
Nachruf auf Herrn Jean Andr Perlant


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
La Santisima Trinidad


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1994
ber die geistliche Vollkommenheit


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 1992
ARCHBISHOP NGO-DINH-THUC MARTYR FOR THE FAITH


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1992
DECLARATIO DE CONSECRATIONIBUS EPISCOPORUM


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1992
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar-Mrz 1993
Zum Problem der gegenwrtigen Vakanz des rmischen Stuhles


Ausgabe Nr. 4 Monat Mai 2006
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1991
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1991
ZUM TODE VON HERRN ANACLETO GONZALEZ FLORES


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1991
IN ERINNERUNG AN BISCHOF MOISS CARMONA RIVERA


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEHN JAHRE SEDISVAKANZERKLRUNG S.E. MGR. P. M. NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
EIDESSTATTLICHE ERKLRUNG lat/dt/engl/fr/span/ital


Ausgabe Nr. 5 Monat Februar 1992
ZEUGNIS DES GLAUBENS - ZUM PROBLEM DER GEGENWRTIGEN VAKANZ DES RMISCHEN STUHLES -


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1990
WEITERE EINZELHEITEN ZUR ENTFHRUNG VON S.E. MGR. NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1990
ZUR PROBLEMATIK DER RESTITUTION DER KIRCHLICHEN HIERARCHIE


Ausgabe Nr. 8 Monat Mrz 1989
APPELL AN SEINE MITBRDER


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai/Juni 1987
DER BRUCH FAND NICHT STATT!


Ausgabe Nr. 7 Monat April-Sondernr 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Mrz 1988
KIRCHE OHNE RELIGION UND RELIGIONSLOSE KIRCHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat April 1985
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 3 Monat Juli 1985
NACHRICHTEN, NACHRICHTEN, NACHRICHTEN


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar/Mrz 1986
BITTSCHREIBEN AN UNSERE BISCHFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1984
LESERBRIEFE, LESERMEINUNG...


Ausgabe Nr. 3 Monat August 1984
ZUR BISCHOFSWEIHE VON MGR. GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1985
ZEIGE MIR, HERR, DEINE WEGE


Ausgabe Nr. 6 Monat Oktober 2006
Wenn die Kirche nicht gttlich wre... 2. Fortsetzung


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
Die Ereignisse der beiden letzten Jahre


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN VON MGR. NGO-DINH-THUC UND MGR. CARMONA GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1983
DIE ANGRIFFE


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
ZUM PROBLEM DER BISCHOFSWEIHEN UND DER DECLARATIO VON S.E. ERZBISCHOF NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1983
BRIEF VON HERRN REKTOR A.D. OTTO BRAUN AN DIE REDAKTION


Ausgabe Nr. 7 Monat Mrz 1984
Eine Erklrung von Mgr. M.L. Gurard des Lauriers


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
BRIEF AN S.E. MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
NACHRUFE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1982
MITTEILUNGEN DER REDAKTION


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
ERZBISCHOF PETER MARTIN NGO-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 2 Monat August 1982
H.H. PFARRER JOSEF LEUTENEGGER IN MNCHEN


Ausgabe Nr. 3 Monat Oktober 1982
EINIGE ANMERKUNGEN ZU DEN ... GESPENDETEN BISCHOFSWEIHEN


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 1982
STURMWOLKEN BER DER GANZEN WELT


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
Declaration concernant Palmar


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. PIERRE MARTIN NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1981
BRIEF AN MSGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 1 Monat Mai 1980
SECTE ORTHODOXE?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
QU'EST-CE DIRE: LA NOUVELLE MESSE PEUT TRE VALIDE ?


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 1980
LETTRES


Ausgabe Nr. 4 Monat Oktober 1980
REPONSE DE HR L'ABBE HANS MILCH AUX QUESTIONS


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1981
QUE SIGNIFIE LA COEXISTENCE DES RITES PRE- ET POSTCONCILIAIRES


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
KANON 188, 4 DES CIC


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
Protestation de Foi Catholique - franz/deutsch


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1981
LO UNICO QUE QUEREMOS ES LA MlSA TRIDENTINA


Ausgabe Nr. 7 Monat Dezember 2006
Und ihr werdet sein wie Gott


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1979
BRIEF AN MGR. LEFEBVRE


Ausgabe Nr. 5 Monat Dezember 1979
OFFENER BRIEF AN HERRN PROF.DR. HEINZ KREMERS


Ausgabe Nr. 7 Monat April 1980
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 1 Monat Juni 1978
Konzil von Trient: Dekret ber das Sakrament der Eucharistie - ERLSUNG


Ausgabe Nr. 2 Monat Juli 1977
DIE LITURGISCHE SPRACHE


Ausgabe Nr. 3 Monat September 1977
Konzil von Trient: Dekret ber das Meopfer


Ausgabe Nr. 4 Monat November 1977
DIE DOGMATISCHEN BESTIMMUNGEN DES TRIDENTINUMS ZUR PRIESTERWEIHE


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
EN LA ENCRUCIJADA


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
la croise des chemins


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
At the crossroads


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
Y seris como Dios (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2007
And thou wilt be like God (Gen. 3,5)


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 1er continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
MISERICORDIAS DOMINI IN AETERNUM CANTABO, 3. continuation


Ausgabe Nr. 12 Monat Februar 2007
APPENDICE


Ausgabe Nr. 6 Monat Februar 1976
EMPFEHLUNGEN ZUM VERHALTEN DER PRIESTER


Ausgabe Nr. 7 Monat Oktober 1972
DIE LOGIK EINES THEOLOGEN


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 1974
Papa haereticus


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Carta a Su Eminencia el obispo XXX


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Letter to His Excellency xxxx


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
LA SANTISIMA TRINIDAD


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Et vous serez comme Dieu


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaratio


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaracin


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Declaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dclaration


Ausgabe Nr. 13 Monat September 2007
Dichiarazione


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2007
Brief an einen Bischof...


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
COEXISTENCE PACIFIQUE?


Ausgabe Nr. 12 Monat Fvrier 1982
POUR L'AMOUR DE LA VERITE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
DE LA RESISTANCE CATHOLIQUE A L'OCCUPATION MODERNISTE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
Mgr. Lefebvre est-il vque ou simple lac?


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1984
LE TEMPS DE L'APOCALYPSE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
SIEGE ET CHUTE DE LA FORTERESSE ROMAINE


Ausgabe Nr. 12 Monat August 1984
DECLARAT ION OF MGR. M.L. GURARD DES LAURIERS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
SACRE DE M. L'ABBE GNTHER STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
MISE AU POINT DE LA SAKA SUR LE SACRE DE L'ABB G. STORCK


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktobre 1984
QUE PENSER DE LA MISE AU POINT DE M. ALPHONSE EISELE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
LE CAS DU PAPE HONORIUS (625-638)


Ausgabe Nr. 14 Monat Decembre 1984
DE ECCLESIAE CAPITE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ORTHODOX SECT?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
PEACEFUL CO-EXISTENCE?


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
ONCE MORE: PRECISE QUESTIONS TO ECNE


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
A PROCLAMATION ON 'THE NEW MASS AND THE POPE'


Ausgabe Nr. 13 Monat Februar 1981
NOVUS ORDO MISSAE: AN ANTI-MASS, Part 2


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LE CANON 188, N 4 OU: OU EST L'EGLISE


Ausgabe Nr. 13 Monat August 1981
LETTRE A MSGR. LEFBVRE


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
MONTRE-MOI TES CHEMINS, SEIGNEUR


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
OUR LADY OF FATIMA AND THE HOLY FATHER


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1985
DE APOSTOLICA SEDE


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
INFORMATIONS OF THE EDITOR


Ausgabe Nr. 14 Monat February 1984
NUAGES NOIRS SUR LE MONDE ENTIER


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
THE SO-CALLED 'EXCOMMUNICATION' OF H.E. ARCHBISHOP NG-DINH-THUC


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
JUAN PABLO II. NO ES UN PAPA CATOLICO


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
VATICAN II FACE LA TRADITION


Ausgabe Nr. 12 Monat July 1983
REPONSE DE M. L'ABB MILCH A LA LETTRE OUVERTE DU M. HELLER


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
FALSE BISHOPS AND TRUE BISHOPS


Ausgabe Nr. 13 Monat Oktober 1983
IS ONE A SCHISMATIC, WHEN IN OUR DAYS ONE CONSIDERS THE CHAIR OF ST. PETER AS VACANT


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
AGAINST THE 'PROPHECY' OF THE SO-CALLED 'ROMAN CATHOLIC'


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
THE ARIANISM - AN EXAMPLE FOR THE EXISTENCE OF THE CONSENSUS FIDELIUM


Ausgabe Nr. 11 Monat April 1983
MONSEOR LEFEBVRE COMO PROFETA


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
LE NOVUS ORDO MISSAE: UNE ANTI-MESSE


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 1981
SEULEMENT, QUAND LE FILS DE L'HOMME REVIENDRA TROUVERA-TIL LA FOI SUR LA TERRE?


Ausgabe Nr. 14 Monat Oktober 1981
LA BANDE DES QUATRE


Ausgabe Nr. 11 Monat May 1980
APPEL DU 16.4.1979


Ausgabe Nr. 12 Monat June 1980
Vox FIDEl: LA VOIX DE LA FOl OU L'ORGANE DES SOUHAITS


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
CURRICULUM VITAE DE MGR. LOUIS VEZELIS O.F.M. (fr.)


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
Some Remarks concerning the Consecrations by Mgr. Ng-dinh-Thuc and Mgr. Carmona


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CONSAGRACIONES EPISCOPALES


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
BREVES OBSERVATIONS SUR LES SACRES EPISCOPAUX


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
THE APOSTOLIC CHAIR VACANT


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
MGR. LEFEBVRE AS PROPHET


Ausgabe Nr. 12 Monat Decembre 1982
STORM CLOUDS OVER THE WHOLE WORLD


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
LA TRADICION


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
POUR VOUS ET POUR TOUS - LE PROGRAMME DE JEAN-PAUL II


Ausgabe Nr. 15 Monat Decembre 1981
SECTE ORTHODOXE ?


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
A ROMAN CATHOLIC BISHOP SPEAKS


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
LE CAS BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE CASE BARBARA


Ausgabe Nr. 11 Monat August 1982
THE QUESTION OF THE PAPACY TODAY


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
I believe in the holy Catholic Church, the communion of saints


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
The apostolic succession crisis and the sacrament of order in relation to the 20th century apostasy to the church of Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
La crise de la succession apostolique et le sacrement de l'ordre en relation avec l'apostasie du 20e sicle de l'glise de Rome


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
DECLARATION: On John Paul II's death


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
LA BULA DE PAULO IV


Ausgabe Nr. 3 Monat April 2003
Pauls' IV. Bulle Cum ex apostolatus officio - Appendix


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
LA VALIDEZ CE LOS RITOS POSTCONCILIARES CUESTIONADA


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PASCENDI DOMINICI GREGIS - CONTIN. 2


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
ENSEIGNEMENT DE PIE XII POUR DFENDRE LES CRITURES


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
PROCLAMATION CONCILIAIRE CONCERNANT LA LIBERT RELIGIEUSE


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The second Book of accusation for heresy against the author of the new Catechism from 1992


Ausgabe Nr. 13 Monat April 2008
The poignant Secret of Sister Lucy


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 1.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL PROBLEMA DE LA RESTITUCION DE LA JERARQUIA CAT. 2.Cont


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
EL TEMA DE LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA


Ausgabe Nr. 14 Monat Mai 2008
LA RESTAURACION DE LA JERARQUIA CATOLICA - BIBLIOGRAFIA


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2008
Der schmerzliche 'Ehebruch' der 'Braut Christi'


Ausgabe Nr. 12 Monat Mrz 2008
REPLICA AL ARTICULO 'APOSTASIA Y CONFUSION'


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
DICTAMEN SOBRE UNA ELECION PAPAL EN LAS PRESENTES CIRCUNSTANCIAS


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
ELIGENDUS EST PAPA


Ausgabe Nr. 15 Monat Juli 2008
THE DIVINE MERCY


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
The Holocaust Bar is too High


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
SATIS COGNITUM


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Documents about the Case Williamson


Ausgabe Nr. 11 Monat Mai 2009
Sedevacantists Believe in the Holy Roman Catholic Church‏


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Aeterni Patris, span


Ausgabe Nr. 12 Monat September 2009
Le bon sens catholique


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Festividad de Cristo Rey


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
LEGLISE CATHOLIQUE-ROMAINE DE LA DIASPORA


Ausgabe Nr. 13 Monat Diciembre 2009
Estado de emergencia: afianzado en cemento


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2010
Im Eiltempo vom Abseits ins Aus


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 6. c. Die nach dem Kirchenrecht den Neuerern zukommende Stellung.


Ausgabe Nr. 11 Monat Februar 2011
A. 7. a-b Knnen Ppste zu Hretikern, Apostaten oder Schismatikern mutieren


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
Zum Beginn des neuen Jahrganges 2011


Ausgabe Nr. 1 Monat Mrz 2011
In memoriam Prof. Wendland


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
Clerical Abuse


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
E sarete come Dio (Gn. 3, 5)


Ausgabe Nr. 13 Monat June 2011
SOBRE LA REALIDAD Y LA EXITENCIA DEL PURGATORIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2011
Der Wiederaufbau der Kirche als Institution


Ausgabe Nr. 3 Monat September 2012
30 Jahre Sedisvakanz-Erklrung


Ausgabe Nr. 2 Monat Juni 2013
Null und nichtig der Ritus der Bischofsweihe von 1968


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2015
Islamisches Recht (arīa) mit dem Grundgesetz vereinbar?(1)


Ausgabe Nr. 2 Monat Mai 2017
Die Synode von Pistoja


Ausgabe Nr. 4 Monat Dezember 2019
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 1 Monat Februar 2020
Clerici vagantes oder Priester der kath. Kirche


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2020
Quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Errors of Vatican II and their defeat through Recognizing Christ as Son of God


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
But we all beholding the glory of the Lord with open face, are transformed into the same image


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2020
The Meaning of Art in the Religious Domain


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Los errores del Vaticano II y su superacin gracias al conocimiento de Cristo como Hijo de Dios


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Cmo se puede conocer a Cristo como Hijo de Dios: nuevas consideraciones


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Queda por responder la pregunta es Jesucristo el Hijo de Dios?


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Notas sobre el artculo Bienaventurados los puros de corazn porque ellos vern a Dios (Mt 5,8)


Ausgabe Nr. 5 Monat Juni 2020
Por eso, todos nosotros, ya sin el velo que nos cubra la cara, somos como un espejo que refleja la gloria del Seor;


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Comment le Christ peut tre reconnu comme le Fils de Dieu


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
La question demeure: Jsus-Christ est-il le Fils de Dieu?


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5, 8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Remarques sur le trait: Heureux les coeurs purs, car ils verront Dieu (Mt. 5,8)


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Limportance de lart dans le domaine religieux


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Informations de la rdaction


Ausgabe Nr. 6 Monat Juni 2020
Les erreurs de Vatican II


Ausgabe Nr. 9 Monat November 2020
Sptes Erwachen


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2021
Ankndigung


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2021
Der Geist als Seele der Kirche - deutsch und spanisch


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2022
Corona perennis Corona auf ewig?


Ausgabe Nr. 2 Monat April 2022
Nachrichten, Nachrichten, Nachrichten...


Ausgabe Nr. 3 Monat Mai 2023
EINSICHT, Quo vadis? (Wohin gehst du?)


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Hinweis auf die ERKLRUNG aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 4 Monat August 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Editors Notes


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
In Search of Lost Unity


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Note on the 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
The 2000 Declaration


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
En busca de la unidad perdida


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Nota sobre la Declaracin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Declaratin del ao 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
la recherche de unit perdue


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Rfrence la DCLARATION de lan 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Dclaration de lanne 2000


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Auf der Suche nach der verlorenen Einheit


Ausgabe Nr. 5 Monat Oktober 2023
Erklrung aus dem Jahr 2000


Ausgabe Nr. 6 Monat Dezember 2023
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 1 Monat Januar 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus eine Antwort auf H.H. Vigan


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Leserbrief


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Aspicite nobis illusiones englisch


Ausgabe Nr. 2 Monat Mrz 2024
Papa haereticus englisch


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mitteilungen der Redaktion


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Meine Begegnung mit S.E. Erzbischof Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
My Time with His Excellency, Archbishop Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Ma rencontre avec S.E. Mgr. Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Mi encuentro con Su Excelentsimo y Reverendsimo Arzobispo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
Il mio incontro con S.E. lArcivescovo Pierre Martin Ng-dinh-Thuc


Ausgabe Nr. 3 Monat Mrz 2024
DECLARATIO


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
EINSICHT quo vadis?


Ausgabe Nr. 4 Monat Juni 2024
Can the Pope Change the Rite of Holy Week?


Autobiografia II
 
Despus de haber terminado este inciso sobre una originalidad del sistema comunitario vietnamita, vuelvo a los miembros de mi familia:

Despus de mi hermana, la tierna Hip, vino su opuesto, mi hermana Hong. Opuesta en cuanto al carcter, pero las dos se queran mucho. Pequea, pero bien proporcionada, de inteligencia viva muy prctica, es la nica de nosotros que amonton una buena fortuna. Tuvo como marido a un joven que perteneca a una familia de notables de nuestra parroquia, la misma de la que proceda el marido de Hip. Se llamaba L. Era empresario, como su padre. Era enrgico y ganaba dinero, pero muri relativamente joven de tuberculosis, dejando a mi hermana Hong con una pequea hija, que ms tarde se casara con el Sr. Trn-trung-Dung, licenciado en derecho, uno de los ministros de mi hermano Dim.
Para sorpresa de todos, mi hermana Hong se hizo tambin empresaria y tuvo xito. Muri despus de haber visto an cmo su hija se casaba y se converta en madre de una hija pequea. Yo estuve con ella en sus ltimas horas. Fue valiente hasta el final.

Mi hermano Cn es el nico de mis hermanos que no posee ningn diploma. Eso se debi a la salud muy dbil que tuvo desde nio. Pero representaba el elemento campesino entre nosotros, que ramos casi todos intelectuales y mandarinos. El campesino vietnamita era, como el campesino francs, eficiente, prctico, arraigado. Cn hablaba su idioma y poda entenderse con ellos. Fue Cn quien organiz el poderoso partido poltico que apoy la poltica de mis hermanos Dim y Nhu. Supo reunir los considerables medios financieros que son necesarios para toda organizacin poltica: con el comercio de canela. Cn logr, sin ningn mandato poltico y aunque no hablaba un francs fluido, llegar a ser el gobernador oculto de Vietnam Central.
Jams sali del pas. Rara vez iba a Saign. No conoce Tonkin, pero posea barcos y manejaba millones de piastras. Era un poder. Los gobernadores oficiales de Vietnam Central le pedan consejo para la administracin. Su final fue trgico pero heroico, como digno descendiente de los Ng.

Tras el asesinato de mis hermanos Dim y Nhu por unos combatientes pagados por los americanos, Cn desapareci de la faz de la tierra. Lo descubrieron por un ardid del cnsul americano en Hu: un catlico. Como saba que Cn era buen amigo de los padres redentoristas canadienses de Hu Cn haba dado millones a los padres redentoristas para la construccin de su hermosa iglesia en Hu, este cnsul entabl contacto con el padre superior de la orden y le dijo:
No s por qu se esconde el Sr. Cn. No tenemos nada contra l. Si usted conoce su escondrijo, dgale que tendr a su disposicin un avin americano para que pueda dirigirse a Roma junto con su hermano el arzobispo.

El padre superior consult a sus cfrades y entabl contacto con Cn. Cn consinti y exigi del cnsul americano un documento en tres idiomas: francs, ingls y vietnamita, que aseguraba a los padres redentoristas y a mi hermano que el gobierno americano llevara a mi hermano a Roma para encontrarse conmigo. Pero en el da acordado, un avin americano aterriz en el aeropuerto de Ph-Bi, cerca de Hu, tom a mi hermano a bordo, vol en direccin a Saign y aterriz en el aeropuerto de Tn-son-Nhit en Saign, para entregar a mi hermano a los generales rebeldes, los asesinos de mis hermanos. sta es la sucia poltica americana, el verdadero rostro de la CIA: per fas et nefas.

Metieron a mi hermano en un escondrijo, vigilado da y noche en una jaula. Se le hizo un proceso poltico. Se lo conden a ser fusilado. Todo eso pudo suceder porque lo permiti la divina providencia. Se puede decir que, en un sentido religioso, Cn era el menos catlico de nosotros. Cumpla su deber pascual, slo se iba a dormir despus de haber rezado su rosario, asista todos los domingos y da festivos a la Santa Misa, era caritativo, pero no era fervoroso y se limitaba a la comunin pascual. Dios permiti la emboscada que los americanos le tendieron, y permiti el proceso injusto contra l, para que pudiera morir como un cristiano.

En su jaula, recibi a diario durante ms de un mes la Santa Comunin con la asistencia de un padre redentorista vietnamita, de un padrino de mi hermano menor Dim. Muri valientemente, con el rosario en una mano y sealando con la otra mano a los soldados del pelotn de ejecucin su corazn, gritando: Apunten aqu! Viva Vietnam! Aunque vivi como cristiano poco fervoroso, muri sin miedo, como verdadero catlico y vietnamita.

Nuestro hermano ms pequeo Luyn es el que recibi una formacin cuidadosa y completa gracias a la dedicacin de mis hermanos Khi y Dim. Tras terminar la escuela bsica con los hermanos en Hu, fue mandado a Francia con doce aos. Entr en el sexto curso del Collge de Juilly de los padres oratorios. Luyn era muy inteligente, siempre el primero de su clase. Del sexto curso salt al cuarto y luego al segundo. Hizo su bachillerato y logr ingresar en la Ecole Centrale des Ingnieurs de Pars, saliendo de ella como ingeniero. Volvi a Vietnam, se hizo director del catastro, primero en Vietnam, luego en Camboya, que en aquella poca era protectorado francs.

Cuando mi hermano Dim fue nombrado gobernador de Vietnam del Sur, Luyn condujo a la delegacin sudvietnamita a Ginebra, en Suiza, para discutir sobre el destino de Vietnam. Vietnam del Sur, que estaba aislada, no pudo impedir la separacin de Vietnam del Norte, que, aparte de Tonkin, comprenda las provincias centrales hasta el ro Cua-Tung.
Vietnam del Sur, bajo la gua de Luyn, se neg a firmar las convenciones de Ginebra, pero no pudo ms que someterse a esa derrota. Dim concentr todas sus energas en preparar la venganza, formando un ejrcito fuerte, una administracin ejemplar, la unificacin de Vietnam del Sur, eliminando los ejrcitos privados, pues cuando Dim, a peticin del emperador Bao-dai, a quien Francia haba vuelto a poner en el trono, march a Saign, esta nueva capital, con sus alrededores inmediatos, era el feudo de Bay Vin, un bandido. La provincia de Ty-minh era el feudo de los caodastas, y la de Soetrang era el feudo de los Hoa-ha.

Mi hermano Dim confirm a Luyn en su funcin de embajador, una funcin que le haba confiado Bao-dai, que resida en Londres, donde representaba a su pas en Blgica, Holanda, Austria y Tnez. Las conexiones entre Bao-dai y Luyn haban empezado cuando ambos estaban en Pars, cuando mi hermano era alumno del Collge en Juily y Bao-dai, que viva en Pars, estaba con Monsieur Charles, antiguo gobernador superior de Annam bajo el gobierno de Khi-dinh. ste haba confiado el prncipe a Monsieur Charles para que lo educara. Por aquel entonces yo estaba en Pars, en el Institut Catholique, para conseguir una licenciatura para el ministerio doctrinal y los domingos llevaba a Luyn al prncipe heredero, que en aquella poca se llamaba Vinh-Thay y cuyo nombre de soberano fue ms tarde Bao-dai, para que pasara con ste su da libre. Los dos jvenes jugaban juntos a las canicas y otros juegos.
Estas conexiones le hicieron posible a Luyn avisar a Bao-dai de que mi hermano Dim haba sido seleccionado para la tarea de hacer resistencia a la absorcin de Vietnam del Sur por el Norte comunista, gobernado por Ho-chi-Minh.
Gracias a su funcin de diplomtico en Europa, Luyn escap al destino de mis tres hermanos que se quedaron en Vietnam y que fueron asesinados por los generales rebeldes pagados por la CIA americana, mientras que yo mismo, que como miembro del Concilio Vaticano II me haba quedado en Roma, tambin salv la vida, aunque ante el gobierno del Sur y ante Pablo VI haba hecho todo lo posible para poder regresar a Hu, para vivir o morir con mis ovejas, pues yo, como arzobispo, era su pastor.

Luyn es hoy cabeza de una familia con doce hijos. El dcimotercero, una hija, muri en 1976 en un accidente de coche. Los mayores estn casados o ganan su dinero de otro modo. Luyn, envejecido y de salud dbil, sigue siendo fiel a nuestra santa religin y comulga todos los domingos. Tiene una buena memoria, y yo trato de convencerle de que escriba sus memorias polticas, pues l conoce el tema perfectamente, mientras que yo mismo me ocup exclusivamente de mis tareas como obispo.

Despus de estas pgina que estn dedicadas a mis padres y hermanos, vuelvo a los recuerdos de mi miserable vida, una vida sobrecolmada de las misericordiosas atenciones del buen Dios. He contado algo de mis estudios en Roma, en Pars, de los comienzos de mi servicio sacerdotal en Hu, primero como profesor con los hermanos vietnamitas (una congregacin fundada por mi padre espiritual, Monseor Joseph Allys, vicario apostlico de Hu), bajo la direccin del Padre H-ngoc-Cn, que luego hubo de ser el primer obispo de Nb-Chu en Tonkin. Despus de haber sido profesor en el Gran Seminario de Hu, director oficial del Collge secondaire de la Providenc de Hu, fui nombrado vicario apostlico en Vinhlong. Este vicariado conservaba las provincias de Vinhlong, Bentri y una pequea parte de Sadee: un territorio separado del vicariado apostlico de Saigon, que antes se llamaba vicariado de la Cochinchina occidental, mientras que el vicariado apostlico de Quin-hon se llamaba vicariado apostlico oriental, y el de Hu, vicariado apostlico del Norte.

En 1938, cuando yo tom posesin de l, mi vicariado tena unos sesenta sacerdotes y menos de 100.000 catlicos entre ms de un milln de habitantes. Es una tierra de hermosos jardines y, sobre todo, buenos campos de arroz. Nuestros sacerdotes de Cochinchina son de un carcter afable y sencillo, no son formalistas y complicados como los de Tonkin, porque los cochinchinos eran de la raza de los pobladores que fueron enviados para poblar Vietnam del Sur, que haba sido arrebatado a los camboyanos y a los cham, mientras que los vietnamitas del centro (entre los que me cuento) son hombres serios, que trabajan duramente, ya que el centro no es frtil como el sur: tierra pobre, raza valiente y reflexiva. Del centro proceden los regentes de Vietnam, y tambin revolucionarios como Ho-chi-Minh.

Esto se verifica tambin en el sentido eclesistico. De los cuatro primeros obispos vietnamitas, tres eran de Vietnam Central: Monseor Dominique H-ngoo-Cn, Monseor L-h-T y yo mismo. Slo uno, el primero, era del sur, Monseor Nguyn-ba-Tong. La Cochinchina, un pas muy rico, en el momento de mi promocin a obispo de Vinhlong, era administrativamente una colonia francesa. Los cochinchinos era sbditos franceses, y muchos de ellos consiguieron la ciudadana francesa, de la que estaban orgullosos, y consideraban a sus compatriotas de Vietnam Central, que slo eran protegidos franceses, como ciudadanos de segunda clase, llamados a modo de escarnio bn es decir, pueblo de los juncos, en alusin a los remadores de juncos de Vietnam del Norte y Central, que vinieron al sur a hacer comercio.
Sin embargo, la Santa Sede puso sus ojos en un bn, el hijo de un remero de juncos (aunque yo era hijo de un ministro del emperador y doctor por las universidades de Roma). Los franceses de Cochinchina tambin se asombraron de esta eleccin, y un peridico francs de Cochinchina predijo al nuevo episcopado un futuro muy triste, puesto que este episcopado, confiado a un hijo de conversos, corra el riesgo de perder la fe, que era la herencia de los franceses... Pero yo no conoca esta mentalidad de la gente del sur, y me volv a encontrar como nico de mi especie, sin amigos, sin conocidos. Tal vez me salvara esta incertidumbre, pues me comport simplemente como un hermano entre hermanos. Como no conoca especialmente a ningn sacerdote, los trataba como amigos mos.

Como ya dije en las primeras pginas de Misericordias, a Monseor Dumortier, vicario apostlico de Saign, la Santa Sede le encomend reclutar personal del nuevo vicariado apostlico de Vinhlong, tomar para s a los mejores del clero de Cochinchina y retirar a todos sus misioneros franceses. Yo llegu a la ciudad de Vinhlong, la sede episcopal, sin una casa para el obispo, sin un sacerdote que me recibiera, pues el prroco de Vinhlong, un misionero, haba viajado de regreso a Francia de vacaciones.

Todos los sacerdotes del nuevo vicariado me recibieron en la iglesia de Vinhlong en la ceremonia de obediencia. Entonces comimos con Monseor Dumortier, y cada uno regres junto con sus cristianos. Yo me qued solo y no tena a nadie que preparara la cena. Adems estaba enfermo de gripe, y tena conmigo a mis dos hermanos mayores, Khi y Dim. En la pequea casa parroquial sin prroco haba slo una nica cama. Yo llev a mis dos hermanos al jefe de la parroquia, un ricachn gordo que se llamaba Nui. Rico no siempre significa misericordioso. Les mostr a mis hermanos dos bancos de madera desnuda. Mis hermanos, con el estmago vaco, pero cansados del largo viaje desde Vietnam Central hasta el oeste de Cochinchina, se tumbaron completamente vestidos en los bancos y cayeron en un profundo sueo.
Habiendo regresado a la casa parroquial, me extend sobre mi cama, una simple estera. As transcurri mi primer contacto con mi sede episcopal. Tena 41 aos. Yo estaba muy lejos de prever que Vinhlong habra de ser mi consolacin, que su clero me apoyara con todo su corazn para organizar esta tierra de nadie, y que nuestra relacin sera muy fraterna, y finalmente, que desde Vinhlong yo trabajara con las manos desnudas y la bolsa de dinero vaca en la fundacin de la universidad de Dalat: un milagro de la bondad de Dios hacia los descendientes de tres siglos de mrtires.

Mis comienzos en Vinhlong fueron muy sencillos: encontrar un cocinero. Mi familia me envi desde Hu al cocinero Vinh, excelente cocinero, pero muy amigo del alcohol de arroz, el chum-chum de los soldados franceses de tropa. Entonces mi madre sacrific al pequeo cocinero, un antiguo pastor de cabras que ella misma haba formado. Se llamaba An, su padre fue tambin el cocinero del Padre Stoeffer, un alsaciano sucesor de Monseor Allys en la parroquia de Phcam. An era un buen cocinero, inteligente, pero de carcter malhumorado. De cuando en cuando tena que darle algunas monedas de cntimos, para hacer que en sus labios apareciera una pequea sonrisa. Tena tambin un muchacho joven, se llamaba Tri y era el sobrino de mi madre. Tri estaba dotado de una vagancia extraordinaria. Mi to, que era su padre, fue el hombre ms paciente del mundo. En su pequea familia su mujer siempre le pona trabas, y era poco respetado por sus hijos, de los que tena un montn. La vagancia de Tri, su primognito, haba consumido sus fuerzas, as que la nica solucin para librarse de l era confirmelo. Pero Tri barra el episcopado una vez a la semana. La excepcin a esta regla eran las visitas del presidente de la repblica, mi hermano Dim. As que, prcticamente, barra yo mismo la casa todos los das, para que en el episcopado reinara la limpieza. Y Tri se encerraba en su pequea habitacin, que era un caos indescriptible.

Segn la legislacin eclesistica y el uso en las misiones, cuando la Santa Sede, es decir, la Santa Congregacin para la Propagacin de la Fe, decide la formacin de un nuevo vicariado apostlico, cuya administracin se confa a un sacerdote indgena, el obispo de la misin entrega esta parte bien organizada del antiguo vicariado, que posee por tanto seminario, catedral y naturalmente palacio episcopal. El dinero lquido en la caja se reparta tambin.

En el caso del vicariado de Vinhlong, segregado del de Saign, que antiguamente estuvo confiado a los misioneros extranjeros de Pars y que fue dirigido por el santo Monseor Dumortier, sucedi todo lo opuesto. Monseor Dumortier conserv la parte organizada y me dio la parte yerma: yo no tena ni catedral, ni sede episcopal, ni seminario. Y como la Santa Sede haba transferido al mismo obispo la tarea de organizar dos vicariados, Monseor Dumortier puso en su dicesis de Saign los mejores sacerdotes, y mand a Vinhlong los que menos valan e incluso a algunos de virtud dudosa.
Por cuanto respecta al dinero: Saign, que posea plantaciones de hevea y campos de arroz, tena mucho. Pero Monseor Dumortier, fiel al adagio de que cada uno es prjimo para s mismo, necesit slo un ao para gastar los medios financieros de la dicesis para obras en las parroquias que pertenecan a su futuro episcopado. El resultado: en el cofre de dinero quedaron slo 300.000 piastras, un resto de los millones que la misin materna posea antes de a separacin en dos misiones. Y monseor Dumortier llevaba adelante este principio de reparto:
El dinero tiene que repartirse segn la superficie de cada misin. Aunque yo saba poco de la extensin exacta de las dos misiones, estaba seguro de que la misin de Saign tena una superficie que era al menos tres veces mayor que la de Vinhlong. Seguro de que esto era as, le dije a Monseor Dumortier que, segn su criterio, yo no slo no recibira ningn penique de estas 300.000 piastras, sino que encima an tendra que devolverle dinero. Pero yo no tena ni un penique en el bolsillo, porque la misin de Vinhlong haba comenzado sin ningn penique. En mi opinin, era ms justo repartir los medios financieros conforme al nmero de cristianos. El litigio se llev a Roma, y Roma decidi que mi criterio era el correcto. As que recib 10.000 piastras. Con estos miserables fondos comenz la misin. Monseor Dumortier tuvo que comprarme an una vivienda, una casa de un piso con un pequeo jardn como sede episcopal. A m me quedaba ahora encontrar los medios para edificar un Seminario Menor y, ms tarde, un seminario mayor.

De momento se me permiti enviar a nuestros seminaristas mayores a Saign.

Como medio de locomocin, para hacer un viaje por mi misin y entablar contacto con mis sacerdotes, slo tena mi bicicleta, una mquina slida pero pesada salida de la manufactura de Armes et Cycles de St.-Etienne. Pero la misin de Vinhlong abarcaba dos provincias y un tercio de otra. No se la puede recorrer cmodamente con la bicicleta. Y con mi bicicleta yo ya haba hecho una hora de vuelo ante mi catedral provisional, cuando provoqu un vuelo sobre mi caballo de hierro y ca ante el portal de la iglesia, donde estaba el prroco con los nios de su coro, con el asperges en la mano para recibirme. Pero este incidente fue enviado por la providencia, pues este vuelo episcopal fue conocido en Saign, y los antiguos alumnos de los hermanos, que tienen un bello colegio en Saign, recaudaron dinero para ofrecerme un viejo cacharro, un Citroen, a m, un antiguo alumno del Collge Pellerin de Hu.

De dnde tomar un chfer? Con qu habra que pagarle? Dnde darle alojamiento? A estas tres preguntas slo hall una solucin: cuando yo viajaba en mis visitas, los prrocos me daban de comer y un sitio para dormir. As que mi cocinero ya no tiene nada que hacer. Por qu no tomarlo como mi chfer? El Padre provicario de Vinhlong, el buen Padre Dang, un ciudadano francs, un hombre muy piadoso que saba aparselas, me prest un chfer para iniciar a mi cocinero An en los misterios del coche. An obtuvo su carnet de conducir sin examen, puesto que los examinantes lo dispensaron de l confiando en la palabra del obispo, que asumi a cambio toda responsabilidad futura.
An conduca muy bien, y estaba orgulloso de ser chfer y a la vez maestro de cocina. Sobre todo cuando el obispo de Vinhlong recibi su Mercedes, su Versailles y su Jeep: estos dos ltimos coches fueron regalos de benefactores, el Mercedes lo adquir yo mismo, porque haba ahorrado las fuertes divisas que nuestro gobierno me haba concedido para mis viajes al extranjero, especialmente para que pudiera corresponder a la invitacin de la Santa Sede durante el Concilio Vaticano II.

As que ahora tena una vivienda, pequea pero suficiente para m, mi secretario y mis dos sirvientes, con un par de celdas para huspedes que vinieran. Necesitaba pese a todo un prroco para la parroquia de Vinhlong. Tuve que escribir a Monseor Dumortier y pedirle un sacerdote. Tuvo la bondad o quiz la fortuna de desembarazarse de un sacerdote dudoso, envindome al Padre H., que en su aspecto externo se pareca a San Luis de Gonzaga, pero que en realidad era un desequilibrado sexual y un ladrn de gran estilo. Me di cuenta de ello demasiado tarde. Ha muerto: paz a su alma.

Me vi obligado a devolver a Monseor Dumortier un joven vicario: joven por cuanto respecta a la edad, pero vicioso desde haca aos. Monseor Dumortier tuvo que aceptar. Por lo dems, este pobre joven colg poco despus los hbitos. Fue mejor as. Se ganaba su sustento como maestro de escuela gracias a la enseanza que haba recibido en el Seminario Menor.

Monseor Dumortier esperaba que yo le devolviera otros candidatos, pero como estos casos, que con certeza eran desgraciados, no se hicieron pblicos, me limitaba a amonestar a los culpables en privado o a enviarlos a un ejercicio espiritual. Como yo proceda de Vietnam Central, donde casos semejantes eran extremadamente raros, yo estaba atnito de descubrir tantas debilidades. Habl de ello a Monseor Dumortier. He aqu su respuesta: Eso se debe a que en Cochinchina hace mucho calor. Tal vez tenga razn. El continuo calor hmedo consume todas las energas. Sin refugio en la oracin constante y humilde, sin una entrega autntica a nuestra Madre pursima, es imposible no caer. Pero mis fieles, que amaban mucho a sus sacerdotes, a menudo cerraban los ojos.

Como remedio contra esta situacin, comenc de inmediato a convocar cada mes a mis sacerdotes en el decanato del distrito, a un ejercicio espiritual serio desde las 7 de la maana hasta medioda. Yo era el predicador. El ejercicio terminaba con la comida del medioda, y luego yo examinaba los casos que haba que resolver, daba las recomendaciones necesarias, responda las preguntas o las dificultades que traan los cfrades. Apliqu este programa a cada uno de los cuatro decanatos. Las visitas regulares fomentaban la caridad mutua, la confianza en el obispo, y se escuchaban directamente las novedades de nuestra misin. (Misin significa vicariado apostlico.) As poda intervenir de inmediato cuando era necesario. Mis sacerdotes empezaron tambin a conocer a su obispo, quien, aunque vena de Vietnam Central, se ajust muy rpidamente a la mentalidad del sur. Jams tuve discusiones con mis sacerdotes: se confiaban a m, sobre todo a mi discrecin. El obispo nunca debe mostrar partidismos hacia alguno de sus cfrades.
Las amonestaciones deben hacerse en privado. El rostro del obispo tiene que ser siempre sereno, alegre con todos: gaudete cum gaudentibus - flete cum flentibus. Yo he amado sinceramente a todos mis sacerdotes, y creo que ellos tambin me han querido por igual.

El gran rasgo bueno de los sacerdotes de Cochinchina (es decir, de mi vicariado), era, y espero que siga siendo, no ocuparse de los dems. Si usted pregunta a uno de ellos qu piensa del cofrade fulano, l le responder: Monseor, no s nada de eso. Aqu es sincero, no trata de ver los errores de sus cofrades. Evidentemente haba casos de escndalo pblico. Entonces el obispo no tiene que preguntarles, sino vigilar con amor a sus subordinados.

A veces reciba cartas annimas. No hay que creerlas enseguida. La paciencia y la longanimidad traen sus frutos. Pero cuando la acusacin est fundada, hago venir al cofrade inculpado y a solas le descubro las acusaciones hechas contra l, y le pido que se defienda, pues el obispo en una parroquia es muy envidiado. Tras escuchar sus negaciones le muestro las pruebas que me han enviado su acusador o su acusadora, por ejemplo una carta escrita de su mano. As que ya no puede negar el hecho. Entonces le doy una amonestacin y le aduzco los motivos espirituales; ofensa a Dios, sacrilegio por misas celebradas en estado de pecado mortal, escndalo, infertilidad del servicio eclesistico, y eso sin mostrar clera: ms bien muestro una gran compasin. Finalmente, pedirle que indique el castigo espiritual que l se asigna: por ejemplo una semana o un mes de ejercicios espirituales en un monasterio o un translado. Slo poda gloriarme de este modo de proceder.

El sacerdote est tan amenazado, est tan solo! Si el amor a Dios no reina en su corazn, tiene que esperar cadas, pues las ocasiones son mltiples. La gente tiene mucha confianza en su prroco y lo ama. Por ltimo est el calor agobiante, que enferma los nervios de todos, y el diablo, que hace muy bien su juego. El sacerdote es tentado casi siempre con los mandamientos sexto y noveno. Raro es el sptimo, pero aparece sobre todo para tener los medios para satisfacer inclinaciones viciosas.
En el norte hay un vicio que tienta al sacerdote: es el alcohol de arroz (chum-chum). Ah se hace macerar canela u otras races para hacerlo ms fuerte, y se es el horrendo vicio de la bebida. Este vicio ataca sobre todo a los misioneros, mucho ms a menudo que la lujuria. Digamos esto en alabanza de nuestros padres en la fe.

La poltica religiosa del Vaticano se corresponda con el surgimiento de nuevas naciones en frica y Asia. Estas naciones, que velaban celosas por su recin conseguida independencia y a menudo al precio de la sangre, vean con ojos bastante malevolentes a sus compatriotas sometidos a los extranjeros, que a menudo pertenecan a las naciones de sus antiguos opresores. Naciones como Birmania cerraban sus fronteras a los nuevos misioneros blancos. La institucin del episcopado indgena era indispensable, pero para que alguien se haga un obispo capaz, ya sea blanco, amarillo, o negro, el Espritu Santo ya no interviene como en tiempos de los apstoles, que, aunque slo saban hablar arameo, despus de Pentecosts pudieron hacerse entender entre los extranjeros presentes en Jerusaln. Pedro, un pescador no formado, hablaba como un rabino y citaba las Sagrada Escrituras como el ms docto escriba. Fueron los tiempos heroicos. Para provocar una sacudida y abrir una brecha en el muro del judasmo y del paganismo, se necesitan argumentos demoledores, se necesitan milagros, milagros como los que haba predicho Jess, que eran an ms asombrosos que los que el Maestro realiz.

Nuestra poca ya no es as. La Iglesia forma a sus futuros obispos en las universidades catlicas de Roma, Francia, los Estados Unidos y otras partes, como la conocida Salamanca en Espaa. Despus de un ao como obispo, envi a dos jvenes sacerdotes de nuestro vicariado, los padre Quang y Thin, a Europa, para que pudieran terminar sus estudios secundarios y universitarios.

Yo mismo, como antiguo estudiante de las universidades romana y francesa, he llegado a este principio: no enviar a Europa a jvenes seminaristas, sino a jvenes sacerdotes con inteligencia, capacidad de juicio y conducta seria, que a lo largo de algunos aos hayan introducido en el apostolado mismo. A un seminarista muy joven se le exige demasiado si se le catapulta al mundo europeo o americano, que es materialmente tan diferente del tercer mundo, al que perteneca el Vietnam de mi poca, sobre todo por cuanto respecta a la cultura material. El lujo, el bienestar, el confort, en el que se sumergir el asitico o el africano, lo sacarn de su equilibrio cuando regrese (o ya no querr regresar, como han hecho ya muchos asiticos y africanos que se apegaron al extranjero, para que no les falte este confort occidental y ya no tengan que volver a acostumbrarse a la alimentacin frugal, al clima tropical, a la bicicleta y a las cabaas de paja).

Este pobre sacerdote que se niega a volver al pas, aniquila los esfuerzos de la Santa Sede y las esperanzas de sus compatriotas. Ciertamente, a estas apostasas no hay que arrojarles ninguna piedra, pero hay que adoptar medidas para reducir las prdidas. Creo que la Santa Congregacin para la Propagacin de la Fe en Roma, finalmente, tiene que acordar el cierre de un seminario para seminaristas de los pases de misiones y la apertura de un colegio para los jvenes sacerdotes de las misiones, que se preparen para su doctorado asistiendo a las diversas facultades romanas. Este principio se ha concretado en la apertura del Colegio San Pedro en la Jancula, que ya ha regalado a los pases de misiones un gran nmero de obispos. Mi sobrino, el obispo coadjutor de Saign, Monseor F. X. Nguyn-vn-Thun, que ha salido de este Colegio, es ahora testigo de Cristo en las crceles comunistas.
Los dos sacerdotes que yo mismo envi a Europa, son ahora obispos en Mytho (Monseor Joseph Thin) y en Cantho (Monseor Quang). Pues yo tena que construir un Seminario Menor, ya que el de la misin materna en Saign ya no poda acoger a todos mis pequeos seminaristas. Pero cmo construir en ese momento? Estbamos en mitad de la Segunda Guerra Mundial. No haba ninguna posibilidad de recibir mercancas de Francia ni de ningn otro sitio, puesto que la flota japonesa bloqueaba los clidos mares. Pero Francia, nuestra protectora, no haba introducido la industria en Indochina. Nosotros slo ramos productores de materias brutas, por ejemplo el exportador francs mandaba el caucho de las plantaciones de hevea en Cochinchina a su patria Francia. Esta goma, que en Francia era trabajada, por ejemplo en Micheln, volva a nosotros como neumticos para los coches (fabricados en Francia) o para las bicicletas, como la que yo haba adquirido de la manufactura de St.-Etienne.
Ni siquiera tenamos una fbrica de clavos. Nuestra piedra de cal serva para construir nuestras calles, pero ninguna fbrica haca cemento de ella. Tenamos montones de madera, pero ningn aserradero. Toda esta madera tenan que cortarla carpinteros con sus largas sierras y la fuerza de sus brazos.

Pero, en todo caso, mis seminaristas necesitaban un techo sobre sus cabezas: haba inscritos casi 200. Todava no haba construido nada... Pero tena la fortuna de tener a un vietnamita, padre de tres sacerdotes y de una religiosa, que haba ayudado a su prroco de Vinhlong en diversos proyectos de construccin. Su prroco, el Padre Hang de Bxtre, que me haba prestado a su conductor como profesor de autoescuela para mi cocinero, me lo nombr.
Aprovech de inmediato la ocasin y le hice venir. Despus de haber acordado su sueldo, me puse a buscar un terreno. La fortuna me hizo encontrar un gran terreno, cerca de mi sede episcopal, algo pantanoso, pero donde era fcil hacer un terrapln con los detritos de la ciudad de Vinhlong. Como entre estos detritos haba simientes de diversos rboles frutales o de cucurbitceas, mi seminario tuvo un hermoso jardn, donde las verduras crecan en abundancia. A los carreteros a quienes la ciudad empleaba en sacar afuera las basuras de casa, les di una propina. Los carreteros se dispensaron de ella, en lugar de tener que sacarla fuera de la ciudad, para esparcirla en el cercado del seminario. Pues lo primero que haba que hacer era construir un cercado de ladrillos (haba una fbrica en Vinhlong), con argamasa hecha de cal indgena, obtenida de las conchas de moluscos, de los que en Cochinchina hay en abundancia, y de buena arena, para evitar el escamoteo. Las chozas de paja eran la vivienda de los trabajadores, de mi contramaestre, y servan como almacn de la madera para los carpinteros. Pues todos los muebles haba que hacerlos de madera: pupitres, escritorios, camas, suelos de madera para el piso, todo el andamiaje, etc. Yo iba todos los das a la obra. De ah regresaba por la noche. Eso me distraa de mis trabajos espirituales y de las preocupaciones acuciantes de un obispo que an estaba en el aprendizaje y que se hallaba ante problemas aparentemente irresolubles, por ejemplo fabricar clavos. Antes de la guerra todo eso vena de Francia, vendido a los vietnamitas por los tos. ste es el nombre que daban los vietnamitas a los chinos que se encuentran siempre donde hay un mercado y que tienen una concubina vietnamita, puesto que el chino, por lo general un cantons, dejaba a su primera mujer en China. Casndose con una vietnamita (o quiz comprando una tal como esposa, como madre de un montn de mestizos), el chino muy prctico encuentra una compaera para la cama, una buena cocinera, una ayuda para la venta y una traductora, si es que slo puede chapurrear el vietnamita. Pero ahora estaban agotadas todas las reservas de metal o de hierro. Alguien tuvo la idea de ir a la orilla del mar y recoger ah los alambres de metal que los pescadores utilizan para fijar sus redes y que, despus de un largo uso, desechan. As que mis fieles me enviaron entonces estos trozos de alambre, que fueron cortados y trabajados cuidadosamente para hacer de ellos puntas.

***
Una vez que estuvo terminada la construccin del seminario, hice venir a las hermanas de la Cruz de Caimn [Caimn es el nombre de la comunidad cristiana (parroquia) en la que se encuentra el convento de estas hermanas]. Tenan que administrar la cocina del seminario.

Para nosotros no es ningn problema llenar el Seminario Menor, puesto que los cristianos vietnamitas sienten una gran adoracin hacia el sacerdocio, y sacrifican con gusto a uno, dos e incluso a tres hijos para el seminario. Pagan lo que pueden para la manutencin de sus hijos. Nosotros los acogemos, pues aunque no alcancen el fin superior, el sacerdocio, en todo caso han disfrutado de una buena formacin secundaria latn, francs y en su parroquia pueden ser una gran ayuda para el prroco como jefe de la Accin catlica o ingresar en la administracin ciudadana, y tambin ah un catlico formado puede ser apstol de su medio, ayudar al clero, si tiene que ver con el gobierno. Es decir, la Iglesia no tiene nada que perder si abre del todo las puertas del seminario.

Los comunistas estn convencidos de ello. Por eso fijan un numerus clausus para el ingreso en el seminario: no ms de dos personas por ao, de las que estn convencidos de que, al menos, no estn contra los dogmas marxistas. Con este sistema creen que pueden ir ahogando paulatinamente la fe catlica, pero nuestros antecesores estuvieron ms de 200 aos sin sacerdotes, y la fe catlica vietnamita pudo sobrevivir y propagarse.

En Tonkin, donde han practicado desde hace ms de 10 aos este mtodo contra la formacin de candidatos al sacerdocio, la religin ha sobrevivido. Estos obstculos slo acrecientan la animadversin de todos hacia el sistema marxista: entre los paganos, a causa de toda suerte de deficiencias en la alimentacin y las ropas, a causa de la manipulacin propagandstica todas las noches, despus de un da de trabajo agotador miserablemente mal pagado, por el que se recibe lo justo para no morirse de hambre. La nica clase que vive bien es la de los dirigentes pequeos y grandes.
Ante la carencia de sacerdotes, nuestros catlicos, ah donde no hay prroco, los sbados por la tarde se ponen de camino y recorren kilmetros a pie (o en bicicleta quienes la tienen), para llegar a una parroquia donde se celebra una misa dominical. Este xodo es un modo de predicar de camino la religin a los paganos.

De mi Seminario Menor de Vinhlong sali un joven obispo, obispo ayudante del obispo de Vinhlong, mi segundo sucesor, que procede de una parroquia donde hace ms de 100 aos hicieron misionado hijos de San Francisco de Ass, concretamente de Cainhum, la ms antigua parroquia de mi dicesis y quiz una de las ms antiguas comunidades cristianas de Cochinchina. En su iglesia hay una Virgen que est vestida de modo espaol, es decir, una estatua que cambia de vestido segn las fiestas. Cainhum tiene una orden de hermanas de la Cruz, la segunda de la dicesis junto con la dem Caimn, que ya se mencion. El actual obispo ayudante del obispo de Vinhlong tiene dos tas, hermanas de su padre, que son hermanas en esta orden.

Hago aqu una digresin para relatar acerca de mi estancia en Cainhum. Fue despus de la invasin de las tropas japonesas en Indochina, despus de la Segunda Guerra Mundial y la sublevacin comunista que le sucedi, y que se produjo cuando las tropas tuvieron de Japn que rendirse a los chinos de Chiang-kai-chek (ms tarde refugiados en Formosa).
Yo haba abandonado mi sede en Vinholng y tuve que huir a Cainhum, pues si me hubiera quedado en el Vinhlong ocupado por las tropas francesas, me habra sido imposible visitar las otras parroquias de mi dicesis. Los franceses ocupaban slo las ciudades en la orilla del Mekong: Vinhling, Bente, mientras que el interior del pas estaba controlado por los comunistas.

En aquel momento, el Gran Seminario de Saign se haba retirado tambin a Cainhum, y ocupaba el convento de las religiosas catequistas. Yo tom mi vivienda en la casa parroquial de Cainhum, que estaba vaca, puesto que el prroco haba huido a otra parte y su vicario tambin haba escapado a otro sitio. Los dos profesores del Gran Seminario no se atrevan a salir de su vivienda. En la casa parroquial, yo daba leccin de catecismo a los nios, la clase de religin para el convento de monjas, visitaba a los enfermos y les llevaba la comunin. La misa se celebraba antes de las seis de la maana, cuando an era oscuro. La iglesia estaba slo medio llena de fieles, y a m me extraaba que no viniera ms gente, pues cuando en Vietnam haba paz, a la misa iba los das entre semana tanta gente como a la misa del domingo.

He aqu la respuesta: la falta de tejido (algodn). Cada familia no tena pantalones ni vestidos suficientes para todos. En consecuencia, cada uno iba por orden a misa, con los pantalones comunes.

A causa de esta falta de pantalones, me sucedi una historia divertida. Una vieja cristiana mand a su nieto a que me recogiera, porque ella estaba enferma. Cuando yo fui a verla, le expres mi asombro, porque era la primera vez desde haca un mes en que haca para ella las veces de prroco, pero ella estaba enferma en la cama desde haca aproximadamente diez das. He aqu su respuesta: No tena pantalones para m. Los nicos pantalones los empleaban mis hijos y nietos. Yo me dije: t eres Martn, pues tu santo es San Martn, que dio la mitad de su abrigo a un mendigo que temblaba de fro. Haz tu ofrenda, dale a la abuela tus segundos pantalones, pues t tienes dos.

La anciana san enseguida, y la vi en la misa dominical orgullosa de llevar los ex-pantalones del obispo. Pero al cabo de un par de das, la abuela desapareci de la faz de la tierra. En la clase de catecismo pregunto a los nios a causa de la ausencia de la abuela: Est otra vez enferma y en la cama? Su nieto, en su candidez, me contesta: Mi abuela ha perdido sus pantalones en el juego. Pues, como ellos mismos reconocen, los vietnamitas son grandes jugadores, pues para llenar su tiempo libre en aquella poca no tenan muchas distracciones. Qu he de hacer ahora? Yo slo tengo unos pantalones! Entonces el Espritu Santo (creo que fue l) me dio una buena inspiracin: en la iglesia, en la sacrista, hay tejido suficiente para dar a los cristianos de Cainhum pantalones cortos, y a las cristianas algo ms largos.

Ped a las religiosas que separaran el forro de las casullas y de las capas (ya lo repondramos luego, cuando Francia nos enviara tejido). Sacrificaremos todas las banderas francesas (escondidas a causa del comunismo) para esta obra de caridad. No ha dicho Jess: estuve desnudo y me vestisteis? Pero Monseor, estas banderas, estas telas de forro, son de diversos colores. Pero para nosotros los vietnamitas, los pantalones son negros para las mujeres y blancos para los hombres. Yo les respond: No es tan grave. La guerra es la guerra. Hermanas, queris sacrificar vuestros velos negros para cortar pantalones para las mujeres, y los velos blancos de vuestras novicias para los pantalones de hombres?

Este juicio digno de Salomn encontr la aprobacin de toda la comunidad parroquial. La bandera francesa con su parte roja, hizo feliz a los nios, con sus modernos pantalones rojos. La parte azul se utiliz para las nias, la blanca para los hombres y el forro de tejido negro para las mujeres. Cuando faltaba algo, se tean las partes que sobraban con un colorante negro, y todos estaban contentos, y todos volvieron a visitar la misa matutina.

***

Durante mi estancia en Cainhum, hice una consagracin, pues tena un dicono llamado Quyn, cuya ordenacin sacerdotal se haba pospuesto a las calendas griegas, porque se tena la sospecha de que estaba enfermo de lepra. Procediendo de Saign, vino a m como Refugium peccatorum. Era un buen muchacho, un poco nervioso, pero de buena conducta, y como yo necesitaba un sacerdote, lo mand examinar por los mdicos vietnamitas, que practicaban la medicina de los antepasados: decocin de diversas plantas. Me aseguraron que el dicono Quyn no mostraba ningn sntoma de lepra. Le mand empezar una semana de ejercicios espirituales, y el domingo siguiente Cainhum vivi en la misa festiva una consagracin sacerdotal con un obispo que, como bculo episcopal, tena una caa recubierta de papel y plata y como cabeza una mitra de papel. Este sacerdote, consagrado bajo el rgimen comunista, vive todava, y le va bien.
Algunos das despus de la consagracin episcopal, le transfer un servicio algo extraordinario, a saber, asistir en su ltima hora a un tipo que haba sido condenado a ser fusilado por una tropa francesa que haba hecho una redada en Cainhum y que lo haba detenido, porque era sabido que l haba denunciado a vietnamitas amigos de los franceses, que por este motivo haban sido asesinados por los comunistas. El pobre sacerdote nuevo no poda rechazar este servicio. Dio la confesin al condenado (un ex-religioso), le dio el vitico, pero cerr los ojos cuando escucha gritar al jefe del pelotn: Apunten, fuego! Fue para l el comienzo de su servicio.
Desde Cainhum yo visitaba todos los rincones de mi dicesis, no a travs de montaas y valles, sino a todas partes en canoa, donde se come, donde se duerme, donde los cristianos reman da y noche en equipo a travs de esta red de ros, de las hijas del gran Mekong, que recorren toda mi dicesis. Mis sacerdotes me reciban en el embarcadero. Pero esta ausencia de Vinhlong dej mala impresin entre las hermanas francesas, que me consideraban comunista.

Cuando Francia logr pacificar la Cochinchina, obligando a los comunistas a regresar a sus guaridas slo tenan sables y bambs puntiagudos a modo de lanzas y muy pocos fusiles, yo regres a Vinhlong. Las pobres hermanas no quisieron ir al episcopado para saludarme. Pero poco a poco se fueron aplacando, cuando vieron que yo no guardaba rencor contra ellas, y sobre todo cuando comprobaron que mi modo de actuar haba salvado la vida de sus cohermanas, que trabajaban en el campo, mientras que ellas mismas (una minora) vivan tranquilas en Vinhlong y Bentre. Pues los comunistas respetaron a sus cohermanas que pertenecan a mi dicesis, mientras que las pertenecientes a la dicesis de Saign, que era dirigida por un obispo francs, fueron expulsadas por los comunistas a los bosques, donde murieron mil muertes, porque no tenan alimentos ni vivienda, estaban sin sacerdote y sin ningn consuelo.

He hablado de paso de las hermanas de la Cruz, del convento de Caimn, con ms de 200 hermanas. En el de Cainhum hay unas cien. De dnde vinieron estas hermanas? Tras las primeras conversiones al cristianismo a cargo de los misioneros jesuitas, se consagr al Seor un gran nmero de mujeres, no slo provenientes de la clase normal, sino tambin algunas damas de la corte imperial. Esta consagracin fue practicada por las bonzas femeninas. Cuando los primeros vicarios apostlicos aparecieron en Vietnam, entre ellos Monseor De Lamothe-Lambert del Seminario de las misiones extranjeras de Pars, ste reuni a estas vrgenes en una comunidad y les dio una regla de vida. Pero tal vez subestim el valor de estas neoconversas, y por eso no les permiti jurar los tres votos de la orden de pobreza, castidad y obediencia, aunque estas almas practicaban en realidad la pobreza material con ms rigor que las religiosas de la antiguas comunidades cristianas, as como la castidad y la obediencia frente a sus superiores, e incluso tenan un tiempo de noviciado.
Este modo de vida dur tres siglos, y slo se interrumpi poco antes del Vaticano II. Yo tuve el privilegio de introducir estos votos entre las hermanas de la Cruz de mi archidicesis de Hu, tras un noviciado serio bajo la direccin de las agustinas de Dalat. Cierto que si se quedaban sin votos, el obispo poda confiarles todo tipo de tareas, pero, en sentido estricto, no eran esposas de Cristo.

* * *

El terreno adquirido para el Seminario Menor era lo bastante grande como para construir un hospital de un piso y una casa para el mdico. El mdico se llamaba doctor Lesage. l haba servido a las tropas francesas que haban sido enviadas para restablecer la dominacin francesa obstruida por los japoneses. Lesage no era un catlico practicante, pero era muy caritativo. En lugar de regresar a Francia, se qued en Vietnam, un mdico que era un don de la providencia para los habitantes. En Vinhlong slo tenamos una enfermera. Lesage haba entablado contacto conmigo, yo estaba muy contento de tenerlo. Por eso se construyeron el hospital y la pequea casa del mdico. Lesage slo se haca pagar por aquellos que podan: a los menesterosos les atenda gratis. Le gustaba tanto Vietnam que adquiri la ciudadana vietnamita. Pobre doctor, no pudo prever ni el triunfo del comunismo ni su detencin y envo al campo de reeducacin. Como era vietnamita, Francia no pudo reconocerlo como hijo de la patria y liberarlo de las garras marxistas.

Cuando el seminario de St.-Sulpice de Hanoi tuvo que ser evacuado de Tonkin, porque haba cado bajo el yugo comunista, para dirigirse con ms de 50 seminaristas mayores a Cochinchina, en vista de la necesidad de vivienda que padecan y de sus dificultades para continuar con las lecciones, les ofrec este hospital como seminario provisional. Pues yo recuerdo haber estado invitado en St.-Sulpice de Pars, cuando estaba preparando mi licenciatura en el Institut Catholique y viva en la casa sacerdotal, calle Cassette. Los padres de St.-Sulpice eran muy prudentes. Cuando pudieron ir con sus seminaristas a Saign, donde pudieron establecerse, nuestros contactos se interrumpieron. Pues pensaban que los contactos con el hermano del presidente de la repblica no estara bien vistos por las autoridades bajo Pablo VI, quien, engaado por el masn Cabot-Lodge, estaba convencido de que nuestra familia persegua a los bonces budistas. Un extrao error, ya que los budistas vietnamitas haban declarado pblicamente que jams un gobierno haba subvencionado sus obras como el gobierno de Ng-dinh-Dim. El mismo masn haba tenido que ver con el asesinato de mis tres hermanos Dim, Nhu y Cn.
Cuando los alumnos del Seminario Menor terminaron sus ocho aos de enseanza secundaria: latn, francs y vietnamita, tuve que construir un Seminario Mayor para Vinhlong. La providencia vino en mi ayuda. Encontr un terreno, que por aquel entonces era un campo de arroz de ms de tres hectreas, a la puertas de Vinhlong, en la Calle Principal, que conduce a la transbordador de Mu-Thun. Este transbordador lleva a la otra orilla, donde discurre la gran carretera hacia Mytho y Saign.
Lo primero que haba que hacer era recubrir el terreno en una superficie suficiente para que pudiera soportar el edificio firme del Seminario Mayor. Para ello se tuvo que delimitar la extensin de las obras, y luego, en otra parte del terreno comprado, cavar estanques. La tierra que sala de estas excavaciones serva como material de relleno, y los estanques as creados servan como espacio vital para la cra de peces. Los peces eran alimentados con las sobras de la comunidad de los seminaristas, y sobre todo (me da un poco de vergenza decirlo) con los residuos humanos, que coman muy a gusto. As que sobre estos estanques se construyeron los baos del seminario.

Esta cra es muy usual en todas partes de Cochinchina. De Camboya vienen juncos que traen en sus flancos cras de peces, que son tan pequeas que se necesitan redes como mosquiteras, con los intersticios ms pequeos, para capturar estos pequeos peces. Se compra el contenido de algunos juncos, se echan estas cras de peces, que crecen muy rpidamente, en los estanques. Al cabo de dos aos los peces pesan varios kilos, sobre todo si se los ha alimentado con residuos humanos. Antes de venderlos, se los deja un mes sin comer, y su carne es excelente. En las escuelas de las parroquias hay siempre un estanque de peces, y la venta de estos peces sirve para pagar al maestro. Por lo dems, por qu sentir repugnancia hacia esto? Nuestras plantas, nuestras lechugas, viven de residuos animales, es decir, de estircol. Slo que nosotros no tenamos dinero para adquirir abonos sintticos y qumicos, que a menudo producen verduras y frutas sin sabor. Las Sagradas Escrituras nos dicen el Mircoles de ceniza: Recuerda, oh hombre, que eres polvo, y que en polvo te convertirs.
Este seminario habr de tener un destino bastante adulador, pues de Seminario Mayor de Vinhlong pasar a ser Seminario regional para Cochinchina Central, y finalmente habr de ser confiscado por los comunistas.

***

Cuando habl de mi secesin en Cainhum, dije que el Seminario mayor de Saign se retir ah para escapar de la presin de los comunistas, que hostigaban la capital del sur. Los edificios que en aquella poca alojaban este Seminario pertenecan a la comunidad de los catequistas, religiosos que haban jurado los tres votos. El fundador de esta orden, cuyos miembros servan en las dicesis de Saign y de Vinhlong, era un hombre santo, el Padre Boismery de las misiones extranjeras de Pars. Cuando lo encontr, estaba paralizado por el rema y ya casi no vea nada. Haba de morir pronto. Despus de l, un anciano Padre vietnamita pas a ser superior de la orden, sin otra aptitud que poder darles determinadas instrucciones adems de dar a diario la misa a los novicios, pues tan pronto como han profesado, estos religiosos van a todas partes donde se les llama a ensear el catecismo a los recin convertidos. Pero este Padre superior no conoca las caractersticas de la vida monacal. As, por ejemplo, al jurar voto de pobreza, los religiosos, ah donde trabajan, necesitan a menudo el permiso para adquirir ciertas cosas, y por tanto dispensas de la pobreza. As que tenan que escribir al Padre superior, exponer los motivos por los que pedan una dispensa. Pero el servicio de correos que hay en las ciudades, no lo hay en los territorios campesinos, y por eso haba que recurrir a oportunidades: a viajeros que estaban de camino a Cainhum, un lugar muy pequeo. As que el Padre superior pens esta solucin: los religiosos que en los meses de las vacaciones de verano regresaban a la casa materna, antes de regresar a la misin, deban recibir del Padre superior una lista con unas veinte dispensas de la pobreza. As, si en el curso del ao esta lista se haba agotado, el religioso tena que pedir una nueva lista.

Pero formar religiosos sin vivir su vida, sin conocer las caractersticas de la vida religiosa, era un puro desatino. Haba que remediarlo. Estos religiosos tenan que poder dirigir a sus novicios, uno o dos de estos religiosos tenan que ser ordenados sacerdotes, para asegurar la misa y dar la confesin a sus hermanos. Me puse manos a la obra. Eleg a tres de ellos que la comunidad consider, en votacin secreta, los ms adecuados para cumplir la funcin del superior. Yo mismo me convert en su profesor de teologa, y de este modo pude consagrar al primer sacerdote de la comunidad de los hermanos de Cainhum. Ms tarde fueron enviados jvenes religiosos de Francia, para estudiar literatura, ciencias naturales, filosofa y teologa, para asegurar la supervivencia de esta congregacin tan necesaria y meritoria. La Santa Sede aprob mi modo de proceder.

Despus de haber subsanado estas necesidades de las que pareca sufrir la nueva dicesis de Vinhlong, dirig mi atencin al lado material. S, tenamos campos de arroz, sobre todo en la isla de C-chien y en el delta de la provincia de Bentre. Ciertas parroquias estaban dotadas de buenos campos de arroz, pero la mayora de ellas no tenan nada. Sin embargo me pareci que tena que resolver este problema: cada parroquia tena que ser autosuficiente para sus necesidades normales. El prroco no deba pedir apoyo al obispo ni tener que ir a mendigar entre los cristianos para tener los medios de pagar a las hermanas en las escuelas. El obispo o la caridad pblica tienen que intervenir slo en casos excepcionales, por ejemplo la fundacin de una nueva comunidad cristiana, la construccin de una escuela destruida por un tifn o un incendio. Con ello no se obliga al sacerdote a convertirse en mendigo.
En nuestros territorios, apenas hay otras fuentes de ingresos regulares que las cosechas de los campos de arroz. As que hay que dotar a las parroquias pobres de campos de arroz. De dnde conseguir el dinero para comprar algunos? En la Cochinchina occidental existe la fuente de ingresos de poblar las superficies no empleadas, pero en nuestras antiguas provincias de Vinhlong, Bentre, Sadec, ya no hay ms tierras de nadie.

Tras una larga reflexin, me di cuenta de que tenamos una fuente de ingresos: la dotacin anual que la Santa Comunidad para la Doctrina de la Fe asigna a los territorios de misionado. As, mi episcopado recibe anualmente tres millones de piastras. Qu hacen de ordinario los obispos con esta suma? La distribuyen entre los sacerdotes que la necesitan, sin contar con las necesidades propias del episcopado, como los seminarios o la construccin de una catedral.
En Vinhlong decid entregar una buena parte de la asistencia anual de la Santa Sede a las parroquias pobres, para que pudieran comprarse campos de arroz. Los prrocos recibiran prestado del episcopado una suma, que la iran devolviendo poco a poco, hasta haber amortizado la deuda. As que, cuando yo abandon Vinhlong, todas las parroquias eran autosuficientes.
Esto presupone una estancia bastante larga del obispo en una dicesis. Yo poda hacer algo por Vinhlong, porque estuve aqu ms de 25 aos. Es natural que un obispo tenga sus propias ideas, y que las ideas de su predecesor no tengan por qu ser las mismas. El buen Dios me ha favorecido habindome olvidado en Vinhlong, desde 1938 hasta 1960. Mis dos sucesores se encontraron con una dicesis que estaba dotada de todos los elementos necesarios para su vida, e incluso de los medios que las otras misiones no poseen: cada parroquia tena los recursos indispensables.
El propio obispo tena los medios para emprender nuevas fundaciones, porque en Saign yo mismo puede conseguir un buen terreno, que estaba en la arteria ms frecuentada de la capital, en la calle que antes se llamaba Chasseloup-Laubat. Donde yo pude construir una casa para los viajes de nuestros sacerdotes que tuvieran que quedarse un tiempo en Saign, y una clnica llamada St.-Pierre, que aporta las rentas para nuestra misin. En esta clnica de dos pisos hay dos habitaciones reservadas para el obispo: su dormitorio con un escritorio para trabajar, y una pequea capilla instalada en otra habitacin.
En la parte del terreno que daba a la calle, haba viviendas construidas por personas privadas, segn un plan aprobado por el obispo, cuya propiedad, despus de 13 aos de uso a cargo de quienes las haban construido con sus costes, volvera a transferirse a la misin de Vinhlong. Cmo puede adquirir este grandioso terreno en mitad de Saign, con casi una hectrea de superficie? Es una historia algo larga, y un poco trgica.

En vida de Monseor Dumortier, yo viva en su palacio episcopal cuando por motivos de trabajo estaba de camino a Saign. Al cabo de un tiempo, vi que no era muy prctico que el palacio episcopal de Saign slo tuviera un pequeo cuarto para los huspedes que estn de viaje. A veces no saba dnde deba vivir yo (pues, al fin y al cabo, los sacerdotes no viven en hoteles). As que era necesario tener un alojamiento para m y para mis sacerdotes. En aquella poca, el obispo de Saign, el sucesor de Monseor Dumortier, era el joven Monseor Cassaigne. Me present a l y le ped que me vendiera una parcela del terreno que perteneca a la misin de Saign en esta capital. Monseor me respondi que eso era difcil, porque este terreno estaba ocupado por los cristianos que vivan de alquiler. Habra que echarlos de ah, lo que el pueblo no vera con agrado.

Despus de haberme despedido del obispo, me dirig a un Padre al que conoca, el prroco de la importante parroquia de Cho-quan, y le expuse mis dificultades. El prroco me dijo: Quiz se d la posibilidad de encontrar un terreno en la ciudad, en una buena zona, pero es un antiguo cementerio y ah hay todava una docena de tumbas. Este cementerio, que tiene ms de cien aos, se halla ahora por debajo de la superficie de la ciudad, y durante los seis meses de lluvia se convierte en un pequeo lago lleno de mosquitos. Rodeado de una tapia firme, no muy elevada, sirve de letrina a los viandantes que tienen una necesidad urgente, pues en Saign no hay letrinas pblicas. Pero si se logra rellenar este terreno, transladar las tumbas al nuevo cementerio, tendr usted un grandioso terreno en el centro de la ciudad, en una calle como la rue Chasseloup-Laubat, que es muy frecuentada.
Fui al palacio episcopal y le ped al obispo que me cediera este cementerio. Monseor Cassaigne empez a rer y me dijo: Encrguese usted de cambiar a los muertos de tumba! Eso ser un gran problema. Rellene usted este lago, y lo le doy el terreno gratis. Le di las gracias y le ped que me emitiera un certificado sobre la cesin gratuita, despus de haber inspeccionado el lugar. Monseor respondi: No es necesario ir ah. Ah slo hay cadveres. Escrba el certificado usted, que para eso es doctor de derecho cannico, y yo se lo firmar enseguida.

Media hora despus, armado con el certificado de cesin que llevaba el sello de Monseor Cassaigne, fui al gobernador de Cochinchina, a quien conoca muy bien, y le dije de broma: Seor gobernador, desde hoy por la maana soy su sbdito por partida doble. Pues acabo de adquirir un terreno en Saign, donde usted tiene su residencia oficial. Es el cementerio de Cho-quan, en la rue Chasseloup-Laubat. El gobernador me dijo: Me parece bien, porque este cementerio se ha convertido en el lugar ms insano de nuestra capital, en unas letrinas pblicas. Si usted est de acuerdo, yo retiro de ah a los muertos. Usted se ocupa de rellenar el terreno hasta la altura de la ciudad.. Yo le dije: Por cuanto respecta a transladar las tumbas, yo me ocupar de ello, pero la orden de retirarlas vendr de usted, porque los vietnamitas son muy sensibles en lo que se refiere a sus antecesores. El gobernador mand promulgar la orden de translado. El obispo de Vinhling mand recopilar los restos de los muertos no reclamados y llevarlos a una pequea capilla en el nuevo cementerio.

Ustedes pensarn: ya est hecho. El obispo de Vinhlong se ha convertido en propietario de un terreno totalmente desemcombrado que cuesta millones de piastras, rodeado de edificios firmes en el centro de la capital del sur. Pero, ay, la cosa no haba llegado a su final. El terreno pas a ser objeto de litigio entre Monseor Cassaigne y Monseor Drapier, nuestro delegado apostlico, y yo mismo. El motivo que concierne al Monseor de Saign: Usted es, me escribi, doctor en derecho cannico, y sabe muy bien que una propiedad inmobiliaria por valor de millones no puede cambiar de propietario sin autorizacin de la Santa Sede. Pero el antiguo cementerio de Cho-quan vale millones. As que mi regalo a usted es invlido. Yo recupero el terreno.

Para el delegado apostlico, a quien Monseor Cassaigne pidi juzgar el litigio jurdico entre los dos obispos, el motivo de su descontento contra m fue el siguiente: a su orden expresa de enviarle mis actas sobre el asunto del cementerio y mis argumentos contra la devolucin a Monseor Cassaigne, a pesar de mi respeto y de mi agradecimiento hacia aquel que me haba consagrado obispo, tuve que responderle: Non possumus, pues el delegado no tiene jurisdiccin sobre los obispos y el clero as como sobre los fieles en el pas que depende de su delegacin. Slo tiene el deber de informar a la Santa Sede sobre el estado de su delegacin. Adems, ni l ni yo tenamos tiempo para este intercambio de impresiones ni para analizar los argumentos en mi favor.

As que los dos prelados tuvieron que apelar a la Santa Congregacin para la Propagacin de la Fe.
Estaban seguros de ganar su causa. Durante el ejercicio espiritual anual para el clero de Saign y Vinhlong, que estaba congregado en el seminario de Saign, Monseor Cassaigne inform de ello a los sacerdotes presentes, y les aseguro que el obispo de Vinhlong sera derrotado por completo. Por desgracia, el ejercicio espiritual termin antes de Navidades, y en los primeros das del nuevo ao, los dos prelados recibieron de Roma, como regalo de Ao Nuevo, una carta que les comunicaba que el obispo de Vinhlong tena razn: Pues si el cementerio tiene actualmente un valor, ese valor se agradece a la sagacidad del obispo de Vinhlong, por haber transladado las tumbas. En su estado antiguo no tena ningn valor monetario.
Esto slo para comprobar qu til, ms an, qu indispensable es el conocimiento del derecho cannico para un obispo. De otro modo, puede vulnerar estas leyes en prejuicio de sus subordinados, a no ser que tenga a su lado a un sacerdote que haya terminado estudios cannicos serios y le aconseje. Monseor Cassaigne no tom la cosa por lo trgico: haba querido defender los intereses de Saign, pero se equivoc en ello. Seguimos siendo tan amigos como antes. Para Monseor Drapier, esta derrota quedar grabada en el registro de sus descontentos contra m.

***
Monseor Drapier era un dominicano, piadoso e instruido. Fue enviado como misionero a la parte de Mossul, en Asia Menor. Era un misionero muy capacitado. Ah haba sido padre espiritual de las dominicas, que se ocupaban de los hurfanos de estas tierras de oriente, donde, de cuando en cuando, sentimientos mundanos de odio polticos o religiosos se descargaban en masacres. Por eso estos nios eran hurfanos. Como prroco de misiones, el Padre Drapier no viva en un monasterio, como sus hermanos espirituales en Europa. As que tena cocinero y sirviente. Su cocinero era un hurfano libans. El Padre Drapier lo cas con una hurfana de las hermanas, y se llev al matrimonio cuando fue hecho delegado apostlico en Vietnam.
La delegacin apostlica se encontraba por aquella poca en Hu, que todava era capital de Annam (Vietnam Central). l trataba a este matrimonio, que haba conocido desde nios, como a sus propios hijos. As, cuando no tena com
 
(c) 2004-2018 brainsquad.de